LA PRE­SIÓN QUE VIE­NE DE EU­RO­PA

ME­DI­DAS PA­SI­VAS, CON­TROL DEL AI­RE, RE­CI­CLA­JE... TO­DO SU­MA ECO­LO­GÍA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

El 10 de mar­zo en­tró en vi­gor la re­vi­sión del Có­di­go Téc­ni­co de la Edi­fi­ca­ción (CTE) vi­gen­te des­de el 2006. El pri­mer CTE, que tras­po­ne la le­gis­la­ción eu­ro­pea pa­ra lo­grar edi­fi­cios más efi­cien­tes, ape­nas sir­vió pa­ra na­da por la mo­ra­to­ria pa­ra que el sec­tor tu­vie­ra tiem­po de asi­mi­lar­lo. Así que en el mo­men­to de ma­yor au­ge de la cons­truc­ción –en­tre el 2007 y el 2008– no se apli­có. Y una vez que en­tró en vi­gor, prác­ti­ca­men­te se ha­bía de­ja­do de cons­truir por la cri­sis. La Unión Eu­ro­pea exi­gi­rá en el 2020 que to­dos los edi­fi­cios nue­vos ten­gan “un ni­vel de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca muy al­to”. El ac­tual CTE li­mi­ta el con­su­mo de ener­gías no re­no­va­bles (aun­que no de­ter­mi­na la con­tri­bu­ción mí­ni­ma de la fo­to­vol­tai­ca en vi­vien­das), in­cre­men­ta las me­di­das pa­si­vas y ha­ce hin­ca­pié en el ais­la­mien­to. Tam­bién ele­va las especificaciones en las reha­bi­li­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas de ais­la­mien­to y efi­cien­cia de las ins­ta­la­cio­nes has­ta ha­cer­las si­mi­la­res a las de los in­mue­bles nue­vos.

La vi­lla B de Lyon, de la fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra Tec­to­ni­ques, aun­que no tie­ne la cer­ti­fi­ca­ción de pa­si­va, es otro ejem­plo de ca­sa bio­cli­má­ti­ca que re­cu­rre a un sis­te­ma de ven­ti­la­ción de do­ble flu­jo co­nec­ta­do a un in­ter­cam­bia­dor de ca­lor que su­mi­nis­tra ai­re a una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te, en es­te ca­so de 12 °C. La ca­le­fac­ción es por sue­lo ra­dian­te ali­men­ta­do por una cal­de­ra de gas de con­den­sa­ción y pa­ne­les so­la­res. En in­vierno, una es­tu­fa de le­ña apo­ya las ne­ce­si­da­des de ca­le­fac­ción. En la cu­bier­ta se ha plan­ta­do se­dum, y el agua de llu­via se re­co­ge en un de­pó­si­to sub­te­rrá­neo. “To­dos es­tos sis­te­mas re­quie­ren un con­trol pa­ra que fun­cio­nen de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble –ex­pli­can los ar­qui­tec­tos–. Son cues­tio­nes téc­ni­cas que re­quie­ren un cier­to gra­do de do­mi­nio y que los ocu­pan­tes se in­tere­sen por ellos y cam­bien sus há­bi­tos”. Otro mo­do de acer­car­se al di­se­ño bio­cli­má­ti­co es el que ha ele­gi­do el ar­qui­tec­to Luis Ve­las­co Rol­dán pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de la plan­ta si­tua­da bajo la cu­bier­ta de una ca­sa de pue­blo en Ma­llor­ca, que es su pro­pia vi­vien­da. “Qui­se in­ves­ti­gar so­bre sis­te­mas de ca­le­fac­ción na­tu­ral [la ca­sa es­tá en el lu­gar más frío de la is­la], con­se­guir el má­xi­mo ca­lor y al­ma­ce­nar­lo den­tro de la vi­vien­da”. Pa­ra ello, en lu­gar de ce­rrar­la co­mo se ha­ría en una ca­sa pa­si­va, creó dos es­pa­cios in­ter­me­dios en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior: un pa­tio y un in­ver­na­de­ro. El in­ver­na­de­ro tie­ne una cu­bier­ta mó­vil que se des­pla­za la­te­ral­men­te pa­ra con­ver­tir­lo en una te­rra­za so­lea­da y pro­te­gi­da del vien­to. Del mis­mo mo­do, otra cu­bier­ta de ma­de­ra (de más de 4 me­tros de luz y 10 cm de sec­ción) pue­de des­pla­zar­se has­ta si­tuar­se so­bre los vi­drios fi­jos, lo que en verano crea un por­che som­brea­do so­bre la te­rra­za. En es­ta

cu­bier­ta hay un captador so­lar de ai­re que ca­lien­ta el in­ver­na­de­ro y es­te a su vez la vi­vien­da.

Es­tos sis­te­mas de cap­ta­ción so­lar ayu­dan a li­mi­tar el pe­rio­do de fun­cio­na­mien­to de la chi­me­nea –ca­si el 100% en los días so­lea­dos has­ta el mes de di­ciem­bre y a par­tir de fi­na­les de fe­bre­ro–. Aun­que hay un apa­ra­to de cli­ma­ti­za­ción ar­ti­fi­cial, es­tá co­nec­ta­do al pre­ca­len­ta­mien­to de ai­re pro­ce­den­te del in­ver­na­de­ro, pa­ra au­men­tar su ren­di­mien­to. El con­su­mo ener­gé­ti­co de la ca­sa con la com­bi­na­ción de sis­te­mas na­tu­ra­les, me­cá­ni­cos y ar­ti­fi­cia­les se re­du­ce a un 25% res­pec­to a una re­si­den­cia con­ven­cio­nal.

