In­fer­ti­li­dad

El ti­po de ali­men­ta­ción, una vi­da se­den­ta­ria, los con­ta­mi­nan­tes me­dioam­bien­ta­les, el al­cohol, los ci­ga­rri­llos, pe­ro tam­bién el es­trés, la an­sie­dad y la de­pre­sión pue­den in­ci­dir en su ca­pa­ci­dad reproductiva aun­que no su­fra nin­gu­na en­fer­me­dad

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jor­di Jar­que

Un repaso a to­dos los enemi­gos psi­co­ló­gi­cos de la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na

Pue­de es­tar sano/a, sin pa­de­cer nin­gún tras­torno pa­to­ló­gi­co ni he­re­di­ta­rio por al­gún gen, no su­frir nin­gu­na en­fer­me­dad mé­di­ca y aun así te­ner pro­ble­mas pa­ra que­dar­se em­ba­ra­za­da o em­ba­ra­zar a su pa­re­ja. Hay otros fac­to­res. El ti­po de ali­men­ta­ción, el es­ti­lo de vi­da, la fal­ta de ejer­ci­cio fí­si­co, el al­cohol, los ci­ga­ri­llos, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, el es­trés, la de­pre­sión y la an­sie­dad jue­gan en con­tra. No es una idea a de­ba­tir, ya es una reali­dad cons­ta­ta­da por las in­ves­ti­ga­cio­nes que van apa­re­cien­do. El equi­po de in­ves­ti­ga­ción del de­par­ta­men­to de Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE.UU.) di­ri­gi­do por My­riam Afei­che sos­tie­ne que tan só­lo un par de tro­zos de bei­con, sal­chi­chas o unas lon­chas de em­bu­ti­do par­ti­cu­lar­men­te gra­so con­su­mi­das a dia­rio da­ñan la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des, ya que con­tie­nen una con­cen­tra­ción al­ta de pes­ti­ci­das y sus­tan­cias quí­mi­cas, las cua­les no só­lo son can­ce­rí­ge­nas, sino que tam­bién in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te en las hor­mo­nas del cuer­po hu­mano y em­peo­ran así la fer­ti­li­dad. Los hom­bres que tie­nen pro­ble­mas con la con­cep­ción y quie­ren te­ner un hi­jo de­be­rían evi­tar por com­ple­to es­tos ali­men­tos, por lo me­nos has­ta que de­jen em­ba­ra­za­da a la pa­re­ja. Se­ría con­ve­nien­te sus­ti­tuir­los con pescados más sa­nos, los cua­les in­flu­yen po­si­ti­va­men­te en la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des, acon­se­ja My­riam Afei­che. Es una cues­tión de há­bi­tos. Una ma­la ali­men­ta­ción y la fal­ta de ejer­ci­cio se dan la mano. Son fac­to­res que ca­si lle­van irre­me­dia­ble­men­te a un so­bre­pe­so. El re­sul­ta­do se tra­du­ce en un efec­to per­ni­cio­so pa­ra la fer­ti­li­dad. La obe­si­dad se va ins­ta­lan­do. La ta­sa de fer­ti­li­za­ción se re­du­ce en­tre un 10% y un 45% de las pa­cien­tes so­me­ti­das a téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da al com­pa­rar­las con las que tie­nen un pe­so nor­mal. Juan Jo­sé Es­pi­nós, co­di­rec­tor del Cen­tre de Re­pro­duc­ció As­sis­ti­da de la clí­ni­ca Sa­gra­da Fa­mí­lia y pre­si­den­te del Con­gre­so de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Fer­ti­li­dad que se ce­le­bró ha­ce dos se­ma­nas en Bar­ce­lo­na, es­pe­ci­fi­ca que afec­ta a la ca­pa­ci­dad fér­til de am­bos miem­bros de la pa­re­ja, aun­que “exis­te una re­la­ción más cla­ra en­tre la obe­si­dad fe­me­ni­na y la es­te­ri­li­dad, mien­tras que en el hom­bre, las evi­den­cias son in­di­rec­tas”. Tam­bién se se­ña­la que la obe­si­dad en el hom­bre pue­de dis­mi­nuir los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na y con