Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Unas bre­ves ins­truc­cio­nes de Ra­mi­ro Ca­lle pa­ra fo­men­tar los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y ahu­yen­tar las ideas ne­ga­ti­vas que a ve­ces se cier­nen so­bre no­so­tros

PRE­GUN­TA | Soy Al­bert, ten­go 68 años y es­toy ju­bi­la­do, aun­que si­go muy ac­ti­vo. Siem­pre tu­ve un ca­rác­ter bueno, pe­ro en los úl­ti­mos dos años di­cen que me he vuel­to bas­tan­te in­so­por­ta­ble, cas­ca­rra­bias e irascible. Me lo ha­cen ver mis fa­mi­lia­res y ami­gos. Es co­mo si cuan­do al­go me con­tra­ria­se, des­per­ta­ra en mí la ira o in­clu­so la ra­bia, que a ve­ces lo­gro con­tro­lar, pe­ro que otras me ha­ce uti­li­zar pa­la­bras acres, ele­var el tono de voz, de­cir al­gu­na pa­la­bro­ta o en­fu­re­cer­me. Al prin­ci­pio lle­gué a te­mer que pa­de­cie­se al­gún ti­po de de­men­cia se­nil que me ha­cía más agre­si­vo, yo que nun­ca lo he si­do, pe­ro mi mé­di­co di­ce que mi ce­re­bro es­tá en muy bue­nas con­di­cio­nes. Des­pués de ser víc­ti­ma de un ac­ce­so de có­le­ra me sien­to ri­dícu­lo, aver­gon­za­do y arre­pen­ti­do. ¿Por qué me es tan di­fí­cil re­fre­nar la ra­bia? ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que no me to­me tan fuer­te y re­pen­ti­na­men­te? Mu­chas gra­cias.

DE­BE­MOS APREN­DER A PO­TEN­CIAR LAS EMO­CIO­NES PO­SI­TI­VAS Y A DE­BI­LI­TAR LAS NE­GA­TI­VAS

RES­PUES­TA | La ira es una emo­ción muy per­ni­cio­sa que pue­de apo­de­rar­se to­tal­men­te de una per­so­na. To­das las emo­cio­nes son mo­vi­mien­tos aními­cos, que sur­gen y se des­va­ne­cen, pe­ro hay que apren­der a po­ten­ciar las emo­cio­nes cons­truc­ti­vas coope­ran­tes y be­llas, y a en­friar y de­bi­li­tar las ne­ga­ti­vas. To­dos po­de­mos te­ner atis­bos de un emo­ción ne­ga­ti­va, pe­ro otra co­sa es ce­der a ella y de­jar que tin­te nues­tro áni­mo, pen­sa­mien­tos, pa­la­bras y obras. Nos iden­ti­fi­ca­mos tan­to, a ve­ces, con las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que per­de­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra dis­cer­nir y nos to­ma y nos con­vier­te en una hoja a mer­ced de su ven­da­val. Ten­dría­mos que pre­gun­tar­nos: “Si cues­ta lo mis­mo te­ner emo­cio­nes po­si­ti­vas que ne­ga­ti­vas, ¿por qué ali­men­ta­mos las no­ci­vas?”. La emo­ción ne­ga­ti­va per­ju­di­ca mu­cho al que la ex­pe­ri­men­ta, in­clu­so psi­co­so­ma­ti­ca­men­te, y da­ña la re­la­ción con los de­más. Si fué­ra­mos más ca­ri­ta­ti­vos con no­so­tros mis­mos no nos per­mi­ti­ría­mos tan­ta ira, odio, ce­los, en­vi­dia, so­ber­bia y otras. Nos ha­cen in­fe­li­ces, nos agi­tan y crean an­sie­dad, nos ofus­can y con­fun­den, nos ha­cen sen­tir­nos mal y nos ro­ban nues­tras me­jo­res ener­gías. Evi­den­cian nues­tra fal­ta de sano au­to­con­trol y nos ha­cen mos­trar nues­tros ros­tros aními­cos más feos. Te­ne­mos que ir apren­dien­do a re­ti­rar­nos in­te­rior­men­te de la emo­ción ne­ga­ti­va cuan­do veamos que va a sur­gir. Es rom­per el pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción. Cues­ta tra­ba­jo y al prin­ci­pio uno fra­ca­sa, pe­ro se va con­si­guien­do. Ca­da vez que ex­pe­ri­men­tes que al­go va a des­per­tar tu ira, tra­ta de ver­lo co­mo un pro­ce­so que vie­ne y no te to­ma; evi­ta po­ner pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos a su ser­vi­cio. Ve com­pro­ban­do qué te pro­du­ce ira, que es una reac­ción de aver­sión que se in­ten­si­fi­ca y que vie­ne da­da por­que al­go no es co­mo tú que­rrías. Las ra­bie­tas son muy pro­pias del ni­ño en cuan­to no son las co­sas co­mo él quie­re, pe­ro el adul­to tie­ne que ser más com­pren­si­vo, to­le­ran­te, per­mi­si­vo y lú­ci­do. Si uno re­tro­ali­men­ta la ira, és­ta no tie­ne fin. Hay que ir des­car­gan­do, me­dian­te el en­ten­di­mien­to co­rrec­to, la to­le­ran­cia, la pa­cien­cia y la vi­sión cla­ra. Tam­bién hay que com­ba­tir la ira me­dian­te el cul­ti­vo de las emo­cio­nes con­tra­rias. Tra­ta de desa­rro­llar com­pa­sión cuan­do al­guien te des­pier­te ira, y no quie­ras que to­do sea a tu ima­gen y se­me­jan­za. Se­gu­ro que pue­des y vuel­ves a ser la per­so­na pa­cí­fi­ca, se­re­na y gra­ta que siem­pre has si­do.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.