EL HUMOR

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Mi ami­go An­to­nio Fra­guas, Forges, ha cum­pli­do 50 años de pro­fe­sión. Co­mo bre­ve ho­me­na­je vuel­vo a re­fle­xio­nar so­bre el humor, que es un te­ma que me in­tri­ga. En es­te ca­so, la eti­mo­lo­gía no es de mu­cha uti­li­dad. Pa­ra la me­di­ci­na grie­ga, los hu­mo­res eran flui­dos or­gá­ni­cos cu­yo pre­do­mi­nio da­ba lu­gar a los cua­tro tem­pe­ra­men­tos bá­si­cos: co­lé­ri­co, fle­má­ti­co, san­guí­neo, me­lan­có­li­co. La co­rrec­ta mez­cla de hu­mo­res era cau­sa de la bue­na sa­lud, lo que tal vez dio ori­gen a la ex­pre­sión buen humor. El sig­ni­fi­ca­do ac­tual –“al­go que se pro­po­ne pro­vo­car la ri­sa o la son­ri­sa”– apa­re­ció en In­gla­te­rra, en el si­glo XVII. Aquí co­mien­za el mis­te­rio. La co­mi­ci­dad, la ocu­rren­cia que in­ten­ta pro­vo­car la ri­sa o la son­ri­sa, es un fe­nó­meno universal. ¿Qué tie­ne en­ton­ces de es­pe­cial el sen­ti­do del humor? Freud, a quien no se le es­ca­pa

EL HUMOR NOS LI­BE­RA DE LA REALI­DAD DE MO­DO ORI­GI­NAL Y PER­MI­TE DI­GE­RIR LO TE­RRI­BLE

una, es­cri­bió El chis­te y su re­la­ción con lo in­cons­cien­te, un li­bro en el que con­si­de­ra­ba la co­mi­ci­dad co­mo un me­ca­nis­mo agre­si­vo. Pre­ten­de ri­di­cu­li­zar. Por eso po­de­mos reír­nos de la des­gra­cia aje­na, del com­por­ta­mien­to tor­pe, del de­fec­to fí­si­co. Pe­ro cuan­do era muy ma­yor, Freud es­cri­bió un en­sa­yo so­bre el humor. Lo con­si­de­ra un mo­do ama­ble, ca­si tierno, de son­reír an­te la fra­gi­li­dad hu­ma­na. Cuen­ta la his­to­ria de un con­de­na­do a muer­te que ca­mino al pa­tí­bu­lo pre­gun­ta a su guar­dián: “¿Qué día de la se­ma­na es hoy?”. “Lu­nes”, le con­tes­ta. Y el con­de­na­do co­men­ta: “¡Pues sí que em­pie­zo bien la se­ma­na!”. Es­ta­mos más allá del chis­te y de la ri­sa. El dic­cio­na­rio fran­cés Ro­bert de­fi­ne el humor co­mo “Ma­ni­fes­ta­ción del in­ge­nio que con­sis­te en pre­sen­tar o de­for­mar la reali­dad real­zan­do sus as­pec­tos di­ver­ti­dos o in­só­li­tos”. El Du­den alemán aña­de una pre­ci­sión in­tere­san­te: “Ca­pa­ci­dad del ser hu­mano pa­ra en­fren­tar­se con se­re­ni­dad a las ca­ren­cias del mun­do y de los hom­bres, y a las di­fi­cul­ta­des y ad­ver­si­da­des de la vi­da co­ti­dia­na”. El humor es ma­ni­fes­ta­ción del in­ge­nio, que es un pro­yec­to de la in­te­li­gen­cia pa­ra vi­vir ju­gan­do, a sal­vo de la pe­sa­dez, de la se­rie­dad y de la ru­ti­na. Por eso pro­du­ce siem­pre un sen­ti­mien­to de euforia, de li­ber­tad, aun­que es­té tra­tan­do te­mas dra­má­ti­cos. Es sor­pre­sa más efi­ca­cia ex­pre­si­va. Con­den­sa mu­cha in­for­ma­ción, y por eso cuan­do se lo com­pren­de pa­re­ce que es­ta­lla co­mo un cohe­te de fue­gos ar­ti­fi­cia­les. En una de las vi­ñe­tas de Forges, uno de sus inefa­bles fun­cio­na­rios es­tá pre­gun­tan­do a una mu­jer su pro­fe­sión. Es­ta le di­ce: “Dul­ce geis­ha, psi­có­lo­ga, co­ci­ne­ra, lim­pia­do­ra, aman­te, ofi­ci­nis­ta, ad­mi­nis­tra­do­ra, con­fe­so­ra, en­fer­me­ra, ma­dre aman­tí­si­ma”. El plumilla co­men­ta: “Eso no ca­be”. “En­ton­ces pon­ga ama de ca­sa”. Si se ex­pli­ca, pier­de la gra­cia. El mis­mo pro­ce­di­mien­tos se ve en es­ta bre­ve an­to­lo­gía: “He se­gui­do un curso de lec­tu­ra rá­pi­da y he leí­do Gue­rra y paz en vein­te mi­nu­tos. Tra­ta de Ru­sia” (Woody Allen). “An­tes no creía en na­da. Aho­ra, ni eso” (Chumy Chú­mez). Vi­ñe­ta de El Ro­to: dos hom­bres mi­ran una de las ur­ba­ni­za­cio­nes de la cos­ta es­pa­ño­la y uno co­men­ta: “No sé lo que va­mos a cons­truir cuan­do ya no ha­ya na­da que des­truir”. Son bre­ves ilu­mi­na­cio­nes. El sen­ti­do del humor nos li­be­ra de la reali­dad de ma­ne­ra ori­gi­nal e in­ten­sa, re­du­cien­do a es­ca­la hu­ma­na lo te­rri­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.