es­ta la lí­bi­do mas­cu­li­na. Y si un hom­bre pier­de su de­seo se­xual, to­dos los es­fuer­zos sue­len ser en vano. En cual­quier ca­so, Juan Jo­sé Es­pi­nós ex­pli­ca que en pa­re­jas obe­sas se cal­cu­la que el ries­go de in­fer­ti­li­dad “se mul­ti­pli­ca por dos, pu­dien­do lle­gar a ser diez ve­ces su­pe­rior a per­so­nas con un pe­so equi­li­bra­do”. Exis­ten otros agen­tes que in­flu­yen en la ca­pa­ci­dad reproductiva, co­mo son el ca­fé, el al­cohol y los ci­ga­rri­llos. Ma­ría Án­ge­les Man­za­na­res, mé­di­co de la Uni­dad de Re­pro­duc­ción Hu­ma­na de la Clí­ni­ca FIV Ma­drid, se­ña­la que “la ma­yo­ría de las so­cie­da­des mé­di­cas, por pru­den­cia, acon­se­jan li­mi­tar el con­su­mo de ca­fé a me­nos de 200-300 mg al día (una ta­za de ca­fé con­tie­ne en­tre 85-100 mg de ca­feí- na). Ade­más, en el va­rón, el con­su­mo cró­ni­co de al­cohol pue­de pro­du­cir atro­fia tes­ti­cu­lar irre­ver­si­ble con pér­di­da de cé­lu­las es­per­má­ti­cas. En la mu­jer, es po­si­ble lle­gar a te­ner ame­no­rrea y dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño ová­ri­co. Por lo que en el fu­tu­ro se pue­de ver com­pro­me­ti­da la fun­ción reproductiva tan­to de los va­ro­nes co­mo de las mu­je­res gran­des be­be­do­ras”. En cuan­to a los ci­ga­rri­llos, con­tie­nen más de 4.000 com­po­nen­tes, al­gu­nos de ellos con efec­tos tó­xi­cos co­mo la ni­co­ti­na, el cad­mio y los hi­dro­car­bu­ros po­li­cí­cli­cos aro­má­ti­cos. Las con­se­cuen­cias de es­tas sus­tan­cias so­bre la fer­ti­li­dad va­rían en hom­bres y mu­je­res. Se­gún Do­lors Manau, mé­di­co de la Fun­da­ció Clí­nic per a la Re­cer­ca Bio­mè­di­ca, “en es­tu­dios po­bla­cio­na­les se ha ob­ser­va­do que la mu­jer fu­ma­do­ra tie­ne me­nos ges­ta­cio­nes y tar­da más tiem­po en con­se­guir­las que la no fu­ma­do­ra. En hom­bres, el con­su­mo de ta­ba­co pue­de dis­mi­nuir la con­cen­tra­ción y mo­vi­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des. Los da­tos dis­po­ni­bles a ni­vel bio­ló­gi­co, ex­pe­ri­men­tal y epi­de­mio­ló­gi­co su­gie­ren una re­la­ción ne­ga­ti­va del ta­ba­co con la fer­ti­li­dad, ya sea en la con­cep­ción es­pon­tá­nea o me­dian­te tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad, sien­do es­to es­pe­cial­men­te evi­den­te en la mu­jer”. Pue­de ser que lle­ve unos buenos há­bi­tos, pe­ro si vi­ve en una ciu­dad contaminada, tam­bién le pue­de afec­tar ne­ga­ti­va­men­te. Al me­nos es la con­clu­sión a la que ha lle­ga­do Ma­ri­sa Ló­pez-Tei­jón, je­fa de re­pro­duc­ción asis­ti­da del ins­ti­tut Marquès de Bar­ce­lo­na. Ase­gu­ra que la po­lu­ción am­bien­tal y ex­po­si­ción a tó­xi­cos y pes­ti­ci­das es­tá re­la­cio­na­do con la pér­di­da de fer­ti­li­dad fe­me­ni­na en mu­je­res me­no­res de 40 años. “Has­ta aho­ra, so­la­men­te se ha­bía re­la­cio­na­do la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal con la ca­li­dad del se­men y la pér­di­da de la es­te­ri­li­dad mas­cu­li­na. Pe­ro aho­ra he­mos cons­ta­ta­do tam­bién que una ex­po­si­ción a tó­xi­cos y con­ta­mi­nan­tes, pro­du­ce en las mu­je­res una dis­mi­nu­ción de la reserva ová­ri­ca en un 80%, a pe­sar de to­das ellas te­ner el pe­rio­do”. Se­gún es­ta ex­per­ta la cau­sa de es­ta pro­ble­má­ti­ca “se de­be en un 80% a dio­xi­nas, pes­ti­ci­das, ta­ba­co, plo­mo, hi­dro­car­bu­ros