FAL­TA DE ATEN­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo Adrián y soy maes­tro. Es­toy so­me­ti­do a mu­cho es­trés y de­seo ju­bi­lar­me an­ti­ci­pa­da­men­te, pe­ro to­da­vía me que­dan años. Qui­zá por eso, ca­da día dis­pon­go de me­nos con­cen­tra­ción. Al prin­ci­pio me asus­té, pe­ro me han exa­mi­na­do mé­di­ca­men­te y es­toy bien, aun­que con es­trés de­bi­do a mi tra­ba­jo, don­de a ve­ces no só­lo los chi­cos son des­con­si­de­ra­dos, sino tam­bién, y peor, lo son los pa­dres. No es­toy lo su­fi­cien­te­men­te con­cen­tra­do cuan­do leo o veo una pe­lí­cu­la. Sin em­bar­go, en las clases man­ten­go un gra­do ele­va­do de con­cen­tra­ción. Soy au­toe­xi­gen­te y eso aña­de más es­trés. Co­mo us­ted es es­pe­cia­lis­ta en téc­ni­cas de desa­rro­llo men­tal, le es­cri­bo pa­ra que me re­co­mien­de ejer­ci­cios. Es­toy preo­cu­pa­do, ya que a ve­ces, por fal­ta de aten­ción, pier­do co­sas, de­jo de ha­cer ta­reas o me des­pis­to fre­cuen­te­men­te, y no­to que es­to va en au­men­to.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Adrián, mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me y ha­blar­me de lo que le su­ce­de. La aten­ción es la más pre­cio­sa fun­ción de la men­te, un dia­man­te que te­ne­mos que pu­lir y pu­lir. Buda de­cía: “De­cla­ro que la aten­ción es to­do­po­de­ro­sa en to­do mo­men­to y cir­cuns­tan­cia”. Nos ayu­da a co­nec­tar con el mo­men­to pre­sen­te, a que, co­mo di­cen los maes­tros zen, el co­lor sea más co­lor y el so­ni­do más so­ni­do. Nos per­mi­te ga­nar en vi­sión pe­ne­tra­ti­va, cla­ri­dad, per­cep­ción pro­fun­da e in­ten­si­dad. Es co­mo un múscu­lo que po­de­mos desa­rro­llar. Exis­te un en­tre­na­mien­to me­tó­di­co pa­ra cul­ti­var­la y des­ple­gar­la. Por un la­do, po­de­mos ha­cer ejer­ci­cios que re­fuer­zan y uni­fi­can la aten­ción y, por otro, te­ne­mos que pres­tar más aten­ción a lo que pen­sa­mos, de­ci­mos y ha­ce­mos. Vol­vien­do a los maes­tros zen, en­fa­ti­zan: “Yo, cuan­do co­mo, co­mo, y cuan­do duer­mo, duer­mo, y los de­más cuan­do co­men pien­san en mu­chas co­sas y cuan­do duer­men sue­ñan con mu­chas co­sas”. Hay que ha­cer un es­fuer­zo sos­te­ni­do pa­ra es­tar más aten­to a ca­da ac­ti­vi­dad que lle­va­mos a ca­bo, in­clu­yen­do las más sim­ples. Co­mo ejer­ci­cios pa­ra el cul­ti­vo de la aten­ción son es­pe­cial­men­te úti­les y al al­can­ce de to­do el mun­do al­gu­nos que se sir­ven de la res­pi­ra­ción. Hay que ha­cer­los con to­da na­tu­ra­li­dad, pues no son ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios. Uno de ellos con­sis­te en es­tar muy aten­to a la res­pi­ra­ción con­tan­do, de uno a diez, las ex­ha­la­cio­nes; otro es el que es­tri­ba en se­guir el curso del ai­re, li­bre de pen­sa­mien­tos, y tra­tar de cap­tar el pun­to de en­cuen­tro en­tre la in­ha­la­ción y la ex­ha­la­ción, y vi­ce­ver­sa; otro con­sis­te en con­cien­ciar­se cuan­do el ai­re es­tá den­tro o fue­ra, evi­tan­do con­cep­tua­li­za­cio­nes. Así se tra­ba­ja con lo que se lla­ma la aten­ción men­tal pu­ra y ple­na, es de­cir, aque­lla li­bre de jui­cios y pre­jui­cios que se li­mi­ta a cap­tar el he­cho tal cual se pro­du­ce. Pa­ra lle­var a ca­bo es­tas prác­ti­cas, lo me­jor es sen­tar­se er­gui­do, in­mo­vi­li­zar el cuer­po y es­tar lo más aten­to que se pue­da. Ca­da vez que uno se per­ca­ta de que la aten­ción se ha des­via­do, hay que to­mar­la y con di­li­gen­cia y pa­cien­cia re­con­du­cir­la. Apren­de­mos a es­tar aten­tos es­tan­do aten­tos, del mis­mo mo­do que la me­di­ta­ción nos en­se­ña a me­di­tar. Es­tos ejer­ci­cios le ayu­da­rán tam­bién a com­ba­tir el es­trés y sen­tir­se más so­se­ga­do. No de­je de de­di­car­les unos mi­nu­tos dia­rios. Le ha­rán mu­cho bien.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.