La tras­tien­da de las can­cio­nes

Hay te­mas mu­si­ca­les cé­le­bres que ha­cen re­fe­ren­cias a nom­bres y per­so­na­jes que han pa­sa­do a for­mar par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar. Lo que po­cos sa­ben es que a me­nu­do es­tas per­so­nas exis­tie­ron en la vi­da real y los mú­si­cos se ins­pi­ra­ron de sus historias pa­ra d

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Co­mo la li­te­ra­tu­ra u otras ar­tes, la mú­si­ca se ins­pi­ra en la vi­da real. Se em­pa­pa de ella y en las historias que vi­ven sus ar­tis­tas, que han pa­sa­do a for­mar par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar. A ve­ces se de­di­can can­cio­nes ex­pre­sa­men­te. En otras, se ha­cen men­cio­nes de for­ma im­plí­ci­ta o ca­si se­cre­ta. Pe­ro ca­si siem­pre hay nom­bres y ape­lli­dos de­trás de las mu­sas de los can­tan­tes. Nom­bres de mu­je­res (y hom­bres) que enamo­ra­ron o hi­cie­ron su­frir. Por­que in­clu­so en aque­llos gé­ne­ros con­si­de­ra­dos más re­bel­des, sue­le ha­ber al­gu­na re­fe­ren­cia al amor. “Las ba­la­das ro­mán­ti­cas siem­pre han es­ta­do ahí. In­clu­so en el rock and roll, que asu­mió un ca­rác­ter de pro­tes­ta só­lo a par­tir de un mo­men­to de­ter­mi­na­do”, ex­pli­ca Jo­sé Ma­ría Txe­ma Rey, pe­rio­dis­ta ra­dio­fó­ni­co du­ran­te años de Ra­dio 3, pro­duc­tor mu­si­cal y disc- joc­key. “Es fá­cil en­con­trar en los tex­tos dra­mas sen­ti­men­ta­les y el la­do más con­flic­ti­vo de las re­la­cio­nes. Siem­pre tie­ne más que ofre­cer, pa­ra las letras de una can­ción, la ima­gen de mu­jer per­ver­sa que de chi­ca can­di­da”, di­ce Rey. “Las historias de amor po­si­ti­vo son de­ma­sia­do ge­né­ri­cas”, re­cal­ca Ri­chard Ro­yue­la, miem­bro de co­lec­ti­vo Roc­kSoul­diers y pro­fe­sor del más­ter en His­to­ria del Rock de la Universitat de Bar­ce­lo­na. En la épo­ca do­ra­da del rock, en­tre los se­sen­ta y se­ten­ta, Ma­rian­ne Faith­full o Patty Boyd, por ejem­plo, ins­pi­ra­ron a va­rios can­tan­tes. El am­bien­te era pro­mis­cuo y li­be­ral. “El círcu­lo de mú­si­cos era más ce­rra­do, era una co­mu­ni­dad, ha­bía mu­cho com­pa­dreo y el en­ti­mien­to de per­te­ne­cer a un gre­mio”, se­ña­la Ro­yue­la. Así, no era ra­ro ha­cer alu­sio­ne a al­guien de for­ma pru­den­te en las letras sin en­trar en los de­ta­lles, lo que da­ba lu­gar a mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes. Hoy la si­tua­ción es di­fe­ren­te. “Hay mu­chos me­nos mis­te­rio. An­tes la can­ción era la ma­ne­ra que ha­bía de co­mu­ni­car a las ma­sas un amor, un desamor, un de­sen­ga­ño. Tal vez la úni­ca. En cam­bio, aho­ra con las re­des so­cia­les to­dos sa­ben de to­dos”, con­clu­ye Ro­yue­la.

