Un pro­ble­ma ocul­to

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Ha­ce, pon­ga­mos, vein­te años, na­die ha­bla­ba de bull­ying. De he­cho, se ha­bla­ba tan po­co que hu­bo que im­por­tar un tér­mino an­glo­sa­jón pa­ra de­sig­nar lo que has­ta ese mo­men­to se con­si­de­ra­ban co­sas de ni­ños. Aho­ra, sin em­bar­go, el aco­so es­co­lar se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de pri­mer or­den en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo; al­go he­mos avan­za­do. Pe­ro to­da­vía hay otra di­men­sión, tam­bién ocul­ta y que pue­de ser to­da­vía más preo­cu­pan­te: ¿qué su­ce­de cuan­do ese aco­so es en­tre her­ma­nos? Evi­den­te­men­te, siem­pre ha ha­bi­do pe­leas en­tre hi­jos, y siem­pre han exis­ti­do ce­los que han cau­sa­do pro­ble­mas fa­mi­lia­res, a me­nu­do tras­la­da­dos a la vi­da de adul­tos. No se tra­ta pues de so­bre­di­men­sio­nar los con­flic­tos fa­mi­lia­res, pe­ro tam­bién es ver­dad que hay ca­sos de aco­so en­tre her­ma­nos que ad­quie­ren un ni­vel tal que los con­vier­te en un pro­ble­ma con ma­yús­cu­las. Mu­chos pa­dres, sin em­bar­go, los ig­no­ran, y no por ma­la fe o des­aten­ción, sino por­que mu­chas ve­ces es di­fí­cil, en el día a día, des­lin­dar lo que es sig­ni­fi­ca­ti­vo de lo que no lo es. En ES in­ten­ta­mos siem­pre tra­tar de apor­tar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas, y siem­pre el pri­mer pa­so pa­ra sol­ven­tar­los es po­ner de re­lie­ve su exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.