Las dos ca­ras de la am­bi­ción

La am­bi­ción tie­ne tan­tos se­gui­do­res co­mo de­trac­to­res. Des­pier­ta nues­tro es­pí­ri­tu de su­pera­ción, pe­ro en ex­ce­so nos con­du­ce por el ca­mino de la in­sa­tis­fac­ción. Apren­der a ges­tio­nar­la bien pue­de su­po­ner la di­fe­ren­cia en­tre ga­nar el mun­do… o per­der nues­tra a

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

La am­bi­ción es­tá he­cha del mis­mo ma­te­rial con el que se te­jen los sue­ños. Nos im­pul­sa a fi­jar­nos me­tas que nos ilu­sio­nan y re­tos que, a prio­ri, pa­re­cen im­po­si­bles de al­can­zar. Es un po­de­ro­so mo­tor que desafía la ló­gi­ca y la ra­zón. Quie­nes se atre­ven a dar­le rien­da suel­ta son ca­pa­ces de cam­biar su reali­dad y sus cir­cuns­tan­cias. No en vano, es un po­de­ro­so agen­te de trans­for­ma­ción. Y nos pue­de apor­tar mu­chas co­sas po­si­ti­vas. Ali­men­ta nues­tro es­pí­ri­tu de su­pera­ción, el in­con­for­mis­mo y la ca­pa­ci­dad de so­ñar a lo gran­de. Nos in­vi­ta a ir más allá de no­so­tros mis­mos, des­per­tan­do nues­tro afán com­pe­ti­ti­vo. In­clu­so pue­de en­se­ñar­nos a ser más hu­mil­des. Sin em­bar­go, por lo ge­ne­ral go­za de una dudosa repu­tación. Es­pe­cial­men­te de­bi­do a las com­pa­ñías que fre­cuen­ta. En­tre sus re­la­cio­nes ha­bi­tua­les se en­cuen­tran la co­di­cia, la in­sa­tis­fac­ción y el pro­pio in­te­rés, cu­yos con­se­jos nos pue­den arras­trar a lu­ga­res som­bríos. Sin du­da, po­de­mos afir­mar que la am­bi­ción tie­ne dos ca­ras. Su ros­tro lu­mi­no­so nos lle­va a bri­llar, y su la­do os­cu­ro nos con­du­ce al más pro­fun­do de los in­fier­nos. De ahí la im­por­tan­cia de apren­der a ges­tio­nar­la lo me­jor po­si­ble. To­dos co­no­ce­mos sus can­tos de sirena, y de­pen­dien­do de có­mo la in­ter­pre­ta­mos, ce­de­mos a sus im­pul­sos o nos re­sis­ti­mos es­toi­ca­men­te a su su­ge­ren­te can­ción. En cual­quier ca­so, es in­ne­ga­ble que tie­ne un im­por­tan­te im­pac­to en nues­tra vi­da, ya sea por ex­ce­so o por de­fec­to. No en vano, su ta­lón de Aqui­les es la me­di­da, y to­do aque­llo que es­tá dis­pues­ta a sa­cri­fi­car pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos. Pe­ro, ¿dón­de se es­con­de el pun­to de equi­li­brio? ¿En qué mo­men­to la sa­na am­bi­ción se con­vier­te en tó­xi­ca co­di­cia? Ca­da ca­so es di­fe­ren­te, pe­ro la am­bi­ción siem­pre cre­ce y se desa­rro­lla una vez se mar­ca un ob­je­ti­vo. Nos em­pu­ja y nos alien­ta has­ta que lo al­can­za-

mos, y es pre­ci­sa­men­te en ese mo­men­to en el que lle­ga el pun­to cla­ve. Al cru­zar la me­ta, to­da esa ilu­sión se di­fu­mi­na. Sí, tal vez nos du­re unos mi­nu­tos, ho­ras o días. Pe­ro ter­mi­na por des­apa­re­cer. Y de re­pen­te se des­pier­ta una os­cu­ra ne­ce­si­dad en nues­tro in­te­rior, un mons­truo con voz an­ge­li­cal que nos con­ven­ce de que si da­mos unos pa­si­tos más con­se­gui­re­mos lo que de ver­dad an­he­la nues­tro co­ra­zón. Ese ve­ne­no­so dis­cur­so nos cie­ga con fan­ta­sías de ale­gría pe­ren­ne, re­co­no­ci­mien­to y sa­tis­fac­ción ab­so­lu­ta. “Un po­qui­to más”, nos susurra en el oí­do. Y a me­nu­do cae­mos en su tram­pa sin cues­tio­nar­nos si el ca­mino que nos pro­po­ne es el que real­men­te nos acer­ca más a nues­tro ob­je­ti­vo fi­nal. Por lo ge­ne­ral, de­ci­di­mos se­guir ade­lan­te. Pe­ro po­cas ve­ces nos to­ma­mos el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra cues­tio­nar­nos: ¿qué nos lle­va a siem­pre que­rer más? ¿Des­de cuán­do más es si­nó­ni­mo de me­jor? ¿Qué nos fal­ta en es­te pre­ci­so ins­tan­te? ¿Cuán­do se­rá su­fi­cien­te? ¿Qué es lo que ver­da­de­ra­men­te es­ta­mos bus­can­do? Y ¿adón­de nos con­du­ce esa ca­rre­ra sin fin pi­lo­ta­da por la am­bi­ción?

