El ‘bull­ying’ en ca­sa

RI­VA­LI­DAD EN­TRE HER­MA­NOS: ¿CUÁN­DO ES EX­CE­SI­VA?

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Eva Mi­llet

El aco­so en­tre her­ma­nos es un te­ma po­co co­no­ci­do. En par­te, por­que for­ma par­te de la in­ti­mi­dad fa­mi­liar, pe­ro tam­bién por la ne­ga­ti­va de los pa­dres a re­co­no­cer el pro­ble­ma

“Me pe­ga ca­da día”. “Se bur­la cons­tan­te­men­te de

mí”. “Siem­pre me gri­ta y me em­pu­ja”. “Me di­ce que soy gor­da y fea y que no me­rez­co te­ner ami­gos”. “Me rom­pe los ju­gue­tes a pro­pó­si­to”. “Me asus­ta”. “Me ha­ce co­sas ho­rri­bles y llo­ro ca­da no­che; a ve­ces, ten­go ga­nas de des­apa­re­cer”… Si es­tos tes­ti­mo­nios de ni­ños y ni­ñas de en­tre on­ce y quin­ce años tu­vie­ran su ori­gen en la es­cue­la, no ha­bría du­das a la ho­ra de ca­li­fi­car­los co­mo ca­sos de aco­so es­co­lar: un ac­to in­ten­cio­na­do de agre­sión, fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca, que se re­pi­te du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po y en el que un in­di­vi­duo o un gru­po se si­túan en una si­tua­ción de po­der so­bre otro. Sin em­bar­go, ¿qué pa­sa cuan­do es­tos tes­ti­mo­nios su­ce­den en ca­sa, en­tre her­ma­nos? ¿Có­mo se le lla­ma a es­to? En el mun­do an­glo­sa­jón ca­da vez son más los ex­per­tos que em­pie­zan a uti­li­zar el tér­mino bull­ying en el con­tex­to fa­mi­liar. Las re­la­cio­nes fra­ter­nas, a me­nu­do sal­pi­ca­das por los ce­los, y en las que, por la di­fe­ren­cia de edad, sue­le ha­ber un des­equi­li­brio fí­si­co e in­te­lec­tual, son un buen cal­do de cul­ti­vo pa­ra es­te ti­po de di­ná­mi­cas. Así, es­te con­cep­to, que ha­bi­tual­men­te se apli­ca en los en­tor­nos edu­ca­ti­vos, ex­pan­de su ra­dio de ac­ción. Dos es­tu­dios, rea­li­za­dos am­bos en Es­ta­dos Uni­dos, con­fir­man es­ta afir­ma­ción. El pri­me­ro se pu­bli­có en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na Pe­dia­trics, bajo el tí­tu­lo “Re­la­ción en­tre agre­sio­nes en­tre her­ma­nos y pro­ble­mas men­ta­les en la ado­les­cen­cia”. El tra­ba­jo, li­de­ra­do por la psi­có­lo­ga Co­rin­na Tuc­ker, en­tre­vis­tó a 3.500 ni­ños y jó­ve­nes y des­cu­brió que, com­pa­ra­ti­va­men­te, se da­ban más si­tua­cio­nes de bull­ying en fa­mi­lia que en co­le­gio: un ter­cio en el ho­gar fren­te a un cuar­to en las au­las. El in­for­me, que fue re­se­ña­do por la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría, tam­bién des­ta­ca­ba que mien­tras que la in­ti­mi­da­ción en­tre com­pa­ñe­ros de es­cue­la es un pro­ble­ma re­co­no­ci­do, cuan­do su­ce­de en­tre her­ma­nos es des­pa­cha­do co­mo al­go nor­mal. Las agre­sio­nes iden­ti­fi­ca­das va­ria­ban del abu­so psi­co­ló­gi­co al fí­si­co, en di­ver­sos gra­dos (de los gol­pes al ro­bo y ro­tu­ra de ju­gue­tes, pa­san­do por los in­sul­tos). En ge­ne­ral, eran per­ci­bi­das por los pa­dres co­mo al­go co­rrien­te, in­clu­so, sa­lu­da­ble: una ma­ne­ra de en­se­ñar a los hi­jos a li­diar an­te las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que