EL ES­PE­JO EN QUE SE MI­RAN

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Los ni­ños quie­ren ser los pró­xi­mos Mes­si, Cris­tiano o Inies­ta. “Ven que tie­nen un tra­ba­jo con el que se di­vier­ten y que, ade­más, es­tán muy bien pa­ga­dos y go­zan de re­co­no­ci­mien­to so­cial”, di­ce Jau­me Cruz. Así que imi­tan su com­por­ta­mien­to, sus va­lo­res co­mo la lu­cha, pe­ro tam­bién las tri­qui­ñue­las pa­ra en­ga­ñar al ár­bi­tro o gestos vio­len­tos. ¿Los pro­fe­sio­na­les de­be­rían es­for­zar­se pa­ra ser un buen ejem­plo? “Yo creo que sí –se­ña­la Pe­dro Mar­cet–, por­que el fút­bol tam­bién pue­de trans­mi­tir va­lo­res ne­ga­ti­vos. Y es im­por­tan­te evi­tar­lo”. En opi­nión de Jau­me Cruz, “el en­torno de los ni­ños co­pia al fút­bol pro­fe­sio­nal. No se les pue­de trans­mi­tir que va­le ga­nar a cual­quier pre­cio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.