“A mi me fun­cio­na”

¿Qué ha­ce un psi­quia­tra si se des­ani­ma? ¿O un en­do­crino pa­ra no en­gor­dar? ¿Qué es­tra­te­gia si­gue una ex­per­ta en sa­ber dor­mir cuan­do no pue­de pe­gar ojo? Se ha ex­ten­di­do la mo­da del “a mí me fun­cio­na”, tru­cos ca­se­ros que se pro­pa­gan cual ví­deo vi­ral, con sus

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to An­to­nio Or­tí

Es lo que di­cer mu­cha gen­te al con­tar su mé­to­do, a ve­ces iló­gi­co pa­ra so­lu­cio­nar al­go

“¡Pues a mí me fun­cio­na!” He aquí un nue­vo gri­to

de gue­rra que se abre pa­so en in­ter­net y que tan­to pue­de guar­dar re­la­ción con un par­ti­cu­lar que ha des­cu­bier­to que po­ner­se un ajo en el om­bli­go pe­ga­do con es­pa­ra­dra­po le sir­ve pa­ra no pi­co­tear en­tre ho­ras co­mo con una ma­má a la que al­guien le ha tras­la­da­do la teo­ría de que nun­ca hay que ce­der con un be­bé “por­que son muy ti­ra­nos y lue­go se apro­ve­chan de ti”. Se tra­ta del ami­fun­cio­nis­mo, ex­pre­sión que de­sig­na las so­lu­cio­nes que al­gu­na vez le fun­cio­na­ron a una per­so­na en par­ti­cu­lar, nor­mal­men­te pró­xi­ma (por ejem­plo, a un fa­mi­liar, ami­go o ve­cino), y que pos­te­rior­men­te pa­san a apli­car otras per­so­nas pen­san­do en ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do. Sin em­bar­go, pre­ci­sa­men­te por no ba­sar­se en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca sino en la cre­di­bi­li­dad de un co­no­ci­do, es­te A mí me fun­cio­na tie­ne su la­do os­cu­ro: lo que cir­cuns­tan­cial­men­te pue­de ir­le bien a una per­so­na, a otra, en cam­bio, pue­de sen­tar­le co­mo un ti­ro. El ejem­plo que po­ne la doc­to­ra Ha­rried A. Hall, que lle­va ya un tiem­po in­ten­tan­do des­mi­ti­fi­car las lla­ma­das me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas en EE. UU, es el si­guien­te: Jac­que­li­ne Jo­nes era una mu­jer de 50 años –es­cri­bió Hall en el blog cien­tí­fi­co Scien­ceBa­sed Me­di­ci­ne– que ha­bía su­fri­do as­ma des­de que te­nía dos años. Un buen día, le­yó al­go so­bre un tra­ta­mien­to cua­si mi­la­gro­so de hier­bas que cu­ra­ba una gran can­ti­dad de do­len­cias, in­clu­yen­do el as­ma, y su­pu­so que la in­for­ma­ción era cier­ta, por­que in­cluía un mon­tón de tes­ti­mo­nios de gen­te que ha­bía pro­ba­do el cóc­tel de hier­bas en sus pro­pias car­nes y que ha­bía con­se­gui­do de­jar de to­mar su me­di­ca­ción. To­tal, que Jac­que­li­ne guar­dó en un ca­jón sus tres in­ha­la­do­res y el ne­bu­li­za­dor, así co­mo los es­te­roi­des, y se pa­só a las hier­bas. En dos días es­ta­ba en el hos­pi­tal con un ataque de as­ma enor­me que la lle­vó a per­ma­ne­cer in­ter­na­da en el centro hos­pi­ta­la­rio du­ran­te seis se­ma­nas, tras desa­rro­llar una pleu­ri­tis (una in­fla­ma­ción de la pleu­ra, la mem­bra­na que cu­bre los pulmones). Aun­que el mo­ti­vo por el cual al­gu­nas per­so­nas pien­san que al­gu­nos de es­tos re­me­dios ra­ros fun­cio­na­ron con ellas da­ría pa­ra es­cri­bir un li­bro, la doc­to­ra Ha­rried A. Hall enu­me­ra una se­rie de po­si­bles ra­zo­nes: una per­so­na pue­de ha­ber re­ci­bi­do dos tra­ta­mien­tos y que el tra­ta­mien­to equi­vo­ca­do se lle­ve el cré­di­to; la diag­no­sis o el pro­nós­ti­co ini­cial pu­die­ra ha­ber si­do in­co­rrec­to; una me­jo­ra de áni­mo tem­po­ral pue­de con­fun­dir­se con una cu­ra y, muy es­pe­cial­men­te, que con­fun­di­mos co­rre­la­ción con cau­sa­li­dad. El ejem­plo aquí se­ría: can­ta el ga­llo, in­me­dia­ta­men­te sa­le el sol, así que el sol sa­le gra­cias a que can­ta el ga­llo. Por ra­zo­nes fá­ci­les de en­ten­der, don­de más éxi­to tie­nen los ¡A mí me fun­cio­na! es en el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des, aun­que tam­bién ex­tien­den sus ten­tácu­los a cual­quier otro ám­bi­to de la vi­da, en es­pe­cial al co­mer –y lo mis­mo a la me­jor for­ma de adel­ga­zar–, al dor­mir y a la crian­za de los ni­ños. Unos cuan­tos ejem­plo ex­traí­dos de dis­tin­tos fo­ros: “me di­jo una ami­ga que to­mar un zu­mo de li­món re­ba­ja­do con agua to­das las ma­ña­nas iba muy bien pa­ra adel­ga­zar y es ver­dad, ¡fun­cio­na!” (en reali­dad, to­mar un zu­mo de cual­quier cí­tri­co por las ma­ña­nas sim­ple­men­te apor­ta me­nos ca­lo­rías que, por ejem­plo, unas tos­ta­das con man­te­qui­lla y mer­me­la­da, pe­ro no “que­ma la gra­sa”, co­mo se ru­mo­rea); “si quie­res dor­mir pro­fun­do lo que tie­nes que ha­cer