Abun­dan­cia y ca­ren­cia Mar­car­nos me­tas y tra­ba­jar pa­ra con­se­guir­las for­ma par­te de nues­tro ADN. Es lo que nos per­mi­te evo­lu­cio­nar co­mo se­res hu­ma­nos en par­ti­cu­lar y co­mo es­pe­cie en ge­ne­ral. Re­sul­ta tan ne­ce­sa­rio co­mo sa­lu­da­ble, y la am­bi­ción tie­ne una fun­ción bá­si­ca en es­te pro­ce­so. Sin em­bar­go, la am­bi­ción no siem­pre cum­ple lo que nos pro­me­te. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me (EE.UU), li­de­ra­do por el pro­fe­sor Ti­mothy Jud­ge, la am­bi­ción pue­de ayu­dar­nos a con­se­guir ma­yor pres­ti­gio y éxi­to pro­fe­sio­nal, pe­ro no ofre­ce nin­gu­na ga­ran­tía de fe­li­ci­dad en el lar­go pla­zo. Es­te es­tu­dio com­pren­de da­tos de se­gui­mien­to de las vi­das de más de 700 per­so­nas du­ran­te más de sie­te dé­ca­das, en un in­ten­to por com­pren­der a un ni­vel más pro­fun­do de qué ma­ne­ra la am­bi­ción mol­dea nues­tras vi­das. Al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes tu­vie­ron ca­rre­ras im­pre­sio­nan­tes, mien­tras que otros tu­vie­ron lo­gros mo­des­tos. Los par­ti­ci­pan­tes am­bi­cio­sos — a juz­gar por las des­crip­cio­nes pro­por­cio­na­das du­ran­te su ju­ven­tud por los pro­pios su­je­tos y por sus fa­mi­lia­res— eran cla­ra­men­te más exi­to­sos en lo ma­te­rial, asis­tie­ron a uni­ver­si­da­des des­ta­ca­das, tra­ba­ja­ban en ocu­pa­cio­nes más pres­ti­gio­sas y ga­na­ban sa­la­rios más al­tos. Pe­ro a pe­sar de que pa­re­cían “te­ner­lo to­do”, no tu­vie­ron éxi­to en las que po­drían con­si­de­rar­se dos va­ria­bles cla­ve: la fe­li­ci­dad y la lon­ge­vi­dad. La in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­da en el Jour­nal of Ap­plied Psy­cho­logy bajo el tí­tu­lo “On the va­lue of ai­ming high: The cau­ses and con­se­quen­ces of ambition” (So­bre el va­lor de apun­tar al­to: Las cau­sas y con­se­cuen­cias de la am­bi­ción) con­clu­ye que exis­te una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre la am­bi­ción y el éxi­to edu­ca­ti­vo y pro­fe­sio­nal. Pe­ro tam­bién que a pe­sar de la per­cep­ción ex­ter­na, las per­so­nas am­bi­cio­sas no vi­ven ne­ce­sa­ria­men­te vi­das más fe­li­ces, más sa­nas ni más lon­ge­vas que aque­llas me­nos am­bi­cio­sas. En úl­ti­ma ins­tan­cia, to­do ra­di­ca en lo que nos mue­ve a lo­grar los ob­je­ti­vos que nos mar­ca­mos. ¿Pa­ra qué lo ha­ce­mos? Re­sul­ta cla­ve de vez en cuan­do to­mar pers­pec­ti­va y re­vi­sar nues­tras mo­ti­va­cio­nes. Hay dos ma­ne­ras muy dis­tin­tas de vi­vir la am­bi­ción. Una nos acer­ca a su ca­ra lu­mi­no­sa y otra nos con­de­na a la os­cu­ra. La pri­me­ra se cen­tra en el apren­di­za­je que sa­ca­mos du­ran­te el ca­mino, y par­te de la abun­dan­cia. La se­gun­da cie­ga con el re­sul­ta­do fi­nal que que­re­mos ob­te­ner, y na­ce de la ca­ren­cia. Vi­vir des­de la abun­dan­cia sig­ni­fi­ca va­lo­rar to­do aque­llo que for­ma par­te de nues­tra exis­ten­cia, lo que su­po­ne que nos mar­ca­mos re­tos pa­ra me­jo­rar nues­tras cir­cuns­tan­cias sin ol­vi­dar que la au­tén­ti­ca fe­li­ci­dad no se es­con­de en lo que po­de­mos lo­grar, sino en la per­so­na en la que nos con­ver­ti­mos en el pro­ce­so. Así, la abun­dan­cia nos lle­va a mo­ver­nos des­de la no ne­ce­si­dad. Cuan­do vi­vi­mos des­de la ca­ren­cia, par­ti­mos de la ba­se de que nos fal­ta al­go sin lo que no po­de­mos ser fe­li­ces. Al­go