EL ME­CA­NIS­MO DEL ES­TRÉS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Afec­ta tan­to al hom­bre co­mo a la mu­jer, pe­ro de ma­ne­ra dis­tin­ta. Vic­to­ria Verdú lo ex­pli­ca. “En el ca­so de la mu­jer, el es­trés pue­de cau­sar anovu­la­ción o ci­clos mens­trua­les irre­gu­la­res e in­clu­so, en los ca­sos más gra­ves, que se su­pri­ma el ci­clo mens­trual y que di­fi­cul­te la im­plan­ta­ción del em­brión en el úte­ro”. Es­ta ex­per­ta ex­pli­ca que bio­ló­gi­ca­men­te, de­bi­do a que el hi­po­tá­la­mo re­gu­la tan­to las res­pues­tas al es­trés, co­mo las hor­mo­nas se­xua­les, “es fá­cil com­pren­der que el es­trés pue­de cau­sar in­fer­ti­li­dad en al­gu­nas mu­je­res”. La su­pre­sión del ci­clo mens­trual es al­go que se ob­ser­va con fre­cuen­cia en co­rre­do­ras de ma­ra­tón fe­me­nino, que desa­rro­llan la ame­no­rrea del co­rre­dor”. En los ca­sos me­nos gra­ves, pue­de cau­sar anovu­la­ción, o ci­clos mens­trua­les irre­gu­la­res. Cuan­do la glán­du­la pi­tui­ta­ria se ac­ti­va por el es­trés, tam­bién pro­du­ce ma­yo­res can­ti­da­des de pro­lac­ti­na y ni­ve­les ele­va­dos de pro­lac­ti­na, lo que pue­de pro­vo­car la ovu­la­ción irre­gu­lar. Da­do que el apa­ra­to re­pro­duc­tor fe­me­nino con­tie­ne re­cep­to­res de ca­te­co­la­mi­na en res­pues­ta al es­trés, es­tos pue­den afec­tar a la fer­ti­li­dad, al in­ter­fe­rir con el trans­por­te del óvu­lo y los es­per­ma­to­zoi­des a tra­vés de la trom­pa de Fa­lo­pio o al­te­ran­do el flu­jo san­guí­neo ute­ri­no. En el ca­so del hom­bre, el es­trés pue­de lle­gar a re­du­cir la can­ti­dad y la ca­li­dad de sus es­per­ma­to­zoi­des y, ade­más, su­pri­mir la lí­bi­do o cau­sar dis­fun­ción eréc­til. Jo­sé Be­ní­tez, di­rec­tor mé­di­co de Bos­ton Me­di­cal Group, ase­gu­ra que los hom­bres que tien­den a su­frir es­trés y an­sie­dad cons­tan­te, tie­nen más ries­go de pa­de­cer al­te­ra­cio­nes que afec­tan a la fe­cun­di­dad. El es­trés tam­bién pue­de re­du­cir la can­ti­dad y ca­li­dad de es­per­ma­to­zoi­des por­que pro­vo­ca un in­cre­men­to de la ten­sión, es­ta­do ner­vio­so y preo­cu­pa­ción, que de­ri­va en un au­men­to de se­gre­ga­ción de adre­na­li­na en el or­ga­nis­mo. La adre­na­li­na ac­túa co­mo un po­ten­te va­so cons­tric­tor, que re­du­ce la ca­pa­ci­dad cir­cu­la­to­ria y dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de es­per­ma. El es­tu­dio mas fa­mo­so a es­te res­pec­to fue el rea­li­za­do en Ale­ma­nia a pre­sos con­de­na­dos a muer­te (y ob­via­men­te bajo un es­trés ex­tre­mo) a los que se les prac­ti­ca­ron biop­sias tes­ti­cu­la­res. Di­cho es­tu­dio re­ve­ló que se de­jó de pro­du­cir es­per­ma en to­dos los ca­sos. Las in­ves­ti­ga­cio­nes tam­bién han mos­tra­do mu­cho me­nor vo­lu­men de se­men y una me­nor con­cen­tra­ción de es­per­ma­to­zoi­des en un gru­po de pa­cien­tes con es­trés cró­ni­co y es­to se atri­bu­ye a ba­jas con­cen­tra­cio­nes de tes­tos­te­ro­na. Sin em­bar­go, la re­le­van­cia de es­tos ha­llaz­gos de in­ves­ti­ga­ción es­tán en la prác­ti­ca clí­ni­ca to­da­vía por de­ter­mi­nar. Ade­más de es­tos efec­tos di­rec­tos, el es­trés tam­bién pue­de su­pri­mir la lí­bi­do, ser la cau­sa de la dis­fun­ción eréc­til, dan­do co­mo re­sul­ta­do una re­duc­ción en la fre­cuen­cia de re­la­cio­nes se­xua­les, que a su vez tam­bién po­dría re­du­cir la fer­ti­li­dad. Por otro la­do, en mu­chas oca­sio­nes y en res­pues­ta al es­trés, la mu­jer co­mien­za a co­mer en ex­ce­so lo que con­lle­va a que au­men­te el nú­me­ro de cé­lu­las de la gra­sa per­tur­ban­do el equi­li­brio hor­mo­nal y afec­tan­do de es­ta ma­ne­ra a la fer­ti­li­dad.

EL ES­TRÉS RE­DU­CE EN UN 29% LA PO­SI­BI­LI­DAD DE TE­NER UN EM­BA­RA­ZO EN LOS HOM­BRES DIS­MI­NU­YE LA CAN­TI­DAD Y CA­LI­DAD DE ES­PER­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.