¿QUÉ HI­ZO CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ CUAN­DO SUS HI­JOS LLO­RA­BAN? ¿LOS CO­GÍA EN BRA­ZOS O LOS DE­JA­BA LLO­RAR? Pe­dia­tra

“Co­rría a co­ger­los, por­que me an­gus­tia mu­chí­si­mo que un ni­ño llo­re. Co­mo mé­di­co y co­mo pa­dre de tres hi­jos, siem­pre he he­cho to­do lo po­si­ble pa­ra cal­mar­los co­mo sea”, ex­pli­ca el au­tor de Mi ni­ño no me co­me ( Pla­ne­ta, 41 edi­cio­nes; tra­du­ci­do al ja­po­nés, ru­so, alemán, fran­cés, tur­co, in­glés e ita­liano), de Bésame mu­cho, Cre­cien­do jun­tos y Co­mer, amar, ma­mar, en­tre otros. ¿Y cuan­do no co­mía al­guno de sus hi­jos, qué ha­cía Car­los Gon­zá­lez? “Pues de­jar­lo en paz. Por suer­te, fue una de las po­cas co­sas que tu­ve cla­ras des­de el prin­ci­pio”, con­tes­ta. “Yo no sa­bía cuán­to te­nía que co­mer exac­ta­men­te un ni­ño, así que les de­ja­ba ha­cer has­ta que no que­ría co­mer más y no le for­za­ba a aca­bar­se la ver­du­ri­ta. Y si no le gus­ta­ba una co­sa, pues co­mía otra”, in­di­ca es­te za­ra­go­zano que es pa­dre de un va­rón y de dos ni­ñas, aho­ra ya ma­yo­res. “Mu­cha gen­te di­ce que si a su hi­jo no lo obli­gan, no co­me. Pe­ro se tra­ta de un cla­ro ca­so de fal­so ami­fun­cio­nis­mo fal­so. Es­tas per­so­nas in­ter­pre­tan que si no se hu­bie­ran pa­sa­do cua­tro ho­ras con la cu­cha­ra

