Tres paraísos en uno

Sel­va, sa­ba­na y hu­me­da­les per­fi­lan el Ma­to Gros­so, me­ca de aven­tu­re­ros, afi­cio­na­dos a las aves y, es­tas se­ma­nas, tam­bién al fút­bol

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Apro­ve­chan­do que el Mun­dial pa­sa por Bra­sil, una ex­plo­ra­ción al be­llo y fron­do­so Ma­to Gros­so

Los mun­dia­les de fut­bol sir­ven pa­ra va­rias co­sas,

co­mo por ejem­plo ga­ran­ti­zar la do­sis ne­ce­sa­ria de go­les a los afi­cio­na­dos du­ran­te la ca­ní­cu­la es­ti­val o po­ner en el ma­pa lu­ga­res que, de otro mo­do, no sa­bría­mos si se en­cuen­tran en Mar­te. Se­ría el ca­so de la ciu­dad de Cuia­bá, capital del es­ta­do de Ma­to Gros­so y una de las se­des bra­si­le­ñas que ha te­ni­do más pro­ble­mas pa­ra cum­plir con los pla­zos im­pues­tos por la FIFA. El es­ta­dio Are­na Pan­ta­nal, que sus­ti­tu­ye al an­ti­guo Jo­sé Fra­ge­lli, cuen­ta con una es­truc­tu­ra mo­du­lar que per­mi­ti­rá re­du­cir el afo­ro tras el Mun­dial, ya que las au­to­ri­da­des lo­ca­les ven di­fí­cil lle­nar­lo de nue­vo en un fu­tu­ro. La capital de Ma­to Gros­so se fun­dó a prin­ci­pios del si­glo XVIII co­mo ba­se pa­ra los bus­ca­do­res de oro y lue­go fue lan­gui­de­cien­do, ais­la­da en me­dio de la sel­va, has­ta que en los ochen­ta fue re­des­cu­bier­ta pa­ra el tu­ris­mo por la va­rie­dad de eco­sis­te­mas. Con unas di­men­sio­nes en las que en­tra­rían per­fec­ta­men­te Fran­cia y Ale­ma­nia y aún so­bra­ría es­pa­cio, dis­tin­gue una zo­na de sel­va ama­zó­ni­ca al nor­te, una me­se­ta a 800 me­tros de al­tu­ra en el centro y las ma­ris­mas del Pan­ta­nal al sur. Cuia­bá ha con­ser­va­do pa­ra la pos­te­ri­dad un bo­ni­to cas­co his­tó­ri­co de callejas em­pe­dra­das, pe­ro don­de la vi­da se sien­te de ver­dad es en el mer­ca­do do Por­to, don­de tre­men­dos pescados de nom­bre in­cier­to se ex­po­nen a la venta. Bue­na par­te de es­tas bes­tias pro­vie­nen de la zo­na sur de Ma­to Gros­so, es de­cir, del Pan­ta­nal. El nom­bre in­du­ce a error, ya que lo que en­con­tra­mos aquí no es un gran pan­tano, sino la ma­yor zo­na inun­da­ble del mun­do, es de­cir, una in­men­sa lla­nu­ra anega­da por las aguas en épo­ca de llu­vias, que se con­vier­te en una fies­ta de ba­rro cuan­do ce­san. Jus­to cuan­do em­pie­za la es­ta­ción se­ca, en ma­yo, se con­cen­tran en la ciu­dad de Cá­ce­res cien mil afi­cio­na­dos pa­ra asis­tir al ma­yor tor­neo de pes­ca en agua dul­ce del mun­do. Cá­ce­res es­tá a más de 200 km de Cuia­bá y es con­si­de­ra­da la puer­ta de ac­ce­so a los alu­vio­nes. Un lu­gar don­de, por cier­to, a ve­ces es me­nos im­por­tan­te lo que se pes­ca que ser pes­ca­do; una po­sa­da o fa­zen­da si­tua­da es­tra­té­gi­ca­men­te a ori­llas del río Mu­tum y la bahía de Cha­co­ro­ré, ofre­ce a sus hués­pe­des la di­ver­sión de pes­car pi­ra­ñas con pe­da­zos de ce­bú a mo­do de an­zue­lo. Con las cap­tu­ras se pre­pa­ra una so­pa de pes­ca­do y, las que so­bran, se arro­jan a los cai­ma­nes ne­gros o ya­ca­rés que me­ro­dean por la zo­na. To­do muy re­la­jan­te. Si en el Pan­ta­nal im­pe­ra la hu­me­dad, en el Ce­rra­do se im­po­ne el pai­sa­je de la sa­ba­na, que tie­ne en la Cha­pa­da dos Gui­ma­rães el atrac­ti­vo más cer­cano a Cuia­bá. Si­tua­da a unos 60 km al es­te de la capital, la Cha­pa­da es una me­se­ta cor­ta­da al fi­lo por que­bra-

das co­mo el Por­tao do In­ferno, en cu­yo fon­do es­pe­ra­ba Lu­ci­fer a los la­dro­nes que eran arro­ja­dos al va­cío en el si­glo XVIII. La vi­sión que hoy ofre­ce la zo­na es más cer­ca­na al pa­raí­so, con un gran des­plie­gue de gru­tas, pozas y sal­tos de agua don­de dar­se un buen cha­pu­zón. La ca­ta­ra­ta más fa­mo­sa de la Cha­pa­da dos Gui­ma­rães es la Véu da Noi­va, un cho­rro cons­tan­te que se pre­ci­pi­ta des­de 82 me­tros de al­tu­ra for­man­do una te­nue cor­ti­na de agua. Pa­ra ver el ter­ce­ro de los pai­sa­jes que in­te­gran Ma­to Gros­so, to­ca recorrer una dis­tan­cia de 800 km en di­rec­ción nor­te, bien sea pa­ra co­no­cer el par­que de Ara­guaia, el de Xin­gu –el ma­yor te­rri­to­rio in­dí­ge­na del mun­do que re­sis­te al em­pu­je in­te­gra­dor– o el de Cris­ta­lino. Los 5.000 ejem­pla­res de or­quí­deas que vi­ven allí lu­chan sin es­pe­ran­za con­tra la de­vas­ta­ción que re­quie­ren las plan­ta­cio­nes de so­ja.

Arri­ba, ne­nú­fa­res di­se­mi­na­dos en uno de los la­gos del Pan­ta­nal, cer­ca de Por­to Jo­fre A la iz­quier­da, la Cha­pa­da dos Gui­ma­rães dis­pa­ra su ca­ta­ra­ta más fa­mo­sa: la Véu da Noi­va

Arri­ba, una bar­ca se abre pa­so en­tre los ja­cin­tos de agua del par­que En­con­tro dos Águas, en el Pan­ta­nal Aba­jo, la va­ria­da ve­ge­ta­ción del Pan­ta­nal se ex­tien­de en zo­nas tu­pi­das y otras más ra­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.