VEN­TA­JAS DE SER FEO

Me­jor ser gua­po que feo, ¿o no? La cien­cia acla­ra que los me­nos agra­cia­dos in­terio­ri­zan me­jor los elo­gios, es­tán me­nos pen­dien­tes de su as­pec­to, se les re­cuer­da me­jor, pa­re­cen más ama­bles y re­sul­tan me­nos in­ti­mi­da­to­rios

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Luis Mui­ño

La po­lé­mi­ca so­bre la in­fluen­cia del fac­tor fí­si­co es­tá es­ta­ble­ci­da des­de ha­ce mu­cho. Ya en el si­glo IV a. C., el fi­ló­so­fo grie­go Aris­tó­te­les enun­ció su fa­mo­so apo­teg­ma “la be­lle­za fí­si­ca es una pre­sen­ta­ción me­jor que cual­quier car­ta de re­co­men­da­ción”. Sin em­bar­go, los he­chos de­mues­tran que los me­nos agra­cia­dos –en­tre los que se cuen­ta el au­tor de es­te ar­tícu­lo que, de aho­ra en ade­lan­te, se to­ma­rá la li­cen­cia de ha­blar en pri­me­ra per­so­na– pue­den triun­far in­clu­so en te­rre­nos re­ser­va­dos a los gua­pos. Tres si­glos des­pués de Aris­tó­te­les, en el I an­tes de Cris­to, la fa­rao­na Cleo­pa­tra des­lum­bró y se­du­jo a Ju­lio Cé­sar y Mar­co An­to­nio con unos ras­gos fí­si­cos que di­fí­cil­men­te por aque­lla épo­ca se adap­ta­ban a nin­gu­na pau­ta de be­lle­za. En el re­ver­so de una mo­ne­da ha­lla­da ha­ce po­co se la re­pre­sen­ta co­mo qui­zás fue real­men­te: con bar­bi­lla muy sa­lien­te, fren­te abom­ba­da, calvicie, oje­ras, na­riz gan­chu­da y bo­cio (abul­ta­mien­to en el cue­llo). Hoy en día, la com­ple­ji­dad del te­ma si­gue dan­do pa­ra dis­cu­sio­nes. El imaginario co­lec­ti­vo asu­me –co­mo ha­cía Aris­tó­te­les– que la be­lle­za ex­ter­na es una ven­ta­ja en to­dos los ám­bi­tos. Ro­bert Red­ford afir­ma­ba ha­ce po­cos años que “ser gua­po no te da la fe­li­ci­dad… pe­ro sí te la po­ne al al­can­ce de la mano”. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia vi­tal no ra­ti­fi­ca en tan­tos ca­sos ese im­pac­to po­si­ti­vo. To­dos te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor per­so­nas con po­co atrac­ti­vo fí­si­co que han triun­fa­do en gran can­ti­dad de va­ria­bles pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les. El po­ten­cial de se­duc­ción, esa va­ria­ble que op­ti­mi­zó la po­co agra­cia­da Cleo­pa­tra, si­gue sien­do un ejem­plo de que la in­fluen­cia de la be­lle­za no es un fac­tor sen­ci­llo de ana­li­zar. Hay mu­chas per­so­nas que si­guen pen­san­do que la be­lle­za fí­si­ca es el va­lor más im­por­tan­te a la ho­ra de li­gar. In­clu­so al­gu­nos cien­tí­fi­cos pa­re­cen ra­ti­fi­car­lo: des­de las pio­ne­ras teo­rías de Des­mond Mo­rris has­ta los es­cri­tos re­cien­tes de Da­vid M. Buss hay mu­chos in­ves­ti­ga­do­res que afir­man que nues­tra se­lec­ción es­tá guia­da por pa­tro­nes de atrac­ti­vo fí­si­co que en reali­dad son sín­to­mas de una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de que nues­tros ge­nes se re­pro­duz­can. Des­de ese pun­to de vis­ta, la ra­zón por la que la be­lle­za es tan im­por­tan­te pa­re­ce cla­ra: ele­gi­mos de­ter­mi­na­dos ras­gos (si­me­tría, piel sin im­per­fec­cio­nes, cur­vas fe­me­ni­nas, hom­bros an­chos mas­cu­li­nos...) por­que si la per­so­na los po­see hay más pro­ba­bi­li­da­des de que es­té sa­na y sea una bue­na apues­ta a la ho­ra de mez­clar nues­tros ge­nes. Sin em­bar­go, la su­pues­ta ho­mo­ge­nei­dad que pre­de­ci­ría­mos si to­dos eli­gié­ra­mos a per­so­nas que nos re­sul­ten gua­pas se di­lu­ye cuan­do ve­mos lo que real­men­te ocu­rre. Hay mi­llo­nes de per­so­nas enamo­ra­das de mi­llo­nes de hom­bres y mu­je­res que di­fí­cil­men­te