aro­ma­ti­za­dos, di­se­ños po­li­cro­ma­dos e irrup­to­res es­tro­gé­ni­cos y, sin em­bar­go, so­la­men­te en un 20% a los fac­to­res clá­si­cos ta­les co­mo la he­ren­cia ge­né­ti­ca, en­fer­me­da­des cro­mo­só­mi­cas, do­len­cias au­toin­mu­nes, en­do­me­trio­sis y qui­mio y ra­dio­te­ra­pia”. Tam­bién en los hom­bres se ha de­tec­ta­do una in­ci­den­cia en la can­ti­dad y ca­li­dad de los es­per­me­ta­zoi­des. Pe­ro si es de los que cui­da es­pe­cial­men­te los ali­men­tos que in­gie­re pa­ra evi­tar los efec­tos ne­ga­ti­vos de la acu­mu­la­ción de pes­ti­ci­das y an­ti­bió­ti­cos y su vi­da trans­cu­rre en un en­torno li­bre de con­ta­mi­na­ción me­dioam­bien­tal, po­co mar­gen que­da más que pa­ra el es­trés, la de­pre­sión y la an­sie­dad co­mo otros fac­to­res pre­do­mi­nan­tes. Se­gún los re­sul­ta­dos del es­tu­dio Efe­so, pre­sen­ta­do en el Con­gre­so Na­cio­nal de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Fer­ti­li­dad ha­ce dos años, la an­sie­dad y la de­pre­sión son al­gu­nos de los as­pec­tos que afec­tan a la fer­ti­li­dad. Al me­nos su­ce­de en el 33% de las mu­je­res con pro­ble­mas

de fer­ti­li­dad, y en el 30% de los hom­bres. En es­te sen­ti­do, Luis Al­fon­so de la Fuen­te, di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Fer­ti­li­dad, con­tem­pla el es­trés co­mo uno de los fac­to­res que in­ter­vie­nen en los pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad. Y Giu­lia­na Bac­cino, coor­di­na­do­ra del Gru­po de In­te­rés en Psi­co­lo­gía de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Fer­ti­li­dad co­men­ta que ac­tual­men­te “es­tá de so­bra re­co­no­ci­do en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca que los pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad se cons­ti­tu­yen en un su­ce­so vi­tal es­tre­san­te pa­ra las per­so­nas que ven frus­tra­dos sus de­seos de des­cen­den­cia”. Tam­bién Vic­to­ria Verdú, coor­di­na­do­ra de gi­ne­co­lo­gía de la clí­ni­ca Gi­ne­fiv, ase­gu­ra que el es­trés “es una de las cau­sas de in­fer­ti­li­dad más im­por­tan­tes en nues­tra so­cie­dad”. Pa­ra es­ta ex­per­ta la an­sie­dad, la de­pre­sión y el es­trés son fac­to­res al que ca­da día se les es­tá con­ce­dien­do más im­por­tan­cia en la lu­cha con­tra los pro­ble­mas de es­te­ri­li­dad e in­fer­ti­li­dad. Tam­bién coin­ci­de Mon­tse Ro­ca de Bes, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de psi­co­lo­gía de Re­pro­duc­ción Asis­ti­da del hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na, y re­cuer­da la ne­ce­si­dad se­guir con las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción pa­ra ver co­mo el es­ta­do aními­co pue­de in­ci­dir. “Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Ohio (Es­ta­dos Uni­dos), de­mues­tra que la fer­ti­li­dad y el es­trés es­tán re­la­cio­na­dos. In­ci­de de for­ma ne­ga­ti­va en la fer­ti­li­dad”. Las con­clu­sio­nes del es­tu­dio se pu­bli­ca­ron el pa­sa­do mar­zo en la re­vis­ta Hu­man Re­pro­duc­tion. Es­te tra­ba­jo es una am­plia­ción de una in­ves­ti­ga­ción an­te­rior rea­li­za­da en el Reino Uni­do que de­mos­tró una aso­cia­ción en­tre el es­ta­do de áni­mo y la re­duc­ción de la pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo tras un se­gui­mien­to de seis