SU­PERS­TI­CIO­NES, CREEN­CIAS Y OTRAS DO­LEN­CIAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Se di­ce que Pau­li­na Ru­bio sue­le re­ga­lar a sus ami­gas una pul­se­ri­ta de co­lor ro­jo con la que cree que las pro­te­ge de to­do mal. En­ri­que Igle­sias jue­ga a bi­llar an­tes de los con­cier­tos por­que di­ce que eso le ayu­da a can­tar me­jor. La es­cri­to­ra Isabel Allen­de co­mien­za siem­pre sus li­bros un 8 de enero, pues­to que cree que eso atrae suer­te ha­cia la no­ve­la. Son mu­chas los fa­mo­sos que atri­bu­yen ex­pli­ca­cio­nes má­gi­cas a cier­tos pro­ce­sos o fe­nó­me­nos. “Son ri­tua­les que en­tran den­tro del ám­bi­to de las su­pers­ti­cio­nes”, in­di­ca Epar­quio Del­ga­do, psi­có­lo­go clí­ni­co au­tor “Los li­bros de au­to­ayu­da, ¡va­ya ti­mo!” (Lae­to­li). A ve­ces, esos ri­tua­les pro­ce­den de una co­rre­la­ción en­tre dos ca­sua­li­da­des. “Hay una ilu­sión que yo he aso­cia­do al éxi­to de al­go que pa­só que no es ne­ce­sa­ria­men­te la cau­sa del éxi­to y eso ha­ce que a par­tir de aho­ra yo crea que si vuel­vo a ge­ne­rar la cau­sa, vuel­vo a po­der con­se­guir el mis­mo efec­to”, aña­de. Con­fie­sen: ¿cuán­tas ve­ces han he­cho un exa­men o apro­ba­do unas opo­si­cio­nes lle­van­do una pren­da de ro­pa de­ter­mi­na­da o usan­do un boli en con­cre­to y han pen­sa­do que les ha­bía traí­do suer­te? Aun­que si lo pen­sa­mos ra­cio­nal­men­te, nos da­mos cuen­ta de que es una… ton­te­ría. “Te­ne­mos ten­den­cia a te­ner creen­cias má­gi­cas por­que el ce­re­bro tien­de a es­ta­ble­cer re­la­cio­nes don­de no las hay. Y por­que ne­ce­si­ta ex­pli­ca­cio­nes y pre­fe­ri­mos una ma­la o fal­sa a nin­gu­na”, ex­pli­ca Del­ga­do. Los hu­ma­nos lle­va­mos fa­tal la fal­ta de con­trol, la in­cer­ti­dum­bre, el no sa­ber qué va a pa­sar, por lo que nos re­sul­ta muy re­con­for­tan­te una ex­pli­ca­ción que nos re­sul­te cohe­ren­te y plau­si­ble, por muy fal­sa que sea.

A la iz­quier­da, el di­rec­tor de ci­ne Cesc Gay tie­ne la cos­tum­bre de em­pe­zar el día con un par­ti­do de te­nis Vla­di­mir Na­bo­kov se­guía unos ho­ra­rios muy pre­ci­sos, aun­que le gus­ta­se tum­bar­se en la ca­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.