Pues­ta a pun­to es­ti­val

Los días de ca­lor po­nen a prue­ba el cuer­po. Me­jor pre­pa­rar­lo pa­ra evi­tar los pro­ble­mas más ha­bi­tua­les, des­de los res­fria­dos a las que­ma­du­ras en la piel, los sar­pu­lli­dos o los trastornos del apa­ra­to di­ges­ti­vo, sin ol­vi­dar la oti­tis o los da­ños ca­pi­la­res

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Jor­di Jar­que

Fal­ta me­nos pa­ra que lle­gue el verano. Aun­que las idas y ve­ni­das del mer­cu­rio aler­tan­do de tem­pe­ra­tu­ras ex­ce­si­vas pue­da ha­cer pen­sar que la es­ta­ción es­ti­val ya se ha ins­ta­la­do. El sol es­tá aquí. Y las ex­pec­ta­ti­vas de dis­fru­tar de es­ta épo­ca del año tam­bién. Per­fec­to, y si es con sa­lud, me­jor. Pa­ra que así sea sin de­ma­sia­dos so­bre­sal­tos los ex­per­tos ofre­cen al­gu­nas cla­ves fun­da­men­ta­les pa­ra pre­pa­rar el cuer­po y pre­ve­nir los trastornos más ha­bi­tua­les en el tri­mes­tre que se acer­ca. En la con­sul­ta de Al­bert Ca­sa­sa, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­ria en el EAP Sar­den­ya, en Bar­ce­lo­na, se cons­ta­ta que una par­te im­por­tan­te de las vi­si­tas en verano es­tán re­la­cio­na­das con pro­ble­mas en la piel por las que­ma­du­ras al sol y las reac­cio­nes alér­gi­cas por pi­ca­du­ras de mos­qui­tos y me­du­sas. Y gas­tro­en­te­ri­tis por in­fec­cio­nes ali­men­ta­rias. Ra­mon Pu­jol, res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de me­di­ci­na in­ter­na del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio de Bell­vit­ge y ex­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Me­di­ci­na In­ter­na (EFIM) con­fir­ma que el verano es “tiem­po de gas­tro­en­te­ri­tis agu­das por in­ges­ta de pro­duc­tos mal con­ser­va­dos o con­ta­mi­na­dos, de que­ma­du­ras por ex­po­si­ción inade­cua­da al sol y de otras cir­cuns­tan­cias que se re­la­cio­nan con ac­ti­vi­da­des lú­di­cas pe­ro que pue­den te­ner ries­go”. Tam­bién cons­ta­ta que la es­ta­ción cá­li­da en es­ta la­ti­tud “com­por­ta un cam­bio en los es­ti­los de vi­da con días lar­gos, ex­po­si­ción al sol, vi­da en la ca­lle, más re­la­ción hu­ma­na e in­cre­men­to de los in­sec­tos u otros trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas”. En ge­ne­ral An­to­ni Tri­lla, mé­di­co y pro­fe­sor de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Universitat de Bar­ce­lo­na, co­men­ta que tam­bién hay que pre­pa­rar­se pa­ra evi­tar las en­fer­me­da­des por bac­te­rias y por pa­rá­si­tos, fre­cuen­tes en las es­ta­cio­nes ca­lu­ro­sas. Sin ol­vi­dar las oti­tis, las reac­cio­nes cu­tá­neas y los gol­pes de ca­lor. Los ex­per­tos acon­se­jan có­mo pre­pa­rar­se pa­ra el verano pa­ra que el cuer­po no su­fra de­ma­sia­dos des­ajus­tes. La piel Ge­ne­ral­men­te su­fre an­te una ex­po­si­ción so­lar pro­lon­ga­da sin ha­ber to­ma­do las me­di­das ade­cua­das. Ser­gio Va­ñó, dermatólogo del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Ra­món y Ca­jal de Ma­drid y