“SI MIS HI­JOS, NO CO­MÍAN LES DE­JA­BA EN PAZ. SI NO LES GUS­TA­BA UNA CO­SA, COMÍANOTRA”

di­cien­do ‘abre la bo­ca que vie­ne el tren’ o ‘si te aca­bas la so­pi­ta lue­go te lle­va­ré al par­que o te de­ja­ré ver los di­bu­jos’, sus hi­jos po­co me­nos que se hu­bie­ran muer­to de ham­bre. Pues no, no se hu­bie­ran muer­to”, tran­qui­li­za. “Mis hi­jos, cuan­do co­mían so­lo dos cu­cha­ra­das, es por­que no te­nían más ham­bre y vol­vían a co­mer cuan­do les en­tra­ba el ape­ti­to”. ¿Y qué le di­rías a tu hi­jo si te echa­ra en ca­ra que su her­mano o su her­ma­na es tu pre­fe­ri­do? “No me pa­só ja­más, pe­ro si me hu­bie­ra ocu­rri­do le ha­bría di­cho que ‘por qué di­ces eso: yo os quie­ro a to­dos igual’. Pe­ro no di­go que es­to no pa­se. Uno pue­de que­rer a to­dos sus hi­jos y a al­guno, por al­gún mo­ti­vo, quererlo aún más que a los otros. A ver, lo que no me pa­re­ce­ría bien es que­rer a uno y al otro no. Pien­so que mu­chos pa­dres y ma­dres tie­nen un hi­jo fa­vo­ri­to y me pa­re­ce hu­mano”, tran­qui­li­za Gon­zá­lez. ¿Pre­mia­ba Car­los Gon­zá­lez a sus hi­jos cuan­do se por­ta­ban bien? “No. Creo que ja­más he da­do a mis hi­jos pre­mios o castigos. Sí los he fe­li­ci­ta­do. Y no les he cas­ti­ga­do pe­ro si que me he enfadado con ellos, a ve­ces, in­clu­so de­ma­sia­do. Aho­ra sé que tan­to los pre­mios co­mo los castigos son con­tra­pro­du­cen­tes des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co. No los lle­va­ba al zoo por­que sa­ca­ban bue­nas no­tas. No, los lle­va­ba al zoo­ló­gi­co por­que los que­ría mu­cho y por­que te­nía ga­nas de que nos lo pa­sá­ra­mos bien el sá­ba­do por la tar­de”. Car­los Gon­zá­lez se des­pi­de co­men­tan­do va­rios ami­fun­cio­nis­mos que cir­cu­lan por in­ter­net. Así, so­bre la teo­ría de que el be­bé de­be de dor­mir con luz y con rui­dos pa­ra que se acos­tum­bre, Gon­zá­lez se­ña­la que no es im­pres­cin­di­ble, pe­ro que tam­po­co es ma­lo. En cam­bio, se mues­tra mu­cho más con­tun­den­te en re­la­ción a un ami­fun­cio­nis­mo muy ex­ten­di­do: nun­ca hay que ce­der con un be­bé por­que son muy ti­ra­nos y lue­go se apro­ve­chan de ti y te es­cla­vi­zan. “Es ab­so­lu­ta­men­te fal­so. He es­cu­cha­do es­ta teo­ría mon­to­nes de ve­ces. Es jus­to al re­vés: cuan­do te man­tie­nes fir­me, le en­se­ñas a tu hi­jo a man­te­ner­se fir­me. En la prác­ti­ca, lo que es­tás ha­cien­do es dar­le a tu hi­jo un mo­de­lo de con­duc­ta, es de­cir, co­mo tú eres de or­deno y man­do, tu hi­jo tam­bién lo aca­ba­rá sien­do, con lo que le es­ta­rás en­se­ñan­do to­do lo con­tra­rio: a ser un tirano”.

