El te­le­gra­ma re­sis­te stop

El te­lé­gra­fo de Mor­se cum­ple hoy 170 años. Es­te mí­ti­co sis­te­ma, le­jos de ser ar­queo­lo­gía, si­gue fun­cio­nan­do en una era ul­tra­tec­no­ló­gi­ca que ha co­pia­do sus men­sa­jes cor­tos, abre­via­dos y ur­gen­tes

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Fe­lip Vi­van­co

Hoy se cum­plen, exac­ta­men­te, 170 años de un men­sa­je que al­te­ró pa­ra siem­pre la his­to­ria de las co­mu­ni­ca­cio­nes hu­ma­nas. Des­de el Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton, Sa­muel Fin­ley Bree­se Mor­se en­vió el pri­mer te­le­gra­ma. Unos cuan­tos pun­tos y ra­yas que, des­co­di­fi­ca­dos en la es­ta­ción re­cep­to­ra de Bal­ti­mo­re, pa­sa­ron a la his­to­ria. En la fi­na ti­ra de pa­pel que es­ti­ró con sus ma­nos Al­fred Vail –hom­bre de gran pe­ri­cia me­cá­ni­ca y so­cio co­la­bo­ra­dor de Mor­se–, se po­dían leer las cua­tro cé­le­bres pa­la­bras es­cri­tas en in­glés an­ti­guo, “What God hath wrought” (lo que Dios ha crea­do, una ci­ta del An­ti­guo Tes­ta­men­to). Ese día, tras mu­chos años de es­fuer­zos, sin­sa­bo­res, es­ca­sez de di­ne­ro y mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes, ade­más de las apor­ta­cio­nes de otros cien­tí­fi­cos, Mor­se inau­gu­ró una era que, lo crean o no, con­ti­núa vi­va, co­lean­do y re­pi­que­tean­do. Ya ha­ce mu­cho tiem­po que na­die en­vía men­sa­jes en có­di­go Mor­se, pe­ro el te­le­gra­ma, tal y co­mo lo con­ci­bió su má­xi­mo im­pul­sor, ya ha co­no­ci­do tres si­glos. El in­ven­to di­vino, glo­ri­fi­ca­do por Holly­wood y pro­vis­to de un ca­ris­ma su­pe­rior al de la car­ta o la lla­ma­da de te­lé­fono, si­gue ope­ra­ti­vo en Es­pa­ña. De acuer­do, tam­bién se pue­de afir­mar que tie­ne mu­cho años y que se uti­li­za ca­da vez me­nos, que es­tá ig­no­ra­do en un mun­do ul­tra­tec­no­ló­gi­co que lo con­si­de­ra muer­to y en­te­rra­do, un mun­do que es, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de lo más te­le­gra­má­ti­co. Si Mor­se (y una lar­ga lis­ta de pioneros, téc­ni­cos, elec­tri­cis­tas y quí­mi­cos que duer­men a su som­bra) le­van­ta­ra la ca­be­za, se sor­pren­de­ría al ver la re­sis­ten­cia de su sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción, sino al con­tem­plar un uni­ver­so co­mu­ni­ca­ti­vo en el que es­tá muy en bo­ga la mis­ma eco­no­mía es­cri­tu­ral de aque­llos tiem­pos: tex­tos mí­ni­mos, con men­sa­jes cor­tos, cor­ta­dos, en­tre­cor­ta­dos, ur­gen­tes. Twit­ter o What­sApp lle­van la san­gre del te­le­gra­ma en sus ve­nas… aun­que muy po­si­ble­men­te es­tas tec­no­lo­gías no du­ra­rán 170 años… ni tal vez 17. En un mo­men­to en que el te­lé­fono mó­vil ca­da vez se usa me­nos pa­ra ha­blar por te­lé­fono, en unos tiem­pos en el que las má­qui­nas de es­cri­bir se han con­ver­ti­do en ar­queo­lo­gía en ape­nas 30 años, en una era en que las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas na­cen, se fa­go­ci­tan y son re­em­pla­za­das o me­jo­ra­das en cues­tión de me­ses, es cu­rio­so com­pro­bar que el te­le­gra­ma to­da­vía re­sis­ta co­mo al­ter­na­ti­va de co­mu­ni­ca­ción. Ha­ce me­nos de un año, el go­bierno de la In­dia de­ci­dió ce­rrar su red te­le­grá­fi­ca tras 163 años en fun­cio­na­mien­to. La ra­zón fue que, con las