coor­di­na­dor cien­tí­fi­co de la app Fo­toS­kin, re­cuer­da que el sol emi­te ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta que en ex­ce­so es no­ci­va pa­ra la piel y “pro­du­ce en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo, y lo que es peor: cán­cer de piel. Es­ta ra­dia­ción es ma­yor en­tre las 12 y 16 ho­ras, por lo que de­be­mos evi­tar to­mar el sol en es­ta fran­ja ho­ra­ria”. El bronceado es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa de la piel, ya que ejer­ce de fil­tro de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta. “Mien­tras se va desa­rro­llan­do, es re­co­men­da­ble ex­po­ner­se al sol pro­gre­si­va­men­te. Los pri­me­ros días me­jor no to­mar­lo más de 20 mi­nu­tos. Se pue­de ir au­men­tan­do en 5-10 mi­nu­tos ca­da día, se­gún el ti­po de piel”. Es­te ex­per­to ad­vier­te que no son acon­se­ja­bles las se­sio­nes de ra­yos UVA pa­ra po­ner­se mo­reno an­tes del verano, ya que el mo­reno ar­ti­fi­cial pro­te­ge me­nos que el mo­reno na­tu­ral. “Por el con­tra­rio, sí que son acon­se­ja­bles las cre­mas au­to­bron­cea­do­ras se­gu­ras y efec­ti­vas, sin efec­tos ad­ver­sos”. Aña­de que los fo­to­pro­tec­to­res ofre­cen un in­cre­men­to en el tiem­po de to­le­ran­cia al sol, pe­ro no anu­lan, en ge­ne­ral, los efec­tos de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta en su to­ta­li­dad. “Es por ello que aun­que se uti­li­cen fo­to­pro­tec­to­res no se de­be rea­li­zar una ex­po­si­ción con­ti­nua­da du­ran­te va­rias ho­ras”. Y re­cuer­da que en días nu­bla­dos se si­gue re­ci­bien­do ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta del sol, por lo que in­vi­ta a no de­jar de pro­te­ger­se aun­que pre­va­lez­can los nu­ba­rro­nes. Por otra par­te, Maë­lle Tou­llat, res­pon­sa­ble de los pro­duc­tos na­tu­ra­les Korres en Es­pa­ña, da al­gu­nos tru­cos pa­ra pre­pa­rar la piel y evi­tar da­ñar­la. “Pri­me­ro, uno tie­ne que pre­pa­rar­la con una bue­na ex­fo­lia­ción dos ve­ces a la se­ma­na pa­ra qui­tar las cé­lu­las muer­tas y per­mi­tir re­no­var la epi­der­mis”. Tam­bién es par­ti­da­ria de nu­trir la piel “mí­ni­mo un mes an­tes de la ex­po­si­ción so­lar. Es­to ayu­da a pro­te­ger­la”. Y re­cuer­da que cuan­do se to­ma el sol “es im­pres­cin­di­ble re­no­var la apli­ca­ción del pro­tec­tor, con más fre­cuen­cia des­pués de ba­ñar­se, su­dar o se­car­se con una toa­lla. Hay

ES NE­CE­SA­RIO PRE­PA­RAR Y PRO­TE­GER LA PIEL PA­RA NO SU­FRIR CON EL SOL HAY QUE VI­GI­LAR EL ES­TA­DO DE LOS ALI­MEN­TOS Y LA HI­GIE­NE

