LAS RU­TI­NAS, LE­JOS DE SER UN LÍ­MI­TE, DAN SE­GU­RI­DAD Y FA­CI­LI­TAN LA CREA­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Los se­res hu­ma­nos apren­de­mos en con­tex­to y el con­tex­to con­di­cio­na la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­to y la me­mo­ria. De la mis­ma ma­ne­ra que re­sul­ta más sen­ci­llo que re­cor­de­mos una re­ce­ta de un pas­tel si es­ta­mos en la cocina, es más fá­cil que sin­ta­mos ga­nas de tra­ba­jar y es­te­mos con­cen­tra­dos en nues­tro am­bien­te la­bo­ral ha­bi­tual. “En el ca­so de los ni­ños com­por­ta mu­chas ven­ta­jas acos­tum­brar­los a unas de­ter­mi­na­das ru­ti­nas pa­ra que apren­dan los há­bi­tos de es­tu­dio pau­la­ti­na­men­te. Aho­ra bien, una vez es­ta­ble­ci­da la ru­ti­na, tam­bién con­vie­ne cam­biar de con­tex­to y en­se­ñar­le que pue­den es­tu­diar en otros si­tios”, ex­pli­ca He­le­na Ma­tu­te, ca­te­drá­ti­ca de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Deus­to. Por­que en oca­sio­nes el con­tex­to pue­de lle­gar a con­di­cio­nar­nos tan­to que sea­mos in­ca­pa­ces de crear en otro am­bien­te, co­mo le ocu­rría a Dic­kens. “A ve­ces se res­trin­ge de­ma­sia­do el lu­gar de es­tu­dio y lue­go lle­ga el ni­ño al exa­men y no se acuer­da de na­da. Nues­tro co­no­ci­mien­to es­tá li­ga­do al con­tex­to. De ahí que sea muy bueno fo­men­tar ru­ti­nas, pe­ro tam­bién apren­der a ser fle­xi­ble, pa­ra con­di­cio­nar al ce­re­bro a po­der apren­der y re­cor­dar en cual­quier lu­gar. Si no, co­rre­mos el ries­go de blo­quear­nos”, aña­de Ma­tu­te. A quien ma­dru­ga… pa­re­ce ser que la ins­pi­ra­ción le pi­lla tra­ba­jan­do. A la ma­yo­ría de los per­so­na­jes que se re­co­gen en el li­bro Ri­tua­les co­ti­dia­nos, ade­más de se­guir una ru­ti­na, no se les pe­gan las sá­ba­nas. Son “alon­dras”, co­mo se de­no­mi­na en cien­cia a aque­llas per­so­nas ma­dru­ga­do­ras que son más efi­cien­tes por las ma­ña­nas, en con­tra­po­si­ción a los “búhos”, que pre­fie­ren tra­ba­jar de no­che. “A ve­ces so­le­mos pen­sar que a cier­tas ho­ras ren­di­mos me­jor. Y pue­de que así sea, por­que es cier­to que ca­da uno te­ne­mos un bio­rrit­mo o unas de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes que nos ha­cen po­der tra­ba­jar a unas ho­ras, ocu­par­nos de la fa­mi­lia o que nos vin­cu­lan al ho­ra­rio la­bo­ral de la em­pre­sa que nos con­tra­ta. Pe­ro tam­bién pue­de que no sea así, sino que sim­ple­men­te du­ran­te dos o tres no­ches, por ejem­plo, he tra­ba­ja­do por­que te­nía que aca­bar un ar­tícu­lo y he aso­cia­do que a esas ho­ras es­cri­bo me­jor”, se­ña­la el psi­có­lo­go clí­ni­co Epar­quio Del­ga­do. Nos acos­tum­bra­mos a tra­ba­jar, es­tu­diar, pin­tar, com­po­ner a cier­tas ho­ras y esa cos­tum­bre se aca­ba con­vir­tien­do en un es­ti­lo de vi­da, de tal ma­ne­ra que lue­go re­sul­ta