LA BO­LA DEL MUN­DO DE MAR­COS MO­RAU

Con 32 años, es el Pre­mio Na­cio­nal de Dan­za (2013) más jo­ven, un pro­di­gio que ha re­vo­lu­cio­na­do es­ta dis­ci­pli­na

La Vanguardia - ES - - DG -

Mar­cos Mo­rau (Ontinyent, Va­len­cia, 1982) es hom­bre de geo­gra­fía. De la real y de la ima­gi­na­da. Y sus pie­zas, y su vi­da, se mue­ven en­tre Sue­cia, Is­lan­dia, Ja­pón, Sie­na. So­ñar lu­ga­res, pen­sar paí­ses, pro­yec­tar ciu­da­des. Mo­rau se des­pla­za a esos es­pa­cios só­lo con ideas. Y en­ton­ces, crea. “En el puen­te en­tre la idea y el es­pa­cio fí­si­co es­tá mi tra­ba­jo. Es un país en mi ima­gi­na­ción. Y es un jue­go. O yo al me­nos lo for­mu­lo co­mo tal”. Y así ya van nue­ve pie­zas to­po­grá­fi­cas con su com­pa­ñía, La Ve­ro­nal, con la que es­tá sa­cu­dien­do el pa­no­ra­ma de la dan­za na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Sus obras no son do­cu­men­ta­les, ni tan si­quie­ra in­ter­pre­ta­cio­nes. Son tram­pas en las que el es­pec­ta­dor cae de lleno. “Si vas a ver Sie­na (una de las pie­zas de es­ta com­pa­ñía que me­jo­res crí­ti­cas ha re­ci­bi­do) y na­da más en­trar ves el cua­dro de La Ve­nus de Ti­ziano, co­nec­tas con tu idea de Ita­lia, del ar­te. Lo que ha­ce­mos es ubi­car al es­pec­ta­dor en un con­tex­to que sien­ta có­mo­do pa­ra en­ton­ces lle­vár­nos­lo a don­de que­re­mos. Es esen­cial ju­gar con la per­cep­ción del pú­bli­co”, ex­pre­sa. Así lo ha he­cho tam­bién en Nip­pon- Ko­ku, una de sus úl­ti­mas pie­zas, una co­reo­gra­fía geo­grá­fi­ca que via­ja al imaginario co­lec­ti­vo del Ja­pón de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pe­ro que, en ver­dad, es­car­ba en con­cep­tos co­mo la mal­dad, la chi­fla­du­ra, el po­der. La geo­gra­fía, pa­ra Mo­rau, es ca­si una ne­ce­si­dad. “Cuan­do viajo a al­gún si­tio me gus­ta mi­rar la dis­tan­cia que hay y, una vez allí, me sue­lo vi­sua­li­zar en el ma­pa, en un plano pi­ca­do, me veo don­de es­toy en re­la­ción a mi ca­sa”, ex­pli­ca. Y le fas­ci­na una bo­la del mun­do que tie­ne, que ha­ce ro­dar por sus bra­zos. Y le da vuel­tas. Y ju­gue­tea con ella. Y uno tie­ne la sen­sa­ción de ha­ber­se co­la­do en al­gu­na es­ce­na de El gran dic­ta­dor. “En ca­sa ten­go tam­bién un ma­pa del mun­do enor­me, de tres me­tros, que ocu­pa to­da una pa­red. Me gus­ta mu­cho la geo­gra­fía, los ma­pas, ju­gar a las ban­de­ras”, confiesa. Es­te va­len­ciano, de mi­ra­da cu­rio­sa y pa­la­bra cui­da­da, que­ría es­tu­diar Be­llas Ar­tes, pe­ro el mo­vi­mien­to le fas­ci­na­ba tan­to que aca­bó cur­san­do co­reo­gra­fía, y tam­bién fo­to­gra­fía y dra­ma­tur­gia. Con al­gu­nos bai­la­ri­nes que co­no­ció en el Ins­ti­tut del Tea­tre creó La Ve­ro­nal. Y des­de en­ton­ces, obra que ha­cían, obra que les pre­mia­ban. Has­ta aho­ra, que le aca­ban de con­ce­der el Pre­mio Na­cio­nal de Dan­za 2013. “Soy el pre­mio na­cio­nal de dan­za más jo­ven de la his­to­ria”, cuen­ta en­tre abru­ma­do y or­gu­llo­so. Pe­ro Mar­cos Mo­rau, en ver­dad, no cartografía pie­zas de dan­za. O no só­lo. Cul­ti­va otras dis­ci­pli­na co­mo tea­tro, ci­ne, ar­tes plás­ti­cas, mú­si­ca. Y lo ha­ce con bai­la­ri­nes. “Pa­ra mí el cuer­po es só­lo un cuer­po que se mue­ve y que es tan im­por­tan­te co­mo la for­ma en que ese cuer­po se re­la­cio­na con el es­pa­cio, con el en­torno. Pa­ra mí son esen­cia­les to­dos los ele­men­tos que hay en es­ce­na y la es­ce­na no es­tá al ser­vi­cio del tex­to, de la pa­la­bra, ni del mo­vi­mien­to en cuan­to a dan­za, sino que es un to­do. No hay una je­rar­quía, es una de­mo­cra­cia de los ele­men­tos”. Y apos­ti­lla: “La dan­za es un me­dio con el que aho­ra es­toy có­mo­do pe­ro que sé que voy a cam­biar”.

Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Ana Ji­mé­nez

va­rias ve­ces, muy aten­to a las reac­cio­nes del pú­bli­co. “Es­toy muy ob­se­sio­na­do en có­mo el es­pec­ta­dor re­ci­be el es­pec­tácu­lo y en có­mo ese te­lón de ace­ro que se­pa­ra el es­ce­na­rio de los asien­tos a ve­ces se tras­pa­sa y otras no. So­bre to­do en dan­za con­tem­po­rá­nea, que a ve­ces re­sul­ta muy críp­ti­ca, pen­sa­da y di­ri­gi­da só­lo pa­ra en­ten­di­dos”, cuen­ta. Mo­rau, pa­ra quien el pú­bli­co tie­ne que en­trar a im­pli­car­se, reac­cio­nar a lo que ve, cree que “si lo que pa­sa en el es­ce­na­rio no lle­ga al es­pec­ta­dor es que el es­pec­tácu­lo no exis­te. Lo in­tere­san­te no es­tá en el es­ce­na­rio, sino en có­mo el es­pec­ta­dor re­for­mu­la lo que su­ce­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.