les de­pa­ra­rá la vi­da. Sin em­bar­go, el es­tu­dio tam­bién con­cluía que los ni­ños y ni­ñas que ha­bían su­fri­do agre­sio­nes de es­te ti­po te­nían más po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer pro­ble­mas men­ta­les. “La vio­len­cia en­tre her­ma­nos es un ti­po de vio­len­cia pre­va­len­te en las vi­das de mu­chos ni­ños y ni­ñas, pe­ro se sa­be muy po­co de es­te fe­nó­meno”, des­ta­can des­de la pu­bli­ca­ción Jour­nal of In­ter­per­so­nal Vio­len

ce, es­pe­cia­li­za­da en el aná­li­sis de la vio­len­cia. Es­ta en­ti­dad, que tam­bién ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio so­bre el im­pac­to del bull­ying en ca­sa, de­nun­cia asi­mis­mo que se ha­ya he­cho mu­cha in­ves­ti­ga­ción so­bre es­ta cues­tión en la es­cue­la pe­ro ape­nas se ha­ya re­pa­ra­do en el aco­so en fa­mi­lia. El Jour­nal en­tre­vis­tó a ca­si una trein­te­na de pa­re­jas de her­ma­nos, de los cua­les el 78% ase­gu­ró ha­ber si­do aco­sa­do du­ran­te su in­fan­cia (un ter­cio, du­ran­te va­rios años). Mu­chos ase­gu­ra­ron ha­ber si­do tan­to víc­ti­mas co­mo per­pe­tra­do­res. Co­mo el es­tu­dio pu­bli­ca­do en Pe­dia­trics, es­te tam­bién des­ta­ca que los ín­di­ces de aco­so son más ele­va­dos den­tro de ca­sa que en las au­las. Asi­mis­mo, se­ña­la que el 85% de los en­tre­vis­ta­dos ase­gu­ró ver es­te ti­po de vio­len­cia co­mo nor­mal. Las re­la­cio­nes en­tre her­ma­nos, com­pe­ti­do­res na­tu­ra­les por la aten­ción de los pa­dres, pue­de ser de amor y de odio al mis­mo tiem­po. Por ello, es ló­gi­co, ca­si al­go na­tu­ral, que ha­ya pe­leas. Sin em­bar­go, co­mo se­ña­ló Ro­bin Ko­wals­ki, au­tor del es­tu­dio del Jour­nal: “Hay una co­sa que son los desacuer­dos nor­ma­les en las re­la­cio­nes fra­ter­na­les y otra que es el bull­ying”. Él ase­gu­ra no sa­ber dón­de mar­car la lí­nea en­tre los dos con­cep­tos, mien­tras que Co­rin­na Tuc­ker uti­li­za el tér­mino agre­sión en­tre her­ma­nos pa­ra de­no­mi­nar a es­tas si­tua­cio­nes. Sin em­bar­go, en al­gu­nos ca­sos, es­ta úl­ti­ma acep­ción pa­re­ce de­ma­sia­do suave… A raíz de la di­fu­sión de los es­tu­dios en los me­dios in­ter­na­cio­na­les, apa­re­cie­ron al­gu­nos tes­ti­mo­nios de vio­len­cia fra­ter­na que po­nen los pe­los de punta. Co­mo el de Char­lot­te, quien en la web de la BBC ex­pli­ca que, de ni­ña, pe­ga­ba, “muy fuer­te”, a su her­ma­na me­nor, ca­da día. Ase­gu­ra sen­tir­se aún mal por ello y que su cul­pa no la mi­ti­ga que a ella la pe­ga­se, tam­bién con re­gu­la­ri­dad, su her­mano ma­yor. Tam­bién se sien­te mal Loui­se, otro tes­ti­mo­nio, quien re­cuer­da cons­tan­tes pe­leas con su her­mano du­ran­te su ni­ñez: un “círcu­lo vicioso” de gol­pes e in­sul­tos te­rri­bles, el uno al otro, que se­gún, ella, son la con­se­cuen­cia de su dis­tan­cia­mien­to y los pro­ble­mas que él tie­ne. “Me sien­to res­pon­sa­ble y no creo que sea ca­paz de de­jar de sen­tir­me cul­pa­ble si no con­si­go dis­cul­par­me por las co­sas que le di­je”, es­cri­be. Un jo­ven anó­ni­mo, de 21 años re­cuer­da có­mo era aco­sa­do en ca­sa por un her­mano ma­yor que pa-

