RI­TUA­LES CO­TI­DIA­NOS

Des­de los que se le­van­ta­ban al al­ba y tra­ba­jan sin in­te­rrup­cio­nes has­ta la ho­ra de al­mor­zar, has­ta los que ne­ce­si­tan prac­ti­car ejer­ci­cio pa­ra ser más crea­ti­vos, pa­san­do por quie­nes ne­ce­si­tan gran­des do­sis de ca­feí­na y azú­car. To­dos los tru­cos, há­bi­tos y r

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Cris­ti­na Sáez

Si pu­dié­ra­mos co­lar­nos en un día cual­quie­ra de al­gu­na de las men­tes más bri­llan­tes de los úl­ti­mos 400 años, ve­ría­mos que no ha­cen na­da de­ma­sia­do dis­tin­to a lo que so­le­mos ha­cer no­so­tros. Des­cu­bri­ría­mos que te­ne­mos mu­cho en co­mún con Joan Mi­ró, Char­les Dar­win, Beet­ho­ven o Ali­ce Mun­ro. Que ellos tam­bién ma­dru­gan –y mu­cho–; que se to­man una ta­za de ca­fé o de té an­tes de co­men­zar el día; que se dan una ducha pa­ra des­per­tar­se; que in­ten­tan se­guir un ho­ra­rio. Que tie­nen lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les. Que in­ten­tan com­bi­nár­se­lo con la fa­mi­lia. To­dos, de una for­ma u otra, buscan ma­ne­ras de or­ga­ni­zar­se, de po­ner cier­to or­den en las 24 ho­ras del día que les ayu­de a apro­ve­char una se­rie de re­cur­sos li­mi­ta­dos co­mo el tiem­po, la fuer­za de vo­lun­tad, la dis­ci­pli­na, el op­ti­mis­mo, la crea­ti­vi­dad. Co­mo in­ten­ta­mos ha­cer el res­to de mor­ta­les, va­ya, al­gu­nos con más éxi­to que otros. Hen­ri Ma­tis­se, por ejem­plo, pin­ta­ba to­dos los días, sin ex­cep­ción, por lo que in­clu­so te­nía que en­ga­ñar a sus mo­de­los pa­ra que po­sa­ran pa­ra él. “No com­pren­den que no pue­do sa­cri­fi­car mis do­min­gos por ellas só­lo por­que ten­gan no­vio”, de­cía. Creía en la dis­ci­pli­na, la mis­ma que ob­ser­va­ba Ing­mar Berg­man, el ci­neas­ta sue­co, pa­ra es­cri­bir los guio­nes de sus pe­lí­cu­las. “¿Sa­be us­ted lo que es ha­cer ci­ne? Ocho ho­ras de du­ro tra­ba­jo ca­da día pa­ra ob­te­ner tres mi­nu­tos de pe­lí­cu­la”, re­la­ta­ba en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da en 1964. “Una ru­ti­na só­li­da ge­ne­ra un en­torno tri­lla­do pa­ra nues­tras ener­gías men­ta­les y nos ayu­da a con­ju­rar la tiranía de los es­ta­dos de áni­mo. Crean­do buenos há­bi­tos po­de­mos li­be­rar a nues­tras men­tes pa­ra pa­sar a cam­pos de ac­ción de ver­dad in­tere­san­tes”, re­co­ge Ma­son Cu­rrey en el li­bro Ri­tua­les co­ti­dia­nos. Có­mo tra­ba­jan los ar­tis­tas (Tur­ner Noe­ma, 2014), un com­pen­dio de las ru­ti­nas, tics, ra­re­zas y ma­nías de más de 160 es­cri­to­res, pin­to­res, com­po­si­to­res o cien­tí­fi­cos. “Las ru­ti­nas son ne­ce­sa­rias y to­dos las te­ne­mos aun­que no nos per­ca­te­mos –in­di­ca Llú­cia Vi­lo­ca, psi­quia­tra psi­coa­na­lis­ta miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Psi­coa­ná­li­sis–. Los ar­tis­tas y las per­so­nas con tra­ba­jos muy crea­ti­vos an­tes de po­ner­se a crear pa­san por un mo­men­to de va­cío, el de en­fren­tar­se a la pá­gi­na en blan­co y eso les re­sul­ta muy an­gus­tian­te. Ne­ce­si­tan co­ger­se a al­gu­na co­sa cons­tan­te e in­va­ria­ble que les dé se­gu­ri­dad, que fun­cio­ne co­mo eje ver­te­bra­dor pa­ra a par­tir de aquí po­der crear”. Y esos son los ri­tua­les co­ti­dia­nos. Echar­le un vistazo a los que si­guen o han se­gui­do mu­chas men­tes bri­llan­tes pue­de dar­nos, tal vez, al­gu­nas pis­tas pa­ra ser más pro­duc­ti­vos o, quién sa­be, acer­car­nos aun­que sea un ápi­ce a su ge­nia­li­dad. La im­por­tan­cia de una ru­ti­na Mu­chos de los ri­tua­les o con­duc­tas que se­gui­mos tie­nen la fun­ción de pre­pa­rar al ce­re­bro