‘Every breath you ta­ke’ Po­li­ce, 1983 Fue nú­me­ro uno en EE.UU. du­ran­te dos me­ses. Aun­que la ma­yo­ría la iden­ti­fi­ca co­mo una can­ción de amor, en reali­dad es to­do lo con­tra­rio. El mis­mo Sting, que la com­pu­so, con­fe­só una vez: “Creo que es una can­ción des­agra­da­ble, real­men­te bas­tan­te ma­la. Tra­ta de los ce­los y la vi­gi­lan­cia y la po­se­sión”. La le­tra ha­ce re­fe­ren­cia a una pa­re­ja ob­se­si­va. “Te es­ta­ré ob­ser­van­do, en ca­da respiro y en ca­da mo­vi­mien­to que ha­gas”. Sting aca­ba­ba de se­pa­rar­se de su mu­jer, la ac­triz Fran­ces To­melty. Y la can­ción que, en pa­la­bras del au­tor “ha­bla de lo con­tro­la­do­ra y po­se­si­va que pue­de lle­gar a ser una per­so­na”, sue­na ca­si a ven­gan­za. Po­li­ce con­si­guió otro éxi­to con Ro­xan­ne. En es­te ca­so, la le­tra ha­ce re­fe­ren­cia a una pros­ti­tu­ta pa­ri­si­na. El per­so­na­je es fic­ti­cio, pa­ra el nom­bre se ins­pi­ra­ron en el de la mu­jer de Cy­rano de Ber­ge­rac. ‘Cand­le in the wind’ El­ton John, 1973 Fue ini­cial­men­te es­cri­ta en ho­nor a la ac­triz Ma­rilyn Mon­roe, que ha­bía fa­lle­ci­do on­ce años an­tes. La pri­me­ra fra­se, en la aper­tu­ra, de­cía tex­tual­men­te: “Goodb­ye Nor­ma Jean”, que era el nom­bre real de la di­va. Pe­ro, en 1997, des­pués de la muer­te de Dia­na de Ga­les, El­ton John vol­vió a re­in­ter­pre­tar­la: cam­bió al­gu­nos arre­glos y, so­bre to­do, la de­di­ca­to­ria. La fra­se pa­só a ser “Goodb­ye En­gland’s Ro­se”, (Adiós, ro­sa de In­gla­te­rra). La can­ción lle­gó al nú­me­ro uno y co­se­chó un éxi­to ma­yor que la ori­gi­nal, de vein­ti­cua­tro años an­tes. ‘Écha­te un can­te­ci­to’ Ki­ko Ve­neno, 1992 En mu­chos de los te­mas del dis­co, hay re­fe­ren­cias reales y bi­blio­grá­fi­cas. Co­mo con­fe­só Ve­neno a la re­vis­ta Ro­lling Sto­nes, Echo de me­nos es un en­car­go. La com­pu­so pa­ra Mar­ti­rio. “Yo le pu­se la mu­si­qui­lla, que la hi­ce con un po­co de ver­güen­za, por­que es muy sen­ci­lla, con la es­ca­la con la que ha­bría triun­fa­do Ju­lio Igle­sias”. Al fi­nal se que­dó con el te­ma y triun­fó. El te­ma Jo­se­li­to se ins­pi­ra en un per­so­na­je que fre­cuen­ta­ba el bar de Ve­neno en Co­nil (Cá­diz). “Era un clien­te que ve­nía al bar. Se em­bo­rra­cha­ba y sol­ta­ba sus vi­ven­cias ma­ri­ne­ras”. Lo­bo Ló­pez cuen­ta co­mo el pro­pio au­tor con­si­guió a su mu­jer Ana. La le­tra di­ce: “Ella le pre­gun­ta: / Na­da per­so­nal, / ¿qué has es­ta­do ha­cien­do? / Lo­bo le res­pon­de: To­do si­gue igual”. ‘La so­le­dad’ Lau­ra Pau­si­ni, 1993 Fue un exi­ta­zo pla­ne­ta­rio. La can­tan­te ape­nas