Des­ti­nos jar­di­ne­ros

Mi­llo­nes de per­so­nas via­jan por el mun­do por el pla­cer de visitar par­ques y jar­di­nes. El aba­ni­co de es­tas jo­yas na­tu­ra­les com­pren­de des­de es­pa­cios que son mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos abier­tos al pú­bli­co has­ta ver­ge­les pri­va­dos que sus pro­pie­ta­rios mi­man y abren

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Ter­ce­ra en­tre­ga de la se­rie so­bre des­ti­nos tu­rís­ti­cos re­la­cio­na­dos con el pai­sa­jis­mo, la his­to­ria y la na­tu­ra­le­za

Po­cos lu­ga­res trans­mi­ten tan­ta cal­ma co­mo un jar­dín. Es di­fí­cil no de­jar de la­do el es­trés y sen­tir­se fue­ra del mun­da­nal rui­do cuan­do se es­tá ro­dea­do de flo­res, fuen­tes y los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za. De he­cho, mi­llo­nes de per­so­nas via­jan por to­do el mun­do con el úni­co ob­je­ti­vo de visitar par­ques y jar­di­nes. Las pri­me­ras evi­den­cias de jar­di­nes or­na­men­ta­les (lo que no quie­re de­cir que no los hu­bie­ra an­tes) se en­cuen­tran en pin­tu­ras de tum­bas egip­cias del año 1500 a.C., en las que se ven es­tan­ques con flo­res de lo­to ro­dea­dos de pal­me­ras y aca­cias. Des­de en­ton­ces, to­das las cul­tu­ras han re­in­ter­pre­ta­do la na­tu­ra­le­za con va­ria­dos pro­pó­si­tos. Por ejem­plo, co­mo ex­hi­bi­ción de ri­que­za y po­der, ca­so de los jar­di­nes reales, el más cé­le­bre de los cua­les es Ver­sa­lles. O pa­ra ex­pre­sar ideas teo­ló­gi­cas o fi­lo­só­fi­cas, co­mo los jar­di­nes orientales o el de la Es­pe­cu­la­ción Cós­mi­ca en Es­co­cia. O pa­ra pro­du­cir ali­men­tos y me­di­ci­nas, por ejem­plo, en los jar­di­nes ce­rra­dos de los claus­tros. O co­mo re­ser­vas de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, de ahí los jar­di­nes bo­tá­ni­cos (Aris­tó­te­les po­seía uno en el si­glo III a.C.). O sim­ple­men­te por el go­ce es­té­ti­co

sen­so­rial, al­go que por otra par­te trans­mi­te to­do buen jar­dín, in­de­pen­dien­te­men­te de la fun­ción pa­ra la que ha­ya si­do crea­do. Has­ta el si­glo XVI, los jar­di­nes de es­par­ci­mien­to eran pro­pie­dad de miem­bros de la aris­to­cra­cia o la Igle­sia. El pue­blo llano no te­nía ac­ce­so a ellos y de­bía con­for­mar­se con pa­sear al otro la­do de los mu­ros. O por las ala­me­das que bor­dea­ban los ca­mi­nos, que lue­go die­ron lu­gar a los bu­le­va­res. En los si­glos XVII y XVIII em­pe­za­ron a abrir­se al­gu­nos de es­tos ver­ge­les pa­ra es­par­ci­mien­to ge­ne­ral y en cier­tas ciu­da­des se crea­ron jar­di­nes pú­bli­cos co­mo ocu­rrió con el Hy­de Park de Londres (1728), que tie­ne su ori­gen en el jar­dín real pri­va­do de Ken­sing­ton; el Cam­po Gran­de en Va­lla­do­lid (1787), o el jar­dín de Lu­xem­bur­go de Pa­rís (1789). El es­pa­cio ver­de pú­bli­co (es de­cir, un área na­tu­ral en ple­na ciu­dad, plan­ta­da y or­de­na­da por el hom­bre y man­te­ni­da y dis­fru­ta­da por la co­mu­ni­dad) no apa­re­ce co­mo tal has­ta la re­vo­lu­ción in­dus­trial. El ur­ba­nis­mo del si­glo XIX em­pe­zó a te­ner en cuen­ta des­ti­nar áreas del centro de las ciu­da­des a par­ques, co­mo Re­gents Park en Londres o Flo­ri­da­blan­ca, en Mur­cia, uno de los pri­me­ros jar­di­nes pú­bli­cos que se abrie­ron en Es­pa­ña, en 1849. Gran Bre­ta­ña es el país que tie­ne el ma­yor nú­me­ro de jar­di­nes abier­tos: más de 3.500, que se de­ta­llan en los Gar­dens of En­gland and Wa­les Open for Cha­rity y en Na­tio­nal Trust. Por su par­te, en Fran­cia, hay más de mil jar­di­nes vi­si­ta­bles. Aun­que hay di­fe­ren­tes y re­co­no­ci­bles es­ti­los de jar­dín, co­mo los tea­tra­les ver­ge­les re­na­cen­tis­tas ita­lia­nos, el ma­jes­tuo­so ba­rro­co fran­cés, el ro­mán­ti­co pai­sa­jis­mo in­glés, o los pin­to­res­cos jar­di­nes ro­co­có –con cue­vas, es­ta­lac­ti­tas y sor­pre­sas va­rias–, un jar­dín es­tá en cons­tan­te trans­for­ma­ción, tan­to por la na­tu­ra­le­za vi­va y cam­bian­te de los ár­bo­les, las plan­tas y el agua, co­mo por las in­ter­ven­cio­nes de los di­fe­ren­tes pro­pie­ta­rios, las mo­das e, in­clu­so el au­ge o de­ca­den­cia de una fa­mi­lia. La ma­yo­ría de los jar­di­nes de cual­quier épo­ca “son co­mo un pa­lim­pses­to que las su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes han ido cambiando, adap­tan­do e in­flu­yen­do a lo lar­go del tiem­po. Inevi­ta­ble­men­te, mu­chos de los jar­di­nes por los que deam­bu­la­mos hoy en día son una amal­ga­ma de mo­das cam­bian­tes y cir­cuns­tan­cias so­cia­les”, ex­pli­ca Lo­rrai­ne Ha­rri­son en el li­bro Có­mo leer jar­di­nes (Akal).

