EN EL CA­RA A CA­RA, EL FEO TIEN­DE A SER MÁS AMA­BLE Y EN­TRE­GA­DO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

to­le­rar la ten­sión que su­po­ne ape­nar­les. Y eso pue­de te­ner ma­las con­se­cuen­cias pa­ra ellos. Los feos pa­re­ce­mos más ama­bles Ja­mes McNulty di­ri­gió en el año 2008 a un equi­po de psi­có­lo­gos que re­clu­tó a de­ce­nas de pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les con va­rios años de re­la­ción. Es­tos in­ves­ti­ga­do­res di­vi­die­ron a las pa­re­jas en tres gru­pos: aque­llas en las que los dos miem­bros te­nían un pa­re­ci­do si­mi­lar, aque­llas en las que él era más atrac­ti­vo que ella y, por úl­ti­mo, pa­re­jas en las que la mu­jer era más atrac­ti­va que el hom­bre. Des­pués, las pu­sie­ron a char­lar e in­ter­ac­cio­nar du­ran­te diez mi­nu­tos. Los re­sul­ta­dos, que se pu­bli­ca­ron en el Jour­nal of Fa­mily Psy­cho­logy de­mos­tra­ban un efec­to es­pe­ra­ble: en las pa­re­jas de be­lle­za di­sí­mil, ha­bía un com­por­ta­mien­to mu­cho más en­tre­ga­do y ama­ble por par­te de la per­so­na me­nos agra­cia­da. En to­do ca­so, eso era lo que per­ci­bía su pa­re­ja. De al­gu­na ma­ne­ra, se es­pe­ra que los feos tra­te­mos de com­pen­sar la fal­ta de be­lle­za con otros fac­to­res re­la­ti­vos al tra­to y al es­fuer­zo por man­te­ner la re­la­ción. Nues­tra men­te fun­cio­na con lo que el psi­có­lo­go So­lo­mon Asch de­no­mi­nó teo­rías im­plí­ci­tas de per­so­na­li­dad. Aso­cia­mos im­plí­ci­ta­men­te (no es al­go de lo que sea­mos cons­cien­tes) cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas con otras. Una de esas ideas sub­te­rrá­neas es que las per­so­nas más agra­cia­das son más pre­po­ten­tes (por­que se lo pue­den per­mi­tir) y los que te­ne­mos me­nos atrac­ti­vo so­mos más ama­bles. No im­por­ta mu­cho que las in­ves­ti­ga­cio­nes no en­cuen­tren es­ta co­rre­la­ción: es­tá pre­sen­te en el imaginario co­lec­ti­vo y aca­ba te­nien­do un efec­to de pro­fe­cía au­to­cum­pli­da. Co­mo en­ca­ra­mos a las per­so­nas gua­pas dan­do por he­cho que van a ser distantes, bus­ca­mos las se­ña­les de su al­ta­ne­ría y, a la mí­ni­ma, aca­ba­mos por con­ver­tir la re­la­ción en al­go ten­so. Y al con­tra­rio: con in­di­vi­duos con peor fí­si­co, con­ta­mos con su me­jor aco­gi­da y nos re­la­ja­mos… lo cual re­dun­da en una re­la­ción más cer­ca­na. Un ejem­plo de esa afa­bi­li­dad que se nos su­po­ne a los me­nos agra­cia­dos es, se­gu­ra­men­te, es­te ar­tícu­lo. Po­cas ve­ces oí­mos ha­blar a una per­so­na atrac­ti­va so­bre las ven­ta­jas que le su­po­ne ser tan gua­pa. Sin em­bar­go, los feos po­de­mos re­bus­car en­tre las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra en­con­trar los fac­to­res vi­ta­les que op­ti­mi­za­mos sin re­sul­tar en­greí­dos. Lo cual no de­ja de ser una ven­ta­ja…