te­nía 19 años cuan­do en­to­nó “Mar­co se ha mar­cha­do pa­ra no vol­ver / El tren de la ma­ña­na lle­ga ya sin él”. Re­cien­te­men­te, Pau­si­ni re­ve­ló quién era Mar­co. Fue un ex­no­vio su­yo, que, se­gún ella mis­ma cuen­ta, le de­jó por­que ella, muy jo­ven­ci­ta no ac­ce­dió a ha­cer el amor con él. La ver­sión ori­gi­nal que ma­ne­ja­ba la pro­duc­to­ra Warner ha­cía re­fe­ren­cia a una mu­jer, An­na. Lau­ra Pau­si­ni se dio cuen­ta de que el te­ma del desamor coin­ci­día con su ex­pe­rien­cia per­so­nal y op­tó por cam­biar el nom­bre al de Mar­co. ‘Lucy in the sky with dia­monds’ Beatles 1967 ¿Quién era Lucy? De ape­lli­do O’Don­nell, era una com­pa­ñe­ra de cla­se de Ju­lian, el hi­jo de John Len­non, que se pre­sen­tó un día a ca­sa con un re­tra­to de la ni­ña, ro­dea­do de es­tre­llas en el cie­lo. El mis­te­rio du­ró va­rios años. Se lle­gó in­clu­so a de­cir que el acró­ni­mo del tí­tu­lo (L.S.D) era una re­fe­ren­cia in­di­rec­ta a las dro­gas. Más ex­pli­ca­cio­nes so­bre las can­cio­nes del gru­po: el te­ma Ju­lia de John Len­non es una de­di­ca­to­ria a su ma­dre, que mu­rió atro­pe­lla­da en un ac­ci­den­te; Mi­che­lle no co­rres­pon­de a na­die en par­ti­cu­lar, sim­ple­men­te se eli­gió por­que so­na­ba bien; Hey Ju­de fue es­cri­ta por Paul McCart­ney, que ini­cial­men­te ha­bía pues­to Hey Ju­les,

EN LOS SE­TEN­TA LA MÚ­SI­CA ERA EL ME­DIO PA­RA TRANS­MI­TIR EL MEN­SA­JE

en re­fe­ren­cia a Ju­lian, el hi­jo de Len­non, pa­ra ani­mar­le an­te el di­vor­cio de sus pa­dres. En cuan­to a Wo­man, otra can­ción de John Len­non, es una de­cla­ra­ción de amor a su mu­jer Yo­ko Ono. ‘Lay­la’ Eric Clap­ton (De­rek and the Do­mi­nos), 1970 Mar­có un hi­to en la his­to­ria del rock, pe­ro de­trás de él hay un asun­to de fal­das (o de pan­ta­lo­nes, se­gún se mi­re). La chi­ca de la con­tien­da es Patty Boyd. La le­tra de la can­ción es­tá ins­pi­ra­da en un li­bro per­sa del si­glo XII del poe­ta Ni­za­mi y ha­bla de un hom­bre que es­tá enamo­ra­do de una mu­jer inac­ce­si­ble. En efec­to, cuan­do Clap­ton es­cri­bió el te­ma, Patty Boyd es­ta­ba ca­sa­da con el gui­ta­rris­ta Geor­ge Ha­rri­son (se di­jo que és­te le de­di­có el cé­le­bre te­ma So­met­hing, pe­ro él lo ne­gó). “En­cen­dió el ra­dio­ca­se­te, subió el vo­lu­men y so­nó la can­ción más po­ten­te que ja­más es­cu­ché. Era Lay­la, tra­ta­ba so­bre un hom­bre que cae enamo­ra­do per­di­da­men­te de una mu­jer que le quie­re pe­ro no es­tá dis­po­ni­ble”, con­tó Boyd, que al fi­nal aca­bó de­jan­do a Ha­rri­son. Fue mu­jer de Clap­ton en­tre 1979 y 1985, cuan­do él la de­jó por la