po­drían ser ca­ta­lo­ga­dos co­mo atrac­ti­vos ci­ñén­do­nos a esos va­lo­res. Y si co­ge­mos cual­quier lis­ta vo­ta­da por el pú­bli­co de los hom­bres y mu­je­res más se­duc­to­res ve­re­mos que un por­cen­ta­je al­to de ellos se sal­tan esos cá­no­nes de be­lle­za. Pa­ra re­sol­ver es­ta pa­ra­do­ja, mu­chos in­ves­ti­ga­do­res (psi­có­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, bió­lo­gos…) han pues­to ma­nos a la obra pa­ra in­ten­tar des­en­tra­ñar si real­men­te ser gua­po es, úni­ca­men­te, un fac­tor po­si­ti­vo pa­ra el éxi­to vi­tal. Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes tra­tan de des­en­tra­ñar si la fal­ta de atrac­ti­vo fí­si­co su­po­ne una ven­ta­ja en cier­tas va­ria­bles im­por­tan­tes. Los re­sul­ta­dos ali­vian a quie­nes no so­mos es­pe­cial­men­te agra­cia­dos. Es­tos son los cin­co más es­tu­dia­dos: Los feos in­terio­ri­zan los elo­gios El psi­có­lo­go Ed­ward Die­ner, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois, es uno de los gran­des in­ves­ti­ga­do­res so­bre te­mas de fe­li­ci­dad, lo que le ha lle­va­do a ex­traer una gran can­ti­dad de da­tos so­bre la au­to­es­ti­ma. Y uno de los efec­tos me­nos es­pe­ra­dos de esas ci­fras es la nu­la in­fluen­cia que tie­ne el atrac­ti­vo fí­si­co en el apre­cio que las per­so­nas se tie­nen a sí mis­mas. Las per­so­nas más gua­pas tie­nen, fre­cuen­te­men­te, pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma. De he­cho es ha­bi­tual es­cu­char a per­so­na­jes pú­bli­cos fa­mo­sos o ami­gos atrac­ti­vos ha­blan­do de sus in­se­gu­ri­da­des y com­ple­jos. Die­ner ofre­ce una ex­pli­ca­ción a es­ta fal­ta de co­rre­la­ción en­tre la be­lle­za y la au­to­es­ti­ma. Se­gún es­te in­ves­ti­ga­dor, las per­so­nas más atrac­ti­vas tien­den a des­con­fiar de los ha­la­gos re­ci­bi­dos. Hay va­rias ra­zo­nes pa­ra ello. Por una par­te, los elo­gios con re­fe­ren­cia al fí­si­co pa­re­cen siem­pre más efí­me­ros: la be­lle­za du­ra po­co tiem­po. El car­pe diem fun­cio­na co­mo tó­pi­co li­te­ra­rio, pe­ro el amor por uno mis­mo re­quie­re va­lo­res in­trín­se­cos, cua­li­da­des que van a du­rar to­da la vi­da. Las ala­ban­zas por fac­to­res fí­si­cos que no tie­nen por qué es­tar ahí den­tro de unos años no se in­terio­ri­zan. Por otra par­te, las in­ves­ti­ga­cio­nes en­cuen­tran otro mo­ti­vo pa­ra la des­con­fian­za: el ob­je­ti­vo se­xual. Cuan­do al­guien elo­gia el atrac­ti­vo de una per­so­na, es­tá pen­san­do en ella des­de un pun­to de vis­ta eró­ti­co. Y es di­fí­cil que la ima­gen per­so­nal de al­guien se nu­tra úni­ca­men­te del he­cho de sen­tir­se desea­do. Las per­so­nas me­nos agra­cia­das, por el con­tra­rio, sue­len acep­tar los elo­gios co­mo sin­ce­ros. Los ha­la­gos sue­len dar­se por ca­rac­te­rís­ti­cas más es­ta­bles que la be­lle­za y con ob­je­ti­vos me­nos in­tere­sa­dos y eso los ha­ce más creí­bles. Y eso re­dun­da en que los me­nos agra­cia­dos in­terio­ri­ce­mos más los elo­gios. Los feos es­ta­mos me­nos pen­dien­tes de nues­tra ima­gen per­so­nal En sus in­ves­ti­ga­cio­nes, Die­ner en­cuen­tra otra ra­zón por la que las per­so­nas atrac­ti­vas fí­si­ca­men­te dis­fru­tan me­nos de los ha­la­gos: el fac­tor cos­tum­bre. Las per­so­nas a las que se en­ca­re­ce su be­lle­za lle­van años oyen­do exac­ta­men­te los mis­mos re­quie­bros. Y al fi­nal, esos ha­la­gos pier­den su po­der de ele­var la au­to­es­ti­ma. De he­cho, cuan­do se les pre­gun­ta so­bre el efec­to de los elo­gios, se des­cu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.