EL REN­COR

LA IN­QUI­NA IN­TO­XI­CA Y ES DI­FÍ­CIL LI­BRAR­SE DE ESE VE­NENO QUE ATE­NA­ZA A QUIEN LO SU­FRE

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

“La ma­té por in­qui­na”, ha di­cho la pre­sun­ta asesina de la pre­si­den­ta de la Dipu­tación de León. Una pa­la­bra un po­co en desuso, pe­ro muy ade­cua­da. In­qui­na y en­cono pro­ce­den de in­qui­na­re, “co­rrom­per, en­ve­ne­nar, in­fec­tar­se”. Es, pues, una in­to­xi­ca­ción, en es­te ca­so, afec­ti­va. Pa­ra un apa­sio­na­do del len­gua­je abre la puer­ta de un te­rri­to­rio su­til­men­te le­xi­ca­li­za­do: el ren­cor. La cons­ta­ta­ción de que los di­fe­ren­tes idio­mas analizan los sen­ti­mien­tos con más fi­nu­ra y mi­nu­cio­si­dad que la psi­co­lo­gía hi­zo que de­di­ca­ra va­rios años a es­cri­bir un Dic­cio­na­rio de los sen­ti­mien­tos. Vol­va­mos al ren­cor. El des­en­ca­de­nan­te de es­ta po­de­ro­sa emo­ción es una ofen­sa o da­ño, real o ima­gi­na­do, que una per­so­na su­fre, y eso en­cien­de la fu­ria con­tra el cul­pa­ble. La fu­ria in­clu­ye el de­seo de de­vol­ver el da­ño, de des­qui­tar­se. En es­te pun­to, el dic­cio­na­rio se­ña­la tres po­si­bles ca­mi­nos. La ven­gan­za, el ol­vi­do y el per­dón. Si me ven­go, me desaho­go, la pre­sión des­apa­re­ce, y se res­ta­ble­ce el equi­li­brio per­di­do. Si ol­vi­do, la ofen­sa de­ja de es­tar ac­ti­va en mi me­mo­ria. Si per­dono, can­ce­lo vo­lun­ta­ria­men­te la deu­da del que me hi­zo da­ño. Las tres tie­nen una gran com­ple­ji­dad. El mo­vi­mien­to ven­ga­ti­vo es nor­mal y su jus­ti­fi­ca­ción mo­ral fue ad­mi­ti­da has­ta por To­más de Aquino. Sin em­bar­go, ca­si to­das las so­cie­da­des y sis­te­mas mo­ra­les la han re­cha­za­do, por­que des­en­ca­de­na un pro­ce­so inaca­ba­ble y des­truc­ti­vo. El ol­vi­do no de­pen­de de la vo­lun­tad. Va a su ai­re. Per­do­nar es di­fí­cil. Y si no pue­do ni ven­gar­me, ni ol­vi­dar, ni per­do­nar, ¿qué su­ce­de? Que la fu­ria, el ma­les­tar, la in­dig­na­ción no des­apa­re­ce, se que­da en­quis­ta­da, en­ve­je­ce, se vuel­ve ran­cia, y de ran­cio de­ri­va ren­cor que es, co­mo de­cían los dic­cio­na­rios an­ti­guos, la ira en­ve­je­ci­da. O tam­bién pue­de in­fec­tar­se, en­co­nar­se y en­ve­ne­nar­se ha­cia la víc­ti­ma. Apa­re­ce aquí la in­qui­na. El ren­cor es de in­cu­ba­ción len­ta. No apa­re­ce en el mo­men­to de la ofen­sa, sino des­pués. Es, ade­más, un sen­ti­mien­to ru­mia­dor, que hur­ga con­ti­nua­men­te en la he­ri­da, que no la de­ja ci­ca­tri­zar. Re­plie­ga al su­je­to so­bre sí mis­mo, en un es­ta­do cer­cano a la ob­se­sión. Es una in­to­xi­ca­ción de la me­mo­ria. El Petit Ro­bert, que es el dic­cio­na­rio que me­jor ana­li­za los sen­ti­mien­tos, da una pre­ci­sa des­crip­ción: “Es el he­cho de acor­dar­se con ani­mo­si­dad de los ma­les o da­ños que se han pa­de­ci­do, co­mo si se los sin­tie­ra to­da­vía”. Tie­ne a su agre­sor en­tre ce­ja y ce­ja, cla­va­do allí co­mo una im­pla­ca­ble ban­de­ri­lla de fue­go. Ese creo que es el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra ani­mo­si­dad, el al­ma en­te­ra des­agua ha­cia el ob­je­to odia­do. La in­qui­na in­to­xi­ca y es di­fí­cil sa­lir de ese en­ve­ne­na­mien­to que aca­ba se­cues­tran­do to­do el mun­do emo­cio­nal del su­je­to. Es un sen­tir con­ti­nuo, un re- sen­tir. Al re­cuer­do del da­ño se une la im­po­ten­cia pa­ra li­brar­se de él. Aca­ba por desem­bo­car en la amar­gu­ra, sen­ti­mien­to que el Petit Ro­bert de­fi­ne muy bien: “Sen­ti­mien­to du­ra­de­ro de tris­te­za mez­cla­da de ren­cor, re­la­cio­na­da con una hu­mi­lla­ción, una de­cep­ción o una in­jus­ti­cia”. Sin du­da, co­no­ce­rán a al­gu­na per­so­na amar­ga­da que con­vier­te en amar­ga to­da su exis­ten­cia. Es­ta pre­sa de sí mis­ma. Ha ti­ra­do le­jos las lla­ves de su cel­da, y ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra sa­lir de ese en­claus­tra­mien­to. Es­te es el ma­pa del ren­cor.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.