EL ES­PE­JO DEL CUER­PO

Si la ca­ra es el es­pe­jo del al­ma, nues­tra ges­tua­li­dad ha­bla de nues­tro cuer­po. La postura fí­si­ca que adop­ta­mos no só­lo da pis­tas de có­mo so­mos y có­mo es­ta­mos sino que es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar to­da cla­se de do­lo­res mus­cu­la­res

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Car­men Gi­ró

LA CIEN­CIA PRUE­BA LA RE­LA­CIÓN EN­TRE POSTURA Y EMO­CIO­NES

Le pro­po­ne­mos un jue­go: ima­gí­ne­se que es us­ted un ac­tor o ac­triz (aun­que pue­de su­ce­der que lo sea ya). Aho­ra, in­ten­te in­ter­pre­tar a al­guien que es­tá tris­te. Co­lo­que una postura exa­ge­ra­da en su cuer­po pa­ra ex­pre­sar que es­tá aba­ti­do. Aho­ra ha­ga lo mis­mo con un per­so­na­je que es­té con­ten­to, otro que es­té or­gu­llo­so, otro que se sien­ta fra­ca­sa­do… Si se ha mi­ra­do en un es­pe­jo mien­tras ha­cía es­tos ejer­ci­cios in­ter­pre­ta­ti­vos, se ha­brá da­do cuen­ta de có­mo, aun sin ha­ber nun­ca es­tu­dia­do tea­tro, us­ted sa­be ex­pre­sar con su cuer­po to­das esas emo­cio­nes. Eso es por­que el ce­re­bro y el cuer­po es­tán mu­cho más in­ter­co­nec­ta­dos de lo que cree­mos. In­cons­cien­te­men­te nues­tra postura cor­po­ral, así co­mo la ma­ne­ra de mo­ver­nos y de re­la­cio­nar­nos con el cuer­po, es­tán ha­blan­do mu­cho de no­so­tros. Es­to lo sa­ben des­de trau­ma­tó­lo­gos y fi­sio­te­ra­peu­tas has­ta re­clu­ta­do­res la­bo­ra­les que se fi­jan en el len­gua­je cor­po­ral de los as­pi­ran­tes a un pues­to de tra­ba­jo. Nues­tra postura, la ma­ne­ra de sen­tar­nos, de es­tar de pie, de ca­mi­nar y has­ta de dar la mano di­cen mu­cho so­bre quie­nes so­mos. A me­nu­do, cuan­do sen­ti­mos un do­lor –por ejem­plo, de es­pal­da– es a cau­sa de una ma­la postura. Pe­ro tam­bién el ca­mino se re­co­rre en la di­rec­ción in­ver­sa. Es de­cir, una ma­la postura –pro­vo­ca­da por un ma­les­tar psí­qui­co, por una preo­cu­pa­ción, por un pro­ble­ma– trae des­pués un do­lor fí­si­co.