me­ses. Court­ney Den­ning-John­son Lynch, di­rec­to­ra de Epi­de­mio­lo­gía Reproductiva en el Cen­ter Mé­di­co Wex­ner de la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Ohio, en Es­ta­dos Uni­dos, y res­pon­sa­ble de es­ta in­ves­ti­ga­ción ex­pli­ca que las mu­je­res con al­tos ni­ve­les de bio­mar­ca­do­res de es­trés (al­faa­mi­la­sa y cor­ti­sol en la sa­li­va) tie­nen un 29% me­nos pro­pen­sas a que­dar­se em­ba­ra­za­das y tie­nen más del do­ble de pro­ba­bi­li­da­des de su­frir in­fer­ti­li­dad res­pec­to al res­to de las mu­je­res. En el ca­so de los hom­bres, la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir es­per­ma pue­de de­pen­der tam­bién de su ha­bi­li­dad pa­ra ma­ne­jar el es­trés y la an­sie­dad, se­gún un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo en Ita­lia ha­ce un par de años que se fi­jó en su in­ci­den­cia en el cor­to y lar­go pla­zo. Los in­ves­ti­ga­do­res, que pu­bli­ca­ron sus re­sul­ta­dos en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Fer­ti­lity &

Ste­ri­lity, ha­lla­ron que los hom­bres con ni­ve­les más al­tos de es­trés y an­sie­dad a cor­to y lar­go pla­zo eya­cu­la­ban me­nos se­men y te­nían con­cen­tra­cio­nes me­no­res de es­per­ma­to­zoi­des. Los hom­bres con los ni­ve­les más ele­va­dos eran tam­bién más ten­den­tes a con­te­ner es­per­ma­to­zoi­des que es­tu­vie­ran de­for­ma­dos o fue­ran me­nos mó­vi­les. “To­ma­dos con­jun­ta­men­te, nues­tras ob­ser­va­cio­nes su­gie­ren de for­ma con­tun­den­te que el es­trés y la an­sie­dad pue­den re­pre­sen­tar un fac­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo en la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na” se­gún la res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción Eli­sa Ve­lla­ni, del Hos­pi­tal Eu­ro­peo en Ro­ma. Con to­do es­to, ¿qué ha­cer? Vic­to­ria Verdú des­ta­ca la im­por­tan­te de di­fe­ren­ciar en­tre el es­trés in­terno y ex­terno. “O lo que es lo mis­mo, di­fe­ren­ciar en­tre aque­llos fac­to­res ge­ne­ra­do­res de es­trés que po­de­mos con­tro­lar de los que no po­de­mos. El es­trés in­terno sur­ge cuan­do no so­mos ca­pa­ces de lo­grar las me­tas es­ta­ble­ci­das por uno mis­mo mien­tras que la ten­sión ex­ter­na es crea­da por fa­mi­lia­res, ami­gos, tra­ba­jo.... Exis­ten al­gu­nos fac­to­res ge­ne­ra­do­res de es­trés so­bre los que no se pue­de ha­cer na­da al res­pec­to, por ejem­plo la frus­tra­ción que sien­te una mu­jer cuan­do le co­mien­za la re­gla. Sin em­bar­go, hay mu­chos otros que se pue­den con­tro­lar. El Gru­po de In­te­rés en Psi­co­lo­gía de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Fer­ti­li­dad ofre­ce unas sen­ci­llas pau­tas pa­ra que el es­trés no in­flu­ya tan­to, en­tre otras no de­jar­se in­fluen­ciar por la pre­sión so­cial y evi­tar que pue­da afec­tar a la re­la­ción de pa­re­ja, ade­más de man­te­ner la co­mu­ni­ca­ción con la pa­re­ja y no guar­dar­se las emo­cio­nes. Fi­nal­men­te no ais­lar­se del en­torno so­cial ni ob­se­sio­nar­se. Las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas y de ocio en gru­po ayu­dan a ele­var el áni­mo de la pa­re­ja. Tam­po­co es­tá de más ini­ciar­se en téc­ni­cas de re­la­ja­ción pa­ra to­mar­se la vi­da de otra ma­ne­ra, sin tan­to es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.