“Creo que es po­si­ble pro­po­ner al­ter­na­ti­vas den­tro del cam­po de la reha­bi­li­ta­ción o la re­for­ma de edi­fi­ca­cio­nes que per­mi­tan so­lu­cio­nes ener­gé­ti­cas al­ter­na­ti­vas o com­ple­men­ta­rias a las so­lu­cio­nes con­ven­cio­na­les y la im­pli­ca­ción de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor de la cons­truc­ción en pro­yec­tos sos­te­ni­bles”, opi­na Ve­las­co, que es doc­tor en Ar­qui­tec­tu­ra y Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca en Edi­fi­cios. Pe­ro tam­bién con­si­de­ra que “no pue­des con­di­cio­nar al usua­rio a vi­vir en una es­pe­cie de co­fre. Es­to no tie­ne na­da que ver con nues­tro mo­do de vi­da. No­so­tros uti­li­za­mos los por­ches y las te­rra­zas, que for­man par­te de nues­tra cul­tu­ra, y el con­fort no es un va­lor en va­tios, sino que la gen­te se sien­ta bien en la ca­sa”.

Hay tan­tas ma­ne­ras de abor­dar el pro­yec­to de una vi­vien­da que re­sul­te res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te y que aho­rre ener­gía co­mo es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro Ve­las­co pre­vie­ne so­bre los ar­qui­tec­tos o cons­truc­to­res que ven­den “hu­mo ver­de”. Los ad­je­ti­vos “eco­ló­gi­co”, “sos­te­ni­ble” o “bio­cli­má­ti­co” es­tán de mo­da y se usan de­ma­sia­do ale­gre­men­te co­mo ar­gu­men­to de venta, y no siem­pre res­pon­den a la reali­dad. “Me gus­ta­ría des­mi­ti­fi­car que pa­ra aho­rrar ener­gía y re­cur­sos en ca­sa, pa­ra que sea bio­cli­má­ti­ca, ten­gas que asu­mir mu­cha in­ge­nie­ría o ha­cer ar­qui­tec­tu­ra ra­ra”. Ali­cia Za­mo­ra, por su par­te, re­co­mien­da que un téc­ni­co es­pe­cia­lis­ta en es­te ti­po de cons­truc­cio­nes ase­so­re du­ran­te to­do el pro­ce­so.

Más allá de las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de abor­dar el aho­rro de ener­gía de una vi­vien­da, to­das es­tas ca­sas tie­nen en co­mún la in­dus­tria­li­za­ción de los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos, que re­pre­sen­ta una me­jo­ra res­pec­to a las ca­li­da­des de los aca­ba­dos de un pro­yec­to. Los sis­te­mas pre­fa­bri­ca­dos de cons­truc­ción tam­bién per­mi­ten acor­tar el pla­zo de eje­cu­ción de las obras. Si es­tas se ha­cen en se­co, es de­cir sin ma­te­ria­les que ne­ce­si­ten fra­guar, se mi­ni­mi­za el con­su­mo de agua en el pro­ce­so, se re­du­cen los re­si­duos y se fa­ci­li­ta el re­ci­cla­je pos­te­rior.

En Es­pa­ña que­da mu­cho ca­mino por recorrer en el cam­po de la cons­truc­ción bio­cli­má­ti­ca. Du­ran­te los años del boom se cons­tru­yó mu­cho pe­ro mal, y las úl­ti­mas de­ci­sio­nes del Go­bierno, que re­cor­ta la sub­ven­ción a las ener­gías re­no­va­bles y crea un pea­je bau­ti­za­do co­mo “im­pues­to al sol”, que obli­ga a pa­gar has­ta un 5% más en la fac­tu­ra por te­ner una ins­ta­la­ción de ener­gía re­no­va­ble pa­ra au­to­con­su­mo, no ayu­dan a que el pa­no­ra­ma me­jo­re. “Lo que se me­jo­re se ha­rá por­que Eu­ro­pa, mu­cho más avan­za­da en es­te cam­po, obli­gue, y las nor­mas eu­ro­peas ca­da vez se­rán más du­ras”, va­ti­ci­na Luis Ve­las­co.

3

2 1|2|3 Huis | Ta­ri­fa Cons­trui­da por In­fi­nis­ki. Se ba­sa en la cons­truc­ción pre­fa­bri­ca­da mo­du­lar, los ma­te­ria­les sos­te­ni­bles y las ener­gías re­no­va­bles, co­mo pa­ne­les so­la­res tér­mi­cos y bio­ma­sa, tan­to pa­ra ca­le­fac­ción co­mo pa­ra agua ca­lien­te. Los es­pa­cios en­tre los vo­lú­me­nes que la for­man per­mi­ten el flu­jo de ai­re de ven­ti­la­ción cru­za­da

1

7

5

4|5 Ca­sa En­tre En­ci­nas | Lla­nes,

As­tu­rias De Du­quey­za­mo­ra ar­qui­tec­tos. Su con­su­mo de ener­gía es ca­si nu­lo. Es­tá cer­ti­fi­ca­da por el Pas­si­vhaus Ins­ti­tut y re­ci­bió el pre­mio de Cons­truc­ción Sos­te­ni­ble de Cas­ti­lla y León 2013. Sal­vo los ci­mien­tos,de hor­mi­gón, to­da la es­truc­tu­ra, pre­fa­bri­ca­da, es de ma­de­ra con­tra­la­mi­na­da

6|7 Ca­sa So­bies­ki |

Pa­sa­de­na, EE.UU. Es­ta vi­vien­da, de Ko­ning Ei­zen­berg Ar­chi­tec­tu­re, es­tá di­vi­di­da en mi­ni­edi­fi­cios, ca­da uno con una fun­ción, de mo­do que ofre­ce mu­cha in­ti­mi­dad

6

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.