que apli­car la cre­ma 30 mi­nu­tos an­tes pa­ra per­mi­tir su má­xi­ma ab­sor­ción y pro­tec­ción”. La Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía tam­bién cons­ta­ta que en re­la­ción con la piel, du­ran­te los me­ses de verano au­men­ta un 25% el nú­me­ro de con­sul­tas re­la­cio­na­das con las in­fec­cio­nes cu­tá­neas pro­du­ci­das por hon­gos. Aun­que ad­vier­te que la in­fec­ción pue­de pro­du­cir­se en cual­quier mo­men­to del año, en verano se dan las con­di­cio­nes óp­ti­mas, co­mo el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad, que fa­ci­li­tan la pro­li­fe­ra­ción y desa­rro­llo de es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos. El buen cli­ma in­vi­ta a sa­lir más, a fre­cuen­tar lu­ga­res pú­bli­cos, pis­ci­nas. Se su­da más y los plie­gues en la piel que­dan hu­me­de­ci­dos. Es re­co­men­da­ble no an­dar des­cal­zo, in­clu­so en las du­chas pú­bli­cas; la­var y se­car bien los pies y que el cal­za­do per­mi­ta trans­pi­rar los pies. La der­ma­tó­lo­ga Ne­rea Lan­da ad­vier­te tam­bién có­mo pre­ve­nir otros pro­ble­mas en la piel. En oca­sio­nes se pro­du­cen sar­pu­lli­dos por ca­lor, pi­ca­du­ras y con­tac­to con plan­tas ve­ne­no­sas. “En cuan­to a los sar­pu­lli­dos, se pue­den pre­ve­nir vis­tien­do ro­pa suave, li­ge­ra, ro­pa de al­go­dón hol­ga­da. Y evi­tar el uso de cre­mas gra­sien­tas y pe­sa­das, ya que con­tri­bu­yen a obs­truir los po­ros de la piel”. Es­ta ex­per­ta ex­pli­ca que el sar­pu­lli­do se pro­du­ce por­que los con­duc­tos del su­dor de de­ba­jo de la piel se obs­tru­yen. An­te las pi­ca­du­ras de mos­qui­tos Maite Agui­le­ra, mé­di­co y ge­ren­te de Sa­no­fi, acon­se­ja evi­tar es­tar cer­ca de aguas es­tan­ca­das, pro­te­ger­se con mos­qui­te­ras y uti­li­zar re­pe­len­tes. Ne­rea Lan­da aña­de que no es­tá de más uti­li­zar pan­ta­lo­nes lar­gos, cal­ce­ti­nes y ro­pa de man­gas lar­gas, ade­más le ser­vi­rá pa­ra evi­tar el ro­ce con plan­tas ve­ne­no­sas. Tam­bién re­cuer­da que los per­fu­mes y co­lo­res lla­ma­ti­vos en las pren­das de ves­tir atraen a los in­sec­tos. Y si se usa pro­tec­tor so­lar y re­pe­len­te, po­ner­se pri­mer el pro­tec­tor y lue­go el re­pe­len­te. Los oí­dos Con las idas y ve­ni­das a la pla­ya o a la pis­ci­na hay más pro­ba­bi­li­da­des que se pue­da pro­du­cir una in­fla­ma­ción en el oí­do. No es gra­ve pe­ro sí muy mo­les­to y do­lo­ro­so. Pa­ra pre­ve­nir­lo no se tra­ta tan­to de no dis­fru­tar del agua sino de se­car­se bien el oí­do tras ba­ñar­se. En ese ca­so me­jor una toa­lla que los bas­ton­ci­llos lim­pia­do­res. Un uso ex­ce­si­vo de ellos pue­de pro­vo­car le­sio­nes y la in­tro­duc­ción del ce­ru­men en los con­duc­tos más pe­que­ños del oí­do. No hay que ob­se­sio­nar­se en sa­car­se el ce­ru­men. El oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go Jo­sé An­to­nio To­rres re­cuer­da que “el ce­ru­men que pro­du­ce nues­tro oí­do es un me­ca­nis­mo na­tu­ral y fi­sio­ló­gi­co de pro­tec­ción, te­ner una pe­lí­cu­la de ce­ru­men en el oí­do nos pue­de pro­te­ger de las in­fec­cio­nes. Tie­ne múl­ti­ples pro­pie­da­des de fun­ción bac­te­ri­ci­da y fun­gi­ci­da, es gra­so, por lo tan­to hi­dra­ta la piel y re­pe­le el agua. Los pa­cien­tes que abu­san de los bas­ton­ci­llos van pro­du­cien­do des­truc­ción de las glán­du­las que pro­du­cen el ce­ru­men, la piel se ec­ce­ma­ti­za y se ha­ce muy al­ca­li­na, de mo­do que