nue­vas tec­no­lo­gías, ya no ha­cía fal­ta. Hu­bo pro­tes­tas ma­si­vas. ¿Las ha­bría en Es­pa­ña? Es al­go hi­po­té­ti­co. Ha­bría que ver­lo en ca­so de que se clau­su­ra­se un ser­vi­cio que si­gue fun­cio­nan­do, se­gu­ra­men­te sin rui­do, pe­ro tam­bién sin pro­ble­ma. En los úl­ti­mos ocho años, en Es­pa­ña se han en­via­do, ca­si 15 mi­llo­nes de te­le­gra­mas (14.766.461, de 2006 a 2013), se­gún da­tos ofi­cia­les de Co­rreos y Te­lé­gra­fos. El año pa­sa­do fue, en ese pe­rio­do, el que re­gis­tró me­nos vo­lu­men: 784.891. En los años ini­cia­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca (2008-2009) los en­víos de te­le­gra­mas y de bu­ro­fa­xes se dis­pa­ra­ron. Mu­chos de ellos no lle­va­ban bue­nas nue­vas. “Tra­di­cio­nal­men­te, cuan­do lle­ga­ba un te­le­gra­ma a ca­sa, to­da la fa­mi­lia se po­nía en pie ex­pec­tan­te, por­que era muy pro­ba­ble que tra­je­se una ma­la no­ti­cia”, ex­pli­ca An­to­nio Aguilar, ex­per­to en his­to­ria de la te­le­gra­fía de la ofi­ci­na cen­tral de Co­rreos de Bar­ce­lo­na y es­tu­dio­so de va­rias mo­da­li­da­des de te­le­gra­fía (in­clui­da la óp­ti­ca, que se desa­rro­lla­ba en to­rres de vi­gía, de la que to­da­vía hay ves­ti­gios). Hoy en día, las ma­las no­ti­cias lle­gan en for­ma de no­ti­fi­ca­cio­nes de em­bar­go, re­que­ri­mien­tos ju­di­cia­les, ci­ta­cio­nes pa­ra in­gre­sar en pri­sión... Esa ba­se le­gal y ju­di­cial es la que ha lo­gra­do que el te­le­gra­ma, o ca­ble­gra­ma (Gar­cía Már­quez ha­bla de pe­rio­dis­tas “in­fla­do­res de ca­bles” en su no­ve­la Me­mo­ria de mis pu­tas tris­tes), so­bre­vi­va ya en­tra­do el si­glo XXI. “El te­le­gra­ma, al igual que el bu­ro­fax, tie­ne va­li­dez le­gal, es una prue­ba, una co­mu­ni­ca­ción que se pue­de pre­sen­tar lle­ga­do el ca­so an­te un juez, por eso se si­gue uti­li­zan­do en el mun­do de la jus­ti­cia, de la ban­ca, de los re­cur­sos hu­ma­nos”, ex­pli­can Aguilar y Vi­ce­nç Ibá­ñez, de Co­rreos. En los úl­ti­mos años, el bu­ro­fax, un ser­vi­cio más ágil le es­tá co­mien­do te­rreno al ser­vi­cio te­le­grá­fi­co. El año pa­sa­do se en­via­ron 3.436.902 bu­ro­fa­xes. En los años más du­ros de la cri­sis, la ci­fra no ba­jó de los cua­tro mi­llo­nes y me­dio. En Es­pa­ña que­dan dos ofi­ci­nas que cen­tra­li­zan to­do el ser­vi­cio. En Ma­drid y en Bar­ce­lo­na. En es­ta úl­ti­ma, es­tá al man­do el te­le­gra­fis­ta Fer­nan­do Cid, que ha ex­pe­ri­men­ta­do la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de los úl­ti­mos años. Evi­den­te­men­te, y des­de ha­ce dé­ca­das, esa ima­gen ro­mán­ti­ca de los men­sa­jes en­vián­do­se por có­di­go mor­se y re­pro­du­ci­dos en ti­ras de pa­pel pe­ga­das ha des­apa­re­ci­do. Hoy en día la red te­le­grá­fi­ca uti­li­za la mis­ma tra­ma por la que cir­cu­la in­ter­net. De he­cho, ya no ha­ce fal­ta co­ger el te­lé­fono pa­ra en­car­gar un te­le­gra­ma o pre­sen­tar­se en una ofi­ci­na de co­rreos, se pue­de ha­cer des­de un or­de­na­dor pro­pio pre­vio pa­go de la ta­ri­fa co­rres­pon­dien­te. La mí­ni­ma in­clu­ye un to­tal de 50 pa­la­bras. Y si a al­guien se le ocu­rre en­viar un te­le­gra­ma a la In­dia, ¿qué su­ce­de? Fer­nan­do Cid acla­ra que el te­le­gra­ma se re­ci­be con nor­ma­li­dad “pe­ro co­mo ya no hay ser­vi­cio te­le-

