LA MU­SA DE FREUD de li­bro

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - LUIS RA­CIO­NE­RO Ilus­tra­ción Mon­tse Ber­nal

Lou Van Sa­lo­mé fue una mo­da cul­tu­ral de los

se­ten­ta que in­clu­so me­re­ció un film de Liliana Ca­va­ni ade­más de la me­di­ción de sus pro­pios es­cri­tos, to­do ello coin­ci­dien­do con el ini­cio del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, del cual se pue­de con­si­de­rar ar­que­ti­po y pre­cur­so­ra. Fue la pri­me­ra mu­jer li­be­ra­da de Eu­ro­pa o, por lo me­nos, la más cé­le­bre y fér­til de to­das ellas. No tu­vo hi­jos pe­ro su in­fluen­cia ener­gi­zan­te y vi­ta­li­za­do­ra pa­só por Nietzs­che, Ril­ke y Freud, en­tre otros de me­nor fus­te. Por ser la mu­sa inasi­ble, li­bre y de­sin­te­re­sa­da de es­tos tres ge­nios, Lou Van Sa­lo­mé ha pa­sa­do a la his­to­ria, pe­ro si se ana­li­za su vi­da, se ve que, en reali­dad, me­re­ce es­tar en ella por mé­ri­to pro­pio, no por la luz re­fle­ja­da de esas tres lu­mi­na­rias. Que la bio­gra­fía de H.F. Pe­ters, pu­bli­ca­da en 1962 no se tra­du­je­ra en Es­pa­ña has­ta 1995 re­sul­ta­ría inau­di­to si uno no tu­vie­se cal­cu­la­do ha­ce tiem­po que nues­tro atra­so cul­tu­ral –con res­pec­to a Fran­cia, por ejem­plo– es de vein­te años. En los años se­ten­ta en Fran­cia es­ta­ba es­ta bio­gra­fía y los pro­pios li­bros de Lou Van Sa­lo­mé; aquí apa­re­cie­ron vein­te años des­pués que el per­so­na­je tu­vie­ra su revival. Más va­le tar­de que nun­ca. Anaïs Nin es­cri­bió el pre­fa­cio a es­te li­bro, lo cual re­sul­ta emi­nen­te­men­te ade­cua­do por ser Nin una se­ñe­ra fe­mi­nis­ta en los años se­sen­ta cuan­do im­pul­só de­ci­si­va­men­te el mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción fe­me­ni­na des­de Los Án­ge­les. Lou Van Sa­lo­mé na­ció en San Pe­ters­bur­go en 1861 hi­ja de un ge­ne­ral ru­so des­cen­dien­te de hu­go­no­tes de Avi­ñón emi­gra­dos al Bál­ti­co. Mu­rió en Go­tin­ga en 1937. Hay un de­ta­lle im­por­tan­te pa­ra com­pren­der su vi­da y es que su fa­mi­lia le pa­só siem­pre una pen­sión de 250 mar­cos men­sua­les que, en aque­llos fe­li­ces tiem­pos sin in­fla­ción, eran una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra vi­vir con desaho­go en cual­quier ciu­dad de Eu­ro­pa. Y es lo que hi­zo, una vez que con­ven­ció a su ma­dre viu­da pa­ra que le de­ja­ra sa­lir de Ru­sia a es­tu­diar a Suiza. Ya no vol­ve­ría a San Pe­ters­bur­go, de­di­cán­do­se a via­jar por Eu­ro­pa y re­si­dir en sus ca­pi­ta­les, Ber­lín, Ro­ma, Pa­rís, Vie­na, Ginebra, Mu­nich, se­gún las ideas e in­tere­ses que la atra­je­sen en ca­da mo­men­to: a ve­ces iban li­ga­das a un hom­bre, otras ve­ces es­te a ellas. Lou Van Sa­lo­mé –sa­be mal lla­mar­la An­dreas, el ape­lli­do de su ma­ri­do, con el que vi­vió po­co, no con­vi­vió na­da y usó de pan­ta­lla pa­ra no te­ner que

VAN SA­LO­MÉ BRI­LLA CON LUZ PRO­PIA A MÁS ALLÁ DE NIETZS­CHE RILKEYFREUD ¡QUÉ CLA­RO JUI­CIO EN SUS ES­CRI­TOS, QUÉ JUS­TE­ZA DE CRI­TE­RIO!

