To­dos los com­ple­men­tos pa­ra na­dar

Es cier­to que só­lo con un ba­ña­dor ya se pue­de na­dar, pe­ro son mu­chas las op­cio­nes pa­ra ‘ves­tir’ y ren­dir en la pla­ya o la pis­ci­na. Pa­ra lu­cir y pa­ra que cun­da el es­fuer­zo en el agua, hay que es­co­ger bien el ma­te­rial

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do tie­ne idea de cuá­les son los be­ne­fi­cios de la natación. Sa­ben que es un de­por­te que se adap­ta a cual­quier edad, que to­ni­fi­ca, for­ta­le­ce y ayu­da a pre­ve­nir pro­ble­mas en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Y que ade­más au­men­ta la re­sis­ten­cia car­dio­rres­pi­ra­to­ria, ayu­da a re­ba­jar la fre­cuen­cia car­dia­ca y, en con­se­cuen­cia, pro­mue­ve la es­ti­mu­la­ción de la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Eso sí, la prác­ti­ca de­be ser al me­nos de vein­te mi­nu­tos y hay que sa­ber por ejem­plo que el crol es el es­ti­lo que más ayu­da a au­men­tar nues­tra ca­pa­ci­dad pul­mo­nar. “Al exi­gir­nos más oxí­geno se in­cre­men­ta la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos en nues­tro or­ga­nis­mo, lo que fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción del oxí­geno en nues­tra san­gre y lim­pia nues­tros pulmones”, ex­pli­ca Me­rit­xell Mon­cu­nill, ex na­da­do­ra y di­rec­ti­va del Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na. Se tra­ta de un de­por­te que nos obli­ga a usar más de dos ter­cios de los múscu­los de nues­tro cuer­po y los to­ni­fi­ca y for­ta­le­ce. Pa­ra los ni­ños, ase­gu­ra Mon­cu­nill, es la dis­ci­pli­na per­fec­ta por­que con­tri­bu­ye al desa­rro­llo psi­co­mo­tor y en los ma­yo­res re­sul­ta el más in­di­ca­do cuan­do sur­gen “en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas de las vías mo­to­ras”. Has­ta aquí lo co­no­ci­do, pe­ro lo que mu­chos ol­vi­dan es que, co­mo en to­do de­por­te, no só­lo hay que po­ner aten­ción en la téc­ni­ca y el tiem­po in­ver­ti­do pa­ra que la prác­ti­ca sea efec­ti­va tam­bién hay que po­ner aten­ción en el ma­te­rial que va­mos a uti­li­zar. “Du­ran­te mu­cho tiem­po se ha con­si­de­ra­do que con un ba­ña­dor ya va­le, con cual­quie­ra”, ex­pli­ca Jill Dah­le, de Fi­nis, la fir­ma de com­ple­men­tos pa­ra la natación. Pe­ro eso ya es­tá más que pa­sa­do. “La gen­te ha en­ten­di­do que de­be es­co­ger muy bien el ma­te­rial y que no to­do va­le... de he­cho lo de na­dar ha ido to­man­do for­ma y em­pu­je en los úl­ti­mos años, an­tes no ha­bía tan­ta afi­ción por es­ta dis­ci­pli­na”, aña­de Dah­le. Pa­ra co­men­zar, aque­llos que no vie­nen es­pe­cí­fi­ca­men­te del mun­do de la natación en mu­chas oca­sio­nes ni si­quie­ra acier­tan con el ba­ña­dor es­co­gi­do. Se po­nen cual­quie­ra de los que usan en verano, in­clui­dos los bi­qui­nis (ellas) y los ti­po ber­mu­das an­chos (ellos) y se lan­zan a na­dar. “Eso es pa­ra abu­rrir de­fi­ni­ti­va­men­te la natación. No hay na­da más in­có­mo­do que usar un ba­ña­dor que ce­de, que per­mi­te que en­tre agua, que ro­ce, que se mue­va a ca­da bra­za­da y que se cai­ga cuan­do das la vuel­ta... eso es una au­tén­ti­ca tor­tu­ra. Cuan­do na­das de­bes con­cen­trar­te en tu en­tre­na­mien­to y en ca­da una de las bra­za­das sin te­ner que es­tar pen­dien­te de otras historias”, ase­gu­ra Mon­cu­nill. Eso no quie­re de­cir tam­po­co que ten­ga­mos que ir al otro ex­tre­mo y apos­tar por un ba­ña­dor apre­ta­dí­si­mo ti­po

