CON­TRA LOS IM­POS­TO­RES DEL YO­GA

La Vanguardia - ES - - SIPUEDES -

HAY QUE DIS­CER­NIR EL YO­GA AU­TÉN­TI­CO DEL QUE LOS FAL­SA­RIOS DES­VIR­TÚAN PA­RA SA­CAR BE­NE­FI­CIOS

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do An­to­nio, real­men­te es pe­no­sa la ten­den­cia oc­ci­den­tal a de­for­mar las ver­da­de­ras en­se­ñan­zas es­pi­ri­tua­les y de au­to­de­sa­rro­llo, em­pe­zan­do por el gran numero de or­ga­ni­za­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les que en sí mis­mas son pu­tres­ci­bles y que mu­chas ve­ces es­tán alen­ta­das por to­da cla­se de ca­ra­du­ras y apro­ve­cha­dos, que so­lo buscan acu­mu­lar eu­ros y afir­mar su ego pa­ra­noi­de. Es­to ha si­do así siem­pre, pe­ro aho­ra se­gu­ra­men­te más. Hay que des­en­mas­ca­rar a esos lobos dis­fra­za­dos de cor­de­ros, pe­ro siem­pre ha­brá per­so­nas que si­gan a to­do ti­po de im­pos­to­res, fal­sa­rios y adul­te­ra­do­res ma­lin­ten­cio­na­dos de las en­se­ñan­zas más ele­va­das. Es­te ti­po de cam­peo­na­tos son abe­rran­tes y vie­nen pro­mo­cio­na­dos por un gu­rú in­dio lla­ma­do Bi­kram, que es­tá, ade­más, con no po­cas acu­sa­cio­nes en los tri­bu­na­les (che­quear en Goo­gle) y que tu­vo la des­ver­güen­za de que­rer pa­ten­tar el yo­ga, an­te la ma­yús­cu­la sor­pre­sa de las mis­mas au­to­ri­da­des in­dias. Coin­ci­de con us­ted el edi­tor y es­cri­tor Ál­va­ro En­te­rría, que vi­ve en Be­na­rés (In­dia), al in­sis­tir en que es­tos neo­yo­gas o pseu­do­yo­gas de­ben ser des­en­mas­ca­ra­dos. Ca­da per­so­na de­be­ría uti­li­zar esa pre­cio­sa fun­ción de la men­te que es el dis­cer­ni­mien­to cla­ro y apren­der a dis­tin­guir, co­mo el buen jo­ye­ro, en­tre la jo­ye­ría y la bi­su­te­ría. Co­mo he apun­ta­do en va­rios de mis li­bros, lo peor que le pu­do pa­sar al yo­ga es su pa­so por Es­ta­dos Uni­dos, don­de hay una irre­duc­ti­ble ten­den­cia a mer­can­ti­li­zar y des­vir­tuar to­do. Los más res­pon­sa­bles han si­do esos gu­rús que, por dó­la­res y ce­le­bri­dad, se han ven­di­do y han trai­cio­na­do, sin el me­nor pu­dor, las más sol­ven­tes en­se­ñan­zas pa­ra el me­jo­ra­mien­to hu­mano y la au­to­rrea­li­za­ción. Com­pren­do su dis­gus­to, pe­ro lo más acon­se­ja­ble es que us­ted si­ga en la sen­da del yo­ga ge­nuino y, co­mo de­cían los an­ti­guos gue­rre­ros es­pi­ri­tua­les, li­bre su pro­pia ba­ta­lla. Eso sí, cuan­do al­guien cer­cano le pi­da in­for­ma­ción, tra­te de orien­tar­le en el yo­ga au­tén­ti­co y no en esos adul­te­ra­dos que ha­cen más mal que bien. Es­tos yo­ga fit­ness ali­men­tan la es­tam­pa del cam­peón y esos ab­sur­dos cam­peo­na­tos no pue­den te­ner nin­gún in­te­rés pa­ra la per­so­na se­ria que ve­la por su evo­lu­ción in­te­rior. Si hay quien pre­fie­re los su­ce­dá­neos, es su op­ción. Gra­cias por es­cri­bir­me. Si­ga prac­ti­can­do. Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo An­to­nio Gar­cía y prac­ti­co yo­ga y me­di­ta­ción. Es­toy su­ma­men­te in­dig­na­do tras ha­ber vis­to que se ha ce­le­bra­do una com­pe­ti­ción de yo­ga y que da­ban me­da­llas a los que me­jor las eje­cu­ta­ban, o sea, a los más há­bi­les con­tor­sio­nis­tas. Me pa­re­ce una abe­rra­ción y una ver­güen­za, con­vir­tien­do los asa­nas (pos­tu­ras de yo­ga) en un con­cur­so pa­ra enar­de­cer el ego de los triun­fa­do­res. ¿No le pa­re­ce que es un aten­ta­do con­tra el ver­da­de­ro yo­ga? ¿No cree que pue­de crear una gran con­fu­sión en aque­llos que quie­ran ini­ciar­se y que so­lo lo pue­dan ver co­mo un ob­se­si­vo cul­to al cuer­po sin esa esen­cia del es­pí­ri­tu que es im­pres­cin­di­ble? ¿Có­mo des­en­mas­ca­rar a tan­to fal­sa­rio que co­rrom­pe la ver­da­de­ra en­se­ñan­za? Me da pe­na que la gen­te ma­lin­ter­pre­te un sis­te­ma de au­to­de­sa­rro­llo tan vá­li­do y pro­ve­cho­so. Gra­cias por su aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.