Los jar­di­nes que re­ci­ben más cui­da­dos y vi­si­tas son los con­si­de­ra­dos his­tó­ri­cos, que se­gún la Car­ta de Flo­ren­cia (1981), im­pul­sa­da por la Unesco, son “una com­po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca y ve­ge­tal que, bajo el pun­to de vis­ta de la his­to­ria o del ar­te, tie­ne un in­te­rés pú­bli­co y, co­mo tal, es­tá con­si­de­ra­da co­mo un mo­nu­men­to”. Es de­cir, es un pai­sa­je mo­de­la­do por el hom­bre al que se atri­bu­ye un sig­ni­fi­ca­do so­cial, his­tó­ri­co o ar­tís­ti­co re­le­van­te que apor­ta el tes­ti­mo­nio de una cul­tu­ra, de un es­ti­lo, de una épo­ca y, a ve­ces, de la ori­gi­na­li­dad de su crea­dor. Unos jar­di­nes his­tó­ri­cos has­ta aho­ra ce­rra­dos a cal y can­to son los de la re­si­den­cia ve­ra­nie­ga de los pon­tí­fi­ces en Castel Gan­dol­fo, en las afue­ras de Ro­ma. El pa­pa Fran­cis­co no tie­ne in­ten­ción de pa­sar sus vacaciones en es­te pa­ra­di­sia­co pe­ro ais­la­do pa­la­cio y los ha abier­to al pú­bli­co. Se pue­de visitar la par­te prin­ci­pal de la vi­lla, el jar­dín Bar­be­ri­ni, di­se­ña­do por el ge­nial ar­tis­ta re­na­cen­tis­ta; el Via­le dei Nin­fei, un es­tan­que pre­si­di­do por una ima­gen de la Vir­gen, y que era uno de los rin­co­nes pre­fe­ri­dos de Juan Pablo II y Be­ne­dic­to XVI; el an­fi­tea­tro ro­mano; el jar­dín de mag­no­lias y de hier­bas aro­má­ti­cas o las ga­le­rías sub­te­rrá­neas de la épo­ca del em­pe­ra­dor Do­mi­ciano. En Fran­cia, con mo­ti­vo de la fies­ta na­cio­nal, el 14 de ju­lio, se han con­vo­ca­do pic­nics en los jar­di­nes de al­gu­nos cas­ti­llos, co­mo Bussy-Ra­bu­tin en la Bor­go­ña; a ori­llas del Gran Ca­nal del cas­ti­llo de Ver­sa­lles, don­de se re­uni­rán unos 10.000 co­men­sa­les ves­ti­dos de blan­co, o en el Ma­noir de Ey­rig­nac, en Dor­do­ña. El con­da­do de Kent es co­no­ci­do co­mo el “jar­dín de In­gla­te­rra”, lo que no es po­co mé­ri­to en uno de los paí­ses que más aman y prac­ti­can la jar­di­ne­ría. Stour­head es si­nó­ni­mo de pai­sa­jis­mo in­glés del si­glo XVIII, mien­tras que Wis­ley, el jar­dín de la So­cie­dad Real de Hor­ti­cul­tu­ra, ofre­ce una lec­ción prác­ti­ca de jar­di­ne­ría. A po­ca dis­tan­cia, se ha­lla West Green Gar­den, que fue res­tau­ra­do por la re­co­no­ci­da jar­di­ne­ra aus­tra­lia­na Marylyn Ab­bott. Los jar­di­nes de Wes­sex y los de Cotswolds abar­can 300 años de jar­di­ne­ría en un cir­cui­to que se pue­de ha­cer en unos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.