crea un cal­do de cul­ti­vo ideal pa­ra las oti­tis de las pis­ci­nas. En cuan­to a los ta­po­nes pa­ra el ba­ño, Jo­sé An­to­nio To­rres acon­se­ja no usar­los co­mo nor­ma ge­ne­ral. “La piel del con­duc­to au­di­ti­vo ex­terno es­tá di­se­ña­da, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra que no pue­da en­trar agua. Evi­den­te­men­te, si el pa­cien­te tie­ne an­te­ce­den­tes de oti­tis ex­ter­nas re­pe­ti­das ca­da verano, a ese pa­cien­te sí se lo re­co­men­da­mos”. Los ojos No só­lo hay que pro­te­ger la piel de la ra­dia­ción so­lar. Los ojos tam­bién la su­fren, so­bre to­do si su­ce­de de ma­ne­ra reite­ra­da. Los ra­yos ul­tra­vio­le­ta tam­bién afec­tan. Pre­pa­rar­se es tan sen­ci­llo co­mo unas ga­fas de sol con los cris­ta­les ga­ran­ti­za­dos so­bre su efec­to pro­tec­tor. Ade­más de cui­dar los ojos an­te la ra­dia­ción so­lar, tam­bién pue­den su­frir en la pis­ci­na y co­ger una con­jun­ti­vi­tis. Los ojos se ven afec­ta­dos an­te una de­fi­cien­te clo­ra­ción cuan­do no se re­cu­rre a mé­to­dos na­tu­ra­les pa­ra man­te­ner el agua en con­di­cio­nes, y an­te un ex­ce­so de clo­ro. En es­te úl­ti­mo ca­so pue­de oca­sio­nar reac­cio­nes alér­gi­cas. Se re­co­mien­da no abrir­los den­tro de las pis­ci­nas y no res­tre­gar­se los ojos, so­bre to­do si las ma­nos no es­tán lim­pias. El es­tó­ma­go No son po­cas las in­to­xi­ca­cio­nes ali­men­ta­rias que se pro­du­cen en los días es­ti­va­les. El mal es­ta­do de los pro­duc­tos de­bi­do a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras o por­que no se han res­pe­ta­do las me­di­das hi­gié­ni­cas, y el cam­bio de aguas du­ran­te los via­jes pue­de pro­vo­car más de un sus­to. Son ha­bi­tua­les las gas­tro­en­te­ri­tis, co­mo re­cuer­da Ra­mon Pu­jol. Más que pre­pa­rar el es­tó­ma­go es acon­se­ja­ble te­ner pre­sen­te cier­tas me­di­das hi­gié­ni­cas pa­ra pre­ve­nir los trastornos. Des­de man­te­ner la cocina lim­pia y guar­dar los ali­men­tos en la ne­ve­ra, has­ta la­var­se las ma­nos an­tes de co­ci­nar y co­mer. Y sin du­da la­var bien la fru­ta y ver­du­ra. La na­riz Aun­que no lo pa­rez­ca tam­bién es tiem­po de ca­ta­rros, co­mo re­cuer­da Maite Agui­le­ra. El con­tras­te exa­ge­ra­do en­tre la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior e in­te­rior pro­vo­ca­do por el uso des­me­di­do de los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do, que ade­más tam­bién pue­den re­se­car el ai­re, so­me­te al or­ga­nis­mo a un es­trés adap­ta­ti­vo que pue­de desem­bo­car en la pro­li­fe­ra­ción de los res­fria­dos. No tie­ne por­qué ser gra­ve pe­ro se pue­de evi­tar si la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te del in­te­rior de la vi­vien­da se man­tie­ne a unos 25 gra­dos. Aun­que es­te va­lor pue­de va­riar se­gún a quien se con­sul­te y se­gún el gra­do de co­mo­di­dad de ca­da per­so­na. El ca­so es no so­me­ter a un cam­bio brus­co de tem­pe­ra­tu­ra en re­la­ción con el ex­te­rior. Si no