UNA IS­LA DE CO­LO­SOS

Ro­das de­be su fa­ma al co­lo­so de bron­ce que pro­te­gía el puer­to. Más allá de la his­to­ria an­ti­gua, la is­la grie­ga en­can­ta por su mez­cla de cul­tu­ras y re­li­gio­nes, por el con­jun­to me­die­val de su capital y por sus pla­yas ba­ña­das por el Egeo

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La sal ma­ri­na y la are­na de mar son dos perfectos ex­fo­lian­tes na­tu­ra­les, muy ade­cua­dos pa­ra el tra­ta­mien­to de la ce­lu­li­tis. Ir con re­gu­la­ri­dad a la pla­ya y efec­tuar sua­ves ma­sa­jes so­bre la zo­na afec­ta­da ayu­dan un mon­tón, pe­ro si es­to se ha­ce en Ro­das, se pue­de aca­bar con un buen car­de­nal, ya que en su li­to­ral abun­dan más los gui­ja­rros y can­tos ro­da­dos que la are­na fi­na. En la ma­yor de las do­ce is­las grie­gas que com­po­nen el Dodecaneso, las pla­yas es­tán ro­dea­das de eu­ca­lip­tos y ci­pre­ses, pe­ro tam­bién de cam­pos de oli­vos y na­ran­jos. Qui­zá se ins­pi­ró en ellos el es­cri­tor Law­ren­ce Du­rrell cuan­do di­jo que “Ro­das es el lu­gar don­de los días pa­san con la mis­ma fa­ci­li­dad con que los fru­tos caen de los ár­bo­les”. Sin em­bar­go, cuan­do evo­ca­mos la ima­gen de Ro­das, en lo pri­me­ro que se pien­sa es en el mí­ti­co co­lo­so que vi­gi­la­ba el puer­to. In­sis­ti­mos en lo de mí­ti­co, ya que se­gún los ar­queó­lo­gos, en ca­so de ha­ber exis- ti­do la fa­mo­sa es­ta­tua de bron­ce de 30 me­tros, és­ta se ha­bría em­pla­za­do en el tem­plo de Apo­lo, don­de hoy se al­za el pa­la­cio del Gran Maes­tre. De he­cho, tie­ne más ló­gi­ca que ta­ma­ña fi­gu­ra es­tu­vie­ra don­de se ubi­ca la for­ta­le­za de cru­za­dos y no en el puer­to, don­de una ofen­si­va o un te­rre­mo­to po­drían aca­bar con ella. Pe­ro nun­ca sa­bre­mos la ver­dad, por­que la ley prohí­be ex­ca­var en el sub­sue­lo del pa­la­cio. Lo que sí se sa­be con cer­te­za es que Ca­res de Lin­dos eje­cu­tó la obra en el si­glo III a. C. Des­de el puer­to de Man­dra­ki, la ca­lle de los Ca­ba­lle­ros se in­ter­na en la ciu­dad me­die­val. Por to­dos los rin­co­nes apa­re­cen ga­tos que se des­pe­re­zan, ade­más de an­ti­guas po­sa­das don­de se hos­pe­da­ban se­gún su len­gua y pro­ce­den­cia los Ca­ba­lle­ros Hos­pi­ta­la­rios de San Juan. La ma­yor es la de Es­pa­ña o Cas­te­lla­nía, re­con­ver­ti­da en bi­blio­te­ca. Los Ca­ba­lle­ros de San Juan na­cie­ron pa­ra asis­tir a los pe­re­gri­nos en Tie­rra San­ta, pe­ro se trans­for­ma­ron en or­den mi­li­tar tras la pri­me­ra cru­za­da. Sa­la­dino los ex­pul­só de Je­ru­sa­lén, mo­men­to en que com­pra­ron la is­la de Ro­das a un pi­ra­ta ge­no­vés. Años más tar­de fue el sul­tán oto­mano So­li­mán el Mag­ní­fi­co el que los hi­zo huir, es­ta vez a Mal­ta. La de­rro­ta se re­fle­ja en el ai­re de zo­co ára­be que im­preg­na mu­chas ca­lles, hun­di­das en el centro por el pa­so de cien­tos de hom­bres y años, re­ga­das con cu­bos de agua pa­ra apla­car el ca­lor en verano y per­fu­ma­das de in­cien­so. Del pa­pel de Ro­das co­mo en­cru­ci­ja­da en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te dan tes­ti­mo­nio el ha­mam o ba­ño tur­co que hay en es­ta par­te de la ciu­dad, así co­mo las ta­ber­nas som­brea­das con pa­rras, de in­du­da­ble sa­bor grie­go. Y tam­bién los edi­fi­cios ra­cio­na­lis­tas de la ciu­dad nue­va cons­trui­da por los ita­lia­nos, que do­mi­na­ron la is­la des­de 1912 has­ta el

fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Su ar­tí­fi­ce fue el pri­mer go­ber­na­dor de la is­la, Ma­rio La­go, que con la com­pli­ci­dad del ar­qui­tec­to Flo­res­tano di Faus­to mez­cló lo bi­zan­tino con lo clá­si­co, lo me­die­val con el art dé­co. Sus ideas son evi­den­tes en el puer­to ac­tual de Ro­das, don­de atra­can los cru­ce­ros fren­te al Pa­la­cio del Go­ber­na­dor, que re­cuer­da mu­cho el de los Dux de Ve­ne­cia. Tam­bién es in­tere­san­te el mer­ca­do nue­vo, en­vuel­to en so­por­ta­les que ayu­dan a mi­ti­gar el ca­lor. La­go fun­dó ade­más la Es­cue­la Ita­lia­na de Ar­queo­lo­gía de Ro­das, que trabajó con en­tu­sias­mo en la ex­ca­va­ción de las rui­nas de Lin­dos y la dó­ri­ca Ka­mi­ros. Lin­dos es aho­ra el se­gun­do centro tu­rís­ti­co de la is­la, atrac­ti­vo por sus pla­yas y por su Acrópolis, elo­gia­da por Ale­jan­dro Magno. Más allá que­da Fa­li­ra­ki, don­de el con­cep­to cru­ce de cul­tu­ras ad­quie­re otra di­men­sión en for­ma de gran centro va­ca­cio­nal.

El mar Egeo ba­ña Ro­das, la ma­yor is­la del ar­chi­pié­la­go del Dodecaneso

1

3

2

1 Un mo­to­ris­ta cir­cu­la por la ca­lle de los Ca­ba­lle­ros, cru­ce de épo­cas, cul­tu­ras e in­fluen­cias

2 El aco­ge­dor re­ci­bi­mien­to de una ca­sa de Lin­dos, con flo­res ador­nan­do las pa­re­des en­ca­la­das

3 Mo­li­nos de vien­to en el puer­to de Man­dra­ki, don­de, su­pues­ta­men­te, se al­za­ba el co­lo­so de Ro­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.