ME­NÚS DE PICNIC PLA­YE­RO

Pro­po­ne­mos delicias gras­tro­nó­mi­cas pa­ra los días de verano. En­cur­ti­dos, es­ca­be­ches o fru­tas im­preg­na­das en li­cor son al­gu­nas las op­cio­nes más allá del bo­ca­di­llo a pie de pla­ya

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Ja­vier y Ser­gio To­rres, res­tau­ra­do­res Fo­tos Jor­di Play

La bri­sa ma­ri­na, los ra­yos de sol bron­cean­do nues­tro cuer­po, el so­ni­do de las olas rom­pien­do jun­to a la ori­lla… ¿Hay al­go me­jor que un día de pla­ya? Con la lle­ga­da del buen tiem­po, re­la­jar­nos bajo el sol se con­vier­te en una de nues­tras ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das. Los lar­gos pa­seos por la fi­na are­na se­gu­ra­men­te nos lle­va­rán has­ta al­gún chiringuito pla­ye­ro don­de de­gus­tar una de­li­cio­sa pae­lla, una fi­deuá, un re­vuel­to de gam­bas o una ra­ción de pes­ca­di­to fri­to. Pe­ro si no que­re­mos ras­car­nos de­ma­sia­do el bol­si­llo, exis­ten otras mu­chas al­ter­na­ti­vas pa­ra co­mer en la pla­ya con un to­que gour­met. Lle­var­nos la co­mi­da de ca­sa y mon­tar­nos nues­tro pro­pio chiringuito, dis­fru­tan­do de un am­bien­te fa­mi­liar y re­la­ja­do bajo la som­bri­lla, es tam­bién una bue­na op­ción. ¿Quién quie­re vol­ver a ca­sa a co­ci­nar? En las lí­neas cu­li­na­rias que es­cri­bi­mos es­tas se­ma­nas en el ES de La Van­guar­dia que­re­mos en­se­ña­ros al­gu­nas sen­ci­llas y de­li­cio­sas re­ce­tas pa­ra dis­fru­tar a la ori­lla del mar. Cuan­do pen­sa­mos en un menú pla­ye­ro lo más tí­pi­co es acor­dar­se de las en­sa­la­das frías de pas­ta, las tor­ti­llas de pa­ta­tas o los sim­ples bo­ca­di­llos. Pe­ro el aba­ni­co de op­cio­nes es muy am­plio. Hu­mus con cru­di­tés, chips de verduras, cre­mas frías y gaz­pa­chos, fri­tu­ras… la cla­ve es que sean re­ce­tas fá­ci­les y fres­cas, que no ocu­pen de­ma­sia­do tiem­po en su ela­bo­ra­ción. Ma­ri­na­dos, en­cur­ti­dos y es­ca­be­ches Es­tas téc­ni­cas cu­li­na­rias son per­fec­tas pa­ra cual­quier menú pla­ye­ro. Se tra­ta de co­ci­nar los ali­men­tos en un ju­go de vi­na­gre (en el ca­so de los es­ca­be­ches) o en una so­lu­ción de azú­car, agua y sal (en el ca­so de los en­cur­ti­dos), de­ján­do­los re­po­sar en ella du­ran­te días. Es cier­to que re­quie­ren una pre­pra­ra­ción pre­via, pe­ro son téc­ni­cas muy sim­ples y su­po­nen po­co tiem­po. Bas­ta con sa­ber que el do­min­go ire­mos a la pla­ya pa­ra que el lu­nes an­te­rior de­di­que­mos tan só­lo unos mi­nu­tos a ela­bo­rar el ma­ri­nan­do, de­ján­do­lo re­po­sar en el fri­go­rí­fi­co du­ran­te to­da la se­ma­na. ¡Y lis­to! El pro­pio ju­go se en­car­ga­rá de la coc­ción. Po­de­mos ma­ri­nar verduras, car­nes o pescados; la lis­ta de po­si­bi­li­da­des es in­fi­ni­ta. Pe­ro no­so­tros, pa­ra la pla­ya, re­co­men­da­mos so­bre to­do las verduras (tan­to en­cur­ti­das co­mo es­ca­be­cha­das) ya que son más li­ge­ras y fres­cas. Fri­tu­ras y chips Cuan­do pen­sa­mos en fri­tu­ras y pla­ya in­me­dia­ta­men­te pue­de que nos ven­ga a la ca­be­za el pes­ca­di­to fri­to, pe­ro hay mu­chas otras op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar de es­ta téc­ni­ca cu­li­na­ria. Por ejem­plo, ela­bo­rar un fri­tu­ra de alcachofa, cor­tán­do­la bien fi­na y frién­do­la en la sar­tén. Nos to­ma­rá tan só­lo unos po­cos mi­nu­tos y fá­cil­men­te ten­dre­mos pre­pa­ra­da una de­li­cio­sa re­ce­ta de tá­per pa­ra de­gus­tar jun­to al mar. Con la fé­cu­la de la patata po­de­mos ela­bo­rar tam­bién mu­chas re­ce­tas cru­jien­tes que pue­den ser muy ape­ti­ci­bles jun­to al mar por­que rem­pla­zan al tí­pi­co ape­ri­ti­vo. La fé­cu­la es el al­mi­dón que con­ti­ne el ali­men­to y pue­de sus­ti­tuir cual­quier ha­ri­na, apor­tan­do un to­que de sa­bor di­fe­ren­te a la ela­bo­ra­ción. ¡Fru­ta, fru­ta, fru­ta! La san­día, el me­lón, el me­lo­co­tón y la ci­rue­la son las fru­tas fres­cas de tem­po­ra­da más nu­tri­ti­vas pa­ra hi­dra­tar­se en un día de pla­ya. Es­tán com­pues­tas por más de un 80% de agua. Son idó­neas des­pués de na­dar, ju­gar a la pe­lo­ta o pa­sear por la ori­lla del mar. Cal­man la sed y el ape­ti­to. Y ade­más, ¡nos apor­ta­rán to­das las vi­ta­mi­nas ne­ce­sa­rias! So­las, en ma­ce­do­nías, ba­ti­dos, zu­mos o im­preg­na­das en al­gún li­cor... Lo más im­por­tan­te es con­ser­var­las bien fres­qui­tas, por lo que al­ma­ce­nar­las en una friam­bre­ra con un acu­mu­la­dor de frío nun­ca es­tá de más. Di­cho es­to, y có­mo úl­ti­ma re­co­men­da­ción, ¡les su­ge­ri­mos in­ge­rir mu­cha agua cuan­do es­tán en la pla­ya pa­ra evi­tar los gol­pes de ca­lor! Fe­li­ces días playeros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.