UN TA­RRO CON TRES ESEN­CIAS

Ca­bo Ver­de es un pe­que­ño país con aires por­tu­gue­ses, eu­ro­peos y afri­ca­nos, tie­rra de gran be­lle­za na­tu­ral y “de paz y go­zo”, co­mo can­tó su hi­ja pre­di­lec­ta, Ce­sá­ria Évo­ra

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La avio­ne­ta ha­ce un quie­bro y se lanza ha­cia la pis­ta de ate­rri­za­je de la is­la de Sal, la más no­ro­rien­tal de Ca­bo Ver­de y la que aco­ge el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal. La vi­sión del pri­mer pe­da­zo de tie­rra de es­te ar­chi­pié­la­go que va­mos a pi­sar es de cual­quier co­lor me­nos ver­de. Aquí des­ta­can las to­na­li­da­des del azul en con­tras­te con la are­na blan­ca de las pla­yas, en bue­na par­te tam­bién traí­da por vía aé­rea des­de el Sáha­ra por los vien­tos ali­sios. Y esa ve­cin­dad afri­ca­na que em­pa­rien­ta a Ca­bo Ver­de con la cos­ta de Se­ne­gal es uno de sus va­lo­res: el cli­ma tro­pi­cal per­mi­te el ba­ño en agos­to, pe­ro tam­bién en enero. El re­vés de la mo­ne­da es la ari­dez del con­jun­to, del que es buen ejem­plo

la mis­ma is­la de Sal, que a pe­sar de ser la pri­me­ra ex­plo­ra­da por los por­tu­gue­ses, fue la úl­ti­ma en ser ha­bi­ta­da de­bi­do a su fal­ta de agua dul­ce. Aquí no vi­vía na­die an­tes de que se ins­ta­la­ra el hom­bre blan­co; co­mo mu­cho se po­día es­pe­rar la vi­si­ta de los se­ne­ga­le­ses, que acu­dían atraí­dos por los ya­ci­mien­tos de sal, que lue­go cam­bia­ban por el oro que lle­ga­ba de la mí­ti­ca Tom­buc­tú. Más tar­de ven­dría el pio­ne­ro Dio­go Go­mes, la es­ca­la obli­ga­da en el ca­mino a las In­dias y el trá­fi­co ne­gre­ro. ¿Y qué se pue­de es­pe­rar de Ca­bo Ver­de hoy? Las mi­nas y el es­cla­vis­mo han de­ja­do pa­so al tu­ris­mo, que acu­de atraí­do por sus pla­yas lar­gas, mu­chas aún so­li­ta­rias a pe­sar de la pre­sión ur­ba­nís­ti­ca de los pro­mo­to­res tu­rís­ti­cos ita­lia­nos que las van co­lo­ni­zan­do. Las fa­mi­lias acu­den en­can­ta­das, ya que en Ca­bo Ver­de hay que an­dar un buen ra­to an­tes de per­der pie, de ma­ne­ra que re­sul­ta un buen lu­gar pa­ra de­jar que los pe­que­ños ha­gan sus pi­ni­tos co­mo na­da­do­res, ya sea con o sin flo­ta­dor. Y es que, a fin de cuen­tas, en una is­la es obli­ga­to­rio flo­tar. La zo­na más po­pu­lar es San­ta Ma­ría, al sur de la is­la de Sal, con una ex­ten­sa pla­ya. Su an­ta­gó­ni­ca se­ría Pal­mei­ra, un tí­pi­co pue­blo pes­que­ro sin otros atrac­ti­vos que su au­ten­ti­ci­dad. Des­de allí se ac­ce­de con fa­ci­li­dad a Bu­ra­co­na, una pis­ci­na na­tu­ral escondida en una oque­dad for­ma- da en la ro­ca vol­cá­ni­ca, co­mo si fue­ra una pis­ci­na na­tu­ral. Pe­ro en es­te sen­ti­do le ga­na la par­ti­da Pe­dra de Lu­me, al no­res­te de la is­la y don­de un cráter ex­tin­to en el que se ha fil­tra­do el agua ma­ri­na per­mi­te flo­tar sin es­fuer­zo gra­cias al gra­do de sa­tu­ra­ción de sal, co­mo en el mar Muer­to, pe­ro con la di­fe­ren­cia de que aquí hay abun­dan­tes fuen­tes que bro­tan a al­ta tem­pe­ra­tu­ra. Se ac­ce­de a tra­vés de un pe­que­ño tú­nel ho­ra­da­do en la falda de la mon­ta­ña, de­ta­lle que acre­cien­ta la emo­ción de des­cu­brir el ar­co iris que di­bu­jan del otro la­do los dis­tin­tos mi­ne­ra­les al mez­clar­se con el agua.

El cas­co an­ti­guo de San­ta Ma­ría, en Sal, es un

Bra­za­das con sen­ti­do

A la iz­quier­da, el en­torno pa­ra­di­sía­co de la pla­ya y la bahía de Ta­rra­fal en la is­la de San­tia­go

THIBAUNICOLASTHIBAUT NI­CO­LAS T

Arri­ba, una ca­lle de San­ta Ma­ría, en la is­la de Sal, que al­ter­na fa­cha­das de di­fe­ren­tes co­lo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.