¿QUÉ ES­TRA­TE­GIA SI­GUE LUIS RO­JAS MAR­COS, CUAN­DO LE IN­VA­DE EL PE­SI­MIS­MO?

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Psi­quia­tra, au­tor de ‘La fuer­za del op­ti­mis­mo’ (Aguilar)

“Bueno, cuan­do no es­toy op­ti­mis­ta y me sien­to un po­co tris­te y ne­ga­ti­vo, a mí par­ti­cu­lar­men­te me fun­cio­na muy bien ha­blar con otras per­so­nas. In­clu­so aun­que so­bre el te­ma del que ha­ble no me sien­ta op­ti­mis­ta…”, ex­pli­ca Luis Ro­jas Mar­cos quien, tal vez por ha­ber te­ni­do que li­diar a lo lar­go de su ca­rre­ra con el su­fri­mien­to hu­mano ha es­cri­to al­gu­nos de los li­bros de re­fe­ren­cia so­bre es­ta ma­te­ria: Los se­cre­tos de la fe­li­ci­dad, La au­to­es­ti­ma, An­tí­do­tos de la nos­tal­gia, Su­pe­rar la ad­ver­si­dad: el po­der de la re­si­len­cia (to­dos ellos pu­bli­ca­dos en Es­pa­sa), ade­más de La fuer­za del op­ti­mis­mo (Aguilar). “Otra téc­ni­ca que me ayu­da cuan­do es­toy pe­si­mis­ta –ex­pli­ca Ro­jas Mar­cos des­de Nue­va York, don­de tra­ba­ja– es de­cir: ‘Va­mos a ver, Luis, re­pa­sa tu vi­da y con­tes­ta: ¿tie­nes más re­cuer­dos po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos? Y co­mo en mi ca­so ten­go más ex­pe­rien­cias en ge­ne­ral po­si­ti­vas pues pien­so, bueno, pues si es­to ha si­do así, el fu­tu­ro no tie­ne por­que ser

“CUAN­DO ME SIEN­TO TRIS­TE, ME FUN­CIO­NA HA­BLAR CON OTRAS PER­SO­NAS”

di­fe­ren­te. Es una for­ma más ra­cio­nal, tal vez, de ata­car la fal­ta de op­ti­mis­mo. Pe­ro, a ni­vel ge­ne­ral, lo que más me ha ayu­da­do es el ejer­ci­cio fí­si­co: an­dar, co­rrer un po­co, cui­dar el jar­dín…han si­do pa­ra mí la me­jor me­di­ci­na”. De he­cho, una de las co­sas que si­gue ha­cien­do es­te ma­ra­to­niano que tam­bién ha subido a pie los 1.860 es­ca­lo­nes del Em­pi­re State Buil­ding has­ta la plan­ta 102, es ir­se a Long Is­land a co­rre­tear por la pla­ya con su pe­rro Charly. Por cier­to, aun­que se des­co­noz­ca, Ro­jas Mar­cos fue de pe­que­ño un ni­ño hi­per­ac­ti­vo cu­ya des­bor­dan­te vi­ta­li­dad lle­vó a mal traer a sus pro­fe­so­res. “A mí me fue bien la mú­si­ca y, en con­cre­to, to­car la ba­te­ría. La cues­tión es en­con­trar un pa­sa­tiem­po muy vi­tal. Co­mo de­cía mi ma­dre, la mú­si­ca aman­sa las fie­ras. A mí me ha ser­vi­do mu­cho pa­ra man­te­ner­me tran­qui­lo y dis­traer­me de una for­ma cons­truc­ti­va. En ese sen­ti­do, to­car la ba­te­ría es el ins­tru­men­to ideal pa­ra un ni­ño hi­per­ac­ti­vo, por­que te obli­ga a man­te­ner un rit­mo. Pe­ro, cla­ro, los ve­ci­nos no sé qué pen­sa­rán”, bro­mea el que fue­ra de jo­ven in­te­gran­te del Cuar­te­to Yun­gay, un con­jun­to de mú­si­ca an­da­luz. Más co­sas: ¿qué re­me­dio le sue­le dar me­jor re­sul­ta­do pa­ra su­pe­rar un en­fa­do? “A mí me va muy bien cuan­do ten­go un en­fren­ta­mien­to con otra per­so­na es co­ger el te­lé­fono y ha­blar con al­guien, si es que no ten­go a na­die a mi al­re­de­dor. Y no ne­ce­sa­ria­men­te ha­blar del en­fa­do. Tam­bién me ayu­da sa­lir a la ca­lle y co­nec­tar vi­sual­men­te con otras per­so­nas pa­ra dis­traer­me, si es que no pue­do ha­blar con al­guien. En cam­bio, que­dar­me en si­len­cio des­pués de un en­fa­do me va fa­tal”, re­co­no­ce. En cuan­to a las pe­que­ñas y gran­des co­sas que ha­ce el psi­quia­tra se­vi­llano pa­ra pre­di­car con el ejem­plo y ser fe­liz, Ro­jas Mar­cos se­ña­la que ser al­truis­ta y ayu­dar a otras per­so­nas da ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. “Al fi­nal te ayu­das más a ti mis­mo que a los de­más. Es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que cuan­do ocu­rre un desas­tre de cual­quier ti­po, na­tu­ral o hu­mano, la per­so­na que adop­ta la ac­ti­tud de ayu­dar a sus se­me­jan­tes su­pera mu­cho me­jor el trau­ma que ha­ya po­di­do su­frir, sea psi­co­ló­gi­co o fí­si­co”, re­co­no­ce Luis Ro­jas Mar­cos quien no en vano vi­vió muy de cer­ca la tra­ge­dia hu­ma­na que ori­gi­nó el 11-S, ya que cuan­do se pro­du­je­ron los ata­ques que de­rri­ba­ron las To­rres Ge­me­las ocu­pa­ba el car­go de pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma de Sa­ni­dad y Hos­pi­ta­les Pú­bli­cos de Nue­va York. En es­te sen­ti­do, el mé­to­do que me­jor le fun­cio­na a Ro­jas Mar­cos cuan­do sien­te an­sie­dad es se­pa­rar lo que le pa­sa a él en con­cre­to de lo que le pa­sa al res­to de la gen­te. “El mie­do y la an­sie­dad tie­nen los mis­mos sín­to­mas –acla­ra–. Quie­ro de­cir con es­to que, a me­nu­do, en Es­pa­ña, la que­ja es un ins­tru­men­to tre­men­da­men­te po­pu­lar a la ho­ra de com­par­tir nues­tro día a día con los de­más”. Él, con to­do, re­co­mien­da “ser siem­pre po­si­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.