SA­FA­RI EN BI­CI POR KE­NIA

¿Un sa­fa­ri pe­cu­liar? El par­que Hell’s Ga­te de Ke­nia se pue­de recorrer en bi­ci­cle­ta pa­ra ob­ser­var a los gran­des re­yes de la fau­na

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El via­je en bi­ci­cle­ta es dis­tin­to por mu­chos mo­ti­vos. Por un la­do, uno se des­pla­za a la jus­ta ve­lo­ci­dad, ni muy rá­pi­do ni muy len­to, al rit­mo que nues­tras pier­nas son ca­pa­ces de im­pri­mir a los pe­da­les. La sen­sa­ción de es­fuer­zo es­tá muy pre­sen­te y ayu­da a dar ma­yor va­lor al re­co­rri­do y a lo que se ve en él. Aquí no hay ven­ta­ni­llas de cris­tal que nos se­pa­ren de la gen­te, por lo que el diá­lo­go se en­ta­bla de for­ma na­tu­ral, sin ba­rre­ras. Y ade­más, nos obli­ga a pen­sar en lo que es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, si no que­re­mos car­gar con ki­los de ma­te­rial que nos van a es­tor­bar tras recorrer los pri­me­ros cien me­tros o me­nos. Aho­ra, tras­la­de­mos to­dos es­tos pun­tos a una si­tua­ción de con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za: ima­gi­né­mo­nos por un mo­men­to a lo­mos de una bi­ci­cle­ta ob­ser­van­do a cor­ta dis­tan­cia una ma­na­da de an­tí­lo­pes o de bú­fa­los de la sa­ba­na y, por el ra­bi­llo del ojo, con­tro­lan­do la po­si­ble apa­ri­ción de un león aga­za­pa­do en la ma­le­za. Ese es el ni­vel de adre­na­li­na que pro­po­ne el Hell’s Ga­te Na­tio­nal Park de Ke­nia, la Puer­ta del In­fierno. El Hell’s Ga­te no go­za de la fa­ma de otras re­ser­vas co­mo Am­bo­se­li y Mas­sai Ma­ra, ya que es pe­que­ño en tér­mi­nos afri­ca­nos. Sin em­bar­go, cuen­ta con va­rios fac­to­res que lo con­vier­ten en es­pe­cial. Por un la­do, es­tá si­tua­do a cor­ta dis­tan­cia de Nai­ro­bi, ape­nas a 100 km de la capital, lo que lo con­vier­te en muy ac­ce­si­ble. Por el otro, es el úni­co que se pue­de visitar en bi­ci­cle­ta o a pie, e in­clu­so acam­par en él pa­ra pa­sar la no­che. El mo­ti­vo hay que bus­car­lo en el re­la­ti­va­men­te bajo ni­vel de de­pre­da­do­res que lo ha­bi­tan –los más ha­bi­tua­les son los leo­par­dos y las águi­las–, si bien ob­ser­var una nu­tri­da ma­na­da de ce­bras, ga­ce­las, im­pa­las o ji­ra­fas si­tua­da a la dis­tan­cia de un ti­ro de pie­dra dis­ta mu­cho de la ex­pe­rien­cia que se vi­ve en una vi­si­ta al zoo; es­tos ani­ma­les no es­tán acos­tum­bra­dos a que los cui­da­do­res les trai­gan la co­mi­da, por lo que to­da pre­cau­ción es po­ca, aun­que la ma­yo­ría de her­bí­vo­ros tien­den a ig­no­rar­te o a sa­lir co­rrien­do. El si­len­cio­so co­rrer de la bi­ci­cle­ta pro­pi­cia una vez más la pro­xi­mi­dad. Y por cier­to, no de­be­mos es­pe­rar en­con­trar­nos con mo­de­los de al­qui­ler cons­trui­dos con so­fis­ti­ca­das alea­cio­nes li­ge­ras ni equi­pa­dos con cambios con do­ce­nas de com­bi­na­cio­nes. Las bi­cis que se ofre­cen a la en­tra­da del par­que go­zan de es­ca­so man­te­ni­mien­to, pe­ro son su­fi­cien­tes pa­ra afron­tar un re­co­rri­do de unos 20 km, que acos­tum­bra a ser el es­tán­dar, si bien se pue­den rea­li­zar ru­tas mu­cho más com­ple­tas y exi­gen­tes. A un ki­ló­me­tro de la en­tra­da se al­za un ca­rac­te­rís­ti­co pro­mon­to­rio de for­ma trian­gu­lar, su­pues­ta­men­te una don­ce­lla pe­tri­fi­ca­da, que da pa­so a un pai­sa­je par­ti­cu­lar

Arri­ba, la ro­ca de Hell’s Ga­te jue­ga con su nom­bre y re­crea una puer­ta del in­fierno en un pa­so an­gos­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.