La bi­ci sa­le del ga­ra­je

Con el buen tiem­po es el mo­men­to de re­cu­pe­rar la bi­ci­cle­ta ol­vi­da­da en al­gún rin­cón de ca­sa. Pa­ra ven­cer fal­sos mie­dos, pe­re­za o ex­cu­sas des­cu­bra có­mo sa­car­le par­ti­do sin te­ner que arrui­nar­se el bol­si­llo en la pues­ta a pun­to o su­frir le­sio­nes in­ne­ce­sa­rias

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“La bi­ci es ese an­ti­guo ar­ti­lu­gio que el lec­tor tie­ne guar­da­do en el tras­te­ro de su ca­sa o de su me­mo­ria y que le gus­ta­ría re­cu­pe­rar, pe­ro no lo ha­ce por una co­mo­di­dad mal en­ten­di­da y por­que se po­ne ex­cu­sas co­mo que la ciu­dad no es­tá he­cha pa­ra bi­ci­cle­tas o que ha­ce mu­cho ca­lor o mu­cho frío”. Así em­pie­za el li­bro “Bi­cio­sos” (De­ba­te) de Pe­dro Bra­vo, que re­tra­ta las fal­sas creen­cias que hay so­bre el uso de la bi­ci­cle­ta. To­dos lo sa­ben (o lo in­tu­yen). La bi­ci­cle­ta es el me­dio de trans­por­te ur­bano más sen­ci­llo, si­len­cio­so, eco­ló­gi­co, sa­lu­da­ble, es­ti­lo­so, atem­po­ral, ele­gan­te y re­la­ti­va­men­te ba­ra­to de com­prar y de man­te­ner. Pe­ro, pe­se a ello, mu­chos de no­so­tros lo guar­da­mos un tan­to oxi­da­do en el fon­do del ga­ra­je. Aho­ra que ha lle­ga­do el buen tiem­po, más de uno se ha acor­da­do de su exis­ten­cia. Y tal vez se es­té plan­tean­do… ¿Por qué no sa­car la bi­ci y sa­lir a dar una vuel­ta? Fi­lo­so­fía de las dos rue­das La bi­ci es­tá de mo­da. Por vez pri­me­ra, en el 2013, se han ven­di­do en Es­pa­ña más bi­ci­cle­tas que co­ches (780.000 fren­te a 700.000). Sin em­bar­go, son po­cos los que le dan un uso con­ti­nua­do. Pa­ra Pe­dro Bra­vo, “ir en bi­ci es un ejer­ci­cio efi­cien­te y sos­te­ni­ble. Pe­ro el ser hu­mano se em­pe­ña en en­con­trar ex­cu­sas. Afor­tu­na­da­men­te, una vez que dis­fru­tas pe­da­lean­do, la ar­gu­men­ta­ción de­cae”. ¿Por qué cues­ta tan­to sa­car la bi­ci del ga­ra­je? Se­gún es­te di­vul­ga­dor afi­cio­na­do a las dos rue­das, el pro­ble­ma es que la per­cep­ción que los ci­clis­tas pe­re­zo­sos tie­nen de sus ciu­da­des es erró­nea. Y po­ne un ejem­plo cu­rio­so. “En Ma­drid, don­de vi­vo, mu­chos sos­tie­nen que no quie­ren co­ger la bi­ci por­que hay de­ma­sia­das cues­tas y se­ña­lan, en com­pa­ra­ción, a Bar­ce­lo­na co­mo mo­de­lo ideal. Cuan­do es jus­to al re­vés: la capital ca­ta­la­na es­tá ro­dea­da de monta­ñas y sí que pre­sen­ta re­pe­chos”. Otros ar­gu­men­tan que su bi­ci­cle­ta ha que­da­do des­fa­sa­da y que no me­re­ce la pe­na po­ner el vehícu­lo al día. “Yo su­gie­ro pri­me­ro apro­ve­char la bi­ci­cle­ta que ya uno tie­ne en el ga­ra­je, pa­ra ir re­cu­pe­ran­do con­fian­za. A par­tir de ahí, se­gún el uso y las exi­gen­cias de ca­da uno, plan­tear­se al­gu­nos ajus­tes o has­ta la ad­qui­si­ción de una bi­ci idó­nea”, di­ce Bra­vo. En su opi­nión, “en Es­pa­ña, pa­ra que la bi­ci­cle­ta con­si­ga una “nor­ma­li­dad ur­ba­na es pre­ci­so te­ner po­lí­ti­cos va­lien­tes, que apues­ten por pro­mo­ver es­te me­dio de trans­por­te. Y tam­bién que el usua­rio se des­po­je de cier­ta pe­re­za fí­si­ca e in­te­lec­tual. No ha­ce fal­ta es­pe­rar ca­rri­les bi­cis. Ya aho­ra mis­mo po­de­mos cir­cu­lar. Hay que dar el pa­so”. O el pe­da­leo. Pues­ta a pun­to Pues bien, an­tes de su­bir­se, hay que con­si­de­rar el as­pec­to de la me­cá­ni­ca. Ser­gi Du­ran for­ma par­te del nu­tri­do equi­po de me­cá­ni­cos de la tien­da Pro­bi­ke de Bar­ce­lo­na, es­pe­cia­li­za­da en ci­clis­mo. Es­tos son al­gu­nos sus con­se­jos. Lo pri­me­ro que hay que mi­rar es la pre­sión de los neu­má­ti­cos. Es­ta se mi­de en bar o PSI (4 bar equi­va­le más o me­nos a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.