que te­ne­mos que con­se­guir en el mun­do ex­te­rior, y que a me­nu­do tie­ne que ver con la repu­tación, el re­co­no­ci­mien­to, el triun­fo, los lo­gros ma­te­ria­les o la abun­dan­cia eco­nó­mi­ca. Es pre­ci­sa­men­te esa ca­ren­cia la que ali­men­ta la am­bi­ción des­me­di­da, ese agu­je­ro ne­gro de in­sa­tis­fac­ción que no se lle­na por mu­chas me­tas que al­can­ce­mos, aun­que sean las que to­do el mun­do nos pro­me­tía que nos trae­rían fe­li­ci­dad y ple­ni­tud. Es una sed im­po­si­ble de sa­ciar. Y ter­mi­na por se­car­nos por den­tro. La mis­ma mo­ne­da La ca­ra os­cu­ra de la am­bi­ción tie­ne co­mo efec­to se­cun­da­rio una pro­fun­da in­sa­tis­fac­ción crónica, que a me­nu­do nos lle­va a cru­zar la fi­na lí­nea que se­pa­ra la am­bi­ción de la co­di­cia. Quie­nes vi­ven bajo su som­bra ter­mi­nan por trai­cio­nar sus va­lo­res y prin­ci­pios en su afán por lo­grar las me­tas que se han mar­ca­do. Así, de­jan a un la­do la in­te­gri­dad, la ho­nes­ti­dad, la ge­ne­ro­si­dad y el al­truis­mo en be­ne­fi­cio de su pro­pio in­te­rés. Es­ta ac­ti­tud vi­tal ter­mi­na por pa­sar­les fac­tu­ra. Y a to­dos quie­nes se re­la­cio­nan con ellos tam­bién. De ahí la ma­la fa­ma que con los años ha ido co­se­chan­do la am­bi­ción. No en vano, la am­bi­ción se co­rrom­pe cuan­do en­tra en la ecua­ción la creen­cia de que na­da va a ser nun­ca su­fi­cien­te. Pa­ra al­gu­nos, in­clu­so la cer­te­za de que nun­ca va­mos a ser su­fi­cien­tes. De ahí la ten­den­cia a acu­mu­lar, ya sea lo­gros o bie­nes ma­te­ria­les. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es­ta iner­cia nos lle­na de mie­dos, pues ca­da vez te­ne­mos más que per­der. La­men­ta­ble­men­te, en es­te pro­ce­so po­cas ve­ces nos ha­ce­mos cons­cien­tes de que ya nos he­mos per­di­do a no­so­tros mis­mos. Su­bir a lo­mos de la am­bi­ción es co­mo ca­bal­gar so­bre una ye­gua sal­va­je. Al prin­ci­pio cree­mos que lle­va­mos las rien­das, pe­ro si nos des­pis­ta­mos, ter­mi­na­re­mos con el tra­se­ro en el sue­lo y to­do el cuer­po do­lo­ri­do. La cla­ve es­tá en atre­ver­nos a do­mar­la. Si pres­ta­mos su­fi­cien­te aten­ción, po­dre­mos dis­fru­tar de la ca­rre­ra sin ha­cer­nos adic­tos a la sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad y al de­sen­freno. No se tra­ta de re­nun­ciar a ella, pues en el ca­mino tam­bién es­ta­ría­mos re­nun­cian­do a la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­nos en la per­so­na que po­de­mos lle­gar a ser. Pe­ro sí cues­tio­nar­nos a me­nu­do cuál es el ob­je­ti­vo que ver­da­de­ra­men­te es­ta­mos per­si­guien­do, y la me­di­da del mis­mo. Una va­lio­sa lec­ción que se des­pren­de de la am­bi­ción es que to­do es po­si­ble con la do­sis su­fi­cien­te de de­ter­mi­na­ción, de­di­ca­ción y es­fuer­zo. Po­de­mos trans­for­mar el impulso de ser más y me­jo­res a los ojos de los de­más por el pro­pó­si­to de acer­car­nos ca­da día a la per­so­na que nos gus­ta­ría ser. Y de­jar a un la­do por un mo­men­to los re­sul­ta­dos ma­te­ria­les y co­men­zar a me­dir nues­tros éxi­tos en ba­se a nues­tros pro­pios re­sul­ta­dos in­ter­nos de bie­nes­tar y sa­tis­fac­ción. Pa­ra mu­chos, la am­bi­ción es un re­qui­si­to pre­vio pa­ra el triun­fo. De­pen­de úni­ca­men­te de no­so­tros con­ver­tir­la en un vi­cio… o en una vir­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.