ac­triz ita­lia­na Lory del San­to. Por cier­to, la tris­te ba­la­da de Clap­ton Tears in Hea­ven es­tá ins­pi­ra­da en el hi­jo que tu­vo con ella, Co­nor, que mu­rió a los cua­tro años tras caer­se del bal­cón de un ho­tel. ‘An­gie’ The Ro­lling Sto­nes, 1973 Exis­ten va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes ro­dea­das por el mis­te­rio: “An­gie, I still lo­ve you, remember all tho­se nights we cried” (An­gie, to­da­vía te amo, ¿te acuer­das de aque­llas no­ches que nos gri­ta­mos?) La más ma­li­cio­sa sos­tie­ne que el nom­bre ha­ce re­fe­ren­cia a la mu­jer de Da­vid Bo­wie, An­ge­la. Es­ta úl­ti­ma con­fe­só en una au­to­bio­gra­fía que una no­che hi­zo un trio con Mick Jag­ger, aun­que és­te lo ne­gó ro­tun­da­men­te. El lí­der de los Ro­lling ce­rró la po­lé­mi­ca al re­ve­lar que el te­ma fue es­cri­to por Keith Ri­chards y que por lo tan­to no ha­bía nin­gu­na re­fe­ren­cia la com­pa­ñe­ra de Bo­wie. Tam­bién se ha ha­bla­do de que An­gie po­día ser la hi­ja de Ri­chards, cu­yo nom­bre era pre­ci­sa­men­te An­ge­la. Co­mo cu­rio­si­dad, la Unión De­mo­cra­ta Cris­tia­na de Ale­ma­nia usó es­ta can­ción pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral de An­ge­la Mer­kel, pe­ro a los Ro­lling no les hi­zo mu­cha gra­cia. ‘My Mi­che­lle’ Gun’s Ro­ses, 1987 Es­ta can­ción fue es­cri­ta por Axl Ro­se y Izzy Strad­lin pa­ra una jo­ven lla­ma­da Mi­che­lle Young, una ín­ti­ma del gru­po roc­ke­ro. Las co­sas fue­ron así: una no­che, mien­tras iban en co­che los tres, en la ra­dio pu­sie­ron la can­ción Your song de El­ton John. Mi­che­lle co­men­tó que le gus­ta­ría que le es­cri­bie­ran una can­ción. Los dos ar­tis­tas se pu­sie­ron ma­nos a la obra y la pri­me­ra ver­sión fue una ba­la­da ro­mán­ti­ca. Pe­ro Axl Ro­se de­ci­dió ser ho­nes­to y la rehi­zo en­te­ra, con­tan­do to­das las ver­da­des so­bre la vi­da de la chi­ca: su adic­ción a las dro­gas, la muer­te de su ma­dre, el tra­ba­jo del pa­dre en la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca. A Mi­che­lle le en­can­tó en su mo­men­to… aun­que aho­ra que es ma­dre de fa­mi­lia y eje­cu­ti­va de una mul­ti­na­cio­nal, di­cen que sien­te al­go de ver­güen­za al re­cor­dar su pa­sa­do tur­bu­len­to. ‘Sa­ra’ Fleet­wood Mac, 1978 Ste­vie Nicks, una de los lí­de­res de la ban­da, es­cri­bió es­te te­ma jun­to a su ami­ga Sa­ra Re­cor, de ahí el nom­bre. En esa épo­ca Nicks es­ta­ba te­nien­do una re­la­ción con el ba­jis­ta del gru­po, Mick Fleet­wood, que aca­ba­ba de di­vor­ciar­se. “And he was just li­ke a great dark wing/ Wit­hin the wings of a storm I think I had