LA RUP­TU­RA DE LA PA­RE­JA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Car­me y ten­go 38 años. He es­ta­do ca­sa­da 12 años con mi ma­ri­do. Creía que ha­bía­mos te­ni­do una re­la­ción lle­na: buenos tra­ba­jos, un ni­ño pre­cio­so..., pe­ro aho­ra, a pe­sar mío, nos he­mos se­pa­ra­do ya que mi ma­ri­do te­nía una re­la­ción con una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo. La des­cu­brí ha­ce un año por los men­sa­jes de mó­vil que se en­via­ban, pe­ro él se mos­tró arre­pen­ti­do y me di­jo que la mu­jer que ama­ba era yo y que lu­cha­ría por nues­tra re­la­ción. Aho­ra he des­cu­bier­to que con­ti­nua­ba con la otra y eso ha he­cho que nues­tro ma­tri­mo­nio se rom­pie­ra. Se me ha­ce di­fí­cil com­pren­der­lo, so­bre to­do cuan­do to­dos los años que he­mos es­ta­do jun­tos no he­mos pa­ra­do de dar­nos mues­tras de amor. Di­ce que ne­ce­si­ta su es­pa­cio, que ha­ce años que no es fe­liz... Nun­ca ha­bía co­men­ta­do na­da. Ha si­do un gol­pe muy fuer­te pa­ra mí. A mi ma­dre le pa­só lo mis­mo y

AN­TE UNA SE­PA­RA­CIÓN INEVI­TA­BLE, CON­FÍA EN TU PRO­PIO PO­TEN­CIAL EN VEZ DE BUS­CAR LOS PORQUÉS

to­da­vía si­gue con pro­ble­mas y an­ti­de­pre­si­vos. ¿Qué me re­co­mien­da? ¿Al­gún li­bro de au­to­ayu­da?

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Car­me, mu­chas gra­cias por tus con­fi­den­cias. Lo que ha­ce años pa­re­cía un ca­so ex­tra­or­di­na­rio, hoy es de lo más ha­bi­tual. Las re­la­cio­nes se ha­cen más fá­ci­les y es más di­fí­cil man­te­ner una pa­re­ja, y mu­chas ve­ces apa­re­cen ter­ce­ras per­so­nas. Uno no man­da en sus sen­ti­mien­tos y no es in­fre­cuen­te que una per­so­na ame a una y es­té enamo­ra­da de otra. Ca­da pa­re­ja tie­ne que ver có­mo re­sol­ver­lo con la ma­yor lu­ci­dez, ecua­ni­mi­dad y sin su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio. No en­tres a dis­cu­rrir so­bre lo que ha pa­sa­do, por­que eso aña­de más su­fri­mien­to y no so­lu­cio­na na­da. Cén­tra­te en lo que es y pro­ce­de des­de ahí. No tie­ne por qué pa­sar­te a ti lo que le pa­só a tu ma­dre, en ab­so­lu­to. Tie­nes que reac­cio­nar con ma­du­rez y di­li­gen­cia an­te lo inevi­ta­ble, so­bre to­do si tu ma­ri­do no quie­re re­to­mar la re­la­ción. No en­tres a pre­gun­tar­te si él era fe­liz, o por qué lo si­len­ció. To­do eso no tie­ne ya ra­zón de ser y no con­du­ce más que a des­viar la reali­dad ac­tual y a ge­ne­rar des­gas­te emo­cio­nal y tris­te­za. El enamo­ra­mien­to le pue­de sur­gir a cual­quie­ra y alie­na tan­to, so­bre to­do en los co­mien­zos, que no se re­pa­ra en na­da más. El an­ti­guo ada­gio di­ce: “El enamo­ra­do es in­vul­ne­ra­ble a to­do me­nos a la per­so­na que le tie­ne enamo­ra­do”. Se­gu­ra­men­te él ha su­fri­do has­ta to­mar una re­so­lu­ción. Los an­ti­guos gue­rre­ros es­pi­ri­tua­les de­cían que ca­da gue­rre­ro tie­ne que li­brar su pro­pia ba­ta­lla. No li­bres, pues, la de tu ex­ma­ri­do, sino la tu­ya, pa­ra re­cons­ti­tuir­te y vol­ver a ser tú mis­ma. Me pi­des que te re­co­mien­de un li­bro y me in­clino, por­que sé que te ayu­da­rá, por uno mío ti­tu­la­do El ar­te de la pa­re­ja, cu­yo sub­tí­tu­lo es en sí mis­mo to­da una en­se­ñan­za: Sa­ber asir, sa­ber sol­tar. Hay, es­ti­ma­da Car­me, un tiem­po pa­ra asir y otro pa­ra sol­tar. No te ha­gas da­ño in­ne­ce­sa­ria­men­te. No en­tres en la espiral de la au­to­con­mi­se­ra­ción. To­da rup­tu­ra sen­ti­men­tal es muy do­lo­ro­sa, pe­ro nun­ca hay que vi­vir­la co­mo un fra­ca­so. To­dos ten­dría­mos que apren­der a afron­tar lo que en la fi­lo­so­fía orien­tal se lla­ma la sa­bi­du­ría

de la in­se­gu­ri­dad. To­do es pro­vi­sio­nal, tran­si­to­rio e in­se­gu­ro. Con­fía en tus po­ten­cia­les y en que po­drás sa­lir de es­ta cri­sis co­mo una cri­sá­li­da, cri­sis con alas. Tu ma­dre no su­po reac­cio­nar, pe­ro tú sí sa­brás.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.