EL FÚT­BOL, ES­CUE­LA DE VI­DA

Co­rren tras la pe­lo­ta, ce­le­bran un gol, dri­blan a un con­tra­rio… y apren­den va­lo­res que lue­go les ayu­da­rán en su vi­da. Ju­gar en un equi­po de fút­bol es una ex­ce­len­te es­cue­la de va­lo­res de pre­sen­te y fu­tu­ro pa­ra los ni­ños

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sé A. Ro­drí­guez

“To­do cuan­to sé con ma­yor cer­te­za so­bre la mo­ral y las obli­ga­cio­nes de los hom­bres se lo de­bo al fút­bol”, es­cri­bió el fi­ló­so­fo y no­ve­lis­ta Al­bert Ca­mus. Du­ran­te un par­ti­do de fút­bol, los ju­ga­do­res de­ben to­mar mu­chas de­ci­sio­nes. No só­lo tác­ti­cas, sino tam­bién mo­ra­les. El ju­ga­dor sien­te un li­ge­ro gol­pe del con­tra­rio y pue­de op­tar o no por si­mu­lar una agre­sión. Pue­de aca­tar o pro­tes­tar des­me­su­ra­da­men­te una de­ci­sión erró­nea del ár­bi­tro. O tie­ne que de­ci­dir si va­le la pe­na se­guir pre­sio­nan­do, ya que su equi­po pier­de por go­lea­da y que­dan dos mi­nu­tos pa­ra que aca­be el par­ti­do. A la vez que pien­sa si re­ma­ta a puer­ta o no, to­ma de­ci­sio­nes en fun­ción de va­lo­res co­mo la ho­nes­ti­dad, el res­pe­to al con­tra­rio o la im­por­tan­cia del es­fuer­zo.

Mu­chos en­tre­na­do­res de equi­pos de fút­bol in­fan­ti­les tra­ba­jan los va­lo­res de sus ju­ga­do­res a la vez que les pre­pa­ran téc­ni­ca y tác­ti­ca­men­te. Sa­ben que hay va­lo­res que les ayu­da­rán a ren­dir más en el te­rreno de jue­go. Sa­ben que un ni­ño que ha apren­di­do el va­lor del es­fuer­zo du­ran­te los en­tre­na­mien­tos es­ta­rá más pre­pa­ra­do pa­ra dar el cien por cien cuan­do el par­ti­do lo exi­ja. Pe­ro, al fin y al ca­bo, un par­ti­do de fút­bol es só­lo un par­ti­do de fút­bol. Los en­tre­na­do­res son cons­cien­tes de que, al fo­men­tar los va­lo­res de los más pe­que­ños en el te­rreno de jue­go, les pre­pa­ran pa­ra al­go mu­cho más im­por­tan­te que mar­car o evi­tar un gol. Les pre­pa­ran pa­ra la vi­da.

“Los ni­ños es­tán en un pe­rio­do de for­ma­ción cla­ve en el que ab­sor­ben to­do lo que pa­sa a su al­re­de­dor”, se­ña­la Pablo Jo­dra, di­rec­tor de la Uni­dad de Psi­co­lo­gía Apli­ca­da al De­por­te de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. “In­terio­ri­zan lo que les en­se­ñan fi­gu­ras de re­fe­ren­cia co­mo sus pa­dres y sus en­tre­na­do­res. La cla­ve pa­ra en­se­ñar va­lo­res es que los pa­dres y los en­tre­na­do­res pre­di­quen con el ejem­plo”. Es fun­da­men­tal que el en­tre­na­dor sea dis­ci­pli­na­do si quie­re trans­mi­tir el va­lor de la dis­ci­pli­na o que res­pe­te al ár­bi­tro si quie­re que sus pu­pi­los ha­gan lo mis­mo. Y que los pa­dres de­fien­dan los mis­mos prin­ci­pios. Por­que, en oca­sio­nes, los pa­dres que acu­den a ver los par­ti­dos de sus hi­jos no son un buen ejem­plo. “In­sul­tan al ár­bi­tro o ri­di­cu­li­zan a los ri­va­les. Es­tas co­sas pa­san –co­men­ta Pablo Jo­dra–. Y es una lás­ti­ma. Por mu­cho que el en­tre­na­dor se es­fuer­ce en co­mu­ni­car va­lo­res co­mo el res­pe­to

al con­tra­rio, si los pa­dres no ha­cen lo mis­mo, de po­co ser­vi­rá”.

El fút­bol ayu­da a que los ni­ños in­terio­ri­cen los va­lo­res ade­cua­dos gra­cias al ejem­plo que per­ci­ben en las per­so­nas que son im­por­tan­tes pa­ra ellos. Y a la cons­tan­cia de po­ner­los en prác­ti­ca una y otra vez. Por­que hay que mus­cu­lar los va­lo­res del mis­mo mo­do que las pier­nas. “Con un tra­ba­jo dia­rio”, apun­ta Pe­dro Mar­cet, di­rec­tor pe­da­gó­gi­co de la Fun­da­ción Mar­cet, una es­cue­la de fút­bol que es mu­cho más que un centro en el que los ni­ños me­jo­ran su gol­peo de ba­lón o su ca­pa­ci­dad pa­ra sor­tear ri­va­les. “Te­ne­mos un pro­gra­ma pa­ra tra­ba­jar un va­lor ca­da mes. Los ni­ños ven pe­lí­cu­las o leen no­ti­cias que les per­mi­ten crear un de­ba­te con el en­tre­na­dor so­bre es­tos te­mas. Por ejem­plo, en el ca­so de la ho­nes­ti­dad pue­den de­ba­tir so­bre un ju­ga­dor fa­mo­so que ha re­ci­bi­do una tar­je­ta ama­ri­lla por si­mu­lar un pe­nal­ti”.

Una de la ven­ta­jas de en­tre­nar los va­lo­res es que me­jo­ra el ren­di­mien­to de­por­ti­vo de los ni­ños. “Si les ayu­das a en­fren­tar­se a las frus­tra­cio­nes, al he­cho de per­der un par­ti­do o de que el ár­bi­tro pue­de co­me­ter un error, es­tán más cen­tra­dos en el te­rreno de jue­go y sa­can lo me­jor de ellos mis­mos”, afir­ma Da­vid Fer­nán­dez, en­tre­na­dor en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del RCD Es­pan­yol. “Por­que tú no pue­des con­tro­lar si vas a ga­nar o per­der. Pe­ro sí que pue­des te­ner muy in­terio­ri­za­do el va­lor de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. Así que, cuan­do el equi­po va­ya per­dien­do, ha­brá ni­ños que da­rán un pa­so ade­lan­te pa­ra in­ten­tar re­mon­tar el par­ti­do. Es­ta­rán en­tre­na­dos pa­ra ello”.

Y, más im­por­tan­te, los va­lo­res que se apren­den ju­gan­do a fút­bol tie­nen una re­per­cu­sión po­si­ti­va en la vi­da de los ni­ños. “Siem­pre y cuan­do –in­sis­te Jau­me Cruz, ca­te­drá­ti­co de psi­co­lo­gía del de­por­te de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na–, los pa­dres y otras fi­gu­ras de re­fe­ren­cia es­tén en sin­to­nía con los va­lo­res de los en­tre­na­do­res. Por­que se apren­den con el ejem­plo y prac­ti­cán­do­los con re­gu­la­ri­dad en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.