Las no­ches de Bal­zac

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

To­dos te­ne­mos nues­tros par­ti­cu­la­res há­bi­tos, nues­tra dis­ci­pli­na au­toim­pues­ta, nues­tros ri­tua­les co­ti­dia­nos. Cris­ti­na Sáez ex­pli­ca, en el reportaje de por­ta­da de es­te nú­me­ro de ES, al­gu­nos de los más in­tere­san­tes y sor­pren­den­tes de ar­tis­tas y es­cri­to­res. Son pro­fe­sio­nes en las que el he­cho de tra­ba­jar en so­li­ta­rio, muy a me­nu­do en el pro­pio do­mi­ci­lio, y en ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con la crea­ción (que mu­chas ve­ces, por su pro­pia esen­cia, tien­de al caos), ha­cen im­pres­cin­di­ble la exis­ten­cia de unas pau­tas. Ha­ce unos me­ses, el blog Brain­pic­kings (brain­pic­kings.org), de la psi­co­ló­ga y es­cri­to­ra Ma­ria Po­po­va, pu­bli­có un in­tere­san­te cua­dro, que re­pro­du­ci­mos par­cial­men­te en las pá­gi­nas in­te­rio­res, que re­la­cio­na­ba la ho­ra a la que se le­van­ta­ban es­cri­to­res y pen­sa­do­res de los úl­ti­mos si­glos con su pro­duc­ción. Es cu­rio­so ver a qué ho­ras tan in­tem­pes­ti­vas des­per­ta­ban al­gu­nos (Bal­zac a la una de la no­che, Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi lo ha­ce a las cua­tro, y Kant, a las cin­co de la ma­dru­ga­da); o los más tar­díos, co­mo Fitz­ge­rald, a las on­ce de la ma­ña­na, o Bu­kows­ki, a las do­ce. ¿Con­clu­sión? Tal vez que no hay unos há­bi­tos que val­gan pa­ra to­do el mun­do y que ga­ran­ti­cen el éxi­to. Ca­da uno de­be en­con­trar, pues, su pro­pio ri­tual co­ti­diano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.