EL EN­CAN­TO DE LAS PIE­DRAS

Ini­cia­mos hoy una se­rie de­di­ca­da a des­ti­nos de via­je pa­ra aman­tes de la na­tu­ra­le­za con el tu­ris­mo geo­ló­gi­co, una nue­va for­ma de dis­fru­tar del pai­sa­je po­nien­do aten­ción a su re­lie­ve, ro­cas y fó­si­les. En Es­pa­ña hay mu­chos des­ti­nos geo­ló­gi­cos de re­le­van­cia i

La Vanguardia - ES - - DG -

Si le ha­blan de ir de vacaciones a Cá­diz, es pro­ba­ble que pien­se en dis­fru­tar de la pla­ya y del pes­caí­to fri­to. Pe­ro tam­bién po­dría apro­ve­char es­te des­tino pa­ra con­tem­plar los efec­tos del tsu­na­mi de 1755 –aso­cia­do al te­rre­mo­to de Lis­boa– en el Ca­bo de Tra­fal­gar: gran­des blo­ques de pie­dra de has­ta 80 to­ne­la­das que el olea­je ac­tual es in­ca­paz de mo­ver ni cuan­do hay tem­po­ral. Si se ani­ma a ello, es­ta­rá ha­cien­do tu­ris­mo geo­ló­gi­co que, se­gún ex­pli­can quie­nes lo prac­ti­can, no es otra co­sa que in­ter­pre­tar el pai­sa­je que se vi­si­ta y en­ten­der qué ha pa­sa­do allí a lo lar­go de los años, qué his­to­ria guar­dan sus ro­cas o re­lie­ve. “En reali­dad, la gen­te lle­va mu­chos años ha­cien­do tu­ris­mo geo­ló­gi­co sin to­mar con­cien­cia de ello, por­que en Es­pa­ña hay in­fi­ni­dad de lu­ga­res des­ta­ca­bles des­de el pun­to de vis­ta geo­ló­gi­co que se pre­sen­tan bajo otro as­pec­to”, ase­gu­ra En­ri­que Or­che, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra la De­fen­sa del Pa­tri­mo­nio Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro. Po­ne de ejem­plo Ca­bár­ceno (Can­ta­bria), el pa­ra­je na­tu­ral de la mi­na La Ja­yo­na en Fuen­tes del Ar­co (Ba­da­joz) o el mu­seo de Cé­sar de Man­ri­que, en Lan­za­ro­te. “Na­die pre­sen­ta Ca­bár­ceno co­mo una ma­ra­vi­lla geo­ló­gi­ca sino co­mo un gran par­que zoo­ló­gi­co, pe­ro es­tá ubi­ca­do en una mi­na a cie­lo abier­to que con­fi­gu­ra un pai­sa­je kárs­ti­co (for­ma­ción ca­li­za ero­sio­na­da por el agua) for­ma­do por el ma­te­rial que no se ex­plo­tó”, ex­pli­ca Or­che. Y en­fa­ti­za que “las cue­vas tu­rís­ti­cas son vi­si­ta­das por cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas al año, y las ins­ta­la­cio­nes mi­ne­ras por otros dos mi­llo­nes, y en am­bos ca­sos ha­bla­mos de lu­ga­res que son pu­ra geo­lo­gía, así que co­mo mí­ni­mo hay seis mi­llo­nes de per­so­nas que ca­da año ha­cen tu­ris­mo geo­ló­gi­co por to­do el país, aun­que mu­chos sin sa­ber­lo”. Es­pa­ña es­tá lle­na de lu­ga­res atrac­ti­vos des­de el pun­to de vis­ta geo­ló­gi­co y de­ce­nas de ellos tie­nen re­le­van­cia cien­tí­fi­ca in­ter­na­cio­nal. De los 90 geo­par­ques aus­pi­cia­dos por la Unesco en el mun­do, nue­ve es­tán en te­rri­to­rio español: el par­que cul­tu­ral del Maes­traz­go, el par­que na­tu­ral de Ca­bo de Ga­ta-Ní­jar; el de las Sie­rras Sub­bé­ti­cas, el geo­par­que de So­brar­be, el de la Cos­ta Vas­ca, el de Vi­lluer­cas-Ibo­res-Ja­ra, el de Ca­ta­lun­ya cen­tral, el de la co­mar­ca de Mo­li­na y Al­to Ta­jo, y el par­que na­tu­ral de la Sie­rra de Sevilla. Los geo­par­ques no es­tán de­di­ca­dos ex­clu­si­va­men­te a la geo­lo­gía, pe­ro son una ex­ce­len­te op­ción pa­ra pro­bar el tu­ris­mo geo­ló­gi­co por­que ofre­cen iti­ne­ra­rios se­ña­li­za­dos con guías del pa­tri­mo­nio que se pue­de ob­ser­var y a ve­ces vi­si­tas guia­das por ex­per­tos. Ello no sig­ni­fi­ca que pa­ra ha­cer tu­ris­mo geo­ló­gi­co se ne­ce­si­ten co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos pre­vios ni que prac­ti­car­lo sea co­mo asis­tir a una con­fe­ren­cia téc­ni­ca al ai­re li­bre. “Pre­ci­sa­men­te los geo­par­ques na­cen con la idea de que la geo­lo­gía pro­fe­sio­nal, el sa­ber si una ro­ca es me­ta­mór­fi­ca o no, in­tere­sa a po­cos, y que lo que ha­ce fal­ta ex­pli­car al pú­bli­co es el pro­ce­so a par­tir del cual se ha for­ma­do y trans­for­ma­do un te­rri­to­rio, y pa­ra eso no ha­ce fal­ta te­ner co­no­ci­mien­tos ni apren­der nom­bres ra­ros, sino ob­ser­var las di­fe­ren­cias de re­lie­ve que ves o ha­cer­te una idea de có­mo se fue com­po­nien­do un pai­sa­je con las ex­pli­ca­cio­nes que te dan”, apun­ta el pre­si­den­te del Geo­parc de la Ca­ta­lun­ya cen­tral, Joan Vin­yes. Po­ne co­mo ejem­plo la vi­si­ta a la mi­nas de sal de Car­do­na (Bar­ce­lo­na), uno de los po­cos lu­ga­res de Eu­ro­pa don­de se pue­de ver una mon­ta­ña de sal en su­per­fi­cie, que per­mi­te co­no­cer que ha­ce 36 mi­llo­nes de años la zo­na for­ma­ba par­te del mar Can­tá­bri­co,