Ór­de­nes al ce­re­bro “To­do pa­sa por el cuer­po”, ase­gu­ra Shei­la Clancy, que di­fun­de un mé­to­do que com­bi­na es­ti­ra­mien­tos y re­la­ja­ción pa­ra “au­to­rre­gu­lar nues­tro cuer­po y con­tro­lar el es­trés”. Se­gún Clancy, a me­nu­do ha­ce­mos ejer­ci­cios y acu­di­mos al gim­na­sio pen­san­do so­la­men­te en el cuer­po, “ol­vi­dán­do­nos de la men­te, que nos ayu­da a crear nues­tros buenos o ma­los há­bi­tos de sa­lud”. Por eso, ella abo­ga por una se­rie de mi­cro­ejer­ci­cios que se efec­túan po­cas ve­ces, pe­ro con mu­cha con­cien­cia. “El ce­re­bro ne­ce­si­ta ór­de­nes pre­ci­sas pa­ra cen­trar­se. Con unos ejer­ci­cios de­ter­mi­na­dos y unas pos­tu­ras con­cre­tas, le es­ta­mos in­di­can­do al ce­re­bro có­mo tie­ne que co­lo­car esos múscu­los pa­ra que es­tén re­la­ja­dos. Y no ha­ce fal­ta ha­cer­lo mu­chas ve­ces. Po­cas, pe­ro con pos­tu­ras bien de­fi­ni­das, que den ór­de­nes cla­ras al ce­re­bro”. Por eso, en los ta­lle­res pos­tu­ra­les que rea­li­za, los asis­ten­tes apren­den ejer­ci­cios que imi­tan el mo­vi­mien­to de la mar­cha, o co­lo­can los pies pa­ra ayu­dar a la co­lum­na a co­lo­car­se bien, o jun­tan los de­dos de las ma­nos de tal ma­ne­ra que los hom­bros se re­la­jan ca­si ins­tan­tá­nea­men­te… Se­gún Clancy, “el ce­re­bro reac­cio­na al mo­men­to a esos ejer­ci­cios, por­que cap­ta los gestos. Hay que ha­cer los ejer­ci­cios un mi­nu­to va­rias ve­ces al día, pa­ra que se dé un to­tal de 30 mi­nu­tos re­par­ti­dos a lo lar­go del día. Só­lo con eso he vis­to gran­des cambios pos­tu­ra­les y la con­si­guien­te dis­mi­nu­ción del do­lor en mu­chos pa­cien­tes”. Hay mu­chos es­tu­dios cien­tí­fi­cos que han com­pro­ba­do la re­la­ción en­tre la ma­ne­ra de pen­sar, las emo­cio­nes y los sen­ti­mien­tos, con la postura cor­po­ral y, con ella, el su­fri­mien­to o el bie­nes­tar fí­si­co. A lo lar­go de to­do el si­glo XX se desa­rro­lló lo que se en los úl­ti­mos años se bau­ti­zó co­mo psi­co­neu­ro­in­mu­no­lo­gía. Pri­me­ro se com­pro­bó que las emo­cio­nes in­ci­den en las res­pues­tas fí­si­cas, pe­ro des­pués se vio que es­ta re­la­ción tam­bién fun­cio­na en la di­rec­ción con­tra­ria. Por ejem­plo, si frun­ci­mos el ce­ño ac­ti­va­mos la se­cre­ción de hor­mo­nas del es­trés, que a su vez au­men­tan la pre­sión san­guí­nea y con­tri­bu­yen a la an­sie­dad y la de­pre­sión. Pe­ro son­reír re­du­ce esa se­cre­ción e in­cre­men­ta la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas, for­ta­le­cien­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. En es­tos pi­la­res se apo­yan gran par­te de las téc­ni­cas de re­la­ja­ción y me­di­ta-

LA POSTURA IN­CI­DE EN CÓ­MO PIEN­SA UNO Y EN LA OPI­NIÓN DE LA GEN­TE

ción, co­mo el mis­mo yo­ga. Se sa­be que cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos una emo­ción és­ta se re­fle­ja en la ca­ra, pe­ro tam­bién al re­vés: si uno sonríe, in­te­rior­men­te sien­te me­nos el do­lor.

