¿CÓ­MO PRE­DI­CA CON EL EJEM­PLO AL­BERT GO­DAY, PA­RA NO EN­GOR­DAR?

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la Obe­si­dad

“NO HAY QUE COM­BA­TIR EL ES­TRÉS CON CO­MI­DA, ME PON­GO UNA CAN­CIÓN QUE ME GUS­TA”

Con sen­ti­do co­mún, ig­no­ran­do las es­tra­fa­la­rias teo­rías que cir­cu­lan en un cam­po abo­na­do a los ami­fun­cio­nis­mos. “Es un tér­mino muy per­ti­nen­te. Mu­chas per­so­nas per­ci­ben que su pe­so no es el ade­cua­do lo que uni­do a que a per­so­nas de su en­torno pa­re­ce ha­ber­les fun­cio­na­do una de­ter­mi­na­da es­tra­te­gia pa­ra per­der pe­so, que pro­pi­cia que pro­li­fe­ren mitos so­bre el so­bre­pe­so y la obe­si­dad”, re­cal­ca Go­day. Po­ner­se un ajo en el om­bli­go pe­ga­do con es­pa­ra­dra­po no evi­ta pi­co­tear en­tre ho­ras. Tam­po­co es efi­caz be­ber­se un zu­mo de li­món o po­me­lo en ayu­nas, no di­suel­ve la gra­sa cor­po­ral. “El pro­ble­ma es que ca­da me­ta­bo­lis­mo es di­fe­ren­te, lo que sig­ni­fi­ca que ca­da per­so­na acu­mu­la un ex­ce­so de pe­so por una se­rie de ra­zo­nes muy dis­tin­tas, por lo que le fun­cio­na a al­guien en con­cre­to pa­ra adel­ga­zar es po­si­ble que a otra per­so­na no le pro­duz­ca nin­gún re­sul­ta­do”, con­tes­ta. To­do es­to es­tá muy bien, pe­ro… ¿qué ha­ce el doc­tor Go­day pa­ra no en­gor­dar? “Bá­si­ca­men­te, in­ten­to no sal­tar­me nin­gu­na de las tres co­mi­das prin­ci­pa­les del día”. Su desa­yuno: pan con to­ma­te y acei­te de oli­va, un lác­teo y un zu­mo de na­ran­ja. “Tam­bién reali­zo pe­que­ñas cuo­tas de ejer­ci­cio fí­si­co en mi ac­ti­vi­dad dia­ria. Aun­que me gus­ta­ría te­ner más tiem­po pa­ra ir a dar pa­seos en bi­ci­cle­ta o es­quiar, lo que ha­go dia­ria­men­te es sim­ple­men­te ca­mi­nar más. Aquí en es­te hos­pi­tal te­ne­mos diez plan­tas y al­gu­nos tra­yec­tos los ha­go su­bien­do a pie por las es­ca­le­ras, en lu­gar de co­ger el as­cen­sor o de uti­li­zar las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas. Tam­bién vuel­vo a ca­sa mu­chos días ca­mi­nan­do, lo que me re­pre­sen­ta un pa­seo de vein­ti­cin­co mi­nu­tos”, de­ta­lla. ¿Y cuan­tas ve­ces co­me, tres o cin­co? “Nor­mal­men­te, cin­co. A po­co que ten­go tiem­po, to­mo a me­dia ma­ña­na un mi­ni­bo­ca­di­llo en lu­gar de un bo­llo. Tam­bién me gus­tan los dul­ces, cla­ro. Aquí no se tra­ta de ex­cluir nin­gún ali­men­to, sino que en fun­ción de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que reali­zo y de mi pe­so me per­mi­to to­mar cho­co­la­te y dul­ces o voy con un po­co más de cui­da­do”. Y dos bue­nas recomendaciones más: es muy im­por­tan­te co­mer sen­ta­do y, a ser po­si­ble, con la fa­mi­lia, ya que cuan­do se co­me so­lo se co­me peor. La se­gun­da su­ge­ren­cia es que co­mer de­lan­te de una pan- ta­lla pro­pi­cia la elec­ción de ali­men­tos me­nos sa­lu­da­bles y en ma­yor can­ti­dad. ¿Y cuán­do es­tá an­sio­so Al­bert Go­day, no se co­me una bol­sa de pa­ta­tas fri­tas? “No, es­to es una tram­pa. Mu­chos snacks es­tán di­se­ña­dos pa­ra que su con­su­mo se con­vier­ta en un há­bi­to. Pe­ro no hay que com­ba­tir el es­trés con co­mi­da por­que es­to pue­de lle­gar a ge­ne­rar un pro­ble­ma mé­di­co. Es pe­li­gro­so dar­se es­te ti­po de re­com­pen­sas. Es­ta es una de las ra­zo­nes por la que en tiem­po de cri­sis hay más obe­si­dad y tam­bién de que las fa­mi­lias con si­tua­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas des­fa­vo­ra­bles tien­dan a en­gor­dar en ma­yor me­di­da”, avi­sa. ¿Qué ha­ce en­ton­ces? “Me pon­go una can­ción que me gus­ta. Mu­chas ve­ces, cuan­do es­ta­mos an­sio­sos, lo que ne­ce­si­ta­mos es mas­car, mor­der, así que cual­quier co­sa cru­jien­te pue­de ayu­dar. Cuan­do ten­go esa sen­sa­ción, co­mo pa­li­tos sa­la­dos”. ¿Be­be agua en las co­mi­das o re­fres­cos azu­ca­ra­dos?. “Agua. Es cues­tión de há­bi­tos. Si nun- ca los has to­ma­do, ra­ra­men­te los año­ra­rás. Oca­sio­nal­men­te, pue­do to­mar­me vino con las co­mi­das o un gin-to­nic al­gún día del fin de se­ma­na que sal­ga, eso sí”, ad­mi­te. “Al fi­nal, hay una se­rie de con­se­jos ge­ne­ra­les que no de­pen­den del ami­fun­cio­nis­mo y que se pue­den re­su­mir en co­mer sa­lu­da­ble­men­te, sin es­tig­ma­ti­zar nin­gún ali­men­to, en ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en dor­mir las ho­ras co­rrec­tas y, en de­fi­ni­ti­va, en lle­var un es­ti­lo de vi­da sano”, ma­ni­fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.