NO SÓ­LO GOL­PES

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El aco­so en­tre her­ma­nos no es só­lo fí­si­co. El abu­so mo­ral, ese her­mano o her­ma­na que, por ejem­plo, siem­pre le di­ce al otro que to­do lo ha­ce mal, es muy ha­bi­tual. “Son el fru­to de in­se­gu­ri­da­des por par­te del que agre­de ver­bal­men­te y es­pe­re­mos que el que las re­ci­be ten­ga bue­na au­to­es­ti­ma pa­ra en­ca­jar­las. Pe­ro de nue­vo, el pa­pel de los pa­dres, que va­li­dan las con­duc­tas y ac­ti­tu­des de los hi­jos en­tre ellos, tie­ne un va­lor fun­da­men­tal pa­ra que se dé el aco­so o re­sul­te des­ac­ti­va­do.”, co­men­ta Mi­reia Trias. Pa­ra ella, es­ta ten­den­cia de em­pe­que­ñe­cer al otro no es so­lo pro­duc­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad na­tu­ral en­tre her­ma­nos sino, tam­bién, un signo de los tiem­pos: “Hoy los ni­ños son tan au­to­exi­gen­tes, hay tan­ta com­pe­ti­ti­vi­dad ya des­de pe­que­ños, que los ca­sos de ma­cha­que al otro se han agu­di­za­do”, la­men­ta.

DEL ACO­SO ES­CO­LAR SE HA­BLA YA HA­CE AÑOS, PE­RO NO DEL FA­MI­LIAR HAY QUE AC­TUAR CUAN­DO EL SU­FRI­MIEN­TO AFLO­RA EN EL ACO­SA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.