LAS GA­LLI­NA DE LOS HUE­VOS DE ORO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Ha­bía una vez un gran­je­ro que tra­ba­ja­ba muy du­ro. Un buen día, en el mer­ca­do com­pró una ga­lli­na y re­gre­só a su ca­sa muy con­ten­to. Cuál fue su sor­pre­sa cuan­do al día si­guien­te, cuan­do fue a re­co­ger los hue­vos, en­tre la pa­ja en­con­tró un her­mo­so y só­li­do huevo he­cho de oro. –¡Pe­ro qué es es­to! –di­jo, fro­tán­do­se las ma­nos. Aca­ri­ció a su ga­lli­na nue­va y co­gió el huevo de oro. Rá­pi­da­men­te fue a la ciu­dad pa­ra ven­der­lo en un jo­ye­ría. Nun­ca ha­bía vis­to tan­to di­ne­ro jun­to. Al día si­guien­te se le­van­tó im­pa­cien­te pa­ra ver si su ga­lli­na ha­bía vuel­to a po­ner otro huevo de oro y efec­ti­va­men­te así fue. Hi­zo lo mis­mo, ven­dió el huevo y guar­dó el di­ne­ro bajo la ca­ma. Ca­da día, el ri­tual per­ma­ne­cía inal­te­ra­ble, has­ta que un día, har­to de es­pe­rar, pen­só: –¿Y por qué he de es­pe­rar a ma­ña­na pa­ra re­co­ger otro huevo? ¡Quie­ro ha­cer­me ri­co ya! El gran­je­ro co­gió una si­lla y se sen­tó jun­to a la ga­lli­na a es­pe­rar. Pa­sa­ban las ho­ras y la ga­lli­na se­guía sin po­ner nin­gún huevo más. Cuan­do se can­só dio un sal­to de la si­lla y le gri­tó a la ga­lli­na: –¡Qué te pa­sa ga­lli­na ton­ta!, ¿por qué no po­nes más hue­vos de oro? Pe­ro la ga­lli­na se­guía pi­co­tean­do el grano sin ha­cer­le mu­cho ca­so. Si­guió allí has­ta al­tas ho­ras de la no­che, pe­ro no ha­bía nin­gún nue­vo huevo. En­ton­ces el gran­je­ro tu­vo una idea. –Si la ga­lli­na po­ne hue­vos de oro se­rá por­que por den­tro es­té he­cha de oro. Pen­só que lo me­jor era ma­tar­la pa­ra co­ger el te­so­ro de su in­te­rior. Lo hi­zo, se que­dó sin ga­lli­na y sin hue­vos de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.