cos­to­so o ex­tra­ño ha­cer­lo fue­ra de esas ho­ras pau­ta­das. Fe­de­ri­co Fe­lli­ni afir­ma­ba que no po­día dor­mir más de tres ho­ras se­gui­das. De he­cho, ca­da día se le­van­ta­ba a las seis de la ma­ña­na y tras per­der cer­ca de una ho­ra dan­do vuel­tas por la ca­sa, abrien­do ven­ta­nas y echan­do un vistazo a sus li­bros, sa­lía a la ca­lle y... ¡se dis­po­nía a lla­mar por te­lé­fono! “Soy es­cru­pu­lo­so con res­pec­to a quié­nes pue­do des­per­tar an­tes de las 7 de la ma­ña­na sin que se en­fa­den”, ase­gu­ra­ba. Era un ver­da­de­ro “alon­dra”, co­mo Er­nest He­ming­way, que se po­nía en pie con las pri­me­ras lu­ces del al­ba. Pa­ra él esas ho­ras del nue­vo día eran muy im­por­tan­tes por­que na­die –de­cía– le mo­les­ta­ba. El pin­tor Fran­cis Ba­con era de la mis­ma opi­nión y por tar­de que se hu­bie­ra ido a dor­mir, tra­ba­ja­ba des­de el ama­ne­cer has­ta el me­dio­día, sin pa­rar, en un es­tu­dio com­ple­ta­men­te caó­ti­co, con las pa­re­des man­cha­das de pin­tu­ra y pi­las de co­sas ti­ra­das por el sue­lo, co­mo li­bros, pin­ce­les, pa­pe­les e in­clu­so tro­zos de mue­bles ro­tos. En el ex­tre­mo opues­to se si­túan los que pre­fie­ren tra­ba­jar mien­tras el res­to duer­me, co­mo Hen­ri de Tou­lou­se-Lautrec, quien pin­ta­ba por las no­ches en bur­de­les y ca­ba­rets. O Gus­ta­ve Flau­bert, a quien Ma­da­me Bo­vary le pro­vo­ca­ba bas­tan­tes que­bra­de­ros de ca­be­za por lo que se au­to­im­pu­so una dis­ci­pli­na es­tric­ta que lo ayu­da­ra a aca­bar la no­ve­la. Ca­da no­che, cuan­do su ma­dre, su so­bri­na y los otros in­qui­li­nos de la ca­sa se ha­bían ido a dor­mir, él co­men­za­ba a es­cri­bir, en­cor­va­do so­bre su me­sa. Mo­ver las neu­ro­nas Se sa­be que el de­por­te es cru­cial pa­ra man­te­ner el ce­re­bro en bue­na for­ma y que ayu­da a apren­der más y me­jor. Cu­rio­sa­men­te,

es tam­bién una cons­tan­te en la ma­yo­ría de men­tes bri­llan­tes. A par­te de al­gu­nos excéntricos, co­mo Chai­kovs­ki, que creía que te­nía que ca­mi­nar exac­ta­men­te dos ho­ras al día y que si lo ha­cía un mi­nu­to me­nos gran­des in­for­tu­nios cae­rían so­bre él, mu­chos per­so­na­jes –so­bre to­do com­po­si­to­res– han sen­ti­do la ne­ce­si­dad de dar lar­gos pa­seos; Beet­ho­ven, Mah­ler, Erik Sa­tie, eran ca­mi­na­do­res na­tos. Por ejem­plo Beet­ho­ven, tras al­mor­zar, da­ba una lar­ga y vi­go­ro­sa ca­mi­na­ta y so­lía lle­var siem­pre un lá­piz y una hoja de pa­pel pau­ta­do en el bol­si­llo pa­ra po­der re­gis­trar las ideas que tu­vie­se en cual­quier lu­gar. El ci­neas­ta ca­ta­lán Cesc Gay acos­tum­bra a ir a ju­gar a te­nis con el mon­ta­dor de sus pe­lí­cu­las an­tes de en­fren­tar­se a su jor­na­da la­bo­ral. Ase­gu­ra que así, en mo­vi­mien­to, las ideas flu­yen mu­cho me­jor. Y el tam­bién ca­ta­lán Joan Mi­ró man­tu­vo to­da su vi­da una ru­ti­na