Be­lle­za eco­ló­gi­ca

Cin­co pro­yec­tos de vi­vien­das que tie­nen en cuen­ta di­fe­ren­tes cri­te­rios eco­ló­gi­cos y de aho­rro de ener­gía y re­cur­sos na­tu­ra­les mues­tran que la ar­qui­tec­tu­ra pue­de ser res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te sin de­jar de ser her­mo­sa

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

“No es por el cam­bio cli­má­ti­co. Es por­que nun­ca he

si­do ca­paz de de­jar res­tos de co­mi­da en mi pla­to”, re­za el le­ma de la cons­truc­to­ra In­fi­nis­ki, con se­des en Ma­drid, San­tia­go de Chi­le y Co­lom­bia. Co­mer­cia­li­za “ar­qui­tec­tu­ra de mar­ca en­la­ta­da en con­tai­ners”, es de­cir, vi­vien­das mo­du­la­res cons­trui­das apro­ve­chan­do con­te­ne­do­res de trans­por­te ma­rí­ti­mo. Son va­rios mo­de­los pre­di­se­ña­dos que se per­so­na­li­zan se­gún las ne­ce­si­da­des del clien­te. Se han di­se­ña­do con cri­te­rios bio­cli­má­ti­cos por el des­pa­cho de ar­qui­tec­tos Ja­mes&Mau, fun­da­do en el 2007 por Jai­me Gaz­te­lu y Mau­ri­cio Ga­leano, que a su vez par­ti­ci­pa de la em­pre­sa In­fi­nis­ki. “No es por­que es­té de mo­da ni por el cam­bio cli­má­ti­co que cons­trui­mos de es­te mo­do, es por­que real­men­te cree­mos en el re­ci­cla­je de ma­te­ria­les y en que los res­tos se pue­den em­plear en la cons­truc­ción”, ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta Ra­quel Izur­zo. Es­ta fir­ma cons­tru­ye has­ta en un 80% con ma­te­ria­les ver­des, re­ci­cla­dos, re­uti­li­za­dos y no con­ta­mi­nan­tes: ace­ro y alu­mi­nio, ma­de­ras re­cu­pe­ra­das, pin­tu­ra eco­ló­gi­ca, gri­fe­rías con dis­po­si­ti­vo de aho­rro de agua, sa­ni­ta­rios de bajo con­su­mo y ce­rá­mi­cas con eti­que­ta eco­ló­gi­ca. Los ais­la­mien­tos que em­plean son lana de ove­ja, ce­lu­lo­sa, cá­ña­mo y cor­cho y las ca­sas es­tán do­ta­das de cal­de­ras de bio­ma­sa pa­ra la ca­le­fac­ción y pa­ne­les so­la­res pa­ra el agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria.

Los ar­qui­tec­tos Ali­cia Za­mo­ra e Iván Du­que (Du­quey­za­mo­ra) han op­ta­do por ir to­do lo le­jos que hoy se pue­de ir en ar­qui­tec­tu­ra res­pec­to al con­su­mo y aho­rro de ener­gía. La ca­sa que han cons­trui­do en Lla­nes (As­tu­rias) es una de las cua­tro úni­cas vi­vien­das que han lo­gra­do en Es­pa­ña la cer­ti­fi­ca­ción Pas­si­vHaus (ca­sa pa­si­va), un es­tán­dar in­ter­na­cio­nal que se apli­ca a edi­fi­cios con muy bajo con­su­mo ener­gé­ti­co (de­man­da de ca­le­fac­ción in­fe­rior a 15 kWh/m2 al año –el con­su­mo me­dio anual de una vi­vien­da uni­fa­mi­liar nor­mal en una zo­na fría es de unos 200 kWh/m2 y si es­tá en una zo­na cá­li­da co­mo Cá­diz, de unos 35 kWh/m2– y de­man­da de re­fri­ge­ra­ción in­fe­rior a 15kWh/m2). Za­mo­ra ase­gu­ra que “to­do son ven­ta­jas, por­que no só­lo dis­mi­nu­ye el con­su­mo de ener­gía, sino que au­men­ta el con­fort por­que se re­du­ce mu­chí­si­mo la hu­me­dad in­te­rior, no hay co­rrien­tes de ai­re y con en­cen­der tres ho­ras la es­tu­fa de le­ña ya tie­nes la ca­sa ca­lien­te en in­vierno”. Pa­ra con­se­guir­lo, la vi­vien­da tie­ne un es­tu­dia­do ais­la­mien­to en­tre sus pa­re­des de ma­de­ra y es­tá do­ta­da de un sis­te­ma de ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca con re­cu­pe­ra­dor de ca­lor (el ai­re no en­tra di­rec­ta­men­te des­de el ex­te­rior, sino que una bom­ba lo ca­lien­ta has­ta 18 o 19 gra­dos y lo dis­tri­bu­ye a muy ba­ja ve­lo­ci­dad). Es­te sis­te­ma, que es el co­ra­zón de una ca­sa pa­si­va, tie­ne el ta­ma­ño de una la­va­do­ra y no gas­ta más que una bom­bi­lla.

Za­mo­ra ad­vier­te que las so­lu­cio­nes pa­ra ha­cer una ca­sa pa­si­va que fun­cio­nan en un lu­gar pue­den no fun­cio­nar en otro, por­que pa­ra cons­truir­las hay que te­ner muy en cuen­ta el cli­ma y la orien­ta­ción: “El di­se­ño es tam­bién im­por­tan­tí­si­mo. Por ejem­plo, la ma­de­ra tie­ne po­ca iner­cia tér­mi­ca [can­ti­dad de ca­lor que pue­de con­ser­var un cuer­po y la ve­lo­ci­dad con que la ce­de o ab­sor­be] y fun­cio­na muy bien en lu­ga­res fríos, pe­ro si es­ta ca­sa es­tu­vie­ra en un lu­gar cá­li­do se­gu­ra­men­te se­ría de pa­ne­les de hor­mi­gón, que no re­tie­nen tan­to el ca­lor”.

1 1|2 Vi­lla B | Lyon, Fran­cia Di­se­ña­da por Tec­to­ni­ques. Se pro­te­ge del sol por una ce­lo­sía re­gu­la­ble de ma­de­ra. El in­te­rior cuen­ta con ta­bi­ques mó­vi­les pa­ra que ca­da es­tan­cia pue­da te­ner va­rios di­se­ños se­gún los usos

3

3|4 Ca­sa B Vis­ta de la cocina y de la fa­cha­da que da al es­te. La plan­ta su­pe­rior es­tá ocu­pa­da por cua­tro dor­mi­to­rios y dos baños. Las ha­bi­ta­cio­nes es­tán orien­ta­das al sur y al es­te y los baños se abren al oes­te

2

6

5

5|6 Ca’s Fi­deuer | Sel­va,

Ma­llor­ca Es­te áti­co en una ca­sa de pue­blo, del ar­qui­tec­to Luis Ve­las­co, se dis­tri­bu­ye en torno a un pa­tio y un in­ver­na­de­ro, es­pa­cios in­ter­me­dios en­tre in­te­rior y ex­te­rior. El te­cho se abre la­te­ral­men­te y una cu­bier­ta de ma­de­ra pue­de des­pla­zar­se so­bre es­te pa­ra crear un por­che som­brea­do

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.