Ahí vie­ne la pla­ga

Ara­ñas ro­jas, hor­mi­gas, pul­go­nes, mos­ca blan­ca y oru­gas... El ca­lor in­vi­ta a mu­chos in­qui­li­nos in­de­sea­dos a nues­tras plan­tas. Si no se de­tec­tan y se po­ne el re­me­dio ade­cua­do, son pla­gas que pue­den aca­bar con ellas. Al­gu­nas con una ve­lo­ci­dad in­creí­ble

La Vanguardia - ES - - DG - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Ilus­tra­cio­nes Neus Ca­rre­ras

Lle­ga el verano y con él, un mon­tón de pro­ble­mas pa­ra las plan­tas, más allá de los da­ños que el ex­ce­so de sol y la se­que­dad pue­da aca­rrear­les. Mos­ca blan­ca, pul­go­nes, hor­mi­gas, ara­ña ro­ja… a ve­ces in­clu­so ex­ce­so de agua (cuan­do al­gu­nos in­ten­tan que la plan­ta so­bre­vi­va a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras se pa­san de la do­sis ne­ce­sa­ria) pue­den ser el gran pro­ble­ma de las plan­tas de la te­rra­za y el jar­dín es­tos me­ses.

Cris­ti­na Cal­za­da Reig, pro­pie­ta­ria de la tien­da May­flo­wer y per­te­ne­cien­te a una fa­mi­lia de flo­ris­tas des­de ha­ce 60 años, acon­se­ja es­tar muy aten­tos en verano. Por­que hay pla­gas, ase­gu­ra, que pue­den aca­bar con el tra­ba­jo de to­do el año en só­lo unos días. “Aten­der a las for­mas de las ho­jas, vi­gi­lar su cre­ci­mien­to y so­bre to­do po­ner re­me­dio a las pla­gas a tiem­po tam­po­co es tan di­fí­cil. Es de­di­car a las plan­tas el tiem­po y el ca­ri­ño que se me­re­cen”, ex­pli­ca. Y cuan­do se re­co­mien­dan fun­gi­ci­das, “hay que te­ner en cuen­ta que hay que ser me­tó­di­co