dia­ria inexo­ra­ble en la que el de­por­te te­nía un pe­so im­por­tan­te. Era su for­ma de in­ten­tar evi­tar vol­ver a caer en una pro­fun­da de­pre­sión, co­mo le pa­só de ado­les­cen­te. Por ello, ca­da día rea­li­za­ba ejer­ci­cios in­ten­sos: bo­xeo, sal­tar a la com­ba y gim­na­sia sue­ca. Tam­bién co­rría por la pla­ya en Mont-roig, una al­dea cos­te­ra en la que su fa­mi­lia te­nía una ca­sa, y prac­ti­ca­ba yo­ga. Ca­feí­na y un lu­gar pro­pio Otra de las co­sas que tie­nen en co­mún las men­tes bri­llan­tes con fre­cuen­cia es su pa­sión por to­do ti­po de sus­tan­cias adic­ti­vas. So­bre to­do, ca­fé. Tru­man Ca­po­te, Mar­cel Proust, Pa­tri­cia Highsmith no po­dían vi­vir sin él. Beet­ho­ven con­ta­ba uno a uno los gra­nos que de­bía con­te­ner su ta­za, 60 exac­ta­men­te. El fi­ló­so­fo So­ren Kier­ke­gaard te­nía la ma­nía de ver­ter en una ta­za re­ple­ta de azú­car ca­fé ne­gro, re­mo­vía y en­ton­ces in­ge­ría la es­pe­cie de bre­ba­je con as­pec­to de ba­rro re­sul­tan­te. Bal­zac lle­ga­ba a to­mar­se ¡has­ta 50 ta­zas de es­ta be­bi­da al día! , aun­que, cla­ro, mu­rió a los 51 años de edad a cau­sa de un ataque al co­ra­zón… Exis­ten nu­me­ro­sos es­tu­dios que ase­gu­ran que la ca­feí­na re­sul­ta be­ne­fi­cio­sa pa­ra con­cen­trar­nos. Que ayu­da a cen­trar la aten­ción y que es ca­paz de dar­nos un em­pu­jon­ci­to pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar. Aun­que a al­gu­nos, más que la ca­feí­na, lo que pa­re­ce ayu­dar­les es el azú­car. El ci­neas­ta Da­vid Lynch du­ran­te mu­chos años acu­dió a la mis­ma ca­fe­te­ría pa­ra to­mar­se un ba­ti­do de cho­co­la­te y has­ta sie­te ta­zas de ca­fé con azú­car, o más bien de azú­car con ca­fé. “Me po­nía a mil y ¡se me ocu­rrían tan­tas ideas!”, re­co­ge el li­bro Ri­tua­les co­ti­dia­nos que Lynch ex­pli­ca­ba res­pec­to a aque­lla cos­tum­bre. En aquel en­ton­ces es­cri­bía guio­nes en ser­vi­lle­tas, sin pa­rar, allí mis­mo.

Ade­más de ca­feí­na, la ma­yo­ría de no­so­tros ne­ce­si­ta- mos te­ner un si­tio en el que tra­ba­jar que sea fijo. ¿Se ima­gi­nan el es­trés de ca­da día al lle­gar a la ofi­ci­na sin con­tar con un lu­gar en el que tra­ba­jar? Es cier­to que hay quie­nes no lo ne­ce­si­tan. Agat­ha Ch­ris­tie no lo te­nía y es­cri­bía allí don­de po­día. Sim­ple­men­te co­lo­ca­ba su má­qui­na de es­cri­bir en una me­sa, ya fue­ra la del co­me­dor, un es­tu­dio, su ha­bi­ta­ción e in­clu­so el ba­ño, y ya. Y Ja­ne Aus­ten, au­to­ra de Or­gu­llo y pre­jui­cio, Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad o Mans­field park, so­lía sen­tar­se en la sa­la de es­tar, con su ma­dre al la­do co­sien­do. A me­nu­do re­ci­bían vi­si­tas, por lo que so­lía usar re­ta­les de pa­pel pa­ra es­cri­bir sus no­ve­las y así, si la in­te­rrum­pían, po­der es­con­der­los rá­pi­da­men­te. Pe­ro