grá­fi­co, el te­le­gra­ma re­ci­be el mis­mo tra­to que una car­ta”. Es de­cir, no se en­tre­ga ur­gen­te. “El te­le­gra­ma si­gue sien­do ne­ce­sa­rio. No me sor­pren­de que si­ga vi­gen­te, por­que ha­ce fal­ta por su va­lor le­gal”, opi­na Ho­ra­cio Ca­pel, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de la Universitat de Bar­ce­lo­na que jun­to a la tam­bién ca­te­drá­ti­ca Mer­cè Tat­jer han in­ves­ti­ga­do du­ran­te años la con­fi­gu­ra­ción de re­des de co­mu­ni­ca­ción: del te­lé­gra­fo, te­lé­fono, alum­bra­do, gas… “La del te­lé­gra­fo te­nía un ca­rác­ter más ru­ral, unía ciu­da­des y co­rría pa­ra­le­lo a las lí­neas de fe­rro­ca­rril, mien­tras el te­le­gra­ma fa­ci­li­ta­ba la co­mu­ni­ca­ción a lar­ga dis­tan­cias, el te­lé­fono creó re­des lo­ca­les fuer­te­men­te in­te­gra­das”, ex­pli­can Ca­pel y Tat­jer.

Es­tos dos ex­per­tos, es­pe­cia­li­za­dos en Geo­gra­fía Hu- ma­na, re­cuer­dan que la red del te­lé­gra­fo lle­ga an­tes que la del alum­bra­do eléc­tri­co, y por su­pues­to, que la del te­lé­fono. Cuan­do es­te se im­plan­tó en Es­pa­ña, fue­ron las com­pa­ñía pri­va­das las que, ini­cial­men­te, lo­gra­ron ha­cer­se con el con­trol, mien­tras que en el ca­so de Te­lé­gra­fos, la ti­tu­la­ri­dad del ser­vi­cio siem­pre fue pú­bli­co. Has­ta la fe­cha. “Mis ta­ta­ra­bue­los no fue­ron te­le­gra­fis­tas… por la sim­ple ra­zón de que el te­lé­gra­fo no se ha­bía in­ven­ta­do”. Les pa­re­ce­rá una ocu­rren­cia, pe­ro lo que ase­gu­ra Ma­nuel de la Pra­da es to­tal­men­te ver­dad. De la Pra­da es uno de los miem­bros de la Aso­cia­ción Ami­gos del Te­lé­gra­fo, y du­ran­te mu­chos años em­plea­do pos­tal. Lo cier­to es que uno de sus bi­sa­bue­los fue te­le­gra­fis­ta, así co­mo tres de sus abue­los, sus pa­dres y sus dos her­ma­nos va­ro­nes. “De to­dos, yo soy el úni­co que me he ju­bi­la­do co­mo em­plea­do en la ra­ma de Co­rreos”, sonríe. La mue­ca tie­ne su ex­pli­ca­ción por­que co­mo dos em­pre­sas se­pa­ra­das du­ran­te dé­ca­das, en­tre los em­plea­dos de Co­rreos y los de Te­lé­gra­fos siem­pre hu­bo ri­va­li­dad. “Siem­pre se ha ha­bla­do de los del hi­lo, que eran los te­le­gra­fis­tas, y los de la sa­ca, los de co­rreos”, apor­ta An­to­nio Aguilar. Los gran­des edi­fi­cios de Co­rreos, co­mo el de Bar­ce­lo­na, es­ta­ban re­li­gio­sa­men­te de­par­ta­men­ta­dos en áreas se­pa­ra­das. ¿Por qué se ha­bla siem­pre del stop? De la Pra­da ríe. “No­so­tros nun­ca he­mos uti­li­za­do esa pa­la­bra, y no es­toy se­gu­ro, pe­ro creo que tam­po­co se uti­li­za­ba en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, más