con los cambios de re­lie­ve que­dó ais­la­da, y al eva­po­rar­se el agua que­dó la sal y for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas co­mo la mon­ta­ña de Mon­tse­rrat. Ex­pli­ca­da así, a par­tir del pai­sa­je, la geo­lo­gía sí des­pier­ta in­te­rés a la vis­ta del cre­cien­te éxi­to que tie­ne el Geo­lo­día que or­ga­ni­za anual­men­te la So­cie­dad Geo­ló­gi­ca de Es­pa­ña (SGE). “Es una jor­na­da de puer­tas abier­tas en el cam­po; se or­ga­ni­za una ex­cur­sión en ca­da pro­vin­cia pa­ra ver el pai­sa­je y las ro­cas con ojos de geó­lo­go” ex­pli­ca su pre­si­den­te, Mar­cos Au­rell. Se ce­le­bra des­de el 2005 y pa­ra ca­da sa­li­da se edi­ta una guía que pue­de ser­vir de re­fe­ren­cia pa­ra quien quie­ra pre­pa­rar una ex­cur­sión geo­ló­gi­ca por su cuen­ta por­que es­tán dis­po­ni­bles en la web de la SEG. Au­rell apun­ta que otra vía pa­ra afi­cio­nar­se al tu­ris­mo geo­ló­gi­co son los par­ques na­cio­na­les, pues es­tán en­cla­va­dos en lu­ga­res es­pe­cia­les por su re­lie­ve y dis­po­nen de una guía geo­ló­gi­ca que ex­pli­ca los pro­ce­sos que han da­do lu­gar a ese pai­sa­je y de­ta­lla las for­ma­cio­nes más des­ta­ca­das en ca­da itinerario. Y ca­da vez hay más geó­lo­gos que ven en el tu­ris­mo una sa­li­da pro­fe­sio­nal y or­ga­ni­zan ru­tas y ex­cur­sio­nes guia­das. “La geo­lo­gía es­tá en to­dos la­dos; de­trás de ca­da pai­sa­je hay una his­to­ria, y lo que ha­go co­mo guía es ex­pli­car a los tu­ris­tas lo que ha cos­ta­do ha­cer­se eso que ven y apun­tar cuál se­rá su evo­lu­ción fu­tu­ra”, co­men­ta Lu­na Adrados, res­pon­sa­ble de Geo­lag, que or­ga­ni­za sa­li­das por la cos­ta de los dinosaurios, en­tre Gi­jón y Ribadesella; vi­si­tas a los bu­fo­nes y ce­no­tes de la cos­ta orien­tal de As­tu­rias, o a los Pi­cos de Eu­ro­pa, en­tre otros des­ti­nos. La ex­pe­rien­cia de Car­los de Mi­guel, ge­ren­te de Tu­ris­mo Geo­ló­gi­co, es que los afi­cio­na­dos a la na­tu­ra­le­za y al sen­de­ris­mo dis­fru­tan mu­cho cuan­do sa­len al cam­po acom­pa­ña­dos de al­guien que les ex­pli­ca có­mo se ha for­ma­do el pai­sa­je que con­tem­plan. “Cuan­do les acom­pa­ñas al cañón del río Lobos o a las Ho­ces del Du­ra­tón y les ex­pli­cas por qué ven allí un ti­po de ro­ca y no otra, o les mues­tras con una lu­pa los di­fe­ren­tes mi­ne­ra­les de una pie­dra se sor­pren­den, les lla­ma la aten­ción y se in­te­re­san por sa­ber más de lo qué ha pa­sa­do allí y de geo­lo­gía”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.