es sa­car de la ha­bi­ta­ción las fo­tos, los cua­dros y los es­pe­jos”; “me han di­cho que ten­go que in­ten­tar que mi be­bé no duer­ma mu­cho por el día pa­ra que por la no­che duer­ma me­jor”; “he es­cu­cha­do que si te to­mas du­ran­te un tiem­po dos cu­cha­ra­das de vi­na­gre de man­za­na se te aca­ba yen­do la mi­gra­ña”, y un lar­go y asom­bro­so et­cé­te­ra. Lo que es­tá cla­ro es que al­gu­nas per­so­nas con­fían en que las co­sas que les die­ron buen re­sul­ta­do a sus fa­mi­lia­res, ve­ci­nos o ami­gos ten­gan el mis­mo re­sul­ta­do con ellas, tal vez por­que se­guir su con­se­jo les re­sul­ta más có­mo­do y ba­ra­to que acu­dir a un pro­fe­sio­nal, sea del ra­mo que sea. En vis­ta de ello, ES ha con­sul­ta­do a cua­tro gran­des es­pe­cia­lis­tas de otras tan­tas dis­ci­pli­nas pa­ra que ex­pli­quen qué re­me­dios se dan a ellos mis­mos cuan­do tie­nen que apli­car­se las teo­rías que les han per­mi­ti­do ga­nar­se un me­re­ci­do pres­ti­gio. O lo que es lo mis­mo: si se tra­ta de se­guir un con­se­jo ajeno, me­jor que pro­ven­ga de al­guien bien in­for­ma­do.

¿CUEN­TA OVE­JI­TAS RO­SA JO­VÉ, CUAN­DO NO PUE­DE CON­CI­LIAR EL SUE­ÑO? Psi­có­lo­ga Au­to­ra de “Dor­mir sin lá­gri­mas” (La Es­fe­ra de los li­bros)

Más bien las ove­ji­tas la cuen­tan a ella. “En mi fa­mi­lia –ex­pli­ca es­ta psi­có­lo­ga– te­ne­mos lo que llamamos el gen Jo­vé, que nos per­mi­te dor­mir a pier­na suel­ta. Só­lo di­ré una co­sa: el día que me ca­sé, mi pa­dre se es­ca­pó de la bo­da pa­ra ir a dor­mir la sies­ta. So­mos una fa­mi­lia de dor­mi­lo­nes”, bro­mea es­ta le­ri­da­na ha­bi­tua­da a li­diar con ami­fun­cio­nis­mos en su con­sul­ta. “Me han di­cho que cuan­do lle­gue a la me­no­pau­sia ya no po­dré de­cir lo mis­mo, por­que los ci­clos de sue­ño se al­te­ran, pe­ro, de mo­men­to, no sé lo que es te­ner in­som­nio”. Con to­do…¿se to­ma una in­fu­sión Ro­sa Jo­vé jus­to an­tes de me­ter­se en la ca­ma los días que es­tá es­pe­cial­men­te des­pier­ta? “No, en to­do ca­so un va­so de le­che ca­lien­te. La le­che con­tie­ne trip­tó­fano y, si se tra­ta de eso, ayu­da a dor­mir más que una manzanilla o una ti­la. Pe­ro, in­sis­to, no ha­blo por ex­pe­rien­cia pro­pia, pues des­co­noz­co lo que es dor­mir mal. ¿Y leer? ¿Va bien pa­ra dor­mir­se? “Fun­cio­na cual­quier co­sa que te re­la­je –res­pon­de Ro­sa Jo­vé–. Hay per­so­nas a las que va bien ver la te­le­vi­sión diez mi­nu­tos an­tes de dor­mir­se, que es­cu­chan la ra­dio con la luz apa­ga­da o que leen un li­bro. Ca­da cual sa­be lo que le fun­cio­na ba­jar el ni­vel de ac­ti­vi­dad. Es­to es co­mo pe­gar­se una ducha an­tes de ir­se a la ca­ma: hay a quien le re­la­ja y hay a quien le des­pier­ta, co­mo a mí. Yo, aun­que ten­ga sue­ño, me doy una ducha an­tes de acos­tar­me y me que­do más fres­ca que na­da”, re­ve­la pa­ra dar a en­ten­der que no hay fór­mu­las fi­jas y que lo que le va bien a al­guien no tie­ne por qué dar idén­ti­co re­sul­ta­do con una per­so­na dis­tin­ta. ¿Co­no­ce al­gún buen tru­co men­tal pa­ra tran­qui­li­zar­se? Por ejem­plo, co­mo se re­co­mien­da a ve­ces, re­cor­dar to­do lo su­ce­di­do du­ran­te el día, pa­so a pa­so, des­de el mis­mo mo­men­to de des­per­tar­se… “Lo de re­pa­sar el día no lo acon­se­ja­ría, por­que hay per­so­nas que tie­nen días muy ma­los y so­lo lo­gra­rían po­ner­se más an­sio­sas. El me­jor tru­co es no ago­biar­se: si no duer­mes un día, no pa­sa ab­so­lu­ta­men­te na­da. Mi se­gun­da re­co­men­da­ción es pre­pa­rar­se un guión agra­da-