y ri­gu­ro­so con la for­ma de em­pleo y tam­bién cam­biar­lo cuan­do to­ca pa­ra que las plan­tas no se acos­tum­bren”. Si quie­re sa­ber cuá­les son al­gu­nos de los enemi­gos del verano, aquí los tie­ne. Ara­ña ro­ja Ro­jas o amarillas. Siem­pre muy pe­que­ñas. La sa­via las atrae y cuan­do se ali­men­tan de ella se­can las ho­jas. Sue­len apa­re­cer de ju­lio a sep­tiem­bre y só­lo es po­si­ble aca­bar con ellas con aca­ri­ci­da. Su erra­di­ca­ción es com­pli­ca­da. Avis­pas “Cuan­do ve­mos unos círcu­los o se­mi­círcu­los ca­si perfectos es­ta­mos an­te un ca­so de ataque de avis­pas”, ad­vier­te Cal­za­da. Es una pla­ga tí­pi­ca en los cí­tri­cos y lo pri­me­ro que hay que ha­cer es “sa­car esas ho­jas y lue­go po­ner­le in­sec­ti­ci­da”. Eso sí, hay que sa­ber que es una pla­ga que nun­ca se eli­mi­na del to­do, pe­ro si se no se tra­ta en muy po­co tiem­po nos que­da­mos sin plan­ta. Úl­ti­ma­men­te to­dos los li­mo­ne­ros tie­nen es­te bicho”. Ba­bo­sas y ca­ra­co­les Cuan­do se ins­ta­lan en un plan­ta las ho­jas son co­mi­das o roí­das de for­ma muy rá­pi­da. Hay tra­ta­mien­tos an­ti­ca­ra­co­les es­pe­cí­fi­cos, pe­ro no só­lo en verano por­que es un pro­ble­ma que pue­de afec­tar a las plan­tas to­do el año. Bo­tri­tis Las ho­jas se pu­dren, les apa­re­cen ca­pas gri­sá­ceas, a ve­ces hú­me­das y cuan­do va a más, tam­bién afec­ta a raí­ces y bul­bos. El tra­ta­mien­to es un fun­gi­ci­da po­li­va­len­te. Cochinillas Man­chas amarillas en el haz de la hoja in­di­can que hay cochinillas en la plan­ta. Las re­co­no­ce­rán por sus ca­pa­ra­zo­nes cón­ca­vos y alar­ga­dos de co­lor blan­que­cino, ca­si co­mo de tor­tu­ga. Otro ti­po de co­chi­ni­lla es la al­go­do­no­sa que crea una es­pe­cie de te­lar de al­go­dón al­re­de­dor del in­sec­to. Es más di­fí­cil de tra­tar. “Se po­ne en los ta­llos o tras las ho­jas y tam­bién se es­con­de en los án­gu­los que se for­man en­tre el ta­llo y el bro­te de la plan­ta”, di­cen las es­pe­cia­lis­tas. Lo me­jor son los in­sec­ti­ci­das sis­té­mi­cos, ya que con una úni­ca pe­ro bien he­cha pul­ve­ri­za­ción se pue­de aca­bar con ellos. Ade­más se re­co­mien­dan in­sec­ti­ci­das en la tie­rra co­mo pre­ven­ción cuan­do sa­be­mos que hay plan­tas que tien­den a pa­de­cer es­te pro­ble­ma. Hor­mi­gas Ellas trans­por­tan los pul­go­nes. Sean ne­gras o ro­jas, cuan­do es­tán en gran­des gru­pos son un pe­li­gro pues­to que des­en­tie­rran las se­mi­llas y roen las raí­ces y las ho­jas. Exis­ten pis­to­las an­ti­hor­mi­gas y una so­lu­ción de es­pol­vo­reo an­ti­hor­mi­gas pa­ra mi­ti­gar el desas­tre que pue­den cau­sar en las plan­tas. Ma­ri­po­sa del ge­ra­nio Es una pla­ga que úl­ti­ma­men­te es­tá muy pre­sen­te en los ge­ra­nios. Con­vie­ne po­dar re­gu­lar­men­te la plan­ta pa­ra eli­mi­nar los ta­llos afec­ta­dos (al prin­ci­po es una oru­ga que es­tá den­tro del