ca­sar­se– sim­bo­li­za la lu­cha por tras­cen­der las con­ven­cio­nes y tra­di­cio­nes so­bre la mu­jer de­ci­mo­nó­ni­ca ¿Có­mo pue­de una mu­jer in­te­li­gen­te, crea­ti­va y ori­gi­nal re­la­cio­nar­se con hom­bres de ta­len­to sin ser en­gu­lli­da por ellos? Lou era cu­rio­sa­men­te atrac­ti­va por­qué ade­más de gua­pa era eró­ti­ca; de­bía ema­nar fe­ro­mo­nas, las mo­lé­cu­las men­sa­je­ras del sex-ap­peal, de otro mo­do, no se ex­pli­ca que atra­je­se a los hom­bres co­mo mos­cas, que acu­die­ran a ella en nú­me­ro con­si­de­ra­ble. Es­tos de­ta­lles eró­ti­cos de su per­so­na­li­dad, aun­que le aña­den sal y pi­mien­ta son, por lo de­más, lo me­nos in­tere­san­te. Lo me­jor es oír­la ha­blar a ella en sus car­tas, es­cri­tos o con­ver­sa­cio­nes. ¡Qué cla­ri­dad de jui­cio, que jus­te­za de cri­te­rio! Es­ta mu­jer acer­ta­ba siem­pre. Por eso en­can­di­ló a tres ge­nios. Cuan­do se in­ven­tó el ci­ne co­men­tó que te­nía un bri­llan­te fu­tu­ro en un mun­do en que la cre­cien­te mo­no­to­nía del tra­ba­jo pro­vo­ca­ba una ten­sión in­ter­na tan fuer­te que las ne­ce­si­da­des de la ma­sa ya no se po­dían sa­tis­fa­cer por for­mas de ar­te más exi­gen­te. “Per­mi­tír­se­lo to­do, no ne­ce­si­tar na­da” fue su le­ma y la fe que lo vi­vió. Te­nía ta­len­to pa­ra la amis­tad y el amor pe­ro no se con­su­mía por las pa­sio­nes de los ro­mán­ti­cos, aun­que ins­pi­ró pa­sio­nes ro­mán­ti­cas, tan­to en Nietzs­che co­mo en Ril­ke. En ac­ti­tud vi­tal, pen­sa­mien­to y obra Lou se an­ti­ci­pó a su épo­ca: fue la pri­me­ra mu­jer mo­der­na, la pre­cur­so­ra de aque­llas gran­des ru­sas co­mo He­le­na Bla­vatsky, Mi­sia Sert o Ga­la. Lo­gró man­te­ner su iden­ti­dad al la­do de hom­bres po­de­ro­sos e in­clu­so arro­lla­do­res; aun­que adop­tó el mo­do de vi­da de los hom­bres, no era una mu­jer mas­cu­li­na. Nietzs­che se enamoró lo­ca­men­te de ella –co­mo no po­día ser de otro mo­do en él– y se lle­vó un dis­gus­to de muer­te cuan­do vió que pre­fe­ría a su gua­po ami­go Paul Rée. De to­dos mo­dos pa­re­ce que los me­ses que pa­só con ella fue­ron de lo me­jor de su es­pas­mó­di­ca vi­da. Un psi­coa­na­lis­ta de Stan­ford es­cri­bió una bo­ni­ta no­ve­la El día que Nietzs­che

lloró, so­bre esa re­la­ción y la ima­gi­na­ria de ella con Jo­sef Breuer. Con Ril­ke es­tu­vo de mu­sa de poe­ta que es al­go así co­mo las mu­je­res de pin­tor, pe­ro sin ha­cer­le de

mar­chand ni preo­cu­par­se de su di­ne­ro. Con Freud tu­vo una fruc­tí­fe­ra re­la­ción, in­clu­so pa­ra el maes­tro y pa­ra el desa­rro­llo del psi­coa­ná­li­sis tal co­mo re­co­no­ció el aris­co y or­gu­llo­so Freud, que po­cas ve­ces agra­de­ció a na­die su ayu­da. Mu­jer li­be­ra­da, pe­ro con ma­ri­do, ocio­sa pe­ro con di­ne­ro de fa­mi­lia, co­nec­ta­da por su be­lle­za tan­to co­mo por su in­te­li­gen­cia, no de­be na­da a na­die en el plano in­te­lec­tual, por­que ahí es­tán sus li­bros. Nin­gún es­cri­tor es hun­di­do por los crí­ti­cos, só­lo por sus pro­pios es­cri­tos, y Lou An­dreas Sa­lo­mé se aguan­ta en­ci­ma de sus li­bros co­mo un pi­lar del psi­coa­ná­li­sis y de la li­be­ra­ción fe­me­ni­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.