En el ecua­dor de la vi­da, hay quien mira por el es­pe­jo re­tro­vi­sor y, lue­go, al fu­tu­ro… Y no. No es­tá con­ven­ci­do de ir por el ca­mino co­rrec­to. Es cuan­do se van a cum­plir los 40 o los 50, esos aniver­sa­rios tan se­ña­la­dos en los que pa­re­ce obli­ga­to­rio ha­cer ba­lan­ce. O du­ran­te una cri­sis de pa­re­ja. O cuan­do ya no se so­por­ta ir a la mis­ma ofi­ci­na por enési­mo año. En­ton­ces, lle­ga el en­cuen­tro con uno, con las frus­tra­cio­nes y los de­seos más ín­ti­mos. Es la cri­sis de la me­dia­na edad. ¿Exis­te tal co­sa? “Por su­pues­to – ex­pli­ca Je­sús de la Gán­da­ra–, je­fe del ser­vi­cio de psi­quia­tría del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio de Bur­gos–. No es una ca­te­go­ría diag­nós­ti­ca co­mo la de­pre­sión, cla­ro, pe­ro el ser hu­mano pa­sa por pe­rio­dos de adap­ta­ción, de cambios, de sen­tir que su vi­da ne­ce­si­ta un nue­vo sig­ni­fi­ca­do. Uno de esos pe­rio­dos se da apro­xi­ma­da­men­te en­tre los 40 y los 50 años de edad”. Hay quien se sien­te per­di­do, vi­vien­do una vi­da es­ca­sa de sen­ti­do, an­gus­tia­do por­que el ca­len­da­rio es im­pla­ca­ble. Del mis­mo mo­do que se pue­de vi­vir una cri­sis du­ran­te la ado­les­cen­cia o la ju­bi­la­ción. “Y si los ni­ños de 5 años pu­die­ran, nos di­rían que es­tán pa­san­do por la cri­sis de la pri­me­ra edad –co­men­ta el psi­coa­na­lis­ta Mi­quel Bas­sols–. Ca­da edad tie­ne sus cri­sis”. Se­gún un es­tu­dio de la uni­ver­si­da­des de War­wick (In­gla­te­rra) y la de Dar­mouth (Es­ta­dos Uni­dos), con da­tos de más de 2 mi­llo­nes de per­so­nas en 80 paí­ses, nues­tros ni­ve­les de fe­li­ci­dad for­man una U a lo lar­go de la vi­da. So­mos más fe­li­ces al ini­cio y al fi­nal de és­ta, y su­fri­mos un ba­jón a los 40. De to­dos mo­dos, es­ta cri­sis de la me­dia­na edad se da ca­da vez más tar­de. “An­tes lle­ga­ba ha­cia los 35 o los 40 años –se­ña­la el psi­có­lo­go Ra­fael San­tan­dreu, au­tor del li­bro El ar­te de no amar­gar­se la vi­da (Oni­ro)–. Aho­ra pue­de dar­se has­ta los 50, por­que ca­si to­do se ha­ce más tar­de; por ejem­plo, la pa­ter­ni­dad. Ade­más, lle­ga­mos a la dé­ca­da de los 40 en me­jor for­ma y con me­jor sa­lud que an­tes. Por lo que la ju­ven­tud se apu­ra un po­co más. Y la es­pe­ran­za de vi­da ca­da vez es más lar­ga”. In­mer­so en es­ta cri­sis, uno mira al fu­tu­ro y se da cuen­ta de que no le que­da tan­to tiem­po. En­ton­ces, pue­de apa­re­cer la sen­sa­ción del aho­ra o nun­ca, la an­sie­dad de sen­tir que el tiem­po vue­la. “Y la cul­pa –apun­ta Je­sús de la Gán­da­ra–. La cul­pa por no ha­ber si­do ca­paz de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de la vi­da. Co­sa que es cier­ta: mu­cha gen­te no apro­ve­cha las opor­tu­ni­da­des que se le pre­sen­tan”. ¿Qué ocu­rre a es­tas eda­des pa­ra que mu­chas per­so­nas sien­tan que se en­cuen­tran en un ca­lle­jón sin sa­li­da exis­ten­cial? “La gen­te ha­ce ba­lan­ce de su vi­da y se da cuen­ta de que no ha he­cho to­do lo que que­ría, que no ha lo­gra­do to­dos los ob­je­ti­vos im­por­tan­tes que se ha­bía mar­ca­do”, ex­pli­ca Te­re­sa Pont, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía clí­ni­ca y au­to­ra de El psi­có­lo­go an­te las cri­sis de la vi­da ( UOC). Los via­jes que no se hi­cie­ron, las no­ve­las que no se es­cri­bie­ron, las per­so­nas a las que no se amó… Los sue­ños que se han que­da­do en eso. “Por otro la­do, se su­po­ne que, a esas eda­des, se de­ben ha­ber lo­gra­do cier­tos ob­je­ti­vos: co­mo una es­ta­bi­li­dad la­bo­ral o ha­ber for­ma­do una fa­mi­lia. Pe­ro no to­do el mun­do lo con­si­gue”, se­ña­la Bas­sols. Más en es­tos tiem­pos en los que la cri­sis eco­nó­mi­ca ha­ce que tan­ta gen­te se que­de sin tra­ba­jo a los cua­ren­ta y pi­co y ve que su pro­yec­to de vi­da se des­mo­ro­na. “Fac­to­res ex­ter­nos co­mo la cri­sis eco­nó­mi­ca, una en­fer­me­dad o una se­pa­ra­ción de pa­re­ja no desea­da pue­den agra­var la cri­sis de la me­dia­na edad”, apun­ta Te­re­sa Pont. Ade­más, esa mi­tad de la vi­da que que­da por de­lan­te es la mi­tad en la que, en po­cos años, lle­ga­rán los acha­ques de la ve­jez, la fal­ta de ener­gía, la ju­bi­la­ción… La ju­ven­tud, di­vino te­so­ro, va que­dan­do atrás. “Mu­chas per­so­nas tie­nen pá­ni­co a en­ve­je­cer, a per­der la be­lle­za, a de­jar atrás la ju­ven­tud”, co­men­ta Ra­fael San­tan­dreu. Las mu­je­res se van acer­can­do a la me­no­pau­sia, qui­zás los hom­bres su­fren sus pri­me­ros ga­ti­lla­zos, ca­da vez es más di­fí­cil per­der esos ki­los de más, la calvicie no per­do­na… Son se­ña­les de alar­ma de que es­to de ha­cer­se ma­yor va en se­rio. En lu­gar de acep­tar con se­re­ni­dad que no hay quien de­ten­ga el pa­so del tiem­po, hay quien su­fre de for­ma ex­ce­si­va por ello. “La sa­cro­san­ta pu­bli­ci­dad in­sis­te en que si eres jo­ven y gua­po eres fe­liz –aña­de Je­sús de la Gán­da­ra–. Mu­cha gen­te cree que si pier­de la ju­ven­tud