“¿CON­TAR OVE­JAS PA­RA DOR­MIR? ES ME­JOR IN­VEN­TAR­SE UNA HIS­TO­RIA”

ble un par de días an­tes. ¿Qué his­to­ria me po­dría pre­pa­rar yo? Pues que voy ca­mi­nan­do por la pla­ya –res­pon­de– y me voy en­con­tran­do con ami­gos a los que ha­ce tiem­po que no veo y que ha­bla­mos”, ex­pli­ca es­ta es­pe­cia­lis­ta. “Es­te es el ver­da­de­ro sen­ti­do de con­tar ove­jas: no pen­sar en na­da más. Lo que ocu­rre es que pa­sar­se me­dia ho­ra con­tan­do ove­jas no es del to­do agra­da­ble, por eso re­co­mien­do un guión al­ter­na­ti­vo”, sonríe. ¿Y res­pi­rar? ¿Có­mo hay que ab­sor­ber el ai­re pa­ra me­cer y acu­nar al ce­re­bro? “Fun­cio­na muy bien la res­pi­ra­ción ab­do­mi­nal, que se uti­li­za mu­cho en el yo­ga. Se tra­ta de ins­pi­rar pro­fun­da­men­te, po­nién­do­se la mano en el es­tó­ma­go y no­tar que sube y, a con­ti­nua­ción, sol­tar el ai­re len­ta­men­te, pa­ra que la res­pi­ra­ción se va­ya nor­ma­li­zan­do y de­je de ser ace­le­ra­da”, re­co­mien­da. Jo­vé da su opi­nión so­bre va­rios ami­fun­cio­nis­mos que cir­cu­lan por in­ter­net: es cier­to que los ci­clos del sue­ño son de 90 mi­nu­tos, por lo que es acon­se­ja­ble dor­mir en múl­ti­plos de es­ta ci­fra. Res­pec­to a si ayu­da dor­mir en una ha­bi­ta­ción sin cua­dros y fo­tos, Jo­vé ma­ni­fies­ta que “de­pen­de de la per­so­na”. Y en re­la­ción a si de­jar el mó­vil cer­ca de la ca­ma pro­vo­ca que el ce­re­bro al­te­re la fre­cuen­cia de sus on­das y no des­can­se ase­gu­ra que “no es­tá com­pro­ba­do, a mí no me re­pre­sen­ta nin­gún pro­ble­ma”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.