LOS GUA­POS TIE­NEN LA PRE­SIÓN CONS­TAN­TE DE CUI­DAR SU ATRAC­TI­VO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

que só­lo sir­ven pa­ra au­men­tar la pre­sión que se crea por la res­pon­sa­bi­li­dad que su­po­ne “man­te­ner el ni­vel”. Los gua­pos crean ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do al­tas de en­tra­da y pier­den el efec­to sor­pre­sa, que es esen­cial pa­ra sus­ci­tar atrac­ción: es­tán con­ti­nua­men­te pen­dien­tes de man­te­ner lo que tie­nen. Por el con­tra­rio, a las per­so­nas me­nos agra­cia­das se nos no­ta más cuan­do nos arre­gla­mos o me­jo­ra­mos fí­si­ca­men­te. El sis­te­ma cog­ni­ti­vo de pro­ce­sa­mien­to del me­dio fun­cio­na por com­pa­ra­ción: de­tec­ta no­ve­da­des, no ca­rac­te­rís­ti­cas per­ma­nen­tes. Y por eso una per­so­na fea arre­gla­da re­sul­ta más lla­ma­ti­va que una gua­pa que es­tá siem­pre bien.

Es­ta ten­den­cia de nues­tra per­cep­ción a fun­cio­nar por com­pa­ra­ción pro­du­ce otro efec­to muy ob­ser­va­do en los ex­pe­ri­men­tos: se sue­len ig­no­rar el res­to de ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas de los más atrac­ti­vos. La be­lle­za es una ca­rac­te­rís­ti­ca tan so­bre­sa­lien­te que ta­pa el res­to de cua­li­da­des y eso ha­ce que, po­co a po­co, es­tas úl­ti­mas se va­yan ate­nuan­do. Un ejem­plo del que se sue­le ha­blar en el ám­bi­to de los re­cur­sos hu­ma­nos: las per­so­nas con un buen fí­si­co que se es­fuer­zan mu­cho pa­ra tra­ba­jar efi­caz­men­te es mu­cho más fá­cil que de­jen de ha­cer­lo. Es­te efec­to de di­so­lu­ción del res­to de ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas era re­cor­da­do por el dr. Hou­se en la fa­mo­sa se­rie: en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, la dra. Ca­me­ron le pre­gun­ta “¿Por qué me con­tra­tas­te?”. Hou­se le res­pon­de que la eli­gió por­que es­ta­ba muy bien fí­si­ca­men­te. Ca­me­ron pro­tes­ta in­dig­na­da y le in­cre­pa tra­tan­do de sa­ber si lo que bus­ca­ba era acos­tar­se con ella. Cuan­do Hou­se lo nie­ga, Ca­me­ron le re­cuer­da que trabajó muy du­ro pa­ra lle­gar a ser lo que es. La con­tra­rré­pli­ca del po­lé­mi­co doc­tor re­su­me lo que se ha di­cho so­bre el pro­ble­ma que pue­den te­ner las per­so­nas atrac­ti­vas: “No te­nías que ha­cer­lo. La gen­te eli­ge el ca­mino que le da la ma­yor re­com­pen­sa con el me­nor es­fuer­zo, es una ley na­tu­ral, y tú la desafias­te. Por eso te con­tra­té” Las per­so­nas que cuen­tan con un buen fí­si­co vi­ven una gran pre­sión so­cial pa­ra cui­dar­lo y des­cui­dar el res­to de cua­li­da­des. Pe­ro cuan­do no se cuen­ta con la be­lle­za, uno pue­de re­la­jar­se con el te­ma fí­si­co y se pue­de de­di­car a cul­ti­var otras cua­li­da­des. Y eso, a la lar­ga, pue­de ser una es­tra­te­gia más adap­ta­ti­va. A los feos se nos re­cuer­da me­jor Un es­tu­dio de la uni­ver­si­dad ale­ma­na de Je­na vol­vió a po­ner re­cien­te­men­te de ma­ni­fies­to es­te efec­to que ha ido apa­re­cien­do en mu­chos ex­pe­ri­men­tos so­bre me­mo­ria. Los in­ves­ti­ga­do­res mos­tra­ron a los su­je­tos cien­tos de fo­to­gra­fías, al­gu­nas de ros­tros perfectos (si­mé­tri­cos y de pro­por­cio­nes ar­mo­nio­sas) y otras de ros­tros con ras­gos po­co agra­cia­dos. Días des­pués, se les pre­gun­tó a los vo­lun­ta­rios pa­ra sa­ber cuá­les eran las fo­to­gra­fías que me­jor re­cor­da­ban. Y los re­sul­ta­dos de­mos­tra­ron que las ca­ras me­nos atrac­ti­vas ha­bían si­do mu­cho me­jor re­te­ni­das por los su­je­tos. El fac­tor que se po­ne en jue­go no es la con­no­ta­ción del re­cuer­do: cuan­do se iden­ti­fi­ca­ban fo­to­gra­fías que co­rres­pon­dían con per­so­nas gua­pas se aso­cia­ban a sen­sa­cio­nes más po­si­ti­vas. En ca­si to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes que ha­blan de la in­fluen­cia de la be­lle­za, lo que se tie­ne en cuen­ta es que re­cor­da­mos con más agra­do a aque­llos que tie­nen atrac­ti­vo. Pe­ro lo que po­ne de ma­ni­fies­to ex­pe­ri­men­tos co­mo el de la Uni­ver­si­dad de Je­na, es que es­to ocu­rría me­nos a me­nu­do por­que el re­cuer­do, en mu­chos más ca­sos, se ha­bía des­va­ne­ci­do. ¿Es más im­por­tan­te que cuan­do se acuer­den de no­so­tros sea con con­no­ta­cio­nes