EL PUN­TO ME­DIO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Mien­tras que hay pa­dres que pa­re­cen no que­rer en­te­rar­se de di­ná­mi­cas de bull­ying en­tre su pro­le, hay otros a los que cual­quier al­ter­ca­do en­tre her­ma­nos les pa­re­ce inacep­ta­ble. En­tre am­bos po­los, se­ña­la la psi­có­lo­ga Ma­ri­bel Mar­tí­nez, hay que en­con­trar el pun­to me­dio. “Por su­pues­to, no se pue­de per­mi­tir ser cóm­pli­ce de una re­la­ción de aco­so en­tre her­ma­nos, pe­ro tam­bién es sano de­jar que sean los hi­jos los que re­suel­van sus di­fe­ren­cias: es par­te de la vi­da”. Pa­ra ella, a ve­ces los pa­dres se equi­vo­can al in­ter­ve­nir de in­me­dia­to an­te cual­quier con­flic­to: “Co­mo en si­tua­cio­nes en la que el pe­que­ño pi­de ayu­da y el adul­to, sin ver­lo, ya lo ve co­mo víc­ti­ma. Al in­ter­ve­nir es­ta­mos po­ten­cian­do que la pró­xi­ma vez pa­se lo mis­mo:

sal­var a uno y cul­pa­bi­li­zar al otro sin sa­ber lo que ha pa­sa­do”. La es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que cuan­do es­to se re­pi­te en el tiem­po, los pa­dres de­ben cues­tio­nar­se si su ac­tua­ción es­tá cro­ni­fi­can­do o em­peo­ran­do el pro­ble­ma. Los pa­dres han de es­tar aten­tos, re­cal­ca, y po­ner el lí­mi­te an­te la agre­sión en to­da re­gla, pe­ro no in­ter­ve­nir an­te la pri­me­ra desave­nen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.