EL NI­VEL DE FE­LI­CI­DAD ES CO­MO UNA U, A LOS 40 SE SUE­LE TO­CAR FON­DO QUIEN ES­TÁ IN­SA­TIS­FE­CHO QUIE­RE CAM­BIAR... Y A VE­CES DA UN VO­LAN­TA­ZO

pier­de la po­si­bi­li­dad de ser fe­liz”. Asi­mis­mo, mu­chas per­so­nas pier­den a sus pa­dres y ex­pe­ri­men­tan do­lor. Es en es­te mo­men­to cuan­do se per­ci­be que la vi­da no es eter­na. “Nos cues­ta mu­cho acep­tar que, an­tes o des­pués, va­mos a mo­rir. Y eso nos an­gus­tia”, se­ña­la Ra­fael San­tan­dreu. El pa­sa­do pa­re­ce la tie­rra de las opor­tu­ni­da­des per­di­das; y el fu­tu­ro, un erial. Se vi­ve atra­pa­do en un trián­gu­lo cruel: la in­ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar del pre­sen­te, la nos­tal­gia por un pa­sa­do en el que uno se re­cuer­da jo­ven y con to­do por ha­cer y la an­gus­tia por el fu­tu­ro. “Pe­ro no se de­be idea­li­zar el pa­sa­do –acon­se­ja Ra­fael San­tan­dreu–. Hay que te­ner en cuen­ta que la psi­que tien­de a re­cor­dar, y mag­ni­fi­car, só­lo los buenos momentos. Y ol­vi­da los ma­los o los me­dio­cres. Es un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción”. Hay otro ca­mino pa­ra lle­gar a es­ta cri­sis. No tie­ne que ver con la ju­ven­tud per­di­da. Ni con lo que se pu­do ha­ber he­cho. To­do lo con­tra­rio. Co­mo ex­pli­ca Mi­quel Bas­sols, “hay per­so­nas que han lo­gra­do los gran­des ob­je­ti­vos que se ha­bían pro­pues­to en la vi­da. Qui­zás creían que esos ob­je­ti­vos iban a ga­ran­ti­zar­les la fe­li­ci­dad pa­ra siem­pre. Pe­ro no es así”. Se plan­tan en los cua­ren­ta o los cua­ren­ta y pi­co, con su buen pues­to de tra­ba­jo, su gran suel­do, sus dos ca­sas, su co­che, su pa­re­ja, sus hi­jos… y se sien­ten va­cíos. Es­tan­ca­dos. O les pe­san las res­pon­sa­bi­li­da­des asu­mi­das. “Te­ne­mos una re­la­ción con­tra­dic­to­ria con nues­tros de­seos. El de­seo se ali­men­ta siem­pre de una fal­ta. La fal­ta es el mo­tor del de­seo. Por eso, cuan­do to­do pa­re­ce cum­plir­se, hay per­so­nas que sien­ten que se han que­da­do sin el mo­tor de su vi­da”. Y, si uno es­tá in­sa­tis­fe­cho, es nor­mal ha­cer al­go pa­ra cam­biar las co­sas. To­mar de­ci­sio­nes que ayu­den a en­cen­der el de­seo, a ilu­sio­nar­se por nue­vos pro­yec­tos, a se­ña­lar un ca­mino ha­cia el fu­tu­ro. Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, la ma­yor par­te de las rup­tu­ras ma­tri­mo­nia­les se pro­du­cen en­tre los 40 y los 49 años de edad. Cambios de di­rec­ción pa­ra bus­car nue­vos ob­je­ti­vos, por ejem­plo, en el ám­bi­to de la pa­re­ja o el tra­ba­jo. Pe­ro hay un ries­go: dar un mal vo­lan­ta­zo. “Hay per­so­nas que desean un cam­bio rá­pi­do. Por im­pul­si­vi­dad o ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción de­jan a su pa­re­ja o su tra­ba­jo o to­man otras de­ci­sio­nes de las que lue­go