AL­QUI­MIA DEL SI­GLO XXI

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Ga­ra Béjar Em­pren­de­du­ría ele­va­da a la má­xi­ma

po­ten­cia es co­mo de­fi­nen Joan y Oriol Ra­ven­tós, los chi­cos de Sta­lac­ti­te 3D, su apre­su­ra­da ca­rre­ra ha­cia el mun­do em­pre­sa­rial. Apre­su­ra­da pe­ro no por ello des­cui­da­da, ya que el es­fuer­zo por bus­car la per­fec­ción de sus pro­duc­tos ha co­lo­ca­do a es­tos pri­mos bar­ce­lo­ne­ses en la li­ga de los gran­des de las im­pre­so­ras 3D. El atrac­ti­vo que ofre­ce su sis­te­ma Sta­lac­ti­te102 son los re­sul­ta­dos im­pe­ca­bles en al­ta de­fi­ni­ción. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, a par­te de ser úni­ca en el mer­ca­do eu­ro­peo, apor­ta un plus de di­se­ño y aho­rro de tiem­po a un di­ver­so aba­ni­co de in­dus­trias, co­mo pue­den ser la ar­qui­tec­tu­ra y la jo­ye­ría o in­clu­so la odon­to­lo­gía. Su tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra, la es­te­reo­li­to­gra­fía, per­mi­te que una re­si­na li­qui­da se trans­for­me en una fi­gu­ra per­fec­ta al en­trar en con­tac­to con la luz, uti­li­zan­do pa­tro­nes crea­dos me­dian­te un soft­wa­re. Las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas y crea­ti­vas se vuel­ven por ello, ca­si infinitas. Una he­rra­mien­ta con mu­cho po­ten­cial, que ade­más ha si­do re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te. Cuan­do es­ta jo­ven em­pre­sa con­ta­ba úni­ca­men­te con su pro­to­ti­po, ya fue ca­paz de ga­nar a más de 5.000 pro­pues­tas en el con­cur­so Hig­hTech XL Start-Up Boot­Camp Ac­ce­le­ra­tor de Eindhoven (Ho­lan­da). Aho­ra su cam­pa­ña de lan­za­mien­to va vien­to en po­pa y ha al­can­za­do ca­si la mi­tad del pre­su­pues­to de su es­tra­te­gia de mi­cro­me­ce­naz­go en días. Es el fru­to de unos jó­ve­nes exi­gen­tes que han sa­bi­do ob­ser­var las opor­tu­ni­da­des de un mer­ca­do, se­gún Joan Re­ven­tós (fun­da­dor de Sta­lac­ti­te 3D), de­mo­cra­ti­za­do des­de ha­ce muy po­co: “La tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D no es nue­va, úni­ca­men­te ha es­ta­do mu­chos años de­ma­sia­do pro­te­gi­da por pa­ten­tes y pa­re­cía di­ri­gir­se a un mer­ca­do muy críp­ti­co. Aho­ra son mu­chos los di­se­ña­do­res que de­ci­den aven­tu­rar­se y crear sus pro­pias im­pre­so­ras, per­mi­tien­do que la tec­no­lo­gía se abra al pú­bli­co.” In­ge­nie­ría, fun­cio­na­li­dad y di­se­ño, in­te­gra­dos en un es­tán­dar de ca­li­dad, son los va­lo­res con los que la jo­ven start-up se quie­re iden­ti­fi­car. Y de mo­men­to, va­lo­res que pue­den ava­lar las pe­que­ñas fi­gu­ras de re­si­na que la Sta­lac­ti­te102 crea. Por­que cuan­do se ob­ser­van los es­cru­pu­lo­sos de­ta­lles que con­for­man un di­mi­nu­to bus­to de Yo­da o la pre­ci­sión geo­mé­tri­ca de las fi­gu­ras in­trin­ca­das que es ca­paz de im­pri­mir, uno no pue­de evi­tar pen­sar que se en­cuen­tra fren­te a una obra de pu­ra al­qui­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.