pa­ra la ta­rea que va a abor­dar. Por ejem­plo, por la ma­ña­na en ge­ne­ral to­dos te­ne­mos las mis­mas cos­tum­bres: nos qui­ta­mos el pi­ja­ma, nos du­cha­mos, nos to­ma­mos un ca­fé, desa­yu­na­mos; con al­gu­nas di­fe­ren­cias, de acuer­do, pe­ro se­gui­mos un mis­mo pa­trón que nos pre­dis­po­ne pa­ra ir a tra­ba­jar. “Esos ri­tua­les tie­nen la fun­ción de es­ta­ble­cer cor­tes tem­po­ra­les –se­ña­la Epar­quio Del­ga­do, psi­có­lo­go clí­ni­co y di­rec­tor del Centro Psi­co­ló­gi­co Ra­yue­la (Te­ne­ri­fe)–. Nos pre­pa­ran, nos con­di­cio­nan. So­mos ani­ma­les de ru­ti­nas y ne­ce­si­ta­mos re­gu­la­ri­dad pa­ra sen­tir que, de al­gu­na ma­ne­ra, con­tro­la­mos nues­tra vi­da y eso nos re­du­ce la an­sie­dad aso­cia­da a la in­cer­ti­dum­bre”. La ne­ce­si­dad de te­ner una ru­ti­na es in­he­ren­te al ser hu­mano y, ade­más, pue­de re­sul­tar muy ven­ta­jo­sa al li­be­rar­nos de te­ner que en­fren­tar­nos a las mis­mas de­ci­sio­nes ca­da día: “¿Me le­van­to? ¿Me du­cho? ¿Desa­yuno? ¿Voy a tra­ba­jar? ¿Qué ho­ra­rio ha­ré hoy? “Y eso abre la puer­ta a la ima­gi­na­ción, a la crea­ti­vi­dad, al pen­sa­mien­to abs­trac­to. De­jar al­gu­nos as­pec­tos de nues­tra vi­da dia­ria al au­to­ma­tis­mo evi­ta que mal­gas­te­mos re­cur­sos. Tal vez por eso la ma­yo­ría de men­tes bri­llan­tes, es­ta­ble­cen y si­guen una ru­ti­na bas­tan­te es­tric­ta. Vla­di­mir Na­bo­kov, el pa­dre de la fa­mo­sa ado­les­cen­te Lo­li­ta, al fi­nal de su vi­da se ins­ta­ló a vi­vir con su mu­jer en Mon­treux, en Suiza, y se­guía a dia­rio una mar­ca­da pau­ta: se des­per­ta­ba a las 7 de la ma­ña­na y se que­da­ba un ra­to en la ca­ma re­pa­san­do men­tal­men­te di­ver­sas co­sas. A eso de las 8, fi­nal­men­te se le­van­ta­ba, se afei­ta­ba, desa­yu­na­ba, me­di­ta­ba un ra­to y lue­go to­ma­ba un ba­ño. En ese es­tric­to or­den. A con­ti­nua­ción se po­nía a tra­ba­jar has­ta la ho­ra del al­muer­zo en su es­tu­dio, pa­ra an­tes de co­mer dar un pa­seo con su es­po­sa. Al­mor­za­ban de 13 h a 13.30 h y Na­bo­kov vol­vía a sen­tar­se a su es­cri­to­rio has­ta las 18.30 h, sin pau­sa. A las 19 h ce­na­ba, a las 21 h es­ta­ba de nue­vo en la ca­ma, don­de leía has­ta las 23.30 h y lu­cha­ba con­tra el in­som­nio has­ta la 1.30 h. La poe­ti­sa Syl­via Plath man­tu­vo un dia­rio per­so­nal des­de los 11 años has­ta que se sui­ci­dó con 30 y en él re­la­ta­ba la lu­cha cons­tan­te que man­te­nía pa­ra in­ten­tar es­ta­ble­cer jus­ta­men­te una ru­ti­na pa­ra po­der es­cri­bir. Só­lo po­co an­tes de mo­rir lo con­si­guió: to­ma­ba se­dan­tes pa­ra dor­mir y cuan­do se le pa­sa­ba el efec­to, ha­cia las cin­co de la ma­dru­ga­da, se le­van­ta­ba y es­cri­bía has­ta que sus hi­jos se des­per­ta­ban. De es­ta for­ma, en só­lo dos me­ses en 1962 con­si­guió pro­du­cir ca­si to­dos los poe­mas in­clui­dos en Ariel. Apren­der a ser fle­xi­ble No obs­tan­te, a pe­sar de que una ru­ti­na pue­de re­sul­tar muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra pre­dis­po­ner al ce­re­bro a tra­ba­jar, cuan­do es muy es­tric­ta tam­bién pue­de blo­quear­nos. Es lo que le ocu­rría al dra­ma­tur­go in­glés Char­les Dic­kens, que era in­ca­paz de crear en au­sen­cia de cier­tas fé­rreas con­di­cio­nes. Pa­ra em­pe­zar, ne­ce­si­ta­ba si­len­cio ab­so­lu­to, por lo que in­clu­so en una de sus ca­sas hu­bo que ins­ta­lar una do­ble puer­ta en su es­tu­dio pa­ra blo­quear cual­quier so­ni­do. Na­die lo po­día in­te­rrum­pir. Sus hi­jos y su mu­jer te­nían prohi­bi­da la en­tra­da mien­tras él tra­ba­ja­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.