met my match, he was sin­ging (Y él era co­mo un gran ala os­cu­ra/ Den­tro de las alas de una tor­men­ta./ Creo que ha­bía en­con­tra­do mi com­pa­ñe­ro/ que es­ta­ba can­tan­do). Sin em­bar­go la can­ción no le dio suer­te: des­pués de unos me­ses Fleet­wood se enamoró pre­ci­sa­men­te de Sa­ra Re­cor y rom­pió con Ste­vie Nicks. ‘It ain’t me ba­be’ Bob Dy­lan, 1964 El mú­si­co man­tu­vo una re­la­ción muy in­ten­sa con Su­ze Ro­to­lo, que fue una gran ac­ti­vis­ta en su ju­ven­tud. “Des­de el co­mien­zo no pu­de qui­tar mi mi­ra­da so­bre ella. Em­pe­zó a ha­blar y mi ca­be­za co­men­zó a dar vuel­tas. Te­nía una son­ri­sa que po­día ilu­mi­nar una ca­lle lle­na de per­so­nas”. En es­te pe­río­do Dy­lan es­cri­bió ins­pi­ra­do por ella sus te­mas más po­lí­ti­cos. En 1963 Ro­to­lo apa­re­ce en la ca­rá­tu­la el cé­le­bre ál­bum The Freew­hee­lin’. Pe­ro la his­to­ria de amor se aca­bó. An­te el pro­gre­si­vo dis­tan­cia­mien­to de la pa­re­ja (Ro­to­lo se mar­chó a un via­je a Ita­lia) Dy­lan em­pe­zó un af­fai­re con Joan Baez. Cuan­do su no­via se en­te­ró, la re­la­ción se rom­pió de­fi­ni­ti­va­men­te. El año si­guien­te, con el te­ma It ain’t me ba­be, Dy­lan ha­ce re­fe­ren­cia a una rup­tu­ra con unas letras que pa­sa­ron a la his­to­ria. “I’m not the one you want, ba­be / I’m not the one you need” (No soy la per­so­na que quie­res, ca­ri­ño /No soy la per­so­na que tú ne­ce­si­tas/). ‘Prin­ce­sa’ Joa­quín Sa­bi­na, 1985 La tras­tien­da del te­ma la ex­pli­có una vez el pro­pio au­tor. “Prin­ce­sa era una chi­ca de Lo­gro­ño. En reali­dad, una be­lle­za pin­ta­da por Bot­ti­ce­lli.

Muy hip­pio­sa, ex­tra­or­di­na­ria­men­te jo­ven y her­mo­sa. A la que co­no­cía y con la que me acos­ta­ba cuan­do iba a Lo­gro­ño, y con la que al­gu­na vez me fui a un pue­ble­ci­to per­di­do a pa­sar un fin de se­ma­na. Lue­go se vino a Ma­drid y fue ca­yen­do en pi­ca­do. Eso la lle­vó a la he­roí­na y en ese mo­men­to hi­ce la can­ción”. “En­tre la ci­rro­sis / y la so­bre­do­sis/ an­das siem­pre, mu­ñe­ca./ Con tu su­cia camisa / y, en lu­gar de son­ri­sa/ una es­pe­cie de mue­ca/ ¿Có­mo no ima­gi­nar­te/ có­mo no re­cor­dar­te, / ha­ce ape­nas dos años?”. ‘Chel­sea Ho­tel No. 2’ Leo­nard Cohen, 1974 El mú­si­co com­pu­so es­te te­ma en re­cuer­do de un ro­man­ce que vi­vió con la can­tan­te Ja­nis Jo­plin. Cohen cuen­ta que coin­ci­dió en as­cen­sor del ho­tel con Jo­plin y que cuan­do lle­ga­ron al pi­so en el que se alo­ja­ba el mú­si­co, es­ta­lló la pa­sión. El ar­tis­ta de­fi­nió el en­cuen­tro co­mo “la ma­yor in­dis­cre­ción de mi vi­da”. I remember you well