FAL­SAS CREEN­CIAS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

El es­cri­tor Pe­dro Bra­vo, au­tor de Bi­cio­sos enu­me­ra al­gu­nos tó­pi­cos que ro­dean es­te me­dio de trans­por­te.

“Voy a su­dar mu­cho”

De acuer­do, pe­ro tam­bién ca­mi­nan­do a pa­so rá­pi­do se su­da. La di­fe­ren­cia es que en bi­ci­cle­ta por lo me­nos a uno le da el ai­re, lo que ate­núa la sen­sa­ción de ca­lor. Con un tra­yec­to cor­to y en llano en to­do ca­so la su­do­ra­ción es acep­ta­ble.

“Me la van a ro­bar”

Los can­da­dos son ca­da vez más efi­ca­ces y li­ge­ros, co­mo los en U que se usan pa­ra las mo­tos. Las ple­ga­bles se pue­den guar­dar en ca­sa. Y, de to­das for­mas, en ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na apar­car la bi­ci en un ga­ra­je mu­ni­ci­pal só­lo cues­ta po­co más de un eu­ro pa­ra to­do el día.

“Me voy a le­sio­nar”

La bi­ci­cle­ta en ca­rre­te­ra tie­ne una gran ven­ta­ja: no es un de­por­te de im­pac­to co­mo co­rrer o ju­gar a te­nis, sino más bien de re­sis­ten­cia. In­clu­so si uno no es­tá en for­ma no tie­ne por qué le­sio­nar­se. Co­mo mu­cho se can­sa­rá más de lo pre­vis­to.

“En ciu­dad es pe­li­gro­so”

Ca­da vez hay más ca­rri­les bi­ci por las ciu­da­des es­pa­ño­las, aun­que sean in­su­fi­cien­tes. Los da­tos es­ta­dís­ti­cos con­fir­man que hay más ac­ci­den­tes con­du­cien­do en co­che que en bi­ci, que va a una ve­lo­ci­dad mu­cho más re­du­ci­da. Las po­si­bi­li­da­des de su­frir al­gún percance son de una so­bre 150. Pa­re­ci­das a las de un pea­tón.

“Las bi­cis só­lo son pa­ra el verano”

Que no se ofen­dan los fa­ná­ti­cos de la pe­lí­cu­la, pe­ro las bi­ci­cle­tas no son só­lo pa­ra el verano. Es más: la pri­ma­ve­ra ac­tual es la tem­po­ra­da per­fec­ta por­que la tem­pe­ra­tu­ra es más agra­da­ble. ¿Y en in­vierno? Uno se ca­lien­ta pe­da­lean­do bajo el abri­go. En nues­tras la­ti­tu­des el frío es me­nos rí­gi­do que en Ho­lan­da.

“Me voy a gas­tar una pas­ta pa­ra arre­glar­la”

O no. Si ha es­ta­do en ga­ra­je mu­cho tiem­po pro­te­gi­da de la hu­me­dad, la bi­ci­cle­ta ne­ce­si­ta só­lo pe­que­ños ajus­tes. Si pe­rió­di­ca­men­te se ha re­vi­sa­do su fun­cio­na­mien­to, el cos­te de la pues­ta a pun­to se­rá muy con­te­ni­do.

“Me dan pe­re­za las subidas”

¿Se­gu­ro que en su ciu­dad hay subidas? En San Fran­cis­co, con sus cé­le­bres co­li­nas, el uso de la bi­ci­cle­ta tri­pli­ca al de Ma­drid, que es ca­si lla­na. Hoy por hoy las bi­cis de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción tie­nen has­ta 21 mar­chas y tam­bién hay mo­de­los con pe­da­leo eléc­tri­co asis­ti­do. Ape­nas se no­ta­rá el es­fuer­zo. Y, en el peor de los ca­sos, las bi­ci­cle­tas siem­pre se pue­den me­ter en el me­tro.

“Tar­do me­nos en co­che”

De­pen­de. La ve­lo­ci­dad efec­ti­va del co­che en Londres o Nue­va York os­ci­la en­tre los 8 y los 9 km/h. Exis­ten va­rias prue­bas com­pa­ra­ti­vas que in­di­can que el tiem­po de des­pla­za­mien­to en bi­ci­cle­ta pue­de lle­gar a ser in­clu­so in­fe­rior al del co­che, en un tra­yec­to de me­dia dis­tan­cia. Y si se com­pa­ra con el au­to­bús, tam­bién la bi­ci­cle­ta sa­le ga­nan­do más de una vez.

“No ten­go di­ne­ro pa­ra com­prar­me una”

¿Quién ha di­cho que tie­ne que com­prar­la? Siem­pre pue­de al­qui­lar­la. El ser­vi­cio de Bi­cing en Bar­ce­lo­na es un buen ejem­plo de uso com­par­ti­do, sin te­ner que ad­qui­rir una en pro­pie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.