en ge­ne­ral, lo cier­to es que to­dos ne­ce­si­ta­mos re­co­no­cer un cier­to en­torno la­bo­ral. Pa­ra He­le­na Ma­tu­te, psi­có­lo­ga ex­pe­ri­men­tal y ca­te­drá­ti­ca de psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Deus­to, “a nues­tro ce­re­bro le vie­ne muy bien que con­di­cio­ne­mos una se­rie de há­bi­tos de tra­ba­jo, por­que una vez ad­qui­ri­dos los se­gui­mos sin plan­tear­nos otras op­cio­nes. Por ejem­plo, si nos sen­ti­mos có­mo­dos tra­ba­jan­do sen­ta­dos en una de­ter­mi­na­da si­lla o postura, en una ha­bi­ta­ción con­cre­ta, si eso se re­pi­te ca­da día, sim­ple­men­te al en­trar en esa ha­bi­ta­ción ya se van a ge­ne­rar una se­rie de con­duc­tas y sen­sa­cio­nes que nos van a ayu­dar a po­ner­nos a tra­ba­jar. In­clu­so la con­cen­tra­ción pue­de ve­nir so­la si es­ta­mos en el con­tex­to ade­cua­do”. Es cu­rio­so co­mo, al fi­nal, “las gran­des vi­sio­nes crea­ti­vas se tra­du­cen en una su­ma de po­que­da­des co­ti­dia­nas”, es­cri­be Ma­son Cu­rrey en su li­bro. Y los há­bi­tos de tra­ba­jo in­flu­yen en la obra y al re­vés. Las ru­ti­nas, aque­llos ac­tos nor­ma­les y co­rrien­tes que rea­li­za­mos a dia­rio, que aco­me­te­mos en pi­lo­to au­to­má­ti­co, sin pen­sar, son tam­bién una elec­ción, un me­ca­nis­mo pa­ra en­fren­tar­nos a la vi­da. Es­cri­bía Kaf­ka a su ama­da Fe­li­ce Bauer en 1912: “El tiem­po es cor­to, mis fuer­zas son li­mi­ta­das, la ofi­ci­na es un ho­rror, el apar­ta­men­to es rui­do­so, y cuan­do no es po­si­ble lle­var una vi­da pla­cen­te­ra y sen­ci­lla uno de­be in­ten­tar es­ca­bu­llir­se me­dian­te su­ti­les ma­nio­bras”. Oja­lá pu­dié­ra­mos lle­var una vi­da sen­ci­lla y lle­na de pla­ce­res, co­mo la que an­sia­ba Kaf­ka. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de mor­ta­les de­be­mos en­fren­tar­nos a dia­rio a un ca­mino cues­ta arri­ba lleno de blo­queos crea­ti­vos, de du­das, in­se­gu­ri­da­des, fal­ta de mo­ti­va­ción y de ga­nas. Tal vez esos ri­tua­les co­ti­dia­nos de las men­tes bri­llan­tes nos ins­pi­ren y pue­dan ser­vir­nos pa­ra alla­nar, aun­que sea un po­co, el ca­mino.

Eduar­do Men­do­za pre­fie­re es­cri­bir de pie so­bre un pu­pi­tre de ma­de­ra Er­nest He­ming­way te­nía una bue­na cuo­ta de ma­nías a la ho­ra de es­cri­bir. Por ejem­plo, lo ha­cía de pie, fren­te a un es­tan­te que le lle­ga­ba a la al­tu­ra del pe­cho. Ahí te­nía co­lo­ca­da la má­qui­na de es­cri­bir. En­ci­ma co­lo­ca­ba un ta­ble­ro de lec­tu­ra. No es el úni­co con es­te ri­tual. Eduar­do Men­do­za tam­bién lo ha­ce so­bre un pu­pi­tre de ma­de­ra, al­to, co­pia de un es­cri­to­rio alemán del si­glo XVIII. De los que uti­li­za­ban los es­cri­bien­tes pa­ra re­dac­tar do­cu­men­tos.

El ci­neas­ta Da­vid Lynch es adic­to a los ca­fés y al azú­car y crea en los ba­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.