EXCÉNTRICOS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Al­gu­nas men­tes bri­llan­tes son muy pe­ro que muy pe­cu­lia­res, co­mo Mar­cel Proust que no po­día es­cri­bir si no era en su fa­mo­sa ha­bi­ta­ción re­cu­bier­ta de cor­cho y sin ha­ber to­ma­do dos ta­zas de ca­fé fuer­te con le­che –aun­que de­bía ser él quien mez­cla­ra am­bos lí­qui­dos que la ama de lla­ves le ser­vía en dos ja­rras dis­tin­tas– y dos crois­sants de man­te­qui­lla de su pas­te­le­ría fa­vo­ri­ta. Sus ma­nías no se de­tie­nen ahí. Es­cri­bía ex­clu­si­va­men­te en la ca­ma, con el cuer­po ca­si por com­ple­to es­ti­ra­do, con la ca­be­za apo­ya­da so­bre dos gran­des al­moha­do­nes en un cua­derno que sos­te­nía en su re­ga­zo. Co­mo ape­nas lle­ga­ba, de­bía apo­yar­se in­có­mo­da­men­te so­bre un co­do, de ma­ne­ra que tras un ra­to de tra­ba­jo aca­ba­ba con la mu­ñe­ca do­lo­ri­da y aca­lam­bra­da. Y tam­bién con los ojos ex­haus­tos, pues­to que co­mo úni­ca luz te­nía una lam­pa­ri­ta de no­che con una pan­ta­lla ver­de. ¡No es de ex­tra­ñar que a las 10 pá­gi­nas se sin­tie­se des­trui­do! Si veía que le cos­ta­ba con­cen­trar­se, echa­ba mano de ta­ble­tas de ca­feí­na que tra­ta­ba de con­tra­rres­tar cuan­do se iba a dor­mir to­man­do ve­ro­nal, un po­ten­te se­dan­te bar­bi­tú­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.