es­tá en sus ma­nos re­gu­lar­lo (en las ofi­ci­nas de tra­ba­jo pue­de ser ha­bi­tual), Maite Agui­le­ra ase­gu­ra que pa­ra evi­tar ca­ta­rros tam­bién ayu­da al or­ga­nis­mo “se­guir una die­ta equi­li­bra­da ri­ca en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Las vi­ta­mi­nas con­tri­bu­yen al fun­cio­na­mien­to nor­mal del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y por tan­to nos de­fien­den de po­si­bles in­fec­cio­nes”. Gol­pes de ca­lor y des­hi­dra­ta­ción Si se tien­de a be­ber po­ca agua, en verano las con­se­cuen­cias pue­den ser más evi­den­tes. La más ha­bi­tual es una hi­po­ten­sión ar­te­rial, pe­ro tam­bién la afec­ta­ción del ter­mó­me­tro na­tu­ral que re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra de nues­tro cuer­po, lo que se lla­ma gol­pe de ca­lor. Maite Agui­le­ra acon­se­ja evi­tar los am­bien­tes muy ca­lu­ro­sos, to­mar abun­dan­tes lí­qui­dos, evi­tar los cambios brus­cos de po­si­ción y, una vez más, se­guir con una die­ta ali­men­ta­ria co­rrec­ta pa­ra evi­tar es­tre­sar al or­ga­nis­mo y pro­por­cio­nar los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios. Las ro­pas de co­lor cla­ro, de­jar de prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca los días muy ca­lu­ro­sos o en el mo­men­to de má­xi­ma in­so­la­ción, tam­bién ayu­dan a evi­tar es­tas des­com­pen­sa­cio­nes. Pe­ro so­bre to­do, be­ber lí­qui­dos, agua lo me­jor, sin ol­vi­dar las fru­tas. En es­ta épo­ca del año el me­lón, la san­día y el me­lo­co­tón son un buen re­cur­so. No hay me­jor ma­ne­ra de po­ner­se a pun­to an­te el ca­lor. El ca­be­llo Tam­bién hay que pre­pa­rar­lo. “En verano el ca­be­llo su­fre. A las ha­bi­tua­les agre­sio­nes co­ti­dia­nas, hay que su­mar las pro­vo­ca­das por los ele­men­tos tí­pi­ca­men­te ve­ra­nie­gos: sol, sa­li­tre, clo­ro, via­jes que no per­mi­ten el cui­da­do ha­bi­tual del ca­be­llo...”, ase­gu­ra Óscar Sán­chez, ex­per­to en cui­da­dos del ca­be­llo de Da­vi­nes. Y Maite Agui­le­ra re­cuer­da que en es­ta épo­ca del año “se cas­ti­ga tan­to el pe­lo que po­dría ser re­co­men­da­ble la to­ma de pro­duc­tos que re­vi­ta­li­cen y lo for­ti­fi­quen”. En cual­quier ca­so Óscar Sán­chez co­men­ta que no es­tá de más “uti­li­zar pren­das que cu­bran el ca­be­llo cuan­do es­te­mos mu­cho tiem­po al ai­re li­bre. Hay que to­mar no­ta de que el sol no so­lo nos da en la ca­be­za cuan­do va­mos a la pla­ya, tam­bién por la ca­lle el sol es el mis­mo”. Ade­más tan­to el mar co­mo el agua de pis­ci­na tam­bién pue­den de­te­rio­rar el ca­be­llo, en es­te úl­ti­mo ca­so por los pro­duc­tos quí­mi­cos pre­sen­tes. Lo vuel­ven ás­pe­ro y sin brillo. El pe­lo se re­se­ca. Es re­co­men­da­ble apli­car pro­duc­tos hi­dra­tan­tes nu­tri­ti­vos y re­pa­ra­do­res ade­cua­dos pa­ra ca­da ti­po de ca­be­llo. En cuan­to al se­ca­do, me­jor per­mi­tir que lo ha­ga de for­ma na­tu­ral en lu­gar de usar el se­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.