re­cía “en­can­ta­dor” a ojos de to­do el mun­do pe­ro que, cuan­do es­ta­ban so­los, le pe­ga­ba con re­gu­la­ri­dad. “To­da­vía ten­go mie­do de él”, afir­ma. Ju­ne, la ter­ce­ra de cin­co her­ma­nos, re­cuer­da a su her­mano ma­yor co­mo “un ma­tón y un per­ver­so”, pe­ro lo que peor lle­va­ba es que su ma­dre lo fa­vo­re­cie­ra siem­pre fren­te a los otros cua­tro. A An­na tam­bién le su­ce­día al­go si­mi­lar en la in­fan­cia: su her­ma­na los aco­sa­ba cons­tan­te­men­te a ella y a sus otros tres her­ma­nos, pe­ro sus pa­dres ig­no­ra­ban sus que­jas. “No me hi­cie­ron ca­so has­ta que mi ma­dre le oyó man­dar­le a mi her­mano que me gol­pea­ra con una ma­de­ra: si no lo ha­cía, le rom­pía un ju­gue­te”. Por su par­te, De­bo­rah, es­ta­dou­ni­den­se y ma­dre de dos chi­cos de 16 y 17 años, ya se ha da­do cuen­ta de que al­go pa­sa en su fa­mi­lia: “Mis dos hi­jos son muy po­pu­la­res, van a un co­le­gio bue­ní­si­mo, pe­ro en ca­sa te­ne­mos un ver­da­de­ro pro­ble­ma: el ma­yor es un aco­sa­dor”. En­tre otros, De­bo­rah cuen­ta có­mo le cla­vó un bo­lí­gra­fo en el es­tó­ma­go a su her­mano, a quien “ame­na­za de muer­te cons­tan­te­men­te”, pe­ga y des­tro­za sus per­te­nen­cias. “Tie­ne un tem­pe­ra­men­to psi­có­ti­co”, ase­gu­ra. Al­gu­nos de es­tos ca­sos, en es­pe­cial es­te úl­ti­mo (don­de el jo­ven tam­bién agre­de a la ma­dre), son muy ex­tre­mos, pe­ro sor­pren­de que se ha­ya lle­ga­do has­ta si­tua­cio­nes co­mo las des­cri­tas. ¿Dón­de es­tán los lí­mi­tes en las pe­leas en­tre her­ma­nos? ¿Cuán­do hay que de­cir bas­ta? ¿Cuan­do cae la pri­me­ra tor­ta? “Yo creo que an­tes, mu­cho an­tes”, afir­ma la psi­có­lo­ga Mi­reia Trias Folch. “Aun­que es­tos son ca­sos ex­cep­cio­na­les, siem­pre hay que pro­cu­rar que na­die pe­gue a na­die, por­que pe­gar es una fal­ta de res­pe­to al otro en su cuer­po, y en un ni­ño, su cuer­po es su yo. En las desave­nen­cias y dis­cu­sio­nes en­tre her­ma­nos la lí­nea ro­ja es­tá siem­pre en la fal­ta de res­pe­to”. Trias cree que el en­tre her­ma­nos es un te­ma “ás­pe­ro” y que qui­zás pa­sa más des­aper­ci­bi­do por­que los pa­dres lo jus­ti­fi­can con un “es­tá ce­lo­so” o un “ya pa­sa­rá”, mien­tras que en la es­cue­la, don­de se lle­va ya una dé­ca­da ha­blan­do de lo mis­mo, exis­te mu­cho más con­trol. “Por eso, lo que es muy im­por­tan­te es la pre­ven­ción, y pa­ra ha­cer­lo las dos he­rra­mien­tas prin­ci­pa­les son la edu­ca­ción, la de los pa­dres, en con­cre­to, y la cul­tu­ra, en un sen­ti­do más ge­ne­ral”, afir­ma es­ta es­pe­cia­lis­ta. Pa­ra ella, la cla­ve tam­bién es­tá en po­ner lí­mi­tes cla­ros y sin am­bi­güe­da­des: “Hoy, bus­can­do dar una edu­ca­ción mo­der­na, se in­ten­ta que los ni­ños ha­gan ca­so con ex­ten­sas ex­pli­ca­cio­nes ca­si pa­ra adul­tos… Y a me­nu­do son dis­cur­sos que no sir­ven, o bien por­que aún no tie­nen la edad pa­ra com­pren­der­los o por­que ya se pue­de es­tar den­tro de una espiral de vio­len­cia con el her­mano”.