in the Chel­sea Ho­tel, that’s all, I don’t even think of you that of­ten (“Te re­cuer­do bien en el Chel­sea Ho­tel. Es­to es to­do. No creo que pien­se en tí tan a me­nu­do”). ‘21’ Ade­le, 2012 Es­te dis­co fue ins­pi­ra­do por una de­cep­ción amo­ro­sa, la que vi­vió la can­tan­te Ade­le con Slinky Sun­beam. Así lo re­ve­la­ron me­dios es­ta­dou­ni­den­ses. “We could ha­ve it all”, (po­dría­mos ha­ber­lo te­ni­do to­do) can­ta Ade­le. El amor, al pa­re­cer, no fue co­rres­pon­di­do. A la re­vis­ta Vo­gue, Ade­le re­co­no­ció que el hom­bre que le rom­pió el co­ra­zón “se me­re­cía apa­re­cer en los cré­di­tos del dis­co”. ‘You gi­ve lo­ve a bad na­me’ Bon Jovi, 1986 Las mu­sas pue­den ser­vir de ins­pi­ra­ción pa­ra lo bueno… y pa­ra lo ma­lo. La ac­triz Dia­ne La­ne fue pa­re­ja de John Bon Jovi, en la dé­ca­da de los años ochen­ta. Cuan­do se aca­bó la his­to­ria, el can­tan­te nor­te­ame­ri­cano se desaho­gó con una can­ción que tu­vo mu­cho éxi­to. “Shot th­rough the heart, and your to bla­me, dar­ling / You gi­ve lo­ve a bad na­me” (Dis­pa­ro a tra­vés del co­ra­zón, y es tu cul­pa, que­ri­da das al amor un mal nom­bre). ‘Je t’ai­me (moi non plus)’ Ser­ge Gains­bourg y Ja­ne Bir­kin, 1969 Es­ta can­ción se de­di­có a la ac­triz Bri­git­te Bar­dot, que le pi­dió a Gains­bourg que le es­cri­bie­ra “la can­ción más her­mo­sa del mun­do”. Los dos tu­vie­ron una re­la­ción muy pa­sio­nal. Ser­ge con­ven­ció a Bar­dot pa­ra que gra­ba­ra una pri­me­ra ver­sión en 1967, que iba a con­ver­tir­se en un himno a la li­ber­tad se­xual de la épo­ca. Se cuen­ta que la pa­re­ja lle­gó a mas­tur­bar­se en el es­tu­dio de gra­ba­ción pa­ra ofre­cer una in­ter­pre­ta­ción más rea­lis­ta. Se ar­mó el es­cán­da­lo. Bar­dot le su­pli­có a Gains­bourg que no edi­ta­ra el dis­co. Al fi­nal el ro­man­ce se aca­bó. El can­tan­te in­ten­tó con­ven­cer a Ma­rian­ne Faith­full y Va­le­rie La­gran­ge pa­ra que can­ta­ran con él. Al fi­nal co­no­ció a Ja­ne Bir­kin, con quién sa­có el dis­co de­fi­ni­ti­va­men­te en 1969. La le­tra tam­bién tie­ne su his­to­ria: Gains­bourg era un ha­bi­tual en el apar­ta­men­to de Da­lí en Pa­rís. El pin­tor so­lía de­cir: “Pi­cas­so es español. Yo, tam­bién. Pi­cas­so es un ge­nio. Yo, tam­bién. Pi­cas­so es un co­mu­nis­ta. Yo, tam­po­co”. Ésa era la idea de Je t’ai­me... moi non plus (Te amo... yo tam­po­co). Por cier­to, Bar­dot acep­tó pu­bli­car la con­tro­ver­ti­da pri­me­ra ver­sión só­lo en 1986. ‘Sweet Caroline’ Neil Dia­mond, 1968 ¿Quién es Caroline? En el 2007, cua­ren­ta y dos años des­pués de edi­tar­se la can­ción, el au­tor con­fe­só