La fun­ción y la for­ma Las teo­rías de la aten­ción cons­cien­te ase­gu­ran tam­bién que una apro­xi­ma­ción po­si­ti­va a nues­tra vi­da co­ti­dia­na ayu­da a afron­tar me­jor los pro­ble­mas que pue­dan sur­gir. Por­que la vi­da es evo­lu­ción, y la di­fe­ren­cia no es te­ner o no pro­ble­mas, sino la ma­ne­ra en que los afron­tas. Lo que nos es­tre­sa no es lo que nos su­ce­de, sino có­mo reac­cio­na­mos a lo que nos su­ce­de. Clancy ex­pli­ca que el cuer­po lle­va “un re­gis­tro de los acon­te­ci­mien­tos que han im­pac­ta­do a la per­so­na a lo lar­go de su vi­da. Los múscu­los re­fle­jan sen­ti­mien­tos re­pri­mi­dos y emo­cio­nes no ex­pre­sa­das, blo­quean­do el mo­vi­mien­to flui­do del cuer­po”, com­ple­ta. Los ejer­ci­cios que ha crea­do Shei­la Clancy par­ten de la fi­lo­so­fía de la lla­ma­da dia­freo­te­ra­pia, crea­da por la fi­sio­te­ra­peu­ta fran­ce­sa Fra­nçoi­se Me­ziè­res y apli­ca­da en nu­me­ro­sos hos­pi­ta­les. Su le­ma bá­si­co es que la fun­ción ha­ce la for­ma, y vi­ce­ver­sa. Ade­más, con­si­de­ra que to­da ma­la postura y to­do do­lor pro­vie­nen de un acor­ta­mien­to de los múscu­los pos­te­rio­res, des­de la par­te pos­te­rior del cue­llo has­ta la plan­ta de los pies. Es una es­pe­cie de bu­cle: si el cuer­po es­tá do­lo­ri­do hay un des­a­li­nea­mien­to que cau­sa una preo­cu­pa­ción, y es­ta preo­cu­pa­ción a su vez ha­ce más di­fí­cil es­tar re­la­ja­do y en cal­ma, con lo cual hay más do­lor o és­te se en­quis­ta… Por eso, unos ejer­ci­cios di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra re­la­jar ten­sión y for­ta­le­cer ayu­dan al cuer­po a re­ajus­tar­se y a adop­tar una postura co­rrec­ta y sin do­lor. Autovalidación Ri­chard Petty, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio (Es­ta­dos Uni­dos), ase­gu­ra­ba en un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en Eu­ro­pean Jour­nal of So­cial Psy­cho­logy que una postura co­rrec­ta da ma­yor se­gu­ri­dad en los pro­pios pen­sa­mien­tos y en la ma­ne­ra de pen­sar so­bre uno mis­mo, sean creen­cias po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas. En un es­tu­dio rea­li­za­do con­jun­ta­men­te por esa uni­ver­si­dad y la Au­tó­no­ma de Ma­drid se mos­tró que la postura cor­po­ral in­flu­ye en la for­ma de pen­sar de uno mis­mo y en la opi­nión que tie­nen los de­más. Co­mo ocu­rre a me­nu­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, se de­mues­tra cien­tí­fi­ca­men­te lo que ya se sa­be in­tui­ti­va­men­te. Por ejem­plo, cuan­do son­reí­mos nos sen­ti­mos me­jor no­so­tros y los que nos ro­dean. Es­to, que pa­re­ce ló­gi­co, en reali­dad es el re­sul­ta­do de un com­ple­jo pro­ce­so men­tal lla­ma­do autovalidación: re­fle­xio­nar acer­ca de los pro­pios pen­sa­mien­tos pa­ra con­fir­mar qué se pien­sa. Pablo Bri­ñol, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, ha he­cho di­ver­sos es­tu­dios al res­pec­to, cen­trán­do­se en los mo­vi­mien­tos de asen­ti­mien­to o ne­ga­ción que ha­ce­mos con la ca­be­za, pe­ro tam­bién en ex­pre­sio­nes fa­cia­les, postura de la es­pal­da o mo­vi­mien­tos de ex­ten­sión y fle­xión de bra­zos. En tra­ba­jos más re­cien­tes de am­bos in­ves­ti­ga­do­res han de­mos- tra­do que te­ner una postura con la es­pal­da er­gui­da y el pe­cho ha­cia fue­ra –postura de con­fian­za– ayu­da a for­ta­le­cer los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y