bull­ying Pa­ra Ma­ri­bel Mar­tí­nez, del centro Te­ra­pia Bre­veSen­tir­se Bien, es im­por­tan­te dis­tin­guir en­tre una re­la­ción de her­ma­nos mal lle­va­da y un tras­torno. “En lo que co­rres­pon­de al en­torno fa­mi­liar es im­por­tan­te, pri­me­ro, de­fi­nir lo que es el bull­ying: ¿Es el her­mano que te co­ge el ju­gue­te y tú te sien­tes fa­tal? ¿Es una dis­cu­sión por el pro­gra­ma de la te­le…?”. Pa­ra es­ta psi­có­lo­ga, si­tua­cio­nes co­mo es­tas son ha­bi­tua­les en la so­cia­bi­li­za­ción fra­ter­na, mien­tras que al­gu­nos de los as­pec­tos que se men­cio­nan en es­te reportaje im­pli­can un tras­torno di­so­cial. “Otra co­sa –aña­de– es có­mo las di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res pue­den lle­var a re­la­cio­nes de her­ma­nos muy dis­fun­cio­na­les, con vio­len­cia in­clu­so: es ahí don­de se pue­de abar­car a mu­chas fa­mi­lias y don­de uno se pue­de sen­tir iden­ti­fi­ca­do”. La lí­nea ro­ja, en­ton­ces, se mar­ca cuan­do hay su­fri­mien­to: “Por­que una mis­ma si­tua­ción pue­de ser vi­vi­da por uno co­mo una ma­ne­ra de ha­cer­se fuer­te y de de­fen­der­se, pe­ro por otro, co­mo un su­fri­mien­to. En­ton­ces sí que hay que ac­tuar”. La nor­ma­li­dad con la que cul­tu­ral­men­te se ven las pe­leas en­tre her­ma­nos es uno de los obs­tácu­los pa­ra que el aco­so en­tre ellos se re­co­noz­ca co­mo un pro­ble­ma. En oca­sio­nes, los mis­mos que lo pa­de­cie­ron, co­mo Juan, lo ven co­mo una ma­ne­ra de for­ta­le­cer el ca­rác­ter: “Mi her­mano ma­yor me aco­sa­ba to­do el tiem­po y era te­rro­rí­fi­co”, re­cuer­da. “Pe­ro con­si­de­ro que es par­te na­tu­ral de la ri­va­li­dad en­tre her­ma­nos y, pe­se a lo mal que me sen­tí, aho­ra sé que pue­do en­fren­tar­me a lo peor de la gen­te”. Juan con­si­de­ra que el bull­ying fue una es­pe­cie de “lec­ción de vi­da” y ase­gu­ra lle­var­se bien con su her­mano, cua­tro años ma­yor. Pe­ro, ¿es ne­ce­sa­rio apren­der así las co­sas? Pa­ra Mi­reia Trias, en ab­so­lu­to. “Que un her­mano sea vi­vi­do co­mo te­rro­rí­fi­co no es par­te na­tu­ral de la ri­va­li­dad fra­ter­nal”, afir­ma ro­tun­da. La psi­có­lo­ga aña­de que aun­que las pe­leas fra­ter­na­les se vean co­mo nor­ma­les, por­que es el pri­mer es­ce­na­rio de ri­va­li­dad en­tre se­me­jan­tes en la vi­da, es­to no jus­ti­fi­ca que la vio­len­cia ha­ya de ser la di­ná­mi­ca. Por eso in­sis­te en que los pa­dres han de es­tar muy aten­tos. “Unos pa­dres que pro­cu­ran te­ner una