allá de que ellos lla­man full stop al pun­to. Co­mo el te­le­gra­ma se en­vía por teclado, se es­cri­be el pun­to y ya es­tá. La his­to­ria del stop tie­ne aires del ci­ne de Holly­wood”, cuen­ta. De la Pra­da re­cuer­da el he­cho “de que hay un ni­cho de ne­go­cio que tie­ne sus usua­rios” y la im­por­tan­cia “del va­lor le­gal del te­le­gra­ma, por­que equi­va­le a un que cons­te en ac­ta”, lo que le otor­ga, apun­ta, una vi­gen­cia es­pe­cial, eso y el he­cho de que ha evo­lu­cio­na­do a di­fe­ren­cia de otras tec­no­lo­gías co­mo la fun­ción bá­si­ca del te­lé­fono. Es De la Pra­da quien sub­ra­ya el pa­ra­le­lis­mo en­tre la ma­ne­ra de es­cri­bir de los jó­ve­nes (y no só­lo) de hoy en día y de los sis­te­mas co­mo el co­rreo elec­tró­ni­co Twit­ter, What­sApp o Te­le­gram (una apli­ca­ción pa­ra te­lé­fono in­te­li­gen­te de más re­cien­te cu­ño) con el sis­te­ma te­le­grá­fi­co: “Tex­tos cor­tos y cor­ta­dos”. Eso sí, el del te­le­gra­ma te­nía que ser cla­ro. Un ca­ble de­bía de co­mu­ni­car lo esen­cial ya en la pri­me­ra lí­nea sin ar­tícu­los ni po­se­si­vos, en par­te por eco­no­mi­zar, pe­ro tam­bién pa­ra ase­gu­rar que lle­ga­ba la esen­cia del men­sa­je en ca­so de que hu­bie­se un cor­te en la lí­nea. Esa eco­no­mía de pa­la­bras se ha man­te­ni­do, por ejem­plo, en los cien­tos de te­le­ti­pos que si­gue re­ci­bien­do es­te dia­rio de las agen­cias de no­ti­cias, cu­yos des­pa­chos siem­pre van ti­tu­la­dos con el mí­ni­mo de pa­la­bras. Lo cier­to es que hoy en día, mu­chas de­par­ta­men­tos ofi­cia­les, mi­nis­te­rios, et­cé­te­ra man­tie­nen ser­vi­cios te­le­grá­fi­cos. Es un gui­ño al pa­sa­do. En­ton­ces, y aho­ra, lo prin­ci­pal era que el men­sa­je, cor­to pe­ro im­por­tan­te, fue­se en­tre­ga­do en mano a su des­ti­na­ta­rio. Igual que es­te tex­to a sus ojos.

La con­quis­ta del Po­lo Nor­te se con­fir­mó con es­te his­tó­ri­co “Ba­rras y es­tre­llas cla­va­das en el po­lo. Peary”

Men­sa­je del bo­xea­dor Mohamed Ali al pas­tor Mar­tin Lut­her King, en­car­ce­la­do en 1967

Men­sa­je del bu­que Olím­pic que aler­ta de la lla­ma­da de so­co­rro del ac­ci­den­ta­do

Ti­ta­nic

Sa­muel Mor­se en­vió el pri­mer te­le­gra­ma hoy

ha­ce 170 años

La se­lec­ción uru­gua­ya re­ci­bió sa­cas de te­le­gra­mas tras su triun­fo en el Mun­dial de fút­bol de 1930

Dia­na Ross in­vi­ta a una

Su­pre­me a un con­cier­to de los Jack­son Fi­ve, con de­but de Mi­chael, de 8 años

Te­le­gra­ma de 1969 de Cary Grant pa­ra Sop­hia Lo­ren y Car­lo Pon­te, tras el na­ci­mien­to de su hi­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.