com­pe­ti­ción que no nos de­je ni res­pi­rar. “Los hom­bres y ni­ños de­ben evi­tar las ber­mu­das y los tra­jes hol­ga­dos, ya que di­fi­cul­tan los mo­vi­mien­tos y au­men­tan la re­sis­ten­cia, y las mu­je­res ade­más de los bi­ki­nis de pla­ya (los hay de natación de dos pie­zas que sí son úti­les) de­ben evi­tar los es­co­tes ba­jos y la es­pal­da abier­ta cuan­do tie­nen mu­cho pe­cho. En to­do ca­so, lo ideal son los ti­ran­tes cru­za­dos por de­trás... los de na­da­do­ra de to­da la vi­da”, ar­gu­men­ta Mon­cu­nill. To­do eso va­le si ha­bla­mos de natación en pis­ci­na cli­ma­ti­za­da. En cam­bio si la prác­ti­ca se va a ha­cer en pis­ci­na ex­te­rior o en el mar, la­go... lo más ra­zo­na­ble se­ría es­co­ger un ba­ña­dor ti­po mono o ya un neopreno. No só­lo por el frío, sino tam­bién, en el ca­so de que se na­de en mar abier­to, pa­ra evi­tar las pi­ca­du­ras de las me­du­sas. Por su­pues­to hay neo­pre­nos de verano y de in­vierno, es de­cir, de man­ga y pan­ta­lo­nes cor­tos o lar­gos. Y tam­po­co hay que co­ger uno cual­quie­ra. “Los hay de más o me­nos mi­lí­me­tros de­pen­dien­do de pa­ra qué prác­ti­ca de­por­ti­va se uti­li­cen. No co­ge­re­mos un bi­ki­ni pa­ra na­dar pe­ro me­nos un tra­je de surf o sub­ma­ri­nis­mo pa­ra na­dar... ¡se­ría una lo­cu­ra!”, ex­pli­ca Jill Dal­he. Tam­bién las ga­fas y el go­rro de­ben es­co­ger­se bien. So­bre to­do las pri­me­ras. De­ben ser de la me­di­da exac­ta. Ni de­ben apre­tar ni de­ben ir hol­ga­das. Lo im­por­tan­te es que no en­tre ni una go­ta de agua mien­tras na­da­mos, pe­ro eso no es ta­rea fá­cil. “Cuan­do in­ten­ta­mos ajus­tar las ga­fas, exis­te la ma­nía ge­ne­ra­li­za­da de apre­tar­las mu­chí­si­mo pa­ra evi­tar que el agua se cue­le y ese es pre­ci­sa­men­te el pri­mer error. A ve­ces en­tra más cuan­to más apre­ta­das van las ga­fas”, ase­gu­ra el ex­na­da­dor del Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na Car­les So­ri­gué, que es­tá ul­ti­man­do un blog de natación he­cho por au­tén­ti­cos na­da­do­res o ex na­da­do­res. Hay que aten­der al ma­te­rial, por­que a unos les va me­jor uno que otro, pe­ro los ha­bi­tua­les “son los de po­li­car­bo­na­to, más di­fí­ci­les de ajus­tar, o las de si­li­co­na”. Lue­go es­tá el go­rro que los pro­fe­sio­na­les usan pa­ra evi­tar la re­sis­ten­cia y des­de ha­ce mu­cho tiem­po obli­ga­to­rio en ca­si to­das las pis­ci­nas. Tam­po­co de­be apre­tar, ni bai­lar... La elec­ción de­pen­de de ca­da uno te­nien­do en cuen­ta que los de te­la sue­len ser có­mo­dos pe­ro po­co vá­li­dos pa­ra las me­le­nas lar­gas y se es­tro­pean rá­pi­do, y los de si­li­co­na se adap­tan me­jor, son más ca­ros, pe­ro mu­chos no los so­por­tan. “Tam­po­co hay que ol­vi­dar las za­pa­ti­llas, cla­ro que son pa­ra lle­gar a la pis­ci­na... pe­ro son im­pres­cin­di­bles por­que los hon­gos se con­ta­gian ra­pi­dí­si­mo en ese am­bien­te”, aña­de So­ri­gué. Has­ta ahí el ma­te­rial bá­si­co. Lue­go ya hay to­do un con­jun­to de com­ple­men­tos pa­ra in­ten­si­fi­car la prác­ti­ca, des­de las ale­tas (pa­ra to­ni­fi­car y mus­cu­lar pier­nas), ma­no­plas (in­ten­si­fi­car tra­ba­jo de bra­zos) a los pull­boys (se po­nen en­tre los mus­los) pa­ra me­jo­rar la bra­za­da .

Are­na Za­pa­ti­llas de natación er­go­nó­mi­cas

Ore­gon Cuen­ta bra­za­das y vuel­tas. En Ama­zon por 73,95 €

Are­na cin­ta pa­ra el pe­lo

Her­més Toa­lla de gran ta­ma­ño de la fir­ma fran­ce­sa

Muzy Fun­da im­permea­ble pa­ra iPho­ne pa­ra quie­nes se atre­van a su­mer­gir­lo

Tur­bo Ga­fas de si­li­co­na con el cris­tal ahu­ma­do pa­ra na­dar en ex­te­rior

Tur­bo Ga­fas de po­li­car­bo­na­to de

cris­tal cla­ro

Vi­deo­cá­ma­ra acuá­ti­ca Sony GW66 per­mi­te su­mer­gir­se has­ta 10 me­tros. 480 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.