Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

En otra épo­ca, la in­ti­mi­dad co­ti­za­ba al al­za. Con la lle­ga­da de las re­des so­cia­les lo que se lle­va es el cul­ti­vo del yo so­cial. Aná­li­sis de Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

Ra­mon Co­lom me in­vi­ta a un de­ba­te en TV acer­ca de la pér­di­da de la in­ti­mi­dad en la ju­ven­tud ac­tual, so­bre to­do en los es­pa­cios vir­tua­les. ¿Es­tán pro­du­cien­do las nue­vas tec­no­lo­gías una des­apa­ri­ción de la in­ti­mi­dad? En jó­ve­nes y adul­tos pa­re­ce ha­ber una ob­se­sión por es­tar ex­hi­bien­do su vi­da en las re­des so­cia­les. “Si al­guien no te ve, no exis­tes”, pa­re­ce ser un dog­ma co­mún­men­te acep­ta­do. De ahí la mo­da de los sel­fies, los per­fi­les en Fa­ce­book, los tuits con­ti­nuos, y tam­bién la ob­se­sión por el per­so­nal bran­ding. ¿Es al­go nue­vo es­ta ob­se­sión por mos­trar­se o es la am­plia­ción de una pa­sión per­ma­nen­te del ser hu­mano, he­cha po­si­ble por la tec­no­lo­gía? Creo que a la gen­te le ha gus­ta­do siem­pre pa­vo­near­se. Gra­cián lle­gó a de­cir que Dios era el gran pa­vo­nea­dor, y por eso ha­bía crea­do las be­lle­zas na­tu­ra­les. La va­ni­dad, el de­seo de ser mi-

LA CON­TI­NUA EX­HI­BI­CIÓN DE LO ÍN­TI­MO Y DEL YO SO­CIAL, PUE­DE PA­RE­CER FAL­TA DE PU­DOR

ra­do (ad-mi­ra­do) ha si­do un sen­ti­mien­to cons­tan­te, que con­du­cía con fre­cuen­cia a ex­ce­sos pe­li­gro­sos. El so­ber­bio no ne­ce­si­ta de na­die. El va­ni­do­so, en cam­bio, es­tá siem­pre men­di­gan­do la mi­ra­da, la ad­mi­ra­ción y el aplau­so aje­nos. Sar­tre des­cri­bió en pri­me­ra per­so­na co­mo la mi­ra­da del otro pue­de ser es­cla­vi­zar­nos. De he­cho, una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la fo­bia so­cial es el te­mor a la eva­lua­ción aje­na a tra­vés de la mi­ra­da. Co­mo reac­ción a esa de­pen­den­cia de la opi­nión aje­na, se elo­gia­ron las vir­tu­des de la in­ti­mi­dad, que per­mi­tía la afir­ma­ción de la per­so­na­li­dad sin ne­ce­si­dad de con­tar con la mi­ra­da aje­na. “In in­terio­re ho­mi­nis ha­bi­tat ve­ri­tas”, es­cri­bió San Agustín. Y San­ta Te­re­sa des­cri­bió las sie­te mo­ra­das in­te­rio­res en las que ha­bía que aden­trar­se pa­ra ha­llar a Dios. El pre­cep­to prin­ci­pal era el “cui­da­do de sí mis­mo”. Aho­ra es el cui­da­do del yo so­cial. ¿Có­mo se es­tá con­fi­gu­ran­do la in­ti­mi­dad –la per­so­na­li­dad– que vi­ve con­ti­nua­men­te en un flu­jo con­ti­nuo de men­sa­jes? Pues lo mis­mo que la de las per­so­nas de to­das las épo­cas que han vi­vi­do en la ex­te­rio­ri­dad: a mer­ced de los es­tí­mu­los ex­ter­nos. La con­ti­nua ex­hi­bi­ción de la vi­da pri­va­da pue­de pa­re­cer­nos una fal­ta de pu­dor. Pu­dor ( pu­den­dus) es el sen­ti­mien­to que im­pi­de mos­trar lo que de­be ser ocul­ta­do. Re­cuer­do en mi in­fan­cia los ser­mo­nes so­bre si las chi­cas po­dían lle­var los bra­zos al ai­re por en­ci­ma del co­do. El es­cán­da­lo que pro­du­cía la no­ti­cia de que en Pa­rís la gen­te se be­sa­ba en la ca­lle. Mos­trar las emo­cio­nes en pú­bli­co no era edu­ca­do. La in­ti­mi­dad adop­tó un tono pe­ca­mi­no­so: de­bía que­dar ocul­to. Es fá­cil com­pren­der que es­te pu­dor ob­se­si­vo sal­ta­ría por los aires. Pe­ro la his­to­ria de los sen­ti­mien­tos res­pon­de a una ló­gi­ca, tam­bién pre­sen­te en la his­to­ria el pu­dor. Mos­trar to­do pue­de pro­du­cir cier­tas mo­les­tias. Hay co­sas que con­vie­ne ha­cer en el re­tre­te, pa­la­bra que, se­gún Corominas, pro­ce­de del ca­ta­lán re­tret, que sig­ni­fi­ca­ba “cuar­to pe­que­ño e ín­ti­mo”. En las úl­ti­mas se­ma­nas se ha ha­bla­do con preo­cu­pa­ción de la vio­len­cia o gro­se­ría de mu­chos men­sa­jes en la red. Creo que, co­mo se ha he­cho en to­das las épo­cas de la his­to­ria, tam­bién no­so­tros de­be­mos re­de­fi­nir un pu­dor mo­derno, que se­ña­le aque­llas co­sas que de­ben que­dar en pri­va­do, pa­ra no al­te­rar la vi­da pú­bli­ca. Es­ta de­fi­ni­ción de­be­ría es­tar in­clui­da en la ne­ti­quet­te, las nor­mas de ur­ba­ni­dad pa­ra los ciu­da­da­nos de la red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.