que se tra­ta­ba de Caroline Ken­nedy, se­gun­da hi­ja de John F. Ken­nedy y Jac­que­li­ne. Se­gún con­tó Dia­mond, la au­tén­ti­ca ins­pi­ra­ción fue una por­ta­da de la re­vis­ta Li­fe en la que apa­re­cía Caroline mon­tan­do a ca­ba­llo, con só­lo nue­ve años de edad. “Nun­ca he ha­bla­do con na­die an­tes so­bre es­ta can­ción, por­que es­pe­ra­ba con­tár­se­lo per­so­nal­men­te a Caroline al­gún día que la co­no­cie­ra”, di­jo. So­bre la fo­to, con­fe­só que “era una ima­gen inocente, ma­ra­vi­llo­sa. De in­me­dia­to sen­tí que ahí ha­bía una can­ción”. Dia­mond la es­cri­bió en me­nos de una ho­ra. ‘Ne me quit­te pas’ Jac­ques Brel, 1959 Su­zan­ne Gra­bie­llo, co­no­ci­da co­mo Zi­zou, era una ac­triz có­mi­ca fran­ce­sa. Ca­yó se­du­ci­da por la tea­tra­li­dad del cé­le­bre can­tan­te bel­ga. Co­rría el año 1955 y el de­ta­lle es que Brel te­nía una es­po­sa y tres hi­jos. Los dos aman­tes vi­vie­ron du­ran­te dos años una re­la­ción muy ator­men­ta­da. Al ca­bo de ese tiem­po, la es­tre­lla de­ci­de re­pa­triar a su fa­mi­lia y se que­da con Zi­zou, que le comunica que es­pe­ra un hi­jo su­yo. Brel se asus­ta y, en un ataque de co­bar­día y pá­ni­co, di­ce que no quie­re re­co­no­cer­le. La ac­triz ame­na­za con lle­var­le a los tri­bu­na­les. La his­to­ria aca­ba con el can­tan­te que vuel­ve con su mu­jer. Y que apro­ve­cha, has­ta el úl­ti­mo, su fra­ca­so sen­ti­men­tal, pa­ra es­cri­bir su cé­le­bre “no me de­jes”. “Il faut ou­blier. / Tout peut s’ou­blier (Hay que ol­vi­dar. / To­do pue­de ol­vi­dar­se). Se­gún Edith Piaf, Ne me quit­te pas es “un himno a có­mo se ven­den los hom­bres por el amor y has­ta dón­de pue­den hu­mi­llar­se por el amor a una mu­jer”. Brel siem­pre odió la can­ción, que con­si­de­ró co­mo una ca­tar­sis de sus pe­ca­dos con la aman­te de su vi­da. ‘Cla­ra’ Joan Bap­tis­ta Hu­met, 1981 Tra­ta del dra­ma de las dro­gas, un te­ma so­bre el cuál en esa épo­ca ha­bía cier­to ta­bú. (Re­co­rrien­do ace­ras di­cen que la vie­ron / ajus­tan­do el pa­so a los de­más, /in­ten­tan­do cual­quier co­sa por di­ne­ro / pa­ra hin­car­se fue­go una vez más). Al­can­zó los pri­me­ros pues­tos en las lis­tas de éxi­tos de 1980 en Es­pa­ña. Cla­ra pa­re­ce más bien una me­tá­fo­ra so­bre la dro­ga­dic­ción que un te­ma ins­pi­ra­do en un per­so­na­je con­cre­to. ‘A Mar­ga­li­da’ Joan Isaac, 1977 Mar­ga­li­da es el nom­bre de la com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Sal­va­dor Puig An­tich, el úl­ti­mo con­de­na­do a muer­te eje­cu­ta­do en 1974 por el ré­gi­men fran­quis­ta. Se con­vir­tió en un himno con­tra la pe­na