se arre­pien­ten”, se­ña­la Te­re­sa Pont. Es­pe­ran que lo nue­vo, por el úni­co mé­ri­to de ser nue­vo, so­lu­cio­ne la fal­ta de sen­ti­do que hay en su vi­da. “Co­mo es ló­gi­co, no siem­pre es así – apun­ta Mi­quel Bas­sols–. Y hay per­so­nas que caen en adic­cio­nes co­mo las dro­gas o el al­cohol”. O se ha­cen la ci­ru­gía es­té­ti­ca pa­ra qui­tar­se unos años de en­ci­ma o se afi­cio­nan a las ca­ni­tas al ai­re o se lan­zan a lle­var una vi­da noc­tur­na pro­pia de un uni­ver­si­ta­rio que aca­ba de apro­bar to­das las asig­na­tu­ras. Por eso, Te­re­sa Pont re­co­mien­da “dar­se un tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que uno quie­re en la vi­da y có­mo rea­li­zar­lo. Es­tas cri­sis son una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra mi­rar en el in­te­rior de uno mis­mo y to­mar de­ci­sio­nes. Lo im­por­tan­te es no pre­ci­pi­tar­se”. Aun­que los hay que se en­re­dan en infinitas re­fle­xio­nes, que le dan mu­chas vuel­tas a lo que no les gus­ta de su vi­da y a lo que les gus­ta­ría ha­cer, pe­ro no pa­san a la ac­ción. “En­ton­ces, se an­gus­tian o se de­pri­men –co­men­ta Mi­quel Bas­sols–. Hay que abrir­se al de­seo, a en­con­trar nue­vas ilu­sio­nes. Y to­ca ac­tuar, cla­ro”. “La cla­ve pa­ra afron­tar bien es­ta cri­sis es­tá en có­mo te re­la­cio­nas con­ti­go mis­mo –ex­pli­ca Gán­da­ra–. Mu­chas per­so­nas vie­nen a con­sul­ta de­pri­mi­das o an­gus­tia­das por su edad. Yo les ex­pli­co que te­ne­mos tres eda­des. Por un la­do, la edad cro­no­ló­gi­ca, es de­cir, la que mar­ca el DNI; la bio­ló­gi­ca, có­mo es­tás tú fí­si­ca­men­te; y la bio­grá­fi­ca, la sen­sa­ción de ha­ber vi­vi­do. Si no hay un buen equi­li­brio en­tre las tres eda­des, eres más vul­ne­ra­ble a la cri­sis de la me­dia­na edad. Por eso hay que lle­nar los años de vi­da. Vi­vir el pre­sen­te. Por­que la cla­ve no es­tá tan­to en con­se­guir tus ob­je­ti­vos, sino más bien en, por lo me­nos, ha­ber­lo in­ten­ta­do”. En es­ta cri­sis, la pri­ma de ries­go es mi­rar con nos­tal­gia al pa­sa­do o creer­se que no hay es­pe­ran­za de un fu­tu­ro me­jor. Hay que desa­cra­li­zar la ju­ven­tud co­mo un pa­raí­so per­di­do y ver qué me­tas de las que han que­da­do en el tin­te­ro aún pue­den lle­var­se a ca­bo. “No se pue­de pre­ten­der ha­cer to­do lo que no se ha he­cho, por­que se­gu­ra­men­te eso es im­po­si­ble –re­co­mien­da Te­re­sa Pont–. Y hay que qui­tar­se de la ca­be­za esa idea de que ‘mi vi­da tie­ne que ser así’. Siem­pre hay nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra ser fe­liz”.

Fan­tas­ma de un ge­nio (1922), del pin­tor Paul Klee

(1879-1940)

Una na­na de la es­cul­to­ra y pin­to­ra fran­ce­sa Ni­ki de Saint Pha­lle (1930-2002)

ES31 DE MA­YO DEL 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.