CON­QUIS­TAR EL JAR­DÍN

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Ilus­tra­ción Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

En el 2008, Pe­re Pau Llis­to­se­lla pre­sen­ta­ba Vi­ru­ses, don­de se con­tro­la­ban vi­rus que ata­ca­ban cé­lu­las por el to­rren­te san­guí­neo. Se ju­ga­ba con lo­sas cua­dra­das, co­mo el po­pu­lar Car­cas­son­ne, y te­nía una me­cá­ni­ca que fun­cio­na­ba bien. Pe­ro con­si­de­ró que el te­ma no era ade­cua­do pa­ra ser pu­bli­ca­do y de­ci­dió bus­car una al­ter­na­ti­va con el gru­po que po­nía a prue­ba su ido­nei­dad. En­con­tra­ron que en vez de vi­rus, los par­ti­ci­pan­tes se­rían jar­di­ne­ros, y se lla­mó Gar­dens. La me­cá­ni­ca y la his­to­ria con­ven­cie­ron a De­vir, que lo ha pu­bli­ca­do en ca­ta­lán, cas­te­llano y por­tu­gués, y a Kos­mos, que lo ha­ce en alemán. La edi­ción de De­vir es­tá muy cui­da­da, con ilus­tra­cio­nes de Pe­dro So­to lle­nas de de­ta­lles. Ade­más, hay unas bol­sas de plás­ti­co pa­ra de­jar las pie­zas or­de­na­das por ti­pos de for­ma, de­ján­do­las pre­pa­ra­das pa­ra la si­guien­te par­ti­da.

LOS JAR­DI­NE­ROS DE GAR­DENS

DE­BEN PLAN­TAR SUS FLO­RES EN EL MÁ­XI­MO NÚ­ME­RO DE PAR­TE­RRES

Los ju­ga­do­res son un equi­po de jar­di­ne­ros que es­tán plan­tan­do flo­res en lo­sas lle­nas de ca­mi­nos, la­gos y puen­tes. Ca­da equi­po tie­ne una flor pre­fe­ri­da de un co­lor di­fe­ren­te. Co­mo ya pue­den ima­gi­nar, ga­na­rá quien con­si­ga que su flor ten­ga más pre­sen­cia que la de sus ad­ver­sa­rios en los par­te­rres del jar­dín. Pa­ra em­pe­zar, se po­ne en el centro de la me­sa una pie­za más gran­de que el res­to con cua­tro pun­tos. Ca­da par­ti­ci­pan­te dis­po­ne de dos jar­di­ne­ros, y co­lo­ca uno en un pun­to de es­ta ca­si­lla (el otro jar­di­ne­ro ini­cial­men­te no en­tra en jue­go), ocho pie­zas pa­ra mar­car los par­te­rres con­se­gui­dos y una lo­sa con los cua­tro vér­ti­ces del pro­pio co­lor. Hay 96 lo­sas nor­ma­les que tie­nen un vér­ti­ce de ca­da uno de los cua­tro co­lo­res y una ima­gen de ca­mi­nos, la­gos o puen­tes. La par­ti­da se desa­rro­lla por tur­nos en los que se eje­cu­tan di­fe­ren­tes ac­cio­nes. Pri­me­ro se si­túa una lo­sa de for­ma que to­que por un la­do con cual­quie­ra de las otras que hay en el ta­ble­ro y que cum­pla dos re­glas: que las imá­ge­nes que­den per­fec­ta­men­te co­nec­ta­das (es de­cir, no se pue­de co­nec­tar un ca­mino con un río) y que el jar­di­ne­ro de la pie­za cen­tral pue­da lle­gar mo­vién­do­se por el itinerario. Si no lo lo­gra por­que le obs­ta­cu­li­zan el pa­so, pue­de po­ner la fi­cha con la ayu­da del se­gun­do jar­di­ne­ro. O tam­bién pue­de de­ci­dir no po­ner la lo­sa y de­be­rá sa­car de la par­ti­da a uno de sus jar­di­ne­ros. Cuan­do el se­gun­do en­tra en jue­go, pue­de mo­ver­se por don­de quie­ra siem­pre y cuan­do no ten­ga que sal­tar por en­ci­ma de otro jar­di­ne­ro pa­ra lle­gar a su po­si­ción. Pue­de ocu­rrir que al po­ner la lo­sa se for­men uno o más par­te­rres ya que se han uni­do cua­tro fi­chas. El ju­ga­dor del co­lor pre­do­mi­nan­te de ca­da par­te­rre po­ne una de sus pie­zas pa­ra mar­car­lo co­mo su­yo. Si no hay nin­gún co­lor ma­yo­ri­ta­rio, no per­te­ne­ce a na­die. La par­ti­da ter­mi­na con el pri­me­ro en co­lo­car la oc­ta­va fi­cha o cuan­do só­lo que­dan cua­tro lo­sas por dispu­tar. Ga­na quien ha­ya he­cho más par­te­rres. Aun­que las re­glas no se pa­re­cen, las lo­sas ha­cen que la di­ná­mi­ca de la par­ti­da sea si­mi­lar a la del Car­cas­son­ne. Así que si for­ma par­te de la ma­yo­ría que dis­fru­ta ha­cien­do ca­mi­nos y ciu­da­des, des­cu­bri­rá, plan­tan­do flo­res, un nue­vo jue­go de su es­ti­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.