de au­to­eva­lua­ción, au­men­tan­do la au­to­es­ti­ma y ayu­dan­do a neu­tra­li­zar pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. Con­cien­cia cor­po­ral Des­de la pers­pec­ti­va ar­tís­ti­ca, el len­gua­je cor­po­ral no ver­bal sa­be mu­cho de es­to ha­ce ya mu­cho tiem­po. La bai­la­ri­na, co­reó­gra­fa y pro­fe­so­ra de mo­vi­mien­to, psi­co­mo­tri­ci­dad y con­cien­cia cor­po­ral He­le­na Li­za­ri lo ex­pre­sa muy bien: “Ha­bla­mos de con­cien­cia cor­po­ral, ya que so­la­men­te sien­do cons­cien­tes de có­mo so­mos, có­mo es­ta­mos y có­mo nos co­lo­ca­mos, so­mos ca­pa­ces de cam­biar”. Li­za­ri tra­ba­ja con el mé­to­do Fel­den­krais, que se ba­sa en la plas­ti­ci­dad del ce­re­bro y en la ca­pa­ci­dad del cuer­po de reapren­der há­bi­tos pos­tu­ra­les. He­le­na Li­za­ri ex­pli­ca que in­ci­dien­do en la per­cep­ción de la per­so­na de su en­torno se pue­den con­se­guir mu­chos ob­je­ti­vos. “La per­cep­ción es el pro­ce­so me­dian­te el cual los in­di­vi­duos otor­gan sig­ni­fi­ca­do al en­torno, or­ga­ni­zan­do e in­ter­pre­tan­do los di­ver­sos es­tí­mu­los den­tro de una ex­pe­rien­cia psi­co­ló­gi­ca. To­dos uti­li­za­mos los cin­co sen­ti­dos pa­ra re­la­cio­nar­nos con nues­tro en­torno, y da­do que ca­da per­so­na da a los es­tí­mu­los un sig­ni­fi­ca­do pro­pio, los di­fe­ren­tes in­di­vi­duos ven una mis­ma co­sa de dis­tin­ta for­ma. Si se tra­ba­ja y desa­rro­lla la per­cep­ción a tra­vés del cuer­po, se ayu­da a mol­dear la iden­ti­dad in­ter­pre­tan­do nues­tras sen­sa­cio­nes fí­si­cas”, ex­pli­ca. Ado­les­cen­tes y ni­ños Es­to fun­cio­na es­pe­cial­men­te bien con ado­les­cen­tes y con ni­ños, con los que tra­ba­ja Li­za­ri en di­ver­sos pro­yec­tos edu­ca­ti­vos. “En los úl­ti­mos años tra­ba­jan­do con ado­les­cen­tes me ha cau­sa­do un gran asom­bro el ale­ja­mien­to an­te su pro­pio cuer­po –ilus­tra–. És­te cre­ce y el ni­ño de­be vol­ver a co­no­cer­se fí­si­ca­men­te, lo cual le cau­sa una se­rie de in­se­gu­ri­da­des. Ade­más, el in­di­vi­duo se cie­rra en sí mis­mo, se aís­la del en­torno, pre­sen­tan­do fal­ta de reac­ción an­te al­gu­nos es­tí­mu­los o mag­ni­fi­can­do otros”. Por ello, Li­za­ri tra­ba­ja en “po­ten­ciar los es­tí­mu­los, crean­do una at­mós­fe­ra pa­ra que el ado­les­cen­te com­par­ta su es­pa­cio in­te­rior. Es una épo­ca en que los in­di­vi­duos se ha­cen ca­da vez más cons­cien­tes de sí mis­mos, desa­rro­llan­do su in­di­vi­dua­li­dad y crean­do un sis­te­ma de va­lo­res a ni­vel per­so­nal y so­cial, con una in­fluen­cia muy mar­ca­da del en­torno”. Des­pués de es­tas clases con ado­les­cen­tes, ha ob­ser­va­do que “se rom­pen las ba­rre­ras, tan­to fí­si­cas co­mo emo­cio­na­les. Hay un in­ten­to más sin­ce­ro de acer­ca­mien­to al otro y de cons­truir al­go en equi­po. Tam­bién sur­gen mu­chas in­se­gu­ri­da­des y emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, pe­ro eso su­po­ne tam­bién una con­fron­ta­ción con el pro­ble­ma”. Pa­ra es­ta es­pe­cia­lis­ta “lo que es­tá cla­ro es que una bue­na postura cor­po­ral, una bue­na ali­nea­ción de la co­lum­na ver­te­bral, trae con­si­go un me­jor áni­mo y una ac­ti­tud más abier­ta ha­cia el ex­te­rior, abier­ta y re­cep­ti­va. Y, al con­tra­rio, un en­cor­va­mien­to es­ta­rá re­la­cio­na­do con una ac­ti­tud can­sa­da y ce­rra­da ha­cia el ex­te­rior”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.