capital. Cri­da el nom del teu amant, / ban­de­ra ne­gra al cor (Gri­ta el nom­bre tu aman­te / ban­de­ra ne­gra en el co­ra­zón). “Po­día ha­ber com­pues­to una can­ción po­lí­ti­ca, ra­di­cal, pe­ro me sa­lió es­ta le­tra de amor que ha­bla de una mu­jer”, ex­pli­có el can­tan­te. “Yo era no­vie­te de Car­me Puig An­tich, una de sus her­ma­nas, cuan­do él ya es­ta­ba en­car­ce­la­do. Me hi­ce muy ami­go de Mar­ga­li­da, su pa­re­ja: una chi­ca vi­tal, utó­pi­ca y so­ña­do­ra, con una ca­pa­ci­dad bes­tial de ilu­sio­nar e ilu­sio­nar­se”, di­jo en una en­tre­vis­ta. Co­mo cu­rio­si­dad Joan Isaac y Mar­ga­li­da no

EN LOS TE­MAS SE SUE­LE RE­FE­REN­CIA A AL­GUIEN REAL Y AL DE­SEN­GA­ÑO

vol­vie­ron a ver­se pa­sa­dos 25 años de los he­chos. ‘Boig per tu’ Sau, 1990 / Sha­ki­ra, 2014 La ver­sión ori­gi­nal de Sau se con­vir­tió en uno de los te­mas más po­pu­la­res del rock ca­ta­lán. La le­tra de la can­ción es una de­cla­ra­ción de amor, pe­ro no a una mu­jer co­mo mu­chos pien­san, sino a la lu­na. “Que­ría com­po­ner una can­ción so­bre un amor im­po­si­ble e inal­can­za­ble, y que que­da­ra sim­bo­li­za­do en la lu­na, le­ja­na y a la vez in­flu­yen­te en los hu­ma­nos”, di­jo uno de sus au­to­res, Pep Sa­la. A la terra hu­mi­da es­cric, / ne­na es­tic boig per tu, / em pas­so els dies / es­pe­rant la nit (Es­cri­bo en la tie­rra hú­me­da. / Ne­na es­toy lo­co por ti/ Me pa­sos los días/ es­pe­ran­do la no­che). No obs­tan­te, en 2010, Sa­la, re­ve­ló que la es­tro­fa “Quan no hi si­guis al ma­tí / les llà­gri­mes es per­dran / en­tre la plu­ja / que cau­rà avui” (“Cuan­do no es­tés por la ma­ña­na / las lá­gri­mas se per­de­rán / en­tre la llu­via / que cae­rá hoy”) qui­so ser tam­bién un ho­me­na­je a su es­po­sa fa­lle­ci­da. Re­cien­te­men­te hu­bo mu­cha po­lé­mi­ca con la ver­sión de Sha­ki­ra, des­pués de que en las re­des so­cia­les se le cri­ti­ca­ra a la can­tan­te, co­lom­bia­na de na­ci­mien­to, de can­tar en ca­ta­lán. ‘Pa­ra Eli­sa’ Lud­wig van Beet­ho­ven, 1810 Es­ta com­po­si­ción pa­ra piano del maes­tro alemán, si bien no in­clu­ye le­tra al­gu­na, de­ja la in­cóg­ni­ta abier­ta so­bre quién fue la Eli­sa que da el tí­tu­lo. Los his­to­ria­do­res coin­ci­den en que pu­do ser The­rè­se Mal­fat­ti, una alum­na de Beet­ho­ven que nun­ca co­rres­pon­dió su amor. Pe­ro tam­bién hay quien di­ce que el nom­bre po­dría ha­cer re­fe­ren­cia Eli­sa­beth Röc­kel, una so­prano alemán que im­pre­sio­nó al com­po­si­tor alemán.

Eric Clap­ton, jun­to a Patty Boyd, a quién de­di­có el cé­le­bre te­ma Lay­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.