LA CREA­TI­VI­DAD

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

“Cuan­do uno tie­ne un mar­ti­llo en la mano, to­do se le vuel­ve cla­vo”, di­ce un vie­jo ada­gio. Cuan­do uno tie­ne una preo­cu­pa­ción, cap­ta as­pec­tos que pa­sa­ban des­aper­ci­bi­dos. Fre­cuen­te­men­te, ten­go la ex­pe­rien­cia de que las co­sas es­tán in­te­gra­das en una com­ple­ja red de re­la­cio­nes. Es­tos días tra­ba­jo so­bre crea­ti­vi­dad por­que el hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na, una ins­ti­tu­ción pio­ne­ra en mu­chos ám­bi­tos, me ha en­car­ga­do una re­vi­sión de lo que sa­be­mos so­bre crea­ti­vi­dad y edu­ca­ción. El te­ma es com­pli­ca­do, por­que du­ran­te si­glos la crea­ción se ha re­la­cio­na­do con el ar­te. Só­lo muy re­cien­te­men­te se apli­có es­ta no­ción tam­bién a la cien­cia y a la vi­da dia­ria. Crear es pro­du­cir no­ve­da­des efi­cien­tes pa­ra al­can­zar un fin. Siem­pre que nos en­fren­ta­mos a un pro­ble­ma pa­ra el que no te­ne­mos so­lu­ción, o cu­ya so­lu­ción no es sa­tis­fac­to­ria, ne­ce­si­ta­mos in­ven­tar.

LA CREA­CIÓN SO­CIAL ES UN ME­DIO PA­RA SO­LU­CIO­NAR EL PRO­BLE­MA DEL TRA­BA­JO JU­VE­NIL Y LA EN­SE­ÑAN­ZA

Es­ta­ba en es­te pun­to cuan­do el Centro Rei­na So­fía so­bre Ado­les­cen­cia y Ju­ven­tud, a cu­yo comité ase­sor per­te­nez­co, pu­bli­có un es­tu­dio so­bre la rup­tu­ra del con­tra­to so­cial en­tre so­cie­dad y ju­ven­tud. Ha­bía un pac­to im­plí­ci­to por el que si la ju­ven­tud cum­plía su obli­ga­ción de for­mar­se, la so­cie­dad fa­ci­li­ta­ría su in­te­gra­ción la­bo­ral y so­cial. Es­to ha sal­ta­do por los aires. Con mo­ti­vo de es­te es­tu­dio, Ana Pas­tor me in­vi­tó a su pro­gra­ma de te­le­vi­sión El ob­je­ti­vo pa­ra ha­blar del pro­ble­ma del tra­ba­jo ju­ve­nil. To­do es­to coin­ci­de con el co­mien­zo de ma­tri­cu­la­ción del nue­vo curso de la Uni­ver­si­dad de Pa­dres que di­ri­jo (Uni­ver­si­dad­de­pa­dres.es), en la que, en­tre otras co­sas, pre­ten­de­mos acon­se­jar a los pa­dres so­bre có­mo me­jo­rar el fu­tu­ro la­bo­ral de sus hi­jos. Con es­te mo­ti­vo, ter­mi­né de leer el li­bro de Lynda Grat­ton Pre­pá­ra­te: el fu­tu­ro del tra­ba­jo ya es­tá aquí. Y du­ran­te tres días he es­ta­do reu­ni­do con se­ten­ta ex­cep­cio­na­les do­cen­tes ve­ni­dos de to­da Es­pa­ña pa­ra or­ga­ni­zar un club de ex­ce­len­cia edu­ca­ti­va. La renovación de la es­cue­la tie­ne que sa­lir del mis­mo pro­fe­so­ra­do, por­que so­mos los que co­no­ce­mos las en­tre­te­las del asun­to. Pe­ro de un pro­fe­so­ra­do a la al­tu­ra del re­to, que bus­que la ex­ce­len­cia. ¿Y qué tie­ne que ver es­to con la crea­ti­vi­dad? Mu­cho. Te­ne­mos que bus­car so­lu­cio­nes pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de la en­se­ñan­za y el tra­ba­jo ju­ve­nil, que van uni­dos. Es de­cir, ne­ce­si­ta­mos in­ven­tar­las. La crea­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca y cien­tí­fi­ca son ma­ra­vi­llo­sas, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar la ur­gen­cia de fo­men­tar la que pue­de re­sol­ver nues­tros pro­ble­mas vi­ta­les co­ti­dia­nos. La gran crea­ción poé­ti­ca del si­glo XX no es la obra de Ril­ke o de Eliot o de Ne­ru­da, sino la Se­gu­ri­dad So­cial. Aho­ra ne­ce­si­ta­mos fo­men­tar la crea­ción so­cial. Me en­can­ta­ría con­vo­car un Con­gre­so de In­ven­to­res de Em­pleos. Ten­go la con­vic­ción fun­da­da de que las ciu­da­des pue­den te­ner gran efi­ca­cia en la so­lu­ción de im­por­tan­tes pro­ble­mas so­cia­les. ¿Y si los go­bier­nos, en vez de que­rer ab­sor­ber com­pe­ten­cias, ayu­da­sen a las ciu­da­des a po­ner en mar­cha pro­gra­mas crea­ti­vos pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma del tra­ba­jo de sus jó­ve­nes? Va­mos a po­ner a tra­ba­jar la in­te­li­gen­cia com­par­ti­da. Co­mo do­cen­te, me preo­cu­pa la suer­te que co­rren mis exa­lum­nos. Sos­pe­cho que no los es­ta­mos tra­tan­do bien. Ni les exi­gi­mos lo su­fi­cien­te en las au­las, ni los ayu­da­mos lo su­fi­cien­te cuan­do sa­len de ellas. Los adul­tos no pa­sa­mos es­te exa­men.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.