bue­na sa­lud men­tal y cui­dan de sus víncu­los fa­mi­lia­res de­ja­rán pa­sar co­sas en las re­la­cio­nes de los her­ma­nos, por­que hay co­sas que ellos mis­mos han de re­sol­ver, pe­ro, tam­bién, sa­brán ver en qué mo­men­to se ha de in­ter­ve­nir po­nien­do un lí­mi­te, mar­can­do una pau­ta mo­ral y di­cien­do: ‘Por aquí no’”. La ob­ser­va­ción es fun­da­men­tal tam­bién pa­ra Ma­ri­bel Mar­tí­nez, aun­que apun­ta que, pa­ra los pa­dres, “ver los de­fec­tos de los hi­jos es ta­rea di­fí­cil”. El di­cho que el amor es cie­go pue­de apli­car­se sin com­ple­jos con la pro­le, pe­ro re­sul­ta una dé­bil ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car la inopia, la ne­ga­ción, in­clu­so, con la que vi­ven al­gu­nos pro­ge­ni­to­res si­tua­cio­nes de vio­len­cia. “Sí, son di­ná­mi­cas muy pe­no­sas”, coin­ci­de Mi­reia Trias, quien se­ña­la que es fre­cuen­te que en una si­tua­ción de mal­tra­to fí­si­co se di­ga a quien la su­fre que se lo es­tá in­ven­tan­do, re­vic­ti­mi­zán­do­lo. Co­mo apun­ta el es­tu­dio de Co­rin­ne Tuc­ker, las con­se­cuen­cias de una in­fan­cia tru­fa­da de vio­len­cia fra­ter­nal no son sa­lu­da­bles. No só­lo por el im­pac­to que im­pli­ca su­frir agre­sio­nes en un lu­gar teó­ri­ca­men­te se­gu­ro, co­mo es el ho­gar, sino, ade­más, por lo que su­po­ne pa­ra un ni­ño que los adul­tos pa­sen por al­to un te­ma que les afec­ta mu­cho. Mi­reia Trias aña­de que el re­sul­ta­do de no po­ner­le freno pue­de da­ñar tan­to al que lo ha su­fri­do y al que lo ha in­fli­gi­do. “Den­tro de quien la ha su­fri­do, hay quien tie­ne la re­si­lien­cia su­fi­cien­te pa­ra sa­lir pe­ro, tam­bién, quien pue­de que­dar­se con lo que psi­co­pa­to­ló­gi­ca­men­te se lla­ma es­trés pos­trau­má­ti­co. En­tre los que la in­fli­gen hay des­de el per­fil más en­fer­mo has­ta el que des­pués se sien­te muy cul­pa­ble y lo arras­tra to­da la vi­da, pen­san­do en lo que hi­zo”. Al lla­mar la aten­ción so­bre una cues­tión de la que se ha­bla po­co, el men­sa­je de los ex­per­tos pa­ra los pa­dres es que la agre­sión en­tre her­ma­nos no de­be mi­ni­mi­zar­se, sino tra­tar­se co­mo al­go po­ten­cial­men­te da­ñino. Po­ner lí­mi­tes cla­ros y fir­mes y es­tar aten­to a las di­ná­mi­cas en­tre los hi­jos son dos he­rra­mien­tas im­pres­cin­di­bles pa­ra po­ner co­to a una vio­len­cia que se da en fa­mi­lia pe­ro que, pre­ci­sa­men­te por ello, es aún más inad­mi­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.