EL THRIP DEL FI­CUS ES MUY CO­MÚN Y SE EX­TIEN­DE MUY RÁ­PI­DO

ta­llo y lue­go se con­vier­te en ma­ri­po­sa). “In­sec­ti­ci­da ca­da 15 días du­ran­te la épo­ca ca­lu­ro­sa es la úni­ca so­lu­ción, ya que tie­ne di­fe­ren­tes ci­clos dis­tin­tos”. Mos­ca blan­ca Sue­len apa­re­cer por el en­vés. Son pe­que­ñas mos­cas blan­cas que pro­du­cen me­la­za. En pri­ma­ve­ra y en verano es cuan­do sue­len apa­re­cer y de­ben tra­tar­se con un in­sec­ti­ci­da po­li­va­len­te o con un aca­ri­ci­da. Pul­go­nes “Cuan­do veas co­mo las ho­jas se re­tuer­cen, se de­for­man y se lle­nan de pun­ti­tos blan­cos es que hay pul­go­nes”, cuen­ta Cris­ti­na Cal­za­da. Hay que aca­bar rá­pi­do con ellos, con un in­sec­ti­ci­da po­li­va­len­te, pe­ro ¡ojo! No es so­lu­ción de un día. “Du­ran­te to­do el año hay que es­tar aten­to a es­tos pul­go­nes que van y vie­nen”, ase­gu­ra. Igual que con la co­chi­ni­lla, la pre­ven­ción pue­de erra­di­car el pro­ble­ma. Oru­gas ¿Las ho­jas roí­das de for­ma no uni­for­me?. Es­tá cla­rí­si­mo. “Hay oru­gas en ca­sa y hay que tra­tar­las con un in­sec­ti­ci­da eco­ló­gi­co”, ad­vier­ten Aí­da y Cris­ti­na Cal­za­da, las dos pro­pie­ta­rias de May­flo­wer. Hay un ti­po de oru­gas lla­ma­das mi­na­do­ras que se in­tro­du­cen en la hoja has­ta vol­ver­la trans­pa­ren­te. Thrip del fi­cus Es una de las pla­gas que más mo­les­ta en la ac­tua­li­dad. Por lo ge­ne­ral la co­ge el fi­cus ben­ja­mín, por ser una plan­ta muy co­mún, y se ex­tien­de a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble. Se de­tec­ta al ver que la hoja se do­bla en si mis­ma (co­mo un me­ji­llón). Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es “sa­car las ho­jas do­bla­das pues­to que su in­te­rior es­tá pla­ga­do de bi­chos (eli­mi­nar­las, cla­ro) y po­ner el in­sec­ti­ci­da. Los más re­co­men­da­bles son los sis­té­mi­cos”. Fal­ta de hie­rro Las ho­jas se tor­nan amarillas. Un re­ver­de­cien­te pue­de sal­var­las. Y los hon­gos Co­mo en las per­so­nas, cuan­do una plan­ta tie­ne hon­gos ya que­da mar­ca­da pa­ra siem­pre. Es­to quie­re de­cir que siem­pre vuel­ven. Que­dan la­ten­tes y cuan­do la plan­ta ba­ja la guar­dia, re­apa­re­cen. Los más co­mu­nes son: Oí­dio Apa­re­ce co­mo una ce­ni­za gris so­bre las ho­jas de los ro­sa­les y los evony­mus). Pa­ra pa­liar la pla­ga es con­ve­nien­te uti­li­zar un fun­gi­ci­da ade­cua­do. Ade­más hay que re­ti­rar las par­tes da­ña­das y ti­rar­las rá­pi­do pa­ra que no con­ta­gien. Bo­titrys Po­dre­dum­bre por ex­ce­so de agua. Es otro de los gra­ves pro­ble­mas que se de­tec­ta fá­cil­men­te. ¿Có­mo? Co­mien­zan a caer las ho­jas in­fe­rio­res (a ve­ces tie­nen pús­tu­las de agua) y las raí­ces se pu­dren. Un re­ver­de­cien­te pue­de sal­var­las. Hon­go de las co­ní­fe­ras La plan­ta va vol­vién­do­se ma­rrón de den­tro ha­cia el ex­te­rior (en el ca­so con­tra­rio se­ría fal­ta de mag­ne­sio). Hay que usar fun­gi­ci­da.

Cuan­do exis­ten ca­ren­cias ali­men­ti­cias las ho­jas del

vi­bur­num lu­ci­dum (1) son más vul­ne­ra­bles a la mos­ca

blan­ca. Es­ta pla­ga sue­le apa-

re­cer en pri­ma­ve­ra y en verano. La co­chi­ni­lla afec­ta en­tre otras a la za­mio­cul­ca (2): lo me­jor son los in­sec­ti­ci­das sis­té­mi­cos, pues­to que con una so­la pul­ve­ri­za­ción bien he­cha se pue­de aca­bar con ellos. Las oru­gas mi­na­do­ras de­for­man las ho­jas del ro­sal

co­mún (3): se in­tro­du­cen en la hoja has­ta vol­ver­la trans­pa­ren­te. El thrip afec­ta al fi­cus ben­ja­mi­na (4): las ho­jas se cie­rran y den­tro cre­ce una co­lo­nia de in­sec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.