po­si­ti­vas o que nos re­cuer­den du­ran­te más tiem­po? Co­mo de­mues­tra el re­pe­ti­do le­ma “que ha­blen de ti, aun­que sea mal”, en mu­chos cam­pos, lo im­por­tan­te es de­jar im­pac­to, sea po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo. Hay una gran can­ti­dad de ac­to­res, ven­de­do­res, pre­sen­ta­do­res de te­le­vi­sión y se­duc­to­res que de­ben sus éxi­tos a te­ner una ca­ra me­mo­ra­ble, un ros­tro qui­zás im­per­fec­to pe­ro re­sul­tón. Y, ade­más, con la edad el efec­to se ha­ce más no­ta­ble: cuan­do el atrac­ti­vo fí­si­co em­pie­za a ser me­nos im­por­tan­te, lo im­por­tan­te es el fac­tor di­fe­ren­cial, la hue­lla que se de­ja en los de­más. Los feos re­sul­ta­mos me­nos in­ti­mi­da­to­rios Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da ha­ce tres años, rea­li­za­da con­jun­ta­men­te por la Universitat de Va­lèn­cia y la de Gro­nin­gen, cons­ta­tó el ner­vio­sis­mo que pro­du­cen las per­so­nas atrac­ti­vas. Cuan­do a un gru­po de hom­bres se les pi­dió que hi­cie­ran sudokus de­lan­te de una mu­jer gua­pa, se ob­ser­vó co­mo au­men­ta­ban sus ni­ve­les de cor­ti­sol, la hor­mo­na que nos pro­du­ce desa­so­sie­go. El efec­to era tan no­ta­ble que, en mu­chos me­dios, la in­ves­ti­ga­ción se pu­bli­có con ti­tu­la­res co­mo Las mu­je­res bo­ni­tas se­rían per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud de los hom­bres. Los da­tos de la ci­ta­da in­ves­ti­ga­ción eran muy lla­ma­ti­vos por­que, co­mo nos re­cor­da­ba Ali­cia Sal­va­dor, una de las di­rec­to­ras del es­tu­dio, la sig­ni­fi­ca­ti­va ele­va­ción de ni­ve­les de cor­ti­sol se da­ba por­que es­ta­ban de­lan­te de chi­cas que “no eran mo­de­los, sino es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rias. Gua­pas sí, pe­ro chi­cas nor­ma­les que co­la­bo­ra­ron con no­so­tros”. En la vi­da co­ti­dia­na ese te­mor que nos pro­du­ce la be­lle­za es ha­bi­tual. Po­cas per­so­nas se atre­ven a in­ten­tar li­gar con los chi­cos y chi­cas fí­si­ca­men­te im­po­nen­tes: aun­que en prin­ci­pio se di­ce que es­ta ten­sión an­te las per­so­nas más atrac­ti­vas afec­ta es­pe­cial­men­te a las per­so­nas in­se­gu­ras, los es­tu­dio­sos de es­tos te­mas nos re­cuer­dan que, en asun­tos de se­duc­ción, la ma­yo­ría de in­di­vi­duos tie­nen po­ca se­gu­ri­dad en sí mis­mos y eso ha­ce que la in­ti­mi­da­ción eli­mi­ne gran can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des a las per­so­nas atrac­ti­vas. El efec­to de desa­so­sie­go que pro­du­ce la be­lle­za pue­de lle­gar al ex­tre­mo: en psi­co­lo­gía clí­ni­ca, de he­cho, hay su­fi­cien­tes per­so­nas que lo su­fren co­mo pa­ra que el fe­nó­meno ten­ga nom­bre: ve­nus­tra­fo­bia. Hay, ade­más, otro in­con­ve­nien­te pa­ra los gua­pos. En es­tos te­mas so­le­mos fo­ca­li­zar­nos en nues­tro gru­po ob­je­ti­vo, cal­cu­la­mos des­de jó­ve­nes el es­pec­tro es­té­ti­co con el que cree­mos que po­de­mos triun­far, y a las per­so­nas más gua­pas las sen­ti­mos fá­cil­men­te fue­ra del ran­go. De he­cho, una que­ja ha­bi­tual de los más atrac­ti­vos es la di­fi­cul­tad que su­po­ne a la ho­ra de sa­lir: es muy du­ro ir a li­gar a una dis­co­te­ca con un ami­go/a gua­po/a. Es mu­cho más re­for­zan­te ir con al­guien me­nos apa­ren­te fí­si­ca­men­te que no­so­tros. El te­mor que in­fun­de la be­lle­za no so­lo tie­ne con­se­cuen­cias en la se­duc­ción. Hay nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes que sa­can a la luz, por ejem­plo, la di­fi­cul­tad que su­po­ne la be­lle­za a la ho­ra te­ner una si­tua­ción de ten­sión con al­guien… aun­que es­te mo­men­to desa­so­se­gan­te pue­da ser bueno pa­ra esa per­so­na a me­dio pla­zo. En los ex­pe­ri­men­tos se ex­traen da­tos que mues­tran, por ejem­plo, que a los alum­nos más atrac­ti­vos se les co­rri­ge me­nos; a los je­fes más gua­pos se les ad­vier­te más tar­de de que la si­tua­ción se les es­tá yen­do de las ma­nos… e, in­clu­so, que a los in­di­vi­duos atrac­ti­vos se les diag­nos­ti­can en­fer­me­da­des me­nos gra­ves que las que tie­nen. Nos cues­ta más

Au­to­rre­tra­to de­for­ma­do del

pin­tor bri